Medios sociales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Medio social (social media)»)

Los medios de comunicación sociales o simplemente medios sociales[1]​ (social media en inglés) son plataformas de comunicación en línea donde el contenido es creado por los propios usuarios mediante el uso de la Web 2.0, que facilitan la edición, publicación e intercambio de información.

Los profesores Kaplan y Haenlein definen medios sociales como:

«Un grupo de aplicaciones basadas en Internet que se desarrollan sobre los fundamentos ideológicos y tecnológicos de la Web 2.0, y que permiten la creación y el intercambio de contenidos generados por el usuario»
(Kaplan Andreas M., Haenlein Michael Users of the world, unite! The challenges and opportunities of social media, Business Horizons)[2]

Los medios sociales se basan en la influencia y la interacción entre una audiencia pública que es cada vez más inteligente y participativa. Los medios sociales son un conjunto de plataformas digitales que amplifican el impacto del voz a voz; además, de ser medible y rentabilizable por la mercadotecnia.

Los responsables de comunidad se encargan de crear y cuidar las comunidades en torno a las empresas generando contenido de valor, creando conversación, animando a las personas a participar, monitorizando la presencia en la red de las marcas, etc. Los medios sociales han cambiado la comunicación entre las personas, y entre las marcas y las personas.[3]

Los tipos de medios sociales más utilizados son estos redes sociales, los blogs, los microblogs, los medios sociales móviles[4]​ y los servicios de compartición multimedia.[5]

Historia de las redes sociales[editar]

Computación temprana[editar]

Panel frontal del procesador de mensajes de interfaz ARPANET de la era de 1969.
Registro IMP del primer mensaje enviado a través de Internet, utilizando ARPANET.

El sistema PLATO fue lanzado en 1960, después de haber sido desarrollado en la Universidad de Illinois y posteriormente comercializado por Control Data Corporation. Ofreció formas tempranas de funciones de redes sociales con innovaciones de la era de 1973, como Notes, la aplicación de foro de mensajes de PLATO; TERM-talk, su función de mensajería instantánea; Talkomatic, quizás la primera sala de chat en línea; News Report, un periódico en línea de colaboración abierta, blogs y listas de acceso, que permite al propietario de un archivo de notas u otra aplicación limitar el acceso a un determinado conjunto de usuarios, por ejemplo, solo amigos, compañeros de clase o trabajo.

ARPANET, que se puso en línea por primera vez en 1967, había desarrollado a finales de la década de 1970 un rico intercambio cultural de ideas y comunicaciones no gubernamentales/empresariales, como lo demuestra la etiqueta de la red (o 'netiqueta') descrito en un manual de 1982 sobre computación en el Laboratorio de inteligencia artificial del MIT.[6]​ ARPANET evolucionó hasta convertirse en Internet tras la publicación de la primera especificación del Protocolo de control de transmisión (TCP), RFC 675 (Especificación del programa de control de transmisión de Internet), escrita por Vint Cerf, Yogen Dalal y Carl Sunshine en 1974.[7]​ Esto se convirtió en la base de Usenet, concebido por Tom Truscott y Jim Ellis en 1979 en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y Universidad de Duke, y establecida en 1980.

Un precursor del sistema de tablón de anuncios (BBS), conocido como Community Memory, apareció en 1973. Los verdaderos BBS electrónicos llegaron con el Computer Bulletin Board System en Chicago, que se puso en línea por primera vez el 16 de febrero de 1978. En poco tiempo, la mayoría de las ciudades importantes tenían más de un BBS ejecutándose en TRS-80, Apple II, Atari, IBM PC, Commodore 64, Sinclair y ordenadores personales similares. El PC de IBM se introdujo en 1981, y los modelos posteriores de ordenadores Mac y PC se utilizaron a lo largo de la década de 1980. Múltiples módems, seguidos de hardware de telecomunicaciones especializado, permitieron que muchos usuarios estuvieran en línea simultáneamente. Compuserve, Prodigy y AOL fueron tres de las mayores empresas de BBS y fueron las primeras en migrar a Internet en la década de 1990. Entre mediados de la década de 1980 y mediados de la década de 1990, los BBS se contaban por decenas de miles solo en América del Norte.[8]​ Los foros de mensajes (una estructura específica de las redes sociales) surgieron con el fenómeno BBS a lo largo de la década de 1980 y principios de la de 1990. Cuando la World Wide Web (WWW, o 'la web') se agregó a Internet a mediados de la década de 1990, los foros de mensajes migraron a la web y se convirtieron en foros de Internet, principalmente debido a que eran para acceso personal más barato, así como la capacidad de manejar a muchas más personas simultáneamente que los bancos de módem de telecomunicaciones.

La tecnología de imágenes digitales y sensores de imagen de semiconductor facilitó el desarrollo y el auge de las redes sociales.[9]​ Avances en la fabricación de dispositivos semiconductores en metal-óxido-semiconductor (MOS), alcanzando niveles más pequeños de micras y submicras durante la década de 1980Plantilla:Ndash1990, condujo al desarrollo de sensores de píxeles activos (APS) de NMOS (MOS de tipo n) en Olympus en 1985,[10][11]​ y luego el sensor de píxeles activos (sensor CMOS) MOS complementario (CMOS) en el Laboratorio de propulsión a chorro (JPL) de NASA en 1993.[10][12]​ Los sensores CMOS permitieron la proliferación masiva de cámaras digitales y teléfonos con cámara, lo que impulsó el auge de las redes sociales.[9]

Desarrollo de plataformas de redes sociales[editar]

SixDegrees, lanzado en 1997, a menudo se lo considera el primer sitio de redes sociales.

Cuando Tim Berners-Lee conectó el software de hipertexto a Internet en 1991, desarrolló la World Wide Web, que creó la era moderna de la comunicación en red. Los weblogs, los servidores de listas y los servicios de correo electrónico ayudaron en la formación de comunidades en línea y el apoyo de grupos fuera de línea. Los servicios en línea evolucionaron de proporcionar conductos para la comunicación en red a ser vehículos bidireccionales interactivos para la sociabilidad en red con la introducción de la Web 2.0.[13]

El desarrollo de las redes sociales comenzó con plataformas simples.[14]GeoCities fue uno de los primeros servicios de redes sociales, lanzado en noviembre de 1994, seguido de Classmates.com en diciembre de 1995 y SixDegrees.com en mayo de 1997.[15]​ A diferencia de los clientes de mensajería instantánea (p. ej., ICQ y AIM de AOL) o clientes de chat (p. ej., IRC, iChat o Chat Television), SixDegrees fue el primer negocio en línea creado para personas reales, usando sus nombres reales.[14]​ Como tal, según CBS News, SixDegrees es "ampliamente considerado como el primer sitio de redes sociales", ya que incluía "perfiles, listas de amigos y afiliaciones escolares" que podían utilizar los usuarios registrados.[15]​ El nombre hace referencia al concepto de "seis grados de separación", que postula que "todos en el planeta están a solo seis grados de distancia de los demás". Fue el primer sitio web en brindar a los usuarios la opción de crear un perfil.[16]

A principios del siglo XXI, las plataformas de redes sociales se hicieron populares, primero con el surgimiento de Friendster y Myspace, y luego con el lanzamiento y la popularización de Facebook, YouTube y TikTok, entre otros.[17]

Una investigación de 2015 muestra que el mundo pasó el 22% de su tiempo en línea en las redes sociales,[18]​ lo que sugiere la popularidad de las plataformas de redes sociales. Se especula que el aumento de la popularidad de las redes sociales se debe al uso diario generalizado de los teléfonos inteligentes.[19]​ Tantos como 4.08 mil millones de usuarios de redes sociales en todo el mundo se encontraron activos en teléfonos inteligentes a partir de octubre de 2020.

Medios sociales y los medios de comunicación de masas[editar]

El término «Social Media» es usado como contraste del conocido «Mass Media» (medios de comunicación de masas) para expresar el enorme cambio de paradigma que están viviendo los medios de comunicación en la actualidad. La mayoría de las veces el término es usado para referirse a actividades que integran la tecnología, las telecomunicaciones móviles y la interacción social, en forma de conversaciones, fotografías, imágenes, vídeos y pistas de audio.[20]

Las conversaciones que pueblan los medios sociales y la manera en que se presenta la información, depende de una variedad de perspectivas y de la construcción de un propósito común entre las comunidades que se articulan en torno a ellas. Típicamente en un medio social las personas comparten sus historias y sus experiencias con otros, de manera natural.

También se han usado otros términos para referirse a los medios de comunicación social «como contenido generado por el usuario» o «medios de comunicación generados por el consumidor».

Los medios sociales de comunicación son distintos de los medios de comunicación industrial, tales como periódicos, canales de televisión y emisoras de radio. Los medios sociales usan herramientas, algunas relativamente baratas, que permiten a cualquier persona, publicar y tener acceso al contenido, mientras que los medios industriales en general, requieren un capital financiero para iniciar operaciones, activos como máquinas sofisticadas para la impresión, equipos y antenas para una emisora de radio o la concesión de una licencia del espectro radioeléctrico.

Una característica que comparten los medios sociales y los medios de comunicación de masas es la capacidad de llegar a un público grande aunque decidan dedicarse a un pequeño nicho; por ejemplo, una publicación en una publicación o un programa de TV de un medio tradicional pueden llegar a millones de personas en muchas partes del mundo.

Clasificación de medios sociales[editar]

Las tecnologías de medios sociales aparecen en diferentes formatos entre los que destacan: blogs, redes profesionales, redes sociales de empresas, foros, microblogs, compartir fotos, crítica de productos o servicios, marcadores sociales, juegos sociales, redes sociales, compartir vídeos y mundos virtuales.[21]

Características[editar]

  • Audiencia: ambos medios proporcionan la tecnología que permiten a cualquier persona accederla, de modo que ambas pueden llegar a una audiencia global.
  • Accesibilidad: los medios de masas son generalmente de pago y son propiedad de un particular o del gobierno, mientras que los medios sociales están en general disponibles para cualquier persona con poco o ningún costo.
  • Facilidad de uso por los creadores: en los medios industriales la producción del contenido requiere normalmente de recursos y conocimientos especializados. La mayoría de los medios sociales, o en algunos casos se reinventa habilidades, de modo que cualquier persona puede ser un productor en estos medios.
  • Instantaneidad: el tiempo que transcurre entre la producción del contenido y su entrega a las audiencias puede ser largo (días, semanas o incluso meses) en comparación con los medios sociales (que puede ser capaz brindar contenido prácticamente de forma instantánea o sólo con muy pequeños retraso en su publicación. Los medios Industriales están evolucionando con la adopción de recursos y tecnologías de modo que esta característica puede no ser la más distintiva en poco tiempo.
  • Edición del contenido: en los medios industriales, una vez creado el contenido este no puede ser alterado (una vez que el artículo de una revista se ha impreso y distribuido los cambios no se pueden hacer en ese mismo artículo) La cita es importante y ayuda a cualquiera que quiera encontrar más información sobre su contenido y su procedencia., mientras que los medios sociales no solo se enriquecen con los comentarios de las audiencias, sino que el contenido puede ser alterado instantáneamente por los productores, mejorando en contenido para las audiencias.

Uso por particulares[editar]

Como fuente de noticias[editar]

Articulo Principal: Social media as a news source En marzo de 2010, en Estados Unidos, el 81% de los usuarios buscaba en Internet, en primer lugar, noticias sobre el tiempo; el 73% buscaba noticias nacionales; el 52%, noticias deportivas; y el 41%, noticias sobre entretenimiento o famosos. Según la CNN, en 2010 el 75% de la gente recibió las noticias por correo electrónico o a través de las redes sociales, mientras que el 37% compartió una noticia a través de Facebook o Twitter.[22]Facebook y Twitter hacen de las noticias una experiencia más participativa que antes, ya que la gente comparte artículos de noticias y comenta las publicaciones de otras personas. Rainie y Wellman (2012) afirman que la creación de medios se ha convertido en una labor participativa[23]​, lo que modifica los sistemas de comunicación. Sin embargo, al 27% de los encuestados les preocupa la veracidad de una noticia publicada en un blog.[24]​ En una encuesta de 2019, el Pew Research Center descubrió que los estadounidenses desconfían de la forma en que los sitios de redes sociales comparten noticias y determinados contenidos[25]​. Esta desconfianza en la exactitud va en aumento a medida que las redes sociales son explotados cada vez más por nuevas fuentes agregadas queque reúnen múltiples fuentes para desarrollar correlaciones plausibles. Hemsley y sus colegas (2018) se refieren a este fenómeno como "pseudo-conocimiento" ("pseudo-knowledge") el cual desarrolla narrativas falsas y noticias falsas que se apoyan a través del análisis general y la ideología en lugar de los hechos.[26]​ Las redes sociales como fuente de noticias se cuestionaron aún más cuando los picos de evidencia rodean los principales acontecimientos noticiosos, como se plasmó en las elecciones presidenciales de 2016 de los Estados Unidos[27]​ y nuevamente durante la pandemia de COVID-19.

Como herramienta Social[editar]

Las redes sociales se utilizan para satisfacer las necesidades sociales percibidas, como socializar con amigos y familiares[28]​, así como el romance y el coqueteo,[28]​ pero no todas las necesidades pueden ser satisfechas por las redes sociales.[29]​ Por ejemplo, un artículo de 2003 encontró que los individuos solitarios son más propensos a usar Internet para obtener apoyo emocional que aquellos que no están solos.[30]​ Una encuesta representativa a nivel nacional de Common Sense Media en 2018 encontró que el 40% de los adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años pensaban que las redes sociales eran "extremadamente" o "muy" importantes para mantenerse al día con sus amigos en el día a día.[31]​ La misma encuesta encontró que el 33% de los adolescentes dijeron que los medios sociales eran extremadamente o muy importantes para tener conversaciones significativas con amigos cercanos, y el 23% de los adolescentes dijeron que los medios sociales eran extremadamente o muy importantes para documentar y compartir los aspectos más destacados de sus vidas.[31]​ Recientemente, una encuesta de Gallup de mayo de 2020 mostró que el 53% de los usuarios adultos de las redes sociales en los Estados Unidos pensaban que estas eran una forma muy o moderadamente importante de mantenerse en contacto con aquellos que de otra manera no pueden ver en persona debido a las medidas de distanciamiento social relacionadas con la pandemia de COVID-19.[32]

Sherry Turkle analiza este tema en su libro Alone Together (Juntos a solas), en el que habla de cómo la gente confunde el uso de las redes sociales con la comunicación auténtica.[33]​ Ella afirma que la gente tiende a actuar de forma diferente en línea y tiene menos miedo de herir los sentimientos de los demás. Además, algunos comportamientos en línea pueden causar estrés y ansiedad, debido a la permanencia de las publicaciones en línea, el miedo a ser hackeado o a que las universidades y los empleadores exploren los perfiles de las redes sociales. Turkle también especula con la posibilidad de que la gente empiece a preferir los mensajes de texto a la comunicación cara a cara, lo que puede contribuir a la sensación de soledad[33]​. Encuestas representativas a nivel nacional realizadas en 2019 han revelado que éste es el caso de los adolescentes en Estados Unidos[31]​ y México[34]​. Algunos investigadores también han descubierto que los intercambios que implican comunicación directa y reciprocidad de mensajes se correlacionan con menos sentimientos de soledad[35]​. Sin embargo, ese mismo estudio demostró que el uso pasivo de las redes sociales sin enviar ni recibir mensajes no hace que la gente se sienta menos sola, a menos que ya lo estuviera desde un principio.

El término "stalking" o "creeping" en las redes sociales se ha popularizado a lo largo de los años, y se refiere a mirar el "timeline, las actualizaciones de estado, los tweets y las biografías online" de la persona para encontrar información sobre ella y sus actividades[36]​. Aunque el "creeping" en las redes sociales es común, se considera de mala educación admitir ante un nuevo conocido o una nueva cita que has mirado sus publicaciones en las redes sociales, especialmente las más antiguas, ya que esto indicará que estabas revisando su historial antiguo[36]​. Una subcategoría del "creeping" es el "creeping" de las publicaciones en redes sociales de exparejas después de una ruptura para investigar si hay una nueva pareja o nuevas citas; esto puede llevar a la preocupación por el ex, la rumiación y los sentimientos negativos, todo lo cual pospone la recuperación y aumenta los sentimientos de pérdida[37]​.

El catfishing (estafa en línea)se ha hecho más frecuente desde la llegada de las redes sociales. Las relaciones que se entablan con los catfish, los cuales son los que crean una identidad falsa en las redes sociales, pueden llevar a acciones como ayudarles con dinero, y los catfish suelen poner excusas para no quedar o para que no les vean en cámara[38]​.

Como herramienta de presentación personal[editar]

Cuanto más tiempo pasa la gente en Facebook, menos satisfecha se siente con su vida[39]La teoría de la autopresentación explica que las personas gestionan conscientemente su autoimagen o la información relacionada con su identidad en contextos sociales.[40]​ De hecho, un aspecto fundamental de las redes sociales es el tiempo que se invierte en personalizar un perfil personal, y fomentan una especie de moneda social basada en los me gusta, los seguidores y los comentarios.[41]​ Los usuarios también tienden a segmentar sus audiencias en función de la imagen que quieren presentar, el seudonimato y el uso de varias cuentas en la misma plataforma siguen siendo formas populares de negociar las expectativas de la plataforma y segmentar las audiencias[42]​.

Sin embargo, los usuarios pueden sentirse presionados para conseguir que sus compañeros acepten su autopresentación. Por ejemplo, en un artículo revisado de 2016 de Trudy Hui Hui Chua y Leanne Chang, los autores descubrieron que las adolescentes manipulan su autopresentación en las redes sociales para lograr una sensación de belleza proyectada por sus compañeros[43]​. Estos autores también descubrieron que las adolescentes se comparan con sus compañeros en las redes sociales y se presentan de ciertas maneras en un esfuerzo por ganar consideración y aceptación. Sin embargo, cuando no sienten que han alcanzado esa consideración y aceptación, pueden tener problemas de confianza y satisfacción en sí mismos[43]​. Una encuesta representativa a nivel nacional realizada por Common Sense Media entre adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años reveló que el 45% afirmaba que conseguir "me gusta" en las publicaciones es, al menos, algo importante, y el 26% estaba, al menos, de acuerdo en que se sienten mal consigo mismos si nadie comenta o "le gustan" sus fotos[31]​. Algunas pruebas sugieren que el rechazo percibido puede llevar a sentir dolor emocional,[44]​ y algunos pueden participar en represalias en línea, como el acoso en línea.[45]​ Por el contrario, según una investigación de la UCLA, los circuitos de recompensa de los usuarios en sus cerebros son más activos cuando sus propias fotos gustan a más compañeros.[46]

La literatura sugiere que las redes sociales pueden generar un bucle de retroalimentación negativa de ver y subir fotos, autocomparación, sentimientos de decepción cuando no se logra el éxito social percibido y percepción desordenada del cuerpo[47]​. De hecho, un estudio muestra que la plataforma de microblogging, Pinterest está directamente asociada con el comportamiento desordenado de hacer dieta, indicando que para aquellos que miran con frecuencia "pins" de ejercicio o dieta hay una mayor probabilidad de que se involucren en comportamientos extremos de pérdida de peso y dieta[48]​.

Como herramienta de refuerzo y cambio de conductas sanitarias[editar]

Para más información: Cyberpsychology § Social media and cyberpsychological behavior, and Social media and identity

Las redes sociales también pueden funcionar como un sistema de apoyo para la salud de los adolescentes, ya que, al utilizarlas, los adolescentes pueden movilizarse en torno a cuestiones de salud que ellos mismos consideran relevantes[49]​. Por ejemplo, en un estudio clínico entre pacientes adolescentes en tratamiento por obesidad, los participantes manifestaron que, a través de las redes sociales, podían encontrar contenidos personalizados para perder peso, así como apoyo social entre otros adolescentes con obesidad[50][51]​.Aunque las redes sociales pueden proporcionar este tipo de información, existe una cantidad considerable de fuentes desinformadas e incorrectas que promueven métodos poco saludables y peligrosos para perder peso[51]​. Como afirma la asociación nacional de trastornos alimentarios, existe una alta correlación entre los contenidos sobre adelgazamiento y el desorden alimentario entre las mujeres que se han visto influidas por estos contenidos negativos.[51]​ Por lo tanto, es necesario que las personas evalúen e identifiquen la información sanitaria fiable, competencias comúnmente conocidas como alfabetización sanitaria(health literacy). Esto ha llevado a gobiernos y organizaciones de salud pública a utilizar las redes sociales para interactuar con los usuarios, con un éxito limitado[52]​.

Se ha descubierto en estudios que otros medios sociales, como los sitios pro-anorexia, causan un riesgo significativo de daño al reforzar comportamientos negativos relacionados con la salud a través de las redes sociales, especialmente en adolescentes[53][54][55]​ Los medios sociales afectan a la forma en que una persona se ve a sí misma. La comparación constante con fotos editadas, de otros individuos y sus situaciones vitales, puede causar muchas emociones negativas. Esto puede llevar a no comer y al aislamiento. A medida que más y más personas siguen utilizando las redes sociales por razones equivocadas, esto aumenta la sensación de soledad en los adultos.[56]

Durante la pandemia de coronavirus, la difusión de información a través de las redes sociales sobre los tratamientos contra el virus también ha influido en diferentes comportamientos sanitarios. Por ejemplo, las personas que utilizaban más las redes sociales y creían más en la teoría de la conspiración en las redes sociales durante la pandemia de COVID-19 tenían peor salud mental[57]​ y es predictivo de su cumplimiento de conductas sanitarias como lavarse las manos durante la pandemia[58]​.

Las plataformas de redes sociales pueden servir de caldo de cultivo para comportamientos relacionados con la adicción, y los estudios demuestran que un uso excesivo puede conducir al desarrollo de síntomas similares a los de la adicción. Estos síntomas incluyen la comprobación compulsiva, la modificación del estado de ánimo y el retraimiento cuando no se utilizan las redes sociales, lo que puede dar lugar a una disminución de las interacciones sociales cara a cara y contribuir al deterioro de las relaciones interpersonales y a la sensación de soledad[59]​.

Por ejemplo, los adolescentes que dependen en gran medida de las redes sociales para obtener información y apoyo sanitario pueden ser más propensos a estos comportamientos adictivos. En un estudio clínico entre pacientes adolescentes en tratamiento por obesidad, los participantes expresaron que podían encontrar contenidos personalizados sobre pérdida de peso y apoyo social entre otros adolescentes con obesidad a través de las redes sociales[60]​. Sin embargo, las redes sociales también albergan una cantidad considerable de fuentes desinformadas e incorrectas que promueven métodos poco saludables y peligrosos para perder peso. La Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios afirma que existe una alta correlación entre el contenido sobre pérdida de peso en las redes sociales y los trastornos alimentarios entre las mujeres influidas por este contenido negativo.[60]

Efectos en la memoria individual y colectiva[editar]

Los medios de comunicación y el periodismo televisivo han sido un elemento clave en la conformación de la memoria colectiva estadounidense durante gran parte del siglo XX[61][62]​ De hecho, desde la época colonial de Estados Unidos, los medios de comunicación han influido en la memoria colectiva y en el discurso sobre el desarrollo y el trauma nacionales. En muchos sentidos, los principales periodistas han mantenido una voz autorizada como narradores del pasado estadounidense. Su estilo documental, sus detalladas exposiciones y su posición en el presente los convierten en fuentes privilegiadas de la memoria pública. En concreto, los periodistas de los medios de comunicación han dado forma a la memoria colectiva sobre casi todos los acontecimientos nacionales importantes, desde la muerte de figuras sociales y políticas hasta la progresión de los aspirantes políticos. Los periodistas proporcionan elaboradas descripciones de los acontecimientos conmemorativos de la historia de Estados Unidos y de las sensaciones culturales populares contemporáneas. Muchos estadounidenses aprenden la importancia de los acontecimientos históricos y las cuestiones políticas a través de los medios de comunicación, ya que se presentan en las emisoras de noticias populares[63]​. Sin embargo, la influencia periodística ha perdido importancia, mientras que las redes sociales, como Facebook, YouTube y Twitter, proporcionan un suministro constante de fuentes de noticias alternativas para los usuarios.

A medida que las redes sociales se hacen más populares entre las generaciones de más edad y las más jóvenes, sitios como Facebook y YouTube socavan gradualmente las voces tradicionalmente autorizadas de los medios de comunicación. Por ejemplo, los ciudadanos estadounidenses impugnan a su antojo la cobertura mediática de diversos acontecimientos sociales y políticos, insertando sus voces en los relatos sobre el pasado y el presente de Estados Unidos y dando forma a sus propios recuerdos colectivos[64][65]​.Un ejemplo de ello es la explosión pública del tiroteo de Trayvon Martin en Sanford (Florida). La cobertura mediática del incidente fue mínima hasta que los usuarios de las redes sociales hicieron reconocible la historia a través de su constante debate sobre el caso. Aproximadamente un mes después de la muerte de Martin, su cobertura en Internet por parte de estadounidenses corrientes atrajo la atención nacional de los periodistas de los principales medios de comunicación, ejemplificando a su vez el activismo mediático[66]​.

Relaciones interpersonales negativas[editar]

Para más información: Cyberbullying

En ocasiones, el uso de las redes sociales conlleva interacciones negativas entre los usuarios[67]​. Las conversaciones airadas o emocionales pueden dar lugar a interacciones en el mundo real, que pueden llevar a los usuarios a situaciones peligrosas. Algunos usuarios han experimentado amenazas de violencia en línea y han temido que estas amenazas se manifiesten fuera de línea. Otros problemas relacionados son el ciberacoso, el hostigamiento en línea y el "trolling". Según las estadísticas de ciberacoso de la Fundación i-Safe, más de la mitad de los adolescentes y jóvenes han sido acosados en línea, y aproximadamente el mismo número ha participado en ciberacoso[68]​ Tanto el acosador como la víctima se ven afectados negativamente, y la intensidad, duración y frecuencia del acoso son los tres aspectos que aumentan los efectos negativos en ambos[69]​.

Comparación social[editar]

Uno de los fenómenos más estudiados en las redes sociales es el de la comparación social. Las personas comparan sus propias vidas con las vidas de sus amigos a través de las publicaciones de sus amigos. Dado que las personas están motivadas para representarse a sí mismas de una manera que sea apropiada para la situación y sirva a sus mejores intereses,[43]​ a menudo las cosas publicadas en línea son los aspectos positivos de las vidas de las personas, haciendo que otras personas se pregunten por qué sus propias vidas no son tan emocionantes o satisfactorias. Un estudio realizado en 2017 descubrió que el uso problemático de las redes sociales (es decir, sentirse adicto a las redes sociales) estaba relacionado con puntuaciones más bajas de satisfacción vital y autoestima; los autores especulan que los usuarios pueden sentir que si su vida no es lo suficientemente emocionante como para ponerla en línea no es tan buena como la de sus amigos o familiares[70]​.

Los estudios han demostrado que la autocomparación en las redes sociales puede tener efectos nefastos en la salud física y mental, ya que nos dan la posibilidad de buscar aprobación y compararnos[71][72]​ En un estudio, las mujeres informaron de que las redes sociales son las fuentes más influyentes en su satisfacción con la imagen corporal; mientras que los hombres las señalaron como el segundo factor más impactante[73]​.

Las redes sociales han permitido que la gente esté constantemente rodeada y pendiente de las imágenes de famosos y personas influyentes que tienen una fuerte presencia en Internet por el número de seguidores que tienen. Esta presencia constante en Internet ha hecho que la gente sea mucho más consciente del aspecto de los demás y, por tanto, las comparaciones corporales se han convertido en un problema, ya que la gente es mucho más consciente de cuál es el tipo de cuerpo deseado. Un estudio realizado por la Universidad King demostró que el 87% de las mujeres y el 65% de los hombres se comparaban con imágenes encontradas en las redes sociales[74]​.

Hay iniciativas para combatir estos efectos negativos, como el uso de las etiquetas #instagramversusreality e #instagramversusreallife, que se han utilizado para promover la positividad corporal. En un estudio relacionado, se mostraron a mujeres de entre 18 y 30 años publicaciones con este hashtag que contenían imágenes de mujeres con la misma ropa y en el mismo entorno, pero una de las imágenes estaba mejorada para Instagram, mientras que la otra era una versión "realista" sin editar. Las mujeres que participaron en este experimento notaron una disminución de la insatisfacción corporal[75]​.

Alteración del sueño[editar]

Según un estudio publicado en 2017 por investigadores de la Universidad de Pittsburgh, la relación entre los trastornos del sueño y el uso de las redes sociales era clara. Se llegó a la conclusión de que la luz azul tenía un papel que desempeñar, y que la frecuencia con la que se conectaban, en lugar del tiempo que pasaban en las redes sociales, era un predictor más alto de alteraciones del sueño, lo que sugiere "una 'comprobación' obsesiva"[76]​. La fuerte relación entre el uso de las redes sociales y las alteraciones del sueño tiene ramificaciones clínicas significativas para la salud y el bienestar de los adultos jóvenes[77]​. En un estudio reciente, hemos aprendido que las personas en el cuartil más alto de uso de las redes sociales por semana informan de la mayor alteración del sueño. La mediana de minutos de uso diario de las redes sociales es de 61 minutos. Por último, hemos aprendido que las mujeres son más propensas a experimentar altos niveles de alteración del sueño que los hombres.[77]​ Muchos adolescentes sufren de privación del sueño, ya que pasan largas horas por la noche en sus teléfonos, y esto, a su vez, podría afectar a las calificaciones, ya que estarán cansados y desconcentrados en la escuela[78]​. En un estudio de 2011, se descubrió que el tiempo pasado en Facebook tiene una fuerte relación negativa con el promedio general de calificaciones, pero no estaba claro si esto estaba relacionado con los trastornos del sueño[79]​ Dado que la luz azul se ha convertido cada vez más en un problema, los desarrolladores de teléfonos inteligentes han añadido una función de modo nocturno que no causa tanta tensión a los ojos como lo haría una luz azul[80]​.

Efectos emocionales[editar]

Véase también: Social media and suicide

Uno de los efectos emocionales de las redes sociales que se ha estudiado es la "depresión de Facebook", un tipo de depresión que afecta a los adolescentes que pasan demasiado tiempo libre conectados a las redes sociales[81]​, lo que puede provocar problemas como la reclusión, que puede perjudicar a la salud al generar sentimientos de soledad y baja autoestima entre los jóvenes[81]​ Usar el teléfono para mirar las redes sociales antes de acostarse se ha convertido en una tendencia popular entre los adolescentes, lo que ha provocado falta de sueño e incapacidad para mantenerse despierto durante las clases. Hay estudios que demuestran que la autoestima de los niños se ve afectada positivamente por los comentarios positivos en las redes sociales y negativamente por los comentarios negativos. Esto afecta a la forma en que las personas se ven a sí mismas en una escala de "valía"[82]​ Un estudio de 2017 de casi 6000 estudiantes adolescentes mostró que aquellos que auto informaron síntomas similares a la adicción al uso de las redes sociales eran más propensos a informar de baja autoestima y altos niveles de síntomas depresivos[83]​. Según las conclusiones de un estudio poblacional, la probabilidad de sufrir depresión grave entre los adolescentes aumenta en un 37 %.[84]​ En otro estudio realizado en 2007, las personas que utilizaban más plataformas de redes sociales (de 7 a 11) tenían un riesgo de depresión y ansiedad tres veces mayor que las que utilizaban menos (de 0 a 2).[85]

Un segundo efecto emocional es el agotamiento de las redes sociales, que Bo Han define como ambivalencia, agotamiento emocional y despersonalización[86]​. La ambivalencia se refiere a la confusión de un usuario sobre los beneficios que puede obtener al utilizar una red social. El agotamiento emocional se refiere al estrés que sufre un usuario al utilizar una red social. La despersonalización se refiere al distanciamiento emocional que experimenta un usuario de una red social. Los tres factores pueden influir negativamente en la permanencia del usuario en las redes sociales. Este estudio proporciona un instrumento para medir el agotamiento que puede experimentar un usuario cuando sus "amigos" en las redes sociales generan una cantidad abrumadora de información inútil (por ejemplo, "qué he cenado", "dónde estoy ahora").

Un tercer efecto emocional es el "miedo a perderse algo" (fear of missing out, FOMO), que se define como la "aprensión omnipresente a que los demás puedan estar viviendo experiencias gratificantes de las que uno está ausente"[87]​ Algunos han clasificado el FOMO como una forma de ansiedad social[88]​ y se asocia a consultar las actualizaciones de las actividades de los amigos en las redes sociales[87]​. Algunos especulan con la posibilidad de que consultar las actividades de los amigos en las redes sociales influya negativamente en la salud psicológica y el bienestar de las personas, ya que podría contribuir a generar un estado de ánimo negativo y sentimientos depresivos[89][90]​ Mirar las historias o las publicaciones de los amigos que asisten a fiestas, festivales de música, vacaciones y otros eventos en diversas aplicaciones de las redes sociales puede hacer que los usuarios se sientan excluidos y molestos porque no se divierten tanto como los demás. Se trata de un problema muy común entre los jóvenes que utilizan determinadas aplicaciones y que sigue afectando a su bienestar personal[91]​.

Por otro lado, los medios sociales pueden tener a veces un efecto de apoyo para los individuos que los utilizan. Twitter ha sido más utilizado por la comunidad médica[92]​. Aunque Twitter puede facilitar el debate académico entre profesionales sanitarios y estudiantes, también puede proporcionar una comunidad de apoyo para estas personas al fomentar un sentimiento de comunidad y permitir que las personas se apoyen mutuamente a través de tuits, "me gusta" y comentarios[93]​.

Impactos Sociales[editar]

Disparidad[editar]

Para más información: Digital divide

La brecha digital es una medida de la disparidad en el nivel de acceso a la tecnología entre hogares, niveles socioeconómicos u otras categorías demográficas.[94][95]​ Las personas sin hogar, que viven en la pobreza, las personas mayores y las que viven en comunidades rurales o remotas pueden tener poco o ningún acceso a ordenadores y a Internet; por el contrario, las personas de clase media y alta de las zonas urbanas tienen tasas muy altas de acceso a ordenadores y a Internet. Otros modelos sostienen que, en una sociedad de la información moderna, algunos individuos producen contenidos de Internet mientras que otros sólo los consumen,[96][97]​ lo que podría ser consecuencia de las disparidades en el sistema educativo, donde sólo algunos profesores integran la tecnología en el aula y enseñan a pensar de forma crítica.[98]​ Aunque las redes sociales presentan diferencias entre grupos de edad, un estudio realizado en 2010 en Estados Unidos no halló ninguna brecha racial.[99]​ Algunos programas de tarifa cero ofrecen acceso de datos subvencionado a determinados sitios web en planes de bajo coste. Los críticos afirman que se trata de un programa anticompetitivo que socava la neutralidad de la red y crea un "jardín amurallado"[100]​ para plataformas como Facebook Zero. Según un estudio de 2015, el 65 % de los nigerianos, el 61 % de los indonesios y el 58 % de los indios están de acuerdo con la afirmación de que "Facebook es Internet", frente a solo el 5 % en Estados Unidos[101]​.

Eric Ehrmann sostiene que las redes sociales en forma de diplomacia pública crean una pátina de inclusividad que encubre[102]​ los intereses económicos tradicionales estructurados para garantizar que la riqueza se bombee hacia la cúspide de la pirámide económica, perpetuando la brecha digital y el conflicto de clases posmarxiano. También expresa su preocupación por la tendencia que hace que las empresas de servicios sociales operen en un entorno global cuasi-libertario de oligopolio que obliga a los usuarios de países con dificultades económicas a gastar elevados porcentajes de sus ingresos anuales en el pago de dispositivos y servicios para participar en el estilo de vida de las redes sociales. Neil Postman también sostiene que los medios sociales aumentarán la disparidad de información entre los "ganadores" -que son capaces de utilizar los medios sociales activamente- y los "perdedores" -que no están familiarizados con las tecnologías modernas o que no tienen acceso a ellas-. Las personas con altos conocimientos de los medios sociales pueden tener mejor acceso a la información sobre oportunidades de empleo, posibles nuevos amigos y actividades sociales en su zona, lo que puede permitirles mejorar su nivel y su calidad de vida.

Polarización política[editar]

Más información sobre los efectos políticos de los medios de comunicación en general: Mediatization (media)

Según el Pew Research Center y otros trabajos de investigación, la mayoría de los estadounidenses reciben, al menos ocasionalmente, noticias de las redes sociales[103][104]​ Debido a los algoritmos de las redes sociales que filtran y muestran contenidos de noticias que probablemente coincidan con las preferencias políticas de sus usuarios (lo que se conoce como burbuja de filtrado), uno de los posibles efectos de recibir noticias de las redes sociales es un aumento de la polarización política debido a la exposición selectiva[105]​. La polarización política se refiere a cuando la postura de un individuo sobre un tema es más probable que esté estrictamente definida por su identificación con un partido político o ideología específicos que por otros factores. La exposición selectiva se produce cuando un individuo favorece la información que apoya sus creencias y evita la que entra en conflicto con ellas. Un estudio de Hayat y Samuel-Azran realizado durante las elecciones presidenciales de 2016 en EE. UU. observó un efecto de "cámara de eco" de exposición selectiva entre 27.811 usuarios de Twitter que seguían el contenido de programas de noticias por cable[105]​. Se descubrió que los usuarios de Twitter observados en el estudio interactuaban poco con usuarios y contenidos cuyas creencias eran diferentes a las suyas, lo que posiblemente aumentaba los efectos de polarización[105][106]​. Otro estudio de 2016 sobre las elecciones estadounidenses, realizado por Evans y Clark, reveló diferencias de género en el uso político de Twitter entre los candidatos[107]​ Mientras que la política es un ámbito dominado por los hombres, en las redes sociales la situación parece ser la contraria, ya que las mujeres debaten sobre cuestiones políticas en mayor medida que sus homólogos masculinos. El estudio concluye que el aumento del número de candidatas está directamente relacionado con el aumento de la atención prestada a las cuestiones políticas, lo que puede aumentar la polarización política[107]​.

Los esfuerzos para combatir la exposición selectiva en las redes sociales también pueden causar un aumento de la polarización política[108]​. Un estudio sobre la actividad en Twitter realizado por Bail et al. pagó a participantes demócratas y republicanos para que siguieran a usuarios de Twitter cuyo contenido era diferente al de sus creencias políticas (los republicanos recibieron contenido liberal y los demócratas contenido conservador) durante un periodo de seis semanas[108]​. Al final del estudio, se descubrió que tanto los participantes demócratas como los republicanos habían aumentado la polarización política a favor de sus propios partidos, aunque sólo los participantes republicanos tuvieron un aumento estadísticamente significativo[108]​.

Diehl, Weeks y Gil de Zúñiga llevaron a cabo una encuesta en línea con 1.024 participantes en EE.UU., en la que descubrieron que los individuos que utilizaban las redes sociales tenían más probabilidades de que se persuadieran sus creencias políticas que los que no las utilizaban[109][110]​. Diehl et al. descubrieron que la persuasión de la que hablaban los participantes estaba influida por la exposición a diversos puntos de vista que experimentaban, tanto en los contenidos que veían como en los debates políticos en los que participaban[109]​. De forma similar, un estudio de Hardy y sus colegas realizado con 189 estudiantes de una universidad estatal del Medio Oeste examinó el efecto persuasivo de ver un vídeo de humor político en Facebook[110]​ Hardy et al. descubrieron que, tras ver un vídeo en Facebook del humorista/comentarista político John Oliver en un segmento de su programa, los participantes tenían más probabilidades de cambiar su punto de vista sobre el tema que habían visto (los préstamos de día de pago o las protestas de Ferguson) por uno más cercano a la opinión expresada por Oliver[110]​. Además, se descubrió que la persuasión experimentada por los participantes se reducía si veían comentarios de usuarios de Facebook que contradecían los argumentos de Oliver[110]​.

Las investigaciones también han demostrado que el uso de los medios sociales puede no tener ningún efecto sobre la polarización[111]​. Una encuesta nacional estadounidense realizada por Lee et al. con 1.032 participantes descubrió que los participantes que utilizaban los medios sociales tenían más probabilidades de estar expuestos a un número diverso de personas y de opiniones que los que no lo hacían, aunque el uso de los medios sociales no estaba correlacionado con un cambio en la polarización política de estos participantes[111]​.

En un estudio que examina los posibles efectos polarizadores de los medios sociales sobre las opiniones políticas de sus usuarios, Mihailidis y Viotty sugieren que para evitar la polarización debe producirse una nueva forma de relacionarse con los medios sociales[112]​. Los autores señalan que las alfabetizaciones mediáticas (descritas como métodos que dotan a las personas de habilidades para criticar y crear medios de comunicación) son importantes para utilizar los medios sociales de forma responsable y productiva, y afirman que estas alfabetizaciones deben modificarse aún más para tener la máxima eficacia[112]​. Para disminuir la polarización y fomentar la cooperación entre los usuarios de los medios sociales, Mihailidis y Viotty sugieren que las alfabetizaciones mediáticas deben centrarse en enseñar a las personas a conectar con otras personas de forma afectuosa, aceptar las diferencias y comprender las formas en que los medios sociales tienen un impacto real en las cuestiones políticas, sociales y culturales de la sociedad de la que forman parte[112]​.

Estereotipación[editar]

Investigaciones recientes han demostrado que las redes sociales, y los medios de comunicación en general, tienen el poder de aumentar el alcance de los estereotipos no sólo en los niños, sino en personas de todas las edades[113]​ Tanto los casos de estereotipos de jóvenes como de ancianos son ejemplos de edadismo. Las supuestas características del individuo estereotipado pueden tener connotaciones tanto negativas como positivas, pero con frecuencia conllevan un punto de vista opuesto. Por ejemplo, en las plataformas de las redes sociales se suele describir a los jóvenes como personas perezosas e inmaduras que a menudo carecen de motivación o pasión por otras actividades[114]​. Por ejemplo, durante la pandemia del COVID-19, se acusó a gran parte de la juventud de la propagación de la enfermedad y se les culpó de los continuos cierres patronales en todo el mundo[115]​. Estas tergiversaciones dificultan que la juventud encuentre nuevos esfuerzos y demuestre que los demás están equivocados, especialmente cuando un gran grupo de individuos cree que los estereotipos son muy acertados. Teniendo en cuenta que los grupos de jóvenes que están presentes en las redes sociales se encuentran con frecuencia en una nueva etapa de sus vidas y se preparan para tomar decisiones que les cambiarán la vida, es esencial que los estereotipos disminuyan para que no se sientan invalidados. Además, los estereotipos suelen afectar a las personas mayores, ya que se presume que son un grupo de individuos que desconocen las funciones adecuadas y el uso de la jerga en las redes sociales[116]​. Estos estereotipos suelen tratar de excluir a las generaciones mayores de participar en las tendencias o involucrarlas en otras actividades en las plataformas digitales.

Efectos en la comunicación de los jóvenes[editar]

Los medios sociales han permitido el intercambio cultural masivo y la comunicación intercultural. Dado que las distintas culturas tienen sistemas de valores, temas culturales, gramáticas y visiones del mundo diferentes, también se comunican de forma diferente[117]​. La aparición de las plataformas de medios sociales fusionó distintas culturas y sus métodos de comunicación, mezclando diversos patrones de pensamiento cultural y estilos de expresión[118]​.

Las redes sociales han afectado a la forma de comunicarse de los jóvenes, introduciendo nuevas formas de lenguaje[119]​. Se han introducido abreviaturas para reducir el tiempo que se tarda en responder en línea. El conocido "LOL" se ha convertido en la abreviatura de "laugh out loud" (reírse a carcajadas) gracias a las redes sociales y a su uso por personas de todas las edades, sobre todo a medida que la gente crece.

Otra tendencia que influye en la forma de comunicarse de los jóvenes es el uso de hashtags. Con la introducción de plataformas de medios sociales como Twitter, Facebook e Instagram se creó el hashtag para organizar y buscar información fácilmente. Los hashtags se pueden utilizar cuando la gente quiere abogar por un movimiento, almacenar contenido o tuits de un movimiento para su uso futuro, y permitir que otros usuarios de las redes sociales contribuyan a un debate sobre un determinado movimiento mediante el uso de hashtags existentes. El uso de hashtags como forma de defender algo en Internet hace que sea más fácil y accesible para más personas reconocerlo en todo el mundo[120]​ A medida que hashtags como #tbt ("throwback Thursday") se convierten en parte de la comunicación en línea, influyen en la forma en que los jóvenes comparten y se comunican en su vida cotidiana. Debido a estos cambios en la lingüística y la etiqueta de la comunicación, los investigadores de la semiótica de los medios de comunicación han descubierto que esto ha alterado los hábitos de comunicación de los jóvenes y mucho más[121]​.

Las redes sociales son una forma estupenda de conocer tu comunidad y el mundo que te rodea, pero con el avance de las redes sociales el público más joven ha disminuido su capacidad para comunicarse de forma eficaz. Debido a la naturaleza digital, los adolescentes han dejado de preocuparse por las consecuencias que tienen las redes sociales. A menudo no piensan en lo que envían y tardan más en saber qué decir. A cambio, en la vida real, les resulta más difícil mantener conversaciones. Las redes sociales también crean un ambiente tóxico en el que las personas se acosan cibernéticamente, por lo que en persona actúan de la misma manera y no se preocupan por las consecuencias. Esto no sólo puede afectarles a ellos mismos, sino también a la gente que les rodea[122]​.

Las redes sociales han ofrecido una nueva plataforma para la presión de grupo, con comunicación tanto positiva como negativa. Desde los comentarios en Facebook hasta los "me gusta" en Instagram, la forma en que los jóvenes se comunican y lo que es socialmente aceptable se basa ahora en gran medida en las redes sociales[123]​ Las redes sociales hacen que los niños y los jóvenes adultos sean más susceptibles a la presión de grupo. La Academia Americana de Pediatría también ha demostrado que el acoso, la creación de grupos de amigos no inclusivos y la experimentación sexual han aumentado las situaciones relacionadas con el ciberacoso, los problemas con la privacidad y el acto de enviar imágenes o mensajes sexuales al dispositivo móvil de alguien. Por otro lado, las redes sociales también benefician a los jóvenes y a su forma de comunicarse[124]​. Los adolescentes pueden aprender habilidades sociales y técnicas básicas que son esenciales en la sociedad[124]​. Mediante el uso de las redes sociales, los niños y los jóvenes pueden fortalecer sus relaciones al mantenerse en contacto con amigos y familiares, hacer más amigos y participar en actividades y servicios de compromiso comunitario[81]​.

Críticas, debates y controversias[editar]

Las críticas a las redes sociales van desde la facilidad de uso de plataformas específicas y sus capacidades, la disparidad de la información disponible, los problemas con la fiabilidad de la información presentada,[125]​ el impacto del uso de las redes sociales en la concentración de un individuo[126]​, la propiedad del contenido de los medios de comunicación y el significado de las interacciones creadas por las redes sociales. Aunque algunas plataformas de redes sociales, como los servidores de la descentralizada Fediverse, ofrecen a los usuarios la posibilidad de realizar publicaciones cruzadas entre servidores gestionados de forma independiente mediante un protocolo estándar como ActivityPub, las plataformas de redes sociales dominantes han sido criticadas por su escasa interoperabilidad entre plataformas, lo que conduce a la creación de silos de información, es decir, bolsas aisladas de datos contenidos en una sola plataforma de redes sociales[127]​. Sin embargo, también se argumenta que los medios sociales tienen efectos positivos, como permitir la democratización de Internet[128]​ al tiempo que permiten a los individuos darse a conocer y entablar amistades.[23]​ han señalado que el término "social" no puede dar cuenta únicamente de las características tecnológicas de una plataforma, por lo que el nivel de sociabilidad debe determinarse por las actuaciones reales de sus usuarios. Se ha producido una drástica disminución de las interacciones cara a cara a medida que se han ido introduciendo más y más plataformas de medios sociales, con la amenaza del ciberacoso y de los depredadores sexuales en línea, incluidos los groomers, cada vez más frecuentes[129][130]​. Los medios sociales pueden exponer a los niños a imágenes de alcohol, tabaco y comportamientos sexuales[131]​. En lo que respecta al ciberacoso, se ha demostrado que las personas que no han sufrido ciberacoso suelen tener un mejor bienestar que las personas que han sido acosadas en línea[132]​.

Twitter es cada vez más objetivo de la intensa actividad de los profesionales del marketing. Sus acciones, centradas en conseguir un número masivo de seguidores, incluyen el uso de scripts avanzados y técnicas de manipulación que distorsionan la idea primordial de las redes sociales al abusar de la confianza humana[133]​ El empresario y escritor británico-estadounidense Andrew Keen criticó las redes sociales en su libro de 2007 The Cult of the Amateur (El culto al aficionado), escribiendo: "De esta anarquía, de repente quedó claro que lo que gobernaba a los infinitos monos que ahora tecleaban en Internet era la ley del darwinismo digital, la supervivencia del más ruidoso y del que más opina. Bajo estas reglas, la única forma de prevalecer intelectualmente es el filibusterismo infinito"[134]​. Por ejemplo, el fenómeno del "motor de búsqueda de carne humana" en Asia suscitó el debate sobre el "derecho privado" planteado por la plataforma de la red social. La profesora de medios de comunicación comparados José van Dijck sostiene en su libro La cultura de la conectividad (2013) que, para comprender todo el peso de los medios sociales, sus dimensiones tecnológicas deben conectarse con las sociales y culturales. Describe críticamente seis plataformas de medios sociales. Una de sus conclusiones es la forma en que Facebook ha logrado enmarcar el término "compartir" de tal manera que el uso por terceros de los datos de los usuarios queda relegado en favor de la conectividad intrausuario. La fragmentación de la sociedad moderna, debida en parte a las redes sociales, se ha comparado con una moderna Torre de Babel.

Essena O'Neill atrajo la atención internacional cuando abandonó explícitamente las redes sociales[135]

Confiabilidad y fiabilidad[editar]

Se ha especulado con la posibilidad de que un gran número de personas perciba las redes sociales como una fuente de información fiable[136][137]​ La continua conectividad interpersonal en las redes sociales, por ejemplo, puede hacer que la gente considere las recomendaciones de los compañeros como indicadores de la fiabilidad de las fuentes de información. Esta confianza puede ser aprovechada por los profesionales del marketing, que pueden utilizar contenidos creados por los consumidores sobre marcas y productos para influir en las percepciones del público[138][139]​.

Se ha comprobado que las redes sociales magnifican la desinformación, sobre todo inmediatamente después de un suceso de crisis, antes de que se conozca mucha información sobre dicho suceso. Estos "agujeros informativos" tras una catástrofe grave se llenan de especulaciones e información falsa en las redes sociales, que luego comparten otros usuarios y, en ocasiones, los medios de comunicación, lo que amplifica la difusión de la desinformación en un bucle de retroalimentación positiva[140]​ La fiabilidad de la información que aparece en las redes sociales puede mejorarse mediante la comprobación de los hechos. Algunas redes sociales han empezado a utilizar este método[141][142][143]​.

Evgeny Morozov, becario Yahoo 2009-2010 en la Universidad de Georgetown, afirmó que la información que se sube a Twitter puede tener poca relevancia para las masas que no lo utilizan. En un artículo para la revista Dissent titulado "Iran: Downside to the 'Twitter Revolution'", Morozov escribió:

Por su propio diseño, Twitter no hace más que aumentar el ruido: es sencillamente imposible incluir mucho contexto en sus 140 caracteres. Todos los demás prejuicios están también presentes: en un país como Irán, los usuarios naturales y más frecuentes de Twitter son en su mayoría jóvenes prooccidentales, amantes de la tecnología y portadores de un iPod. Son un segmento minúsculo y, lo que es más importante, extremadamente atípico de la población iraní (el número de usuarios de Twitter en Irán -un país de más de setenta millones de habitantes- se estimaba en menos de veinte mil antes de las protestas)[144]​.

El profesor Matthew Auer, del Bates College, pone en duda la idea convencional de que los medios sociales son abiertos y participativos. También especula con la aparición de "medios antisociales" utilizados como "instrumentos de puro control"[145]​.

Recopilación y extracción de datos[editar]

Para más información: Social media mining

La "minería" de redes sociales es un tipo de minería de datos, una técnica de análisis de datos para detectar patrones. La minería de redes sociales es un proceso de representación, análisis y extracción de patrones procesables a partir de datos recogidos de las actividades de las personas en las redes sociales. Google extrae datos de muchas maneras, entre ellas utilizando un algoritmo en Gmail para analizar la información de los correos electrónicos. Este uso de la información afecta al tipo de anuncios que se muestran al usuario cuando utiliza Gmail. Facebook se ha asociado con muchas empresas de minería de datos, como Datalogix y BlueKai, para utilizar la información de los clientes con fines publicitarios[146]​ Las ingentes cantidades de datos de las plataformas sociales permiten a los científicos y a los investigadores de aprendizaje automático extraer información y crear características de productos[147]​.

Las cuestiones éticas sobre hasta qué punto una empresa debería poder utilizar la información de un usuario se han denominado "big data"[104]​ Los usuarios tienden a hacer clic en los acuerdos de condiciones de uso cuando se registran en plataformas de redes sociales, y no saben cómo utilizarán su información las empresas. Esto lleva a cuestiones de privacidad y vigilancia cuando se registran los datos de los usuarios. Algunas redes sociales han añadido la hora de captura y el geoetiquetado, lo que ayuda a proporcionar información sobre el contexto de los datos y a hacerlos más precisos.

El 10 de abril de 2018, en una comparecencia celebrada a raíz de las revelaciones sobre la recopilación de datos por parte de Cambridge Analytica, Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de Facebook, se enfrentó a las preguntas de los senadores sobre diversos temas, desde la privacidad hasta el modelo de negocio de la empresa y el mal manejo de los datos por parte de la compañía. Esta fue la primera comparecencia de Zuckerberg ante el Congreso, motivada por la revelación de que Cambridge Analytica, una consultora política vinculada a la campaña de Trump, recopiló los datos de unos 87 millones de usuarios de Facebook para elaborar perfiles psicológicos de los votantes durante las elecciones de 2016. Se presionó a Zuckerberg para que diera explicaciones sobre cómo terceros asociados podían obtener datos sin el conocimiento de los usuarios. Los legisladores le interrogaron sobre la proliferación de las llamadas noticias falsas en Facebook, la injerencia rusa durante las elecciones presidenciales de 2016 y la censura de los medios conservadores[148]​.

Crítica del activismo[editar]

Para más información: Social media activism

Para el escritor de The New Yorker Malcolm Gladwell, el papel de los medios sociales, como Twitter y Facebook, en las revoluciones y protestas es exagerado[149]​. Por un lado, los medios sociales facilitan que los individuos, y en este caso los activistas, se expresen. Por otro lado, es más difícil que esa expresión tenga un impacto[149]​. Gladwell distingue entre el activismo de los medios sociales y el activismo de alto riesgo, que produce cambios reales. El activismo, y especialmente el activismo de alto riesgo, implica relaciones de lazos fuertes, jerarquías, coordinación, motivación, exponerse a riesgos elevados, hacer sacrificios"[149]​ Gladwell afirma que los medios sociales se construyen en torno a lazos débiles y argumenta que "las redes sociales son eficaces para aumentar la participación, al disminuir el nivel de motivación que requiere la participación"[149]​. Según él, "el activismo de Facebook tiene éxito no motivando a la gente a hacer un sacrificio real, sino motivándola a hacer las cosas que la gente hace cuando no está lo suficientemente motivada para hacer un sacrificio real"[149]​.

Refutando la teoría de Gladwell, en el estudio "Perceptions of Social Media for Politics: Testing the Slacktivism Hypothesis", Kwak y sus colegas (2018) realizaron una encuesta en la que descubrieron que las personas que son políticamente expresivas en los medios sociales también son más propensas a participar en actividades políticas fuera de línea[150]​.

Propiedad de los contenidos[editar]

Plantilla:Advertencia enlaces externos

Los contenidos de las redes sociales se generan a través de las interacciones que los usuarios realizan en ellas. Siempre ha habido un gran debate sobre la propiedad de los contenidos en las plataformas de medios sociales, ya que son generados por los usuarios y alojados por la empresa. A esto se añade el peligro para la seguridad de la información, que puede filtrarse a terceros con intereses económicos en la plataforma, o a parásitos que peinan los datos para sus propias bases de datos[151]​.

Para que las plataformas de redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter y YouTube puedan publicar tus contenidos en línea, deben obtener una licencia de los titulares de los derechos de autor. Una licencia es un derecho legítimo que les permite llevar a cabo una tarea específica. En pocas palabras, concedes a cada plataforma permiso para utilizar tu contenido de acuerdo con sus términos y condiciones, incluso si controlas el material que envías a las redes sociales. Aunque cada una de estas licencias difiere de las demás, todas autorizan a las redes sociales a utilizar tu trabajo protegido por derechos de autor de la forma que consideren oportuna. En teoría, podrían hacer un uso comercial de ella e incluso vender o sublicenciar su licencia a un tercero para el uso de esa parte; sin embargo, debido a que cada licencia establece específicamente que es "libre de regalías" nunca ganarías una parte de los ingresos.

Tras ser adquirida por Facebook en 2012, Instagram saltó a los titulares al revelar que pretendía utilizar las publicaciones de los usuarios en anuncios sin pedir permiso ni pagar a sus usuarios. Para determinar si esto sigue siendo así, examinemos las condiciones del servicio[152]​ de Instagram: "Instagram no reclama la propiedad de ningún Contenido que publiques en o a través del Servicio. En su lugar, concedes a Instagram una licencia no exclusiva, totalmente pagada y libre de derechos de autor, transferible, sublicenciable y mundial para utilizar el Contenido que publiques en o a través del Servicio, sujeta a la Política de privacidad del Servicio ". Parte del servicio se sustenta con ingresos publicitarios y puede mostrar anuncios y promociones, y aceptas que Instagram pueda colocar dicha publicidad y promociones en el Servicio o en, sobre o junto con tu contenido. La forma, el modo y el alcance de dicha publicidad y promociones están sujetos a cambios sin previo aviso[152]​ Instagram renuncia expresamente a la propiedad de las imágenes que compartes en las condiciones, pero parece que esta práctica de utilizar el contenido de los usuarios para sus propios fines no ha cesado. Tienen una disposición similar en sus condiciones respecto a ofrecer una licencia transferible y no exclusiva para usar y mostrar tu trabajo como hacen Facebook y Twitter. Instagram deja claro que pueden utilizar o remezclar tus contenidos para fines de marketing y publicidad sin tu permiso ni notificación previa.

Privacidad[editar]

Artículo principal: Privacy concerns with social networking services

Los defensores del derecho a la intimidad advierten a los usuarios de las redes sociales sobre la recopilación de sus datos personales. Parte de la información se recopila sin el conocimiento o consentimiento del usuario a través de aplicaciones de seguimiento electrónico y de terceros. También pueden recopilarse datos con fines policiales y gubernamentales,[145]​ mediante inteligencia de redes sociales que utiliza técnicas de minería de datos.[151]​ También pueden recopilarse datos e información para uso de terceros. Cuando se comparte información en las redes sociales, esa información deja de ser privada. Ha habido muchos casos en los que, sobre todo los jóvenes, comparten información personal, lo que puede atraer a los depredadores. Es muy importante vigilar lo que se comparte y ser consciente de con quién se podría estar compartiendo esa información. Especialmente los adolescentes comparten mucha más información en Internet ahora que en el pasado. Los adolescentes son mucho más propensos a compartir sus datos personales, como la dirección de correo electrónico, el número de teléfono y el nombre del colegio[153]​.Los estudios sugieren que los adolescentes no son conscientes de lo que publican y de la cantidad de información a la que pueden acceder terceros.

Se argumenta que "la privacidad ha muerto" y que, con el crecimiento cada vez mayor de las redes sociales, algunos usuarios intensivos de las mismas parecen haberse despreocupado bastante de la privacidad. Otros argumentan, sin embargo, que la gente sigue muy preocupada por su privacidad, pero que las empresas que gestionan estas redes sociales la ignoran, ya que a veces pueden obtener beneficios compartiendo la información personal de alguien. También existe una desconexión entre las palabras de los usuarios de las redes sociales y sus acciones. Los estudios indican que las encuestas muestran que la gente quiere mantener su vida privada, pero sus acciones en las redes sociales sugieren lo contrario. Todo el mundo deja un rastro cuando utiliza las redes sociales. Cada vez que alguien crea una nueva cuenta en las redes sociales, proporciona información personal que puede incluir su nombre, fecha de nacimiento, ubicación geográfica e intereses personales. Además, las empresas recopilan datos sobre el comportamiento de los usuarios. Todos estos datos se almacenan y las empresas los utilizan para dirigir mejor la publicidad a sus usuarios[154]​.

Otro factor es el desconocimiento de lo accesibles que son las publicaciones en las redes sociales. Algunos usuarios de redes sociales que han sido criticados por comentarios inapropiados declararon que no se daban cuenta de que nadie fuera de su círculo de amigos leería sus publicaciones; de hecho, en algunas redes sociales, a menos que el usuario seleccione una configuración de privacidad más alta, su contenido se comparte con un público amplio.

Según un artículo de 2016 sobre el tema de compartir en privado y el efecto de las redes sociales en las expectativas de privacidad, "1.180 millones de personas se conectarán a sus cuentas de Facebook, se enviarán 500 millones de tweets y se publicarán 95 millones de fotos y vídeos en Instagram" en un día. Gran parte de los problemas de privacidad a los que se enfrentan los individuos se derivan de sus propias publicaciones en una forma de red social. Los usuarios tienen la opción de compartir voluntariamente y se han arraigado en la sociedad como algo rutinario y normativo. Las redes sociales son una instantánea de nuestras vidas; una comunidad que hemos creado a partir de los comportamientos de compartir, publicar, gustar y comunicar. Compartir se ha convertido en un fenómeno que los medios y las redes sociales han desarraigado e introducido en el mundo[155]​ La idea de privacidad es redundante; una vez que se publica algo, su accesibilidad permanece constante aunque seleccionemos quién puede verlo potencialmente. La gente desea la privacidad de alguna forma, pero también contribuye a los medios sociales, lo que dificulta el mantenimiento de la privacidad[156]​ Mills ofrece opciones de reforma que incluyen los derechos de autor y la aplicación de la ley de confianza; más radicalmente, un cambio del propio concepto de privacidad.

Una encuesta realizada en 2014 por el Pew Research Center reveló que el 91% de los estadounidenses está "de acuerdo" o "muy de acuerdo" en que la gente ha perdido el control sobre cómo se recopila y utiliza la información personal por parte de todo tipo de entidades. Alrededor del 80% de los usuarios de redes sociales afirmaron estar preocupados por el acceso de anunciantes y empresas a los datos que comparten en las plataformas de redes sociales, y el 64% dijo que el gobierno debería hacer más para regular a los anunciantes[157]​.

Según publicó The Wall Street Journal el 17 de febrero de 2019, De acuerdo con la legislación británica, Facebook no protegió ciertos aspectos de los datos de los usuarios[158]​.

El gobierno estadounidense anunció la prohibición de TikTok y WeChat en Estados Unidos por motivos de seguridad nacional. El cierre se anunció para el 20 de septiembre de 2020. El acceso a TikTok se prorrogó hasta el 12 de noviembre de 2020,[159]​ y una sentencia de un tribunal federal del 30 de octubre de 2020 ha bloqueado la aplicación de nuevas restricciones que llevarían al cierre de TikTok.[160]

Además, en 2019, el Pentágono emitió una guía para el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines, la Guardia Costera y otras agencias gubernamentales de Estados Unidos que identificaba "el riesgo potencial asociado con el uso de la aplicación TikTok y dirige las acciones apropiadas para que los empleados tomen con el fin de salvaguardar su información personal."[161]​ Como resultado, el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines, la Guardia Costera, la Administración de Seguridad en el Transporte y el Departamento de Seguridad Nacional prohibieron la instalación y el uso de TikTok en dispositivos gubernamentales, incluida su inclusión en una lista negra en los servicios de intranet.[162]

Críticas contra la comercialización[editar]

El desarrollo comercial de las redes sociales ha sido objeto de críticas, ya que las acciones de los consumidores en estos entornos son cada vez más creadoras de valor, por ejemplo cuando los consumidores contribuyen al marketing y a la creación de marca de productos específicos publicando reseñas positivas. Como tales, las actividades de creación de valor también aumentan el valor de un producto específico, lo que podría, según los profesores de marketing Bernad Cova y Daniele Dalli (2009), conducir a lo que ellos denominan "doble explotación"[163]​.

A medida que se ha ido extendiendo el uso de las redes sociales, éstas se han visto sometidas en gran medida a la comercialización por parte de empresas de marketing y agencias de publicidad[164]​. En 2014, Christofer Laurell, investigador de marketing digital, sugirió que el panorama de las redes sociales se compone actualmente de tres tipos de lugares debido a este desarrollo: lugares dominados por los consumidores, lugares dominados por los profesionales y lugares en proceso de comercialización[165]​ A medida que las redes sociales se comercializan, se ha demostrado que este proceso crea nuevas formas de redes de valor que se extienden entre el consumidor y el productor[166]​ en las que se crea una combinación de contenidos personales, privados y comerciales[167]​.

El debate sobre la adicción[editar]

Artículo principal: Problematic social media use

Dado que una de las mayores preocupaciones entre los adolescentes es el uso de las redes sociales, en 2011 los investigadores empezaron a utilizar el término "trastorno de adicción a Facebook" (T.A.F.), una forma de trastorno de adicción a Internet[168]​. El T.A.F. se caracteriza por el uso compulsivo de la red social Facebook, que generalmente provoca complicaciones físicas o psicológicas. El trastorno, aunque no está clasificado en el último Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) ni por la Organización Mundial de la Salud, ha sido objeto de varios estudios centrados en los efectos negativos del uso de las redes sociales en la psique. Un estudio alemán publicado en 2017 investigó una correlación entre el uso excesivo de la red social y el narcisismo; los resultados se publicaron en la revista PLoS One. Según los hallazgos: "El DAF se relacionó de forma significativamente positiva con el rasgo de personalidad narcisismo y con variables negativas de salud mental (depresión, ansiedad y síntomas de estrés)"[169][170]​.

En 2020, Netflix estrenó The Social Dilemma, que plantea inquietudes sobre los efectos problemáticos de las redes sociales. En el documental, expertos en salud mental y antiguos empleados de empresas de redes sociales explican cómo estas están diseñadas para crear adicción. Un ejemplo que se muestra es cuando una IA detecta que alguien lleva tiempo sin visitar Facebook, puede elegir diferentes notificaciones que predice que tienen más probabilidades de hacer que vuelva a visitar la plataforma. Esta IA tiene en cuenta todo lo que cada persona ha hecho en esa plataforma.

El documental también suscita preocupación por la correlación entre los suicidios e intentos de suicidio de niños y adolescentes y el aumento del uso de las redes sociales en Estados Unidos, en particular del móvil[171]​.

Apagar las notificaciones de las redes sociales temporalmente o a largo plazo puede ayudar a reducir el uso problemático de las redes sociales[172]​ En ciertos casos y para algunos usuarios, los cambios en sus entornos de navegación web pueden ser útiles para compensar los problemas de autorregulación. Por ejemplo, un estudio en el que participaron 157 estudiantes en línea en cursos masivos abiertos en línea examinó el impacto de la intervención de autorregulación en el comportamiento de navegación web de los estudiantes. Los resultados mostraron que, por término medio, los alumnos pasan la mitad de su tiempo en línea en YouTube y las redes sociales, y menos del 2% de los sitios web visitados representan casi el 80% del tiempo que pasan en línea. Además, el estudio descubrió que modificar el entorno web de los alumnos, en concreto proporcionándoles apoyo en la autorregulación, se asociaba con cambios en el comportamiento, incluida una reducción del tiempo pasado en línea, en particular en sitios web relacionados con el entretenimiento. Esto sugiere que existe un potencial para las intervenciones destinadas a mejorar las habilidades de autorregulación, que pueden ayudar eficazmente a los alumnos a reducir el uso excesivo de los medios sociales y gestionar sus signos de mal uso de los medios sociales de manera más eficaz[173]​.

Debate sobre su uso en el ámbito académico[editar]

Artículos principales: Use of social media in education y Social media in education

La presencia de las redes sociales en las aulas fue un tema controvertido en la década de 2010. Muchos padres y educadores temen las repercusiones de la presencia de las redes sociales en las aulas[174]​ y temen que las herramientas de las redes sociales puedan utilizarse indebidamente para el ciberacoso o para compartir contenidos inapropiados. En consecuencia, se han prohibido los teléfonos móviles en algunas aulas, y algunos centros han bloqueado muchas de las redes sociales más populares. Muchas escuelas se han dado cuenta de que necesitan relajar las restricciones, enseñar habilidades de ciudadanía digital e incluso incorporar estas herramientas a las aulas. Algunos centros permiten a los alumnos utilizar teléfonos inteligentes o tabletas en clase, siempre y cuando los utilicen con fines académicos, como por ejemplo para investigar. El uso de Facebook en clase permite integrar contenidos multimodales, como fotografías y vídeos creados por los alumnos y URL a otros textos, en una plataforma con la que muchos estudiantes ya están familiarizados. Twitter puede utilizarse para mejorar la construcción de la comunicación y el pensamiento crítico, y proporciona a los estudiantes un "canal de retorno" informal, además de ampliar el debate fuera del horario de clase.

Censura por parte de los gobiernos[editar]

Articulo principal: Internet censorship

Los medios sociales suelen ser protagonistas de las luchas políticas por controlar la percepción pública y la actividad en línea. En algunos países, la policía de Internet o la policía secreta vigilan o controlan el uso que los ciudadanos hacen de las redes sociales. Por ejemplo, en 2013 se prohibieron algunas redes sociales en Turquía tras las protestas del parque Taksim Gezi. Tanto Twitter como YouTube fueron suspendidos temporalmente en el país por decisión de un tribunal. Una nueva ley, aprobada por el Parlamento turco, ha concedido inmunidad al personal de la Dirección de Telecomunicaciones (TİB). El TİB también recibió la autoridad para bloquear el acceso a sitios web específicos sin necesidad de una orden judicial[175]​ Sin embargo, el bloqueo de Twitter por parte del TİB en 2014 fue declarado por el Tribunal Constitucional como una violación de la libertad de expresión[176]​. Más recientemente, en el golpe de Estado tailandés de 2014, se ordenó explícitamente al público que no "compartiera" ni diera "me gusta" a opiniones discrepantes en las redes sociales o se enfrentaría a la cárcel. En julio de ese mismo año, en respuesta a la publicación por parte de WikiLeaks de una orden secreta de supresión dictada por el Tribunal Supremo de Victoria, se citó a abogados de medios de comunicación en los medios australianos para decir que "cualquiera que tuitee un enlace al informe de WikiLeaks, lo publique en Facebook o lo comparta de cualquier forma en línea podría enfrentarse también a cargos"[177]​ El 27 de julio de 2020, en Egipto, dos mujeres fueron condenadas a dos años de prisión por publicar vídeos de TikTok, que según el gobierno "violan los valores familiares"[178]​.

Descentralización y normas abiertas[editar]

Mastodon, GNU social, Diaspora, Friendica y otros paquetes de software compatibles operan como una federación suelta de servidores operados en su mayoría por voluntarios, llamada Fediverse, que se conectan entre sí a través del protocolo de código abierto ActivityPub. A principios de 2019, Mastodon bloqueó con éxito la propagación del extremismo violento de derechas cuando el Twitter alternativo Gab intentó asociarse con Mastodon, y sus servidores independientes contuvieron rápidamente su difusión[179]​.

En diciembre de 2019, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, hizo una sugerencia similar, afirmando que se harían esfuerzos para lograr un "estándar abierto y descentralizado para los medios sociales". En lugar de "deplatforming", dichos estándares permitirían un enfoque más escalable y personalizable de la moderación y la censura de contenidos, e implicarían a varias empresas, del mismo modo que funcionan los servidores de correo electrónico.[cita requerida]

Deplatforming[editar]

Artículos principales: Deplatforming y Twitter suspensions

La deplatforming es una forma de censura en Internet en la que los oradores o discursos controvertidos son suspendidos, prohibidos o cerrados de cualquier otra forma por plataformas de redes sociales y otros proveedores de servicios que normalmente ofrecen un lugar para la libre expresión[180]​. Este tipo de acciones son similares a la resolución alternativa de conflictos[181]​: 4 Ya en 2015, plataformas como Reddit comenzaron a aplicar prohibiciones selectivas basadas, por ejemplo, en los términos de servicio que prohíben la "incitación al odio".[182]​ Según el periodista especializado en tecnología Declan McCullagh, "los esfuerzos de Silicon Valley por acabar con las opiniones discrepantes" han incluido, a partir de 2018, a Twitter, Facebook y YouTube "ideando excusas para suspender cuentas ideológicamente desfavorecidas".[183]

La mayoría de la gente considera que las plataformas de medios sociales censuran las opiniones políticas censurables[184]​.

Reproducción de las distinciones de clase[editar]

Plantilla:Cita requerida sección

Según Danah Boyd (2011), los medios de comunicación desempeñan un papel importante en la formación de las percepciones de la gente sobre determinados servicios de redes sociales. En el caso de MySpace, después de que los adultos empezaran a darse cuenta de la popularidad que estaba adquiriendo entre los adolescentes, los medios de comunicación se preocuparon mucho por la participación de los adolescentes y los peligros potenciales a los que se enfrentaban al utilizar el sitio. Como resultado, los adolescentes evitaron unirse al sitio debido a los riesgos asociados (por ejemplo, los depredadores infantiles y la falta de control), y los padres comenzaron a denunciar públicamente el sitio. Al final, el sitio fue tachado de peligroso y muchos dejaron de interactuar con él[185]​.

Como también describe Boyd, cuando Facebook se lanzó inicialmente en 2004, se dirigía exclusivamente a estudiantes universitarios y el acceso estaba intencionadamente limitado. Facebook empezó como un servicio de red social exclusivo de Harvard antes de expandirse a todas las demás universidades de la Ivy League. Luego se abrió camino hacia otras universidades de prestigio y, finalmente, a un mayor número de centros. Debido a sus orígenes, algunos veían Facebook como una red social de "élite". Aunque era muy abierto y acogedor para algunos, parecía proscribir y rechazar a la mayoría de los que no encajaban en esa categorización de "élite". Estas narrativas propagadas por los medios de comunicación influyeron en el gran movimiento de usuarios adolescentes de un servicio de red social a otro[185]​.

Uso por parte de grupos extremistas[editar]

Articulo principal: Terrorism and social media

Según LikeWar: The Weaponization of Social Media (2018), de P.W. Singer y Emerson T. Brooking, el uso de técnicas eficaces de marketing en las redes sociales no solo se limita a celebridades, empresas y gobiernos, sino también a grupos extremistas para llevar a cabo objetivos políticos basados en ideologías extremistas[186]​ El uso de las redes sociales por parte de ISIS y Al-Qaeda se ha utilizado principalmente para influir en las operaciones en las zonas de actuación y captar la atención de simpatizantes de ideologías extremistas. Plataformas de medios sociales como YouTube, Twitter, Facebook y diversas aplicaciones de mensajería cifrada se han utilizado para aumentar el reclutamiento de miembros en estos grupos extremistas, tanto a escala local como internacional[187]​. Grandes plataformas como YouTube, Twitter y otras han recibido reacciones negativas por permitir este tipo de contenido en su plataforma (véase Uso de los medios sociales por el Estado Islámico de Irak y el Levante). El uso de las redes sociales para promover objetivos extremistas no se limita únicamente al terrorismo islámico, sino también a grupos nacionalistas extremistas de todo el mundo y, de forma más destacada, a grupos de extrema derecha con base en Estados Unidos.

2021 Atentado en el Capitolio de Estados Unidos[editar]

Articulo principal: January 6 United States Capitol attack

Dado que muchas de las plataformas tradicionales de medios sociales prohibieron la incitación al odio, varias plataformas se han hecho populares entre los extremistas de derechas para llevar a cabo la planificación y comunicación de pensamientos y eventos organizados; estas aplicaciones se conocieron como "Alt-tech". Plataformas como Telegram, Parler y Gab se utilizaron durante el asalto de 2021 al Capitolio estadounidense en Washington D.C. El uso de estas redes sociales se utilizó para coordinar los ataques al Capitolio[188]​ Varios miembros de estos grupos compartieron consejos sobre cómo evitar a las fuerzas del orden y cuáles eran sus planes para llevar a cabo sus objetivos; algunos usuarios llamaron a matar a las fuerzas del orden y a políticos[189]​.

Responsabilidad social[editar]

Una distinción muy importante se refiere a la responsabilidad social de los medios: Los medios industriales tradicionales están obligados a rendir cuentas, de acuerdo a las leyes por la calidad de su contenido y las consecuencias de sus actividades, en términos de los valores y del interés público, la responsabilidad social que está acarrea y la independencia editorial. Los medios sociales, hasta el momento, no están obligados a responder por sus actividades de publicación. Sin embargo aunque los medios sociales pueden ser percibidos como un lugar libre de las regulaciones y leyes de responsabilidad social que rige a los medios industriales, la evaluación pública, la reputación de los actores y su valoración pública, puede verse amenazados por el creciente fenómeno de la inteligencia colectiva y del activismo de los usuarios de Internet, que se están convirtiendo en uno de los mejores mecanismos de autorregulación de la calidad del contenido, Wikipedia es un ejemplo extraordinario de esto.

Algunos medios, como medios comunitarios por ejemplo, han creado un interesante híbrido entre estos dos conceptos. Aunque propiedad de esos medios es comunitaria y social, algunas emisoras de radios, canales de televisión social y periódicos de los ciudadanos, están dirigidos por verdaderos profesionales de la comunicación, capaces de sacar ventaja del entusiasmo y la participación de los creadores o comunicadores aficionados. Utilizan los marcos de trabajo y las prácticas más depurada, tanto de los medios industriales como los medios sociales para producir nuevos fenómenos de comunicación como el periódico en línea, de origen coreano ohmyNews.

En el libro La riqueza de las redes: Cómo la producción social transforma los mercados y la libertad, publicado en 2006 por Yochai Benkler, se analizan muchas de estas distinciones y sus implicaciones en términos de economía política y la libertad. Sin embargo, Benkler, al igual que muchos otros académicos, utiliza el neologismo network economy o economía de red para describir las variables económicas, sociales, tecnológicas y las características de lo que ha llegado a conocer como los medios sociales de comunicación.

Aspecto conversacionales[editar]

Los medios sociales utilizan la tecnología como plataforma pero su calidad y proyección dependen principalmente de las interacciones entre las personas, de la riqueza de las conversaciones, de la fecundidad del diálogo y la calidad de la colaboración entre los participantes, para construir sentido compartido de lo que se está realizando.

Los servicios de los medios sociales crean oportunidades para el uso de la inteligencia colectiva de sus usuarios. Los reclamos o denuncias de mal uso son rápidamente atendidas por la comunidad de forma que esos debates son públicos y compartidos por todos los participantes.

La velocidad de los medios sociales, la amplitud, el alcance y la profundidad que pueden alcanzar se pueden apreciar al ver cómo se maneja un caso de mal uso del medio por algún usuario. La inteligencia colectiva actúa como el sistema inmunológico del cuerpo humano y es usada para validar, corregir, mejorar o autenticar a los usuarios y sus diferentes comentarios y declaraciones. Un lenguaje directo y franco, una voz humana es una parte importante del estilo y del lenguaje de los medios sociales de comunicación.

Sin embargo, los medios sociales no son una panacea, pero el hecho de que el público pueda participar activamente en ellos —de hecho participan— a través de agregar comentarios, mensajes instantáneos o incluso la complementación del contenido con historias y experiencias propias le dan su principal poder y atractivo.

Podemos ver algunos ejemplos de participación del público en casos como Threadless, Lego Ideas, GoPro, etc. Que le ofrece la opción a su comunidad de participar y esa opinión de poder sobre su producto. La participación del público en línea con las marcas se está volviendo cada vez más fuerte además de ser esencial para el éxito de muchas empresas alrededor del mundo.

Problemática creciente[editar]

Las redes sociales en Internet son un imán para los más jóvenes. En estas plataformas, pueden crear su propio mundo, a través del cual establecen relaciones con el de otros, o más indeseable con personas que no conocen bien. Padres y educadores no deberían obviar la existencia de estos "lugares" de ocio que influirán en la formación de sus hijos. A la vez, deben compartir la preocupación por la falta de seguridad que puede derivarse de estas redes.

Porque el usuario de estos sitios está, por definición, dispuesto a compartir imprudentemente información personal con amigos y otros jóvenes, cuando no con el mundo entero. Bajo la presión de los medios y de la opinión pública. Se plantea la necesidad de ofrecer mecanismos más restrictivos para disminuir el uso entre los más jóvenes, algunos sitios limitan la edad a los 13 años pero la mayoría se puede usar desde que se tiene uso de razón y lenguaje, se deben tomar medidas para impedir la falsificación de la edad, tanto por parte de esos menores como por parte de pederastas que se hagan pasar por jóvenes. Por ahora no hay manera de confirmar la edad real del usuario que se suscribe. Sin embargo, por numerosos que sea los parches y la seguridad, parece que la mejor manera que tienen los padres de enfrentarse a los problemas sociales que se derivan de las redes sociales es conocerlas y enseñar a los menores a usarlas responsablemente, ya que ignorarlas solo aumentara la incertidumbre sobre cómo enfrentar el nuevo fenómeno social creciente, enfrentado con la no respuesta de los gobiernos para combatir los cada vez más frecuentes acosos cibernéticos.[190]

Clasificación[editar]

Los medios sociales pueden adoptar muchas formas diferentes, incluyendo foros de Internet, blogs de personalidades, blogs sociales, wikis, pódcast, fotos y vídeos.

Ejemplos de aplicaciones de los medios sociales son: Facebook (redes sociales), Last.fm (música personales), YouTube (intercambio de vídeo), Taringa! (plataforma social), Second Life (realidad virtual), Flickr (compartir fotos), Twitter (microblogueo y redes sociales). Muchos de estos servicios de medios de comunicación social puede ser integrado a través de redes sociales como plataformas de agregación.

Comunicación[editar]

Colaboración[editar]

Multimedia[editar]

Entretenimiento[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «social media en español son medios sociales». Consultado el 23 de junio de 2012. 
  2. Kaplan Andreas M., Haenlein Michael, (2010), Users of the world, unite! The challenges and opportunities of social media, Business Horizons, Vol. 53, Issue 1, p. 59-68.
  3. Carlos Merlo, Experience Marketing 2011 [1]
  4. Kaplan Andreas M., 2012, If you love something, let it go mobile: Mobile marketing and mobile social media 4x4, Business Horizons, 55(2), p. 129-139.
  5. «Observatorio redes sociales 2011». SlideShare. 
  6. Stacy, Christopher C. (7 de septiembre de 1982). «Getting Started Computing at the AI Lab» (Working Paper 235). MIT Artificial Intelligence Laboratory. Archivado desde el original el 23 de marzo de 2019. 
  7. Cerf, Vinton; Dalal, Yogen; Sunshine, Carl (1974). Specification of Internet Transmission Control Program. RFC. p. 675. doi:10.17487/RFC0675. Consultado el 29 de agosto de 2022. 
  8. Edwards, Benj (4 de noviembre de 2016). «The Lost Civilization of Dial-Up Bulletin Board Systems». The Atlantic. The Atlantic. Consultado el 5 de febrero de 2018. 
  9. a b «CMOS Sensors Enable Phone Cameras, HD Video». NASA Spinoff. NASA. 2017. Consultado el 6 de noviembre de 2019. 
  10. a b Fossum, Eric R. (12 de julio de 1993). «Active pixel sensors: are CCDs dinosaurs?». En Blouke, Morley M., ed. SPIE Proceedings Vol. 1900: Charge-Coupled Devices and Solid State Optical Sensors III (International Society for Optics and Photonics) 1900: 2-14. Bibcode:1993SPIE.1900....2F. S2CID 10556755. doi:10.1117/12.148585. 
  11. Matsumoto, Kazuya et al. (1985). «A new MOS phototransistor operating in a non-destructive readout mode». Japanese Journal of Applied Physics 24 (5A): L323. Bibcode:1985JaJAP..24L.323M. S2CID 108450116. doi:10.1143/JJAP.24.L323. 
  12. Fossum, Eric R.; Hondongwa, D. B. (2014). «A Review of the Pinned Photodiode for CCD and CMOS Image Sensors». IEEE Journal of the Electron Devices Society 2 (3): 33-43. doi:10.1109/JEDS.2014.2306412. 
  13. Dijck, Jose van (2 de enero de 2013). The Culture of Connectivity: A Critical History of Social Media (en inglés). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-997079-7. 
  14. a b Kirkpatrick, David (2011). The Facebook effect: the real inside story of Mark Zuckerberg and the world's fastest-growing company. London: Virgin. 
  15. a b Ngak, Chenda (6 de julio de 2011). «Then and now: a history of social networking sites». CBS news. Consultado el 26 de enero de 2018. 
  16. «A Brief History of Social Media & timeline - 1973 to 2021». Dewzilla (en inglés). 11 de febrero de 2020. Archivado desde el original el 23 de octubre de 2020. Consultado el 1 de junio de 2022. 
  17. «Social media». Encyclopædia Britannica. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  18. Nielsen Company. «Social Networks Blogs Now Account for One in Every Four and a Half Minutes Online». Nielsen. Archivado desde el original el 6 de mayo de 2022. Consultado el 30 de abril de 2015. 
  19. Sterling, Greg (4 de abril de 2016). «Nearly 80 percent of social media time now spent on mobile devices». Marketing Land. Consultado el 29 de agosto de 2022. 
  20. Borjas Palomares, Ricardo (2013). ESIC, ed. Marketing en el punto de venta: 100 ideas clave para vender más. p. 426. ISBN 9788416462261. 
  21. Aichner, T. y Jacob, F. (marzo 2015). "Measuring the Degree of Corporate Social Media Use". International Journal of Market Research 57 (2): 257–275.
  22. Gross, Doug (1 de marzo de 2010). «Survey: More Americans get news from Internet than newspapers or radio - CNN.com». www.cnn.com (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  23. a b Rainie, Lee; Wellman, Barry (27 de abril de 2012). Networked: The New Social Operating System (en inglés). MIT Press. ISBN 978-0-262-30040-7. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  24. Newman, N.; Levy, D. (7 de diciembre de 2013). «"Reuters Institute Digital News Report 2013"» (PDF). web.archive.org. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  25. Shearer, Elisa; Grieco, Elizabeth (2 de octubre de 2019). «Americans Are Wary of the Role Social Media Sites Play in Delivering the News». Pew Research Center's Journalism Project (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  26. Hemsley, Jeff; Jacobson, Jenna; Gruzd, Anatoliy; Mai, Philip (2018-07). «Social Media for Social Good or Evil: An Introduction». Social Media + Society (en inglés) 4 (3): 205630511878671. ISSN 2056-3051. doi:10.1177/2056305118786719. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  27. ACUNA, Tanja (25 de abril de 2018). «The digital transformation of news media and the rise of disinformation and fake news». joint-research-centre.ec.europa.eu (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  28. a b Aichner, Thomas; Grünfelder, Matthias; Maurer, Oswin; Jegeni, Deni (2021-04). «Twenty-Five Years of Social Media: A Review of Social Media Applications and Definitions from 1994 to 2019». Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking 24 (4): 215-222. ISSN 2152-2715. PMC 8064945. PMID 33847527. doi:10.1089/cyber.2020.0134. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  29. Wang, Zheng; Tchernev, John M.; Solloway, Tyler (1 de septiembre de 2012). «A dynamic longitudinal examination of social media use, needs, and gratifications among college students». Computers in Human Behavior (en inglés) 28 (5): 1829-1839. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2012.05.001. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  30. Morahan-Martin, Janet; Schumacher, Phyllis (1 de noviembre de 2003). «Loneliness and social uses of the Internet». Computers in Human Behavior (en inglés) 19 (6): 659-671. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/S0747-5632(03)00040-2. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  31. a b c d Rideout, Vicky; Robb, Michael, B. (2018). «Social Media, Social Life: Teens Reveal Their Experiences, 2018 | Common Sense Media». www.commonsensemedia.org (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  32. Ritter, Zacc (21 de mayo de 2020). «Americans Use Social Media for COVID-19 Info, Connection». Gallup.com (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  33. a b Turkle, Sherry (2011). Alone together: why we expect more from technology and less from each other. Basic books. ISBN 978-0-465-03146-7. 
  34. Robb, Michael B.; Bay, Willow; Vennegaard, Tina (1 de octubre de 2019). «The New Normal: Parents, Teens, and Devices Around the World | Common Sense Media». www.commonsensemedia.org (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  35. Burke, Moira; Kraut, Robert; Marlow, Cameron (29 de noviembre de 2015). «Social capital on Facebook: Differentiating uses and users» (PDF). web.archive.org. Vol. 7-9. pp. 571-580. doi:10.1145/1978942.1979023. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  36. a b Walker, Leslie (23 de octubre de 2016). «"The Ins and Outs of Facebook Creeping"». Lifewire (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  37. Fox, Jesse (26 de febrero de 2014). «Why Exes Aren't So "Ex" Anymore | Psychology Today Canada». www.psychologytoday.com (en inglés canadiense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  38. McCormack, Steven; Ortiz, Joseph (2017). Choices & Connections (second ed.). 
  39. Chan, Terri H. (2014-05). «Facebook and its Effects on Users' Empathic Social Skills and Life Satisfaction: A Double-Edged Sword Effect». Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking 17 (5): 276-280. ISSN 2152-2715. doi:10.1089/cyber.2013.0466. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  40. Goffman, Erving (1971). «The presentation of self in everyday life | WorldCat.org». www.worldcat.org. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  41. «Children, Teens, Media, and Body Image | Common Sense Media». web.archive.org. 2 de junio de 2020. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  42. van der Nagel, Emily (2 de septiembre de 2017). «"From usernames to profiles: the development of pseudonymity in Internet communication"». www.worldcat.org. pp. 312-331. doi:10.1080/24701475.2017.1389548. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  43. a b c Chua, Trudy Hui Hui; Chang, Leanne (1 de febrero de 2016). «Follow me and like my beautiful selfies: Singapore teenage girls’ engagement in self-presentation and peer comparison on social media». Computers in Human Behavior (en inglés) 55: 190-197. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2015.09.011. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  44. Chen, Gina Masullo (2015-08). «Losing Face on Social Media: Threats to Positive Face Lead to an Indirect Effect on Retaliatory Aggression Through Negative Affect». Communication Research (en inglés) 42 (6): 819-838. ISSN 0093-6502. doi:10.1177/0093650213510937. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  45. Kowalski, Robin M.; Limber, Susan P.; Agatston, Patricia W. (2012). «Cyberbullying: Bullying in the Digital Age. Wiley-Blackwell.». 
  46. Wolpert, Stuart. «The teenage brain on social media». UCLA (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  47. Holland, Grace; Tiggemann, Marika (1 de junio de 2016). «A systematic review of the impact of the use of social networking sites on body image and disordered eating outcomes». Body Image (en inglés) 17: 100-110. ISSN 1740-1445. doi:10.1016/j.bodyim.2016.02.008. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  48. Lewallen, Jennifer; Behm-Morawitz, Elizabeth (1 de enero de 2016). «Pinterest or Thinterest?: Social Comparison and Body Image on Social Media». Social Media + Society (en inglés) 2 (1): 205630511664055. ISSN 2056-3051. doi:10.1177/2056305116640559. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  49. Patton, George C.; Sawyer, Susan M.; Santelli, John S.; Ross, David A.; Afifi, Rima; Allen, Nicholas B.; Arora, Monika; Azzopardi, Peter; Baldwin, Wendy (2016). «. "Our future: a Lancet commission on adolescent health and wellbeing"». The Lancet (10036). ISSN 0140-6736. 
  50. Holmberg, Christopher; Berg, Christina; Dahlgren, Jovanna; Lissner, Lauren; Chaplin, John Eric (2019-12). «Health literacy in a complex digital media landscape: Pediatric obesity patients’ experiences with online weight, food, and health information». Health Informatics Journal (en inglés) 25 (4): 1343-1357. ISSN 1460-4582. doi:10.1177/1460458218759699. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  51. a b c «"media and eating disorders"». National Eating Disorder Association. 5 de octubre de 2017. 
  52. Manheim, David; Gesser-Edelsburg, Anat (2022-06). «The Structure of Tweets About Vaccine Safety Between Health Organizations, Experts, and the Public: Analyzing Risk Communication Conversations». Disaster Medicine and Public Health Preparedness (en inglés) 16 (3): 927-933. ISSN 1935-7893. doi:10.1017/dmp.2020.404. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  53. Wilson, Jenny; Peebles, Rebecka; Hardy, KK; Litt, IF; Wilson, J L (December 2006). «"Surfing for thinness: A pilot study of pro-eating disorder web site usage in adolescents with eating disorders".». publications.aap.org. Pediatrics. doi:10.1542/peds.2006-1133. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  54. Ransom, Danielle C.; La Guardia, Jennifer G.; Woody, Erik Z.; Boyd, Jennifer L. (2009). «Interpersonal interactions on online forums addressing eating concerns». International Journal of Eating Disorders (en inglés): NA-NA. doi:10.1002/eat.20629. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  55. «Eating Disorders and the Internet « National Association of Anorexia Nervosa and Associated Disorders». web.archive.org. 19 de octubre de 2010. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  56. Robinson, Lawrence. «Social Media and Mental Health - HelpGuide.org». https://www.helpguide.org (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  57. Chen, Xi; Zhang, Stephen X.; Jahanshahi, Asghar Afshar; Alvarez-Risco, Aldo; Dai, Huiyang; Li, Jizhen; Ibarra, Verónica García (21 de julio de 2020). «Belief in a COVID-19 Conspiracy Theory as a Predictor of Mental Health and Well-Being of Health Care Workers in Ecuador: Cross-Sectional Survey Study». JMIR Public Health and Surveillance (en inglés) 6 (3): e20737. doi:10.2196/20737. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  58. Zhang, Stephen X.; Graf-Vlachy, Lorenz; Looi, Kim Hoe; Su, Rui; Li, Jizhen (2020/ed). «Social media use as a predictor of handwashing during a pandemic: evidence from COVID-19 in Malaysia». Epidemiology & Infection (en inglés) 148: e261. ISSN 0950-2688. doi:10.1017/S0950268820002575. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  59. Zhou, Chanjuan; Zhong, Jiaju; Zou, Bin; Fang, Liang; Chen, Jianjun; Deng, Xiao; Zhang, Lin; Zhao, Xiang et al. (27 de febrero de 2017). «Meta-analyses of comparative efficacy of antidepressant medications on peripheral BDNF concentration in patients with depression». PLOS ONE (en inglés) 12 (2): e0172270. ISSN 1932-6203. PMC 5328267. PMID 28241064. doi:10.1371/journal.pone.0172270. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  60. a b Holmberg, Christopher; Berg, Christina; Hillman, Thomas; Lissner, Lauren; Chaplin, John Eric (2018-01). «Self-presentation in digital media among adolescent patients with obesity: Striving for integrity, risk-reduction, and social recognition». DIGITAL HEALTH (en inglés) 4: 205520761880760. ISSN 2055-2076. PMC 6195003. PMID 30349733. doi:10.1177/2055207618807603. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  61. Kitch, Carolyn (2002-08). «Anniversary Journalism, Collective Memory, and the Cultural Authority to Tell the Story of the American Past: Anniversary Journalism». The Journal of Popular Culture (en inglés) 36 (1): 44-67. doi:10.1111/1540-5931.00030. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  62. Edy, Jill (1999). «"Journalistic Uses of Collective Memory".». academic.oup.com. doi:10.1111/j.1460-2466.1999.tb02794.x. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  63. Pajala, Mari (2010-09). «Television as an Archive of Memories? Cultural Memory and its Limits on the Finnish Public Service Broadcaster's Online Archive». Critical Studies in Television: The International Journal of Television Studies (en inglés) 5 (2): 133-145. ISSN 1749-6020. doi:10.7227/CST.5.2.16. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  64. Neiger, M.; Meyers, O.; Zandberg, E. (27 de abril de 2011). On Media Memory: Collective Memory in a New Media Age (en alemán). Springer. ISBN 978-0-230-30707-0. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  65. Barnhurst, Kevin G.; Wartella, Ellen (1998-09). «Young citizens, American TV newscasts and the collective memory». Critical Studies in Mass Communication (en inglés) 15 (3): 279-305. ISSN 0739-3180. doi:10.1080/15295039809367049. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  66. Graeff, Erhardt; Stempeck, Matt; Zuckerman, Ethan (28 de enero de 2014). «The battle for ‘Trayvon Martin’: Mapping a media controversy online and off-line». First Monday (en inglés). ISSN 1396-0466. doi:10.5210/fm.v19i2.4947. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  67. Chohan, Usman W.; D'Souza, Aron (11 de enero de 2020). «"The Joys & Ills of Social Media: A Review"». SSRN Electronic Journal. doi:10.2139/ssrn.3517813. 
  68. admin (7 de julio de 2015). «Cyber Bullying Statistics». Bullying Statistics (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  69. Peebles, E (2014). «"Cyberbullying: Hiding behind the screen"». academic.oup.com. Paediatrics & Child Health. doi:10.1093/pch/19.10.527. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  70. Hawi, Nazir S.; Samaha, Maya (2017-10). «The Relations Among Social Media Addiction, Self-Esteem, and Life Satisfaction in University Students». Social Science Computer Review (en inglés) 35 (5): 576-586. ISSN 0894-4393. doi:10.1177/0894439316660340. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  71. Stefanone, Michael A.; Lackaff, Derek; Rosen, Devan (2011-01). «Contingencies of Self-Worth and Social-Networking-Site Behavior». Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking 14 (1-2): 41-49. ISSN 2152-2715. doi:10.1089/cyber.2010.0049. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  72. Criddle, Cristina (27 de enero de 2021). «Social media damages teenagers' mental health, report says». BBC News (en inglés británico). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  73. Blackford, Meghan (1 de diciembre de 2020). «Body Image and Social Media Questionnaire». FHE Health – Addiction & Mental Health Care (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  74. «Link Between Social Media & Body Image». King University Online (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  75. Tiggemann, Marika; Anderberg, Isabella (2020-12). «Social media is not real: The effect of ‘Instagram vs reality’ images on women’s social comparison and body image». New Media & Society (en inglés) 22 (12): 2183-2199. ISSN 1461-4448. doi:10.1177/1461444819888720. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  76. Brown, Jessica. «Is social media bad for you? The evidence and the unknowns». www.bbc.com (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  77. a b Levenson, Jessica C.; Shensa, Ariel; Sidani, Jaime E.; Colditz, Jason B.; Primack, Brian A. (1 de abril de 2016). «The association between social media use and sleep disturbance among young adults». Preventive Medicine (en inglés) 85: 36-41. ISSN 0091-7435. doi:10.1016/j.ypmed.2016.01.001. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  78. Ritcher, Ruthann (October 2015). «Among teens, sleep deprivation an epidemic». News Center (en samoano). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  79. Junco, Reynol (1 de enero de 2012). «Too much face and not enough books: The relationship between multiple indices of Facebook use and academic performance». Computers in Human Behavior (en inglés) 28 (1): 187-198. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2011.08.026. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  80. «Is Dark Mode Better For Your Eyes?». Healthline (en inglés). 7 de abril de 2021. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  81. a b c Schurgin O'Keeffe, Gwenn; Clarke-Pearson, Kathleen (2011). «"The impact of social media on children, adolescents, and families"». publications.aap.org. Pediatrics. 800–804. doi:10.1542/peds.2011-0054. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  82. Successes and setbacks of social media: impact on academic life. Wiley Blackwell. 2021. p. 132. ISBN 9781119695233. 
  83. Bányai, Fanni; Zsila, Ágnes; Király, Orsolya; Maraz, Aniko; Elekes, Zsuzsanna; Griffiths, Mark D.; Andreassen, Cecilie Schou; Demetrovics, Zsolt (9 de enero de 2017). «Problematic Social Media Use: Results from a Large-Scale Nationally Representative Adolescent Sample». PLOS ONE (en inglés) 12 (1): e0169839. ISSN 1932-6203. PMC 5222338. PMID 28068404. doi:10.1371/journal.pone.0169839. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  84. Sherrell, Zia (15 de septiembre de 2021). «Social media and mental health: Depression and psychological effects». www.medicalnewstoday.com (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  85. Zagorski, Nick (20 de enero de 2017). «Using Many Social Media Platforms Linked With Depression, Anxiety Risk». Psychiatric News (en inglés) 52 (2): 1-1. ISSN 0033-2704. doi:10.1176/appi.pn.2017.1b16. Consultado el 25 de mayo de 2023. 
  86. Han, Bo (2018). «"Social Media Burnout: Definition, Measurement Instrument, and Why We Care"». Journal of Computer Information Systems. doi:10.1080/08874417.2016.1208064. 
  87. a b Przybylski, Andrew K.; Murayama, Kou; DeHaan, Cody R.; Gladwell, Valerie (1 de julio de 2013). «Motivational, emotional, and behavioral correlates of fear of missing out». Computers in Human Behavior (en inglés) 29 (4): 1841-1848. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2013.02.014. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  88. J. Walter Thompson. (26 de junio de 2015). «"Fear of Missing Out (FOMO)"» (PDF). web.archive.org. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  89. Wortham, Jenna (9 de abril de 2011). «Feel Like a Wallflower? Maybe It’s Your Facebook Wall». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  90. Shea, Michael (27 de julio de 2015). «"Living with FoMO"». www.theskinny.co.uk (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  91. Roberts, James (2020). «"The Social Media Party: Fear of Missing Out (FoMO), Social Media Intensity, Connection, and Well-Being"». International Journal of Human–Computer Interaction. doi:10.1080/10447318.2019.1646517. 
  92. Fuller, Maren Y.; Allen, Timothy Craig (1 de septiembre de 2016). «"Let's Have a Tweetup: The Case for Using Twitter Professionally"». meridian.allenpress.com. doi:10.5858/arpa.2016-0172-SA. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  93. Liu, Lisa; Woo, Benjamin K. P. (19 de enero de 2021). «Twitter as a Mental Health Support System for Students and Professionals in the Medical Field». JMIR Medical Education (en inglés) 7 (1): e17598. doi:10.2196/17598. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  94. Leidig, Mathias; Teeuw, Richard M. (11 de noviembre de 2015). «Quantifying and Mapping Global Data Poverty». PLOS ONE (en inglés) 10 (11): e0142076. ISSN 1932-6203. PMC 4641581. PMID 26560884. doi:10.1371/journal.pone.0142076. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  95. «"FALLING THROUGH THE NET: A Survey of the "Have Nots" in Rural and Urban America"». U.S. Department of Commerce, National Telecommunications and Information Administration. 
  96. Graham, Mark (2011-07). «Time machines and virtual portals: The spatialities of the digital divide». Progress in Development Studies (en inglés) 11 (3): 211-227. ISSN 1464-9934. doi:10.1177/146499341001100303. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  97. Reilly, Colleen A. (2011). «Teaching Wikipedia as a mirrored technology». First Monday (en inglés). ISSN 1396-0466. doi:10.5210/fm.v16i1.2824. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  98. Reinhart, J.; Thomas, E.; Toriskie, J. (2011). «"K-12 Teachers: Technology Use and the Second Level Digital Divide"». Journal of Instructional Psychology. 
  99. Kontos, Emily Z.; Emmons, Karen M.; Puleo, Elaine; Viswanath, K. (2010). «"Communication Inequalities and Public Health Implications of Adult Social Networking Site Use in the United States». Journal of Health Communication. doi:10.1080/10810730.2010.522689. 
  100. Heuler, Hilary (15 de mayo de 2015). «Who really wins from Facebook's 'free internet' plan for Africa?». ZDNET (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  101. Mirani, Leo (9 de febrero de 2015). «Millions of Facebook users have no idea they’re using the internet». Quartz (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  102. Ehrmann, Eric (14 de diciembre de 2011). «Uruguay Prodded by G-20 to End Bank Secrecy». HuffPost (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  103. Matsa, Katerina Eva (10 de septiembre de 2018). «News Use Across Social Media Platforms 2018». Pew Research Center's Journalism Project (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  104. a b Shvalb, Nir (2022). «Our Western Spring: The Battle Between Technology and Democracy, Moment of Truth Kindle Edition». Amazon. 
  105. a b c Hayat, Tsahi; Samuel-Azran, Tal (3 de abril de 2017). «""You too, Second Screeners?" Second Screeners' Echo Chambers During the 2016 U.S. Elections Primaries"». Journal of Broadcasting & Electronic Media. doi:10.1080/08838151.2017.1309417. 
  106. Chohan, Usman W.; D'Souza, Aron (26 de marzo de 2020). «"A Critical Appraisal of the Twitterverse"». Social Media Critical Research Series. 
  107. a b Evans, Heather K.; Clark, Jennifer Hayes (2016-03). «“You Tweet Like a Girl!”: How Female Candidates Campaign on Twitter». American Politics Research (en inglés) 44 (2): 326-352. ISSN 1532-673X. doi:10.1177/1532673X15597747. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  108. a b c Bail, Christopher A.; Argyle, Lisa P.; Brown, Taylor W.; Bumpus, John P.; Chen, Haohan; Hunzaker, M. B. Fallin; Lee, Jaemin; Mann, Marcus et al. (11 de septiembre de 2018). «Exposure to opposing views on social media can increase political polarization». Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 115 (37): 9216-9221. ISSN 0027-8424. PMC 6140520. PMID 30154168. doi:10.1073/pnas.1804840115. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  109. a b Diehl, Trevor; Weeks, Brian E; Gil de Zúñiga, Homero (2016-10). «Political persuasion on social media: Tracing direct and indirect effects of news use and social interaction». New Media & Society (en inglés) 18 (9): 1875-1895. ISSN 1461-4448. doi:10.1177/1461444815616224. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  110. a b c d Greenwood, Molly M.; Sorenson, Mary E.; Warner, Benjamin R. (1 de abril de 2016). «Ferguson on Facebook: Political persuasion in a new era of media effects». Computers in Human Behavior (en inglés) 57: 1-10. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2015.12.003. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  111. a b Lee, Jae Kook; Choi, Jihyang; Kim, Cheonsoo; Kim, Yonghwan. «"Social Media, Network Heterogeneity, and Opinion Polarization"». Journal of Communication. doi:10.1111/jcom.12077. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  112. a b c Mihailidis, Paul; Viotty, Samantha (2017-04). «Spreadable Spectacle in Digital Culture: Civic Expression, Fake News, and the Role of Media Literacies in “Post-Fact” Society». American Behavioral Scientist (en inglés) 61 (4): 441-454. ISSN 0002-7642. doi:10.1177/0002764217701217. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  113. Díaz-Fernández, Antonio-M.; del-Real-Castrillo, Cristina (2018). «Espías y seguridad: Evaluación del impacto de vídeos animados sobre los servicios de inteligencia en escolares». Comunicar: Revista Científica de Comunicación y Educación 26 (56): 81-89. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/C56-2018-08. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  114. Kelly, Charlotte (29 de agosto de 2018). «Three ways teenagers are misrepresented in society». The Conversation (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  115. Knight, Rod; Jauffret-Roustide, Marie; Bolduc, Naseeb; Coulard, Pierre-julien (3 de diciembre de 2020). «Young adults, unfairly blamed for COVID-19 spread, now face stress and uncertain futures - Beyond». beyond.ubc.ca (en inglés). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  116. Ng, Reuben (2021-01). «Societal Age Stereotypes in the U.S. and U.K. from a Media Database of 1.1 Billion Words». International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 18 (16): 8822. ISSN 1660-4601. doi:10.3390/ijerph18168822. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  117. DuPraw, Marcelle E.; Axner, Marya (1997). «"Working on Common Cross-cultural Communication Challenges"». www.pbs.org. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  118. Prakapienė, Dalia; Prakapas, Romas (August 2016). «"The Impact of Social Media on Intercultural Communication"». Research Gate. 
  119. Fians, Guilherme (2021). «Esperanto Revolutionaries and Geeks: Language Politics, Digital Media and the Making of an International Community. Cham, London, and New York». Palgrave Macmillan. doi:10.1007/978-3-030-84230-7. 
  120. Saxton, Gregory D.; Niyirora, Jerome N.; Guo, Chao; Waters, Richard D. (27 de julio de 2015). «#AdvocatingForChange: The Strategic Use of Hashtags in Social Media Advocacy». Advances in Social Work (en inglés) 16 (1): 154-169. ISSN 2331-4125. doi:10.18060/17952. Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  121. Crystal, David (2008). «Txting: The gr8 db8. Oxford». Oxford University Press. 
  122. «How Using Social Media Affects Teenagers». Child Mind Institute (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  123. Atske, Sara (28 de noviembre de 2018). «1. Teens and their experiences on social media». Pew Research Center: Internet, Science & Tech (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  124. a b Mir, Eline; Novas, Caroline; Seymour, Meg (10 de agosto de 2018). «Social Media and Adolescents’ and Young Adults’ Mental Health». National Center for Health Research (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de mayo de 2023. 
  125. Flanagin, Andrew J.; Metzger, Miriam J. (2007-04). «The role of site features, user attributes, and information verification behaviors on the perceived credibility of web-based information». New Media & Society (en inglés) 9 (2): 319-342. ISSN 1461-4448. doi:10.1177/1461444807075015. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  126. Paul, Jomon Aliyas; Baker, Hope M.; Cochran, Justin Daniel (1 de noviembre de 2012). «Effect of online social networking on student academic performance». Computers in Human Behavior (en inglés) 28 (6): 2117-2127. ISSN 0747-5632. doi:10.1016/j.chb.2012.06.016. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  127. Hinchiffe, Don (25 de junio de 2013). «Are social media silos holding back business results?». ZDNET (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  128. Kaplan, Andreas M.; Haenlein, Michael (1 de enero de 2010). «Users of the world, unite! The challenges and opportunities of Social Media». Business Horizons (en inglés) 53 (1): 59-68. ISSN 0007-6813. doi:10.1016/j.bushor.2009.09.003. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  129. Greene-Colozzi, Emily A.; Winters, Georgia M.; Blasko, Brandy; Jeglic, Elizabeth L. (2 de octubre de 2020). «"Experiences and Perceptions of Online Sexual Solicitation and Grooming of Minors: A Retrospective Report"». Journal of Child Sexual Abuse. doi:10.1080/10538712.2020.1801938. 
  130. Henshaw, Marie; Darjee, Rajan; Clough, Jonathan A. (1 de enero de 2020). Bryce, India, ed. Chapter Five - Online child sexual offending (en inglés). Academic Press. pp. 85-108. ISBN 978-0-12-819434-8. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  131. Ray, Munni; Jat, Kana Ram (1 de julio de 2010). «Effect of electronic media on children». Indian Pediatrics (en inglés) 47 (7): 561-568. ISSN 0019-6061. doi:10.1007/s13312-010-0128-9. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  132. Spears, Barbara A.; Taddeo, Carmel M.; Daly, Anthony L.; Stretton, Alexander; Karklins, Larisa T. (1 de febrero de 2015). «Cyberbullying, help-seeking and mental health in young Australians: implications for public health». International Journal of Public Health (en inglés) 60 (2): 219-226. ISSN 1661-8564. doi:10.1007/s00038-014-0642-y. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  133. Trimarchi, Maria (24 de julio de 2009). «5 Myths About Twitter». HowStuffWorks (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  134. [Keen|Keen, Andrew] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2007). The Cult of the Amateur.. Random House. p. 15. ISBN 978-0-385-52081-2. 
  135. Sales, Nancy Jo (24 de enero de 2017). American Girls: Social Media and the Secret Lives of Teenagers (en inglés). Knopf Doubleday Publishing Group. ISBN 978-0-8041-7318-6. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  136. Westerman, David; Spence, Patric R.; Van Der Heide, Brandon (1 de enero de 2014). «"Social Media as Information Source: Recency of Updates and Credibility of Information"». Journal of Computer-Mediated Communication. doi:10.1111/jcc4.12041. 
  137. Kim, Kyung-Sun; Sin, Sei-Ching Joanna; Yoo-Lee, Eun Young. Undergraduates’ Use of Social Media as Information Sources | Kim | College & Research Libraries (en inglés estadounidense). doi:10.5860/crl.75.4.442. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  138. Dickey, Irene; Lewis, William (1 de enero de 2010). «The Evolution (Revolution) of Social Media and Social Networking as a Necessary Topic in the Marketing Curriculum: A Case for Integrating Social Media into Marketing Classes». Advances in Marketing: Embracing Challenges and Change - A Global Perspective. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  139. Confessore, Nicholas (27 de enero de 2018). «The Follower Factory». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  140. Eriksson Krutrök, Moa; Lindgren, Simon (3 de abril de 2022). «Social media amplification loops and false alarms: Towards a Sociotechnical understanding of misinformation during emergencies». The Communication Review (en inglés) 25 (2): 81-95. ISSN 1071-4421. doi:10.1080/10714421.2022.2035165. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  141. «Facebook starts fact-checking partnership with Reuters». Reuters (en inglés). 12 de febrero de 2020. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  142. Watercutter, Angela. «After Trump's Speech, Twitter Fact-Checks the Fact-Checkers». Wired (en inglés estadounidense). ISSN 1059-1028. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  143. «See fact checks in YouTube search results - YouTube Help». support.google.com. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  144. Morozov, Evgeny (2009). «Iran: Downside to the "Twitter Revolution"». Dissent 56 (4): 10-14. ISSN 1946-0910. doi:10.1353/dss.0.0092. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  145. a b Auer, Matthew R. (2011-11). «The Policy Sciences of Social Media: Auer: Policy Sciences of Social Media». Policy Studies Journal (en inglés) 39 (4): 709-736. doi:10.1111/j.1541-0072.2011.00428.x. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  146. Leaver, Tama (8 de marzo de 2013). «The Social Media Contradiction: Data Mining and Digital Death». M/C Journal (en inglés) 16 (2). ISSN 1441-2616. doi:10.5204/mcj.625. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  147. Sumbaly, Roshan; Kreps, Jay; Shah, Sam (22 de junio de 2013). «The big data ecosystem at LinkedIn». Proceedings of the 2013 ACM SIGMOD International Conference on Management of Data. SIGMOD '13 (Association for Computing Machinery): 1125-1134. ISBN 978-1-4503-2037-5. doi:10.1145/2463676.2463707. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  148. Times, The New York (10 de abril de 2018). «Mark Zuckerberg Testimony: Senators Question Facebook’s Commitment to Privacy». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  149. a b c d e Gladwell, Malcolm (27 de septiembre de 2010). «"Small Changes – Why the revolution will not be tweeted"». The New Yorker (en inglés estadounidense). ISSN 0028-792X. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  150. Kwak, Nojin; Lane, Daniel S; Weeks, Brian E; Kim, Dam Hee; Lee, Slgi S; Bachleda, Sarah (1 de abril de 2018). «"Perceptions of Social Media for Politics: Testing the Slacktivism Hypothesis"». Human Communication Research. doi:10.1093/hcr/hqx008. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  151. a b Jones, Harvey; Soltren, José Hiram (2005). «"Facebook: Threats to Privacy"» (PDF). MIT Computer Science & Artificial Intelligence Lab. 
  152. a b «Servicio de ayuda». help.instagram.com. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  153. Madden, Mary; Lenhart, Amanda; Cortesi, Sandra; Gasser, Urs; Duggan, Maeve; Smith, Aaron; Beaton, Meredith (21 de mayo de 2013). «Teens, Social Media, and Privacy». Pew Research Center: Internet, Science & Tech (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  154. «Key Social Media Privacy Issues for 2020». Tulane School of Professional Advancement (en inglés). 8 de noviembre de 2019. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  155. Murphy, Kate (4 de octubre de 2014). «We Want Privacy, but Can’t Stop Sharing». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  156. Mills, Max (2017). «Sharing Privately». Journal of Media Law. doi:10.1080/17577632.2016.1272235. 
  157. Rainie, Lee (27 de marzo de 2018). «Americans’ complicated feelings about social media in an era of privacy concerns». Pew Research Center (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  158. Fidler, Stephen (18 de febrero de 2019). «U.K. Lawmakers Rebuke Facebook in Call for Social-Media Regulation». Wall Street Journal (en inglés estadounidense). ISSN 0099-9660. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  159. «TikTok and WeChat: US to ban app downloads in 48 hours». BBC News (en inglés británico). 18 de septiembre de 2020. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  160. O'Brien, Matt (21 de abril de 2021). «Judge postpones Trump's TikTok ban in suit brought by users». AP NEWS (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  161. Reuters (21 de diciembre de 2019). «US Navy bans TikTok from mobile devices saying it's a cybersecurity threat». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  162. Meisenzahl, Mary. «US government agencies are banning TikTok, the social media app teens are obsessed with, over cybersecurity fears — here's the full list». Business Insider (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  163. Cova, Bernard; Dalli, Daniele (2009-09). «Working consumers: the next step in marketing theory?». Marketing Theory (en inglés) 9 (3): 315-339. ISSN 1470-5931. doi:10.1177/1470593109338144. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  164. Pihl, Christofer (2011). «Marketing fads and fashions – exploring digital marketing practices and emerging organisational fields» (PDF). Gothenburg University. 
  165. Laurell, Christofer (2014). «. Commercialising social media: a study of fashion (blogo)spheres» (PDF). Stockholm University. 
  166. Pihl, Christofer (2013-03). «When customers create the ad and sell it – a value network approach». Journal of Global Scholars of Marketing Science (en inglés) 23 (2): 127-143. ISSN 2163-9159. doi:10.1080/21639159.2013.763487. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  167. Pihl, Christofer; Sandström, Christian (2013). «Value creation and appropriation in social media - the case of fashion bloggers in Sweden». International Journal of Technology Management (en inglés) 61 (3/4): 309. ISSN 0267-5730. doi:10.1504/IJTM.2013.052673. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  168. Summers, Amy (2 de mayo de 2011). «Facebook Addiction Disorder -- The 6 Symptoms of F.A.D.». www.adweek.com (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  169. Brailovskaia, Julia; Margraf, Jürgen (14 de diciembre de 2017). «Facebook Addiction Disorder (FAD) among German students—A longitudinal approach». PLOS ONE (en inglés) 12 (12): e0189719. ISSN 1932-6203. PMC 5730190. PMID 29240823. doi:10.1371/journal.pone.0189719. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  170. Zhao, Nan; Zhou, Guangyu (2021). «COVID-19 Stress and Addictive Social Media Use (SMU): Mediating Role of Active Use and Social Media Flow». Frontiers in Psychiatry 12. ISSN 1664-0640. doi:10.3389/fpsyt.2021.635546/full. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  171. «El dilema de las redes sociales | Sitio oficial de Netflix». www.netflix.com. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  172. Kane, Suzanne (6 de diciembre de 2018). «Portion-Control in Social Media? How Limiting Time Increases Well-Being». web.archive.org. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  173. Pogorskiy, Eduard; Beckmann, Jens F. (1 de enero de 2023). «From procrastination to engagement? An experimental exploration of the effects of an adaptive virtual assistant on self-regulation in online learning». Computers and Education: Artificial Intelligence (en inglés) 4: 100111. ISSN 2666-920X. doi:10.1016/j.caeai.2022.100111. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  174. Kist, William (2013). «Class, Get Ready to Tweet: Social Media in the Classroom». Our Children: The National PTA Magazine (en inglés) 38 (3): 10-11. ISSN 1083-3080. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  175. Sarıkaya, Salih (6 de octubre de 2014). «Social Media Ban In Turkey: What Does It Mean? by Salih Sarıkaya». web.archive.org. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  176. «Turkey's Twitter ban violates free speech: constitutional court». Reuters (en inglés). 2 de abril de 2014. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  177. Cooper, Mex (30 de julio de 2014). «Social media users could be charged for sharing Wikileaks story». Brisbane Times (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  178. Walsh, Declan (28 de julio de 2020). «Egypt Sentences Women to 2 Years in Prison for TikTok Videos». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  179. Kan, Michael (11 de diciembre de 2019). «Twitter Wants Social Media to Be More Like Email». PCMAG (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  180. Reynolds, Glenn Harlan (17 de agosto de 2018). «When Digital Platforms Become Censors». Wall Street Journal (en inglés estadounidense). ISSN 0099-9660. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  181. Van Loo, Rory (1 de junio de 2021). «Federal Rules of Platform Procedure». University of Chicago Law Review 88 (4): 829. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  182. Chandrasekharan, Eshwar; Pavalanathan, Umashanthi; Srinivasan, Anirudh; Glynn, Adam; Eisenstein, Jacob; Gilbert, Eric (6 de diciembre de 2017). «You Can't Stay Here: The Efficacy of Reddit's 2015 Ban Examined Through Hate Speech». Proceedings of the ACM on Human-Computer Interaction 1 (CSCW): 31:1-31:22. doi:10.1145/3134666. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  183. McCullagh, Declan (20 de enero de 2019). «Deplatforming Is a Dangerous Game». Reason.com (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  184. Vogels, Emily A.; Perrin, Andrew; Anderson, Monica (19 de agosto de 2020). «Most Americans Think Social Media Sites Censor Political Viewpoints». Pew Research Center: Internet, Science & Tech (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  185. a b Boyd, Danah (2011). "White Flight in Networked Publics? How Race and Class Shaped American Teen Engagement with MySpace and Facebook". Race After the Internet. pp. 203-222. 
  186. Giangreco, Leigh (1 de diciembre de 2018). «Review | How Trump, ISIS and Russia have mastered the Internet as a weapon». Washington Post (en inglés estadounidense). ISSN 0190-8286. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  187. Awan, Imran (1 de abril de 2017). «Cyber-Extremism: Isis and the Power of Social Media». Society (en inglés) 54 (2): 138-149. ISSN 1936-4725. doi:10.1007/s12115-017-0114-0. Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  188. Romero, Laura (12 de enero de 2021). «Experts say echo chambers from apps like Parler and Gab contributed to attack on Capitol». ABC News (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  189. Murdock, Jason (13 de enero de 2021). «Parler Users Called for Killing of Politicians and Police, Amazon Says». Newsweek (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2023. 
  190. The Joys & Ills of Social Media: A Review. Information Systems: Behavioral & Social Methods eJournal. SSRN.