Microcrédito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este artículo se refiere a préstamos pequeños. Para servicios financieros para pobres, véase Microfinanza. Para pagos pequeños, véase Micropago.

En finanzas, el microcrédito es la extensión de préstamos muy pequeños a prestatarios pobres que típicamente carecen de un colateral, un empleo fijo o un historial de crédito verificable. Esta diseñado no sólo para apoyar a emprendedores y reducir la pobreza, sino también en muchos casos para empoderar a las mujeres y estimular comunidades enteras por su extensión. En muchas comunidades, las mujeres carecen de un historial laboral estable que los prestamistas tradicionales tienden a requerir. Muchas son analfabetas, y por tanto incapaces de completar el papeleo necesario para conseguir préstamos convencionales. Para 2009 un estimado de 74 millones de hombres y mujeres poseían microcréditos que totalizaban 38 mil millones de dólares.[1]  El banco Grameen informó que las tasas de éxito del repago van entre 95 y 98 por ciento.[2]

El microcrédito forma parte de las microfinanzas, la cuál ofrece una gama más amplia de servicios financieros, especialmente cuentas de ahorros para los pobres. Generalmente se considera que el microcrédito moderno se originó con el banco Grameen fundado en Bangladesh en 1983.[3] Muchos de los bancos tradicionales posteriormente introducieron el microcrédito a pesar de sus recelos iniciales. Las Naciones Unidas declararon 2005 el Año Internacional del Microcrédito. Para 2012, el microcrédito es ampliamente utilizado en países en vías de desarrollo y se presenta como una "herramienta con enorme potencial para la reducción de la pobreza".[4]

Sin embargo, algunos críticos argumentan que el microcrédito no ha tenido un impacto positivo en la equidad de géneros, no alivia la pobreza y ha llevado a muchos prestatarios a caer en trampas de deuda y que constituyen una "privatización de la asistencia social".[5]  La primera evaluación aleatoria del microcrédito, conducida por Esther Duflo y otros mostraron resultados mixtos: no había ningún efecto sobre el gasto de los hogares, la equidad de género, la educación o la salud, pero el número de empresas nuevas aumentó en un tercio en comparación con un grupo de control.[6]  El profesor Dean Karlan de Yale dice que mientras los microcréditos generan beneficios no son la panacea que han dado a entender. También aboga por dar acceso de cuentas de ahorro a los pobres.[7]

Referencias[editar]

  1. Microfinance Information Exchange, Inc. (2009-12-01). «MicroBanking Bulletin Issue #19, December, 2009, pp. 49» (en inglés). Microfinance Information Exchange, Inc. 
  2. Grammen Bank report (en inglés)
  3. Bateman, Milford (2010). Why Doesn't Microfinance Work?. Zed Books. 
  4. Jason Cons and Kasia Paprocki of the Goldin Institute, "The Limits of Microcredit—A Bangladeshi Case", Food First Backgrounder (Institute for Food and Development Policy), Winter 2008, volume 14, number 4.
  5. Gina Neff:Microcredit, microresults The Left Business Observer #74, October 1996 (en inglés)
  6. Banerjee, Abhijit; Esther Duflo; Rachel Glennester; Cynthia Kinnan. «The miracle of microfinance? Evidence from a randomized evaluation» (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2012. 
  7. BBC:Business Weekly, 2 de agosto de 2009 (en inglés)