Michael Milken

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Michael Milken
Michael Milken 1.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Michael Robert Milken
Nacimiento 4 de julio de 1946 (71 años)
Bandera de Estados Unidos Encino (California), Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense
Familia
Cónyuge Lori Anne Hackel
Hijos 3
Educación
Alma máter Universidad de Berkeley
Información profesional
Ocupación economista, inversor
Empresa Drexel Burnham Lambert
Patrimonio 2 300 millones de dólares[1]
Miembro de
Web
Sitio web
[editar datos en Wikidata]

Michael Robert Milken es un economista estadounidense, padre de los llamados bonos basura.

Biografía[editar]

Michael Milken nació el 4 de julio de 1946 en el seno de una familia judía en Encino (California). En 1968 se graduó por la Universidad de Berkeley (California). Es MBA por la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. Entre sus profesores destacó W. Braddock Hickman, ex presidente de la Reserva Federal de Cleveland.[2]

Trayectoria[editar]

Vinculado desde sus prácticas universitarias en 1969 con la banca de inversión Drexel Burnham Lambert, unos años más tarde, ya como jefe del departamento de bonos del banco, hacia 1975, convenció a su empresa del potencial de mercado de los llamados bonos basura (bonos inferiores a la calificación BBB- por las agencias de calificación estadounidenses como Standard & Poor's). Superó las limitaciones que encuentran los bonos por el riesgo de default de las sociedades emisoras. Milken, con los fondos y medios puestos a su disposición por Drexel, planteó remediar estos problemas mediante la construcción de un mercado secundario para los emisores de bonos basura y la financiación en caso de dificultades financieras. Para cada título renegociado en el mercado secundario, Drexel consiguió una comisión de 3,2%, esto hizo a la empresa de Milken la más rentable de Wall Street en 1987. Concretamente, si en 1976, Milken obtuvo unos ingresos estimados en 5 millones de dólares, en 1987 Milken tuvo unos emolumentos de 550 millones de dólares entre sueldo y complementos.[3]​ Pero en ese mismo año, 1987, estalló el escándalo financiero que llevó a Milken a la cárcel y a la Drexel Burnham Lambert a la quiebra. Tras el escándalo la firma Drexel Burnham Lambert presentó suspensión de pagos.[4]​ En 1990 Milken fue condenado a 10 años de cárcel por seis delitos de los que se declaró culpable en el juicio celebrado en abril de 1989, incluidos fraude bursátil y conspiración.[4]​ También fue condenado a una multa de 900 millones de dólares.

Pasó en prisión 22 meses de los diez años a los que fue condenado. La prensa le dio la espalda y se ensañó con él. La crisis financiera llevó su imagen por los suelos.[5]

Polémica[editar]

Tras la crisis financiera de 1987, el Gobierno de Estados Unidos y Wall Street prometiron no volver a tropezar en la piedra de los excesos y la exuberancia irracional y prohibieron de por vida a Mike Milken acercarse al mercado financiero. Superada la crisis, en pocos años los mercados volvieron por sus fueros. Algunos lo interpretaron “como una peripecia de 'pillos' y no como lo que en realidad podía ser: un problema sistémico, con capacidad para reproducirse una y otra vez”.[6]​ Sin embargo, para otros, Michael Milken representa “el genio que revolucionó los mercados financieros norteamericanos durante las décadas de 1970 y 1980” y que posibilitó el acceso al capital de cientos de pequeñas y medianas empresas, capital que estuvo generalmente restringido a lo largo de la historia.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]