Metabolismo urbano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Metabolismo urbano es el intercambio de materia, energía e información que se establece entre el asentamiento urbano y su entorno natural o contexto geográfico. Esta formulación del concepto de metabolismo urbano viene dada por el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo[1] en el año 1990, tras el análisis llevado a cabo sobre el ambiente urbano. La biosfera como todo sistema abierto intercambia sustancias y disipa energía, y de este intercambio depende la capacidad reproductiva y de transformación del subsistema, por lo que es tan importante el sistema como el medio. Este sistema está formado por subsistemas, y el hombre, sus máquinas y sus redes de comunicación forman parte de sus diagramas energéticos y de información.

El metabolismo urbano determina nuestras exigencias de materias primas y el impacto que su empleo tiene en la biosfera, ayudándonos a comprender las relaciones entre estos materiales y los procesos sociales. Las áreas urbanas tienen una gran concentración de energía por unidad de superficie comparativamente con un campo de cultivo o un ecosistema natural. Las magnitudes de los flujos generados en las ciudades, como todos notamos en la actualidad, están provocando desequilibrios en la naturaleza, quizás los más prominentes son de tipo ambiental.

Historia[editar]

El término metabolismo deriva del griego μεταβολή, cambio, e -ismo.[2] El término urbano deriva del latín urbānus[3]

Un término de reciente creación pero de una rigurosa profundidad para múltiples investigaciones alentadas por la problemática y el paradigma de la sostenibilidad urbana en nuestras ciudades. La sostenibilidad está íntimamente relacionada con la presión que ejercemos sobre el medio natural que nos rodea, y para desacelerar esta presión se deben identificar nuevos indicadores del metabolismo urbano, así como trabajar en un nuevo urbanismo que gestione de forma eficiente estos flujos metabólicos y sea capaz de transformar una ciudad con metabolismo lineal en ciudades de metabolismo circular que imitan el funcionamiento de la naturaleza, y todo pueda reciclarse y reutilizarse.

“Las ciudades son algo más que estructuras de piedra y hormigón; son además, inmensos procesadores de alimentos, combustible y de todas las materias primas que nutren a la civilización. Son enormes organismos de metabolismo complejo sin precedentes en la naturaleza; son de naturaleza artificial, ya que concentran (en un área pequeña) cantidades de alimentos, agua y materiales que son mucho mayores de lo que la naturaleza es capaz de proveer; consecuentemente, el consumo de estos recursos genera enormes cantidades de basura y agua residual, y del mismo modo que la naturaleza no puede concentrar todos los recursos necesarios para hacer sostenible la vida urbana, tampoco puede dispersar los desechos producidos. ” (Yunén, 1997).

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

GUERRERO, Elsa Marcela y Güiñirgo, Fernando. Indicador espacial del metabolismo urbano. Huella ecológica de la ciudad de Tandil, Argentina. Revista Iberoamericana de Economía Ecológica, Vol. 9:31-44, 2008.

RUEDA, Salvador. Ecología Urbana. Barcelona i la seva regió metropolitana com a referents. Barcelona: Ed. Beta, 1995

YUNÉN, Rafael E. Medio ambiente urbano: marco conceptual, ¿Quiénes hacen ciudad? Cuenca: Ediciones SIAP, 1997.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

La Ciudad Viva

Consejería de Vivienda y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía

Metabolismo urbano – Ecología

Conversación con Luis Castro y Juan Ojeda

Metabolismo y complejidad del sistema urbano a la luz de la ecología

Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo