Matrogimnasia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La palabra Matrogimnasia proviene da la raíz griega matros que quiere decir madre y gimnasia que quiere decir ejercicio.

Se entiende entonces por Matrogimnasia al ejercicio físico llevado a cabo por la madre y el hijo(a) o la forma de actividad física en la que se integra la participación activa tanto de la madre o padre o ambos, a través de diversas formas de ejercitación como puede ser la gimnasia, el baile, el juego, la expresión corporal, las rondas, etc. tendientes al desarrollo y aprendizaje de patrones motores básicos y la consolidación de otros.

Los griegos al ser buenos gerreros la utilizaban para ejercitar a los niños en etapas tempranas, con la ayuda de la madre, con el objetivo de perfeccionar el movimiento en los varones.

La Universidad de Educación Física de España retoma en el siglo pasado el término Matrogimnasia y lo incorpora en el programa de educación. En México se incorpora al programa de estudio de preescolar en la década de los 70 y en la actualidad está tomando fuerza.

La Matrogimnasia resulta ser una herramienta muy poderosa en la etapa preescolar, pero se puede aplicar en niveles superiores con buenos resultados. Esta se aplica en sesiones de 30 a 50 minutos, estructurada en parte inicial, parte medular y parte final, con una clase de educación física, en ésta se pueden estimular diferentes aspectos, tanto físicos como cognitivos.

Ventajas de la matrogimnasia[editar]

Con la práctica de la Matrogimnasia se pueden estimular muchos aspectos del educando y sus padres, los más importantes además de los aspectos físicos son: estrechar el vínculo afectivo entre la madre o padre de familia y el hijo(a), la socialización, la integración, los valores, la higiene, la cultura física, etc.

La Matrogimnasia ofrece al educador una oportunidad única de vincular a los padres de familia con las actividades escolares, es una herramienta poderosa en la etapa preescolar, para que los niños sean más seguros en su desenvolvimiento, ya que al trabajar con sus padres adquieren esa seguridad que el niño necesita en esta etapa.

Es importante que los padres de familia al momento de asistir con sus hijos a una clase de matrogimnasia, lleven toda la disposición para trabajar con ellos, olvidándose de lo que dejaron en casa o en el trabajo, para poder disfrutar y gozar al máximo esta experiencia con sus hijos, ya que los niños necesitan estos espacios que le ayudarán también a su seguridad emocional. El Programa de Educación Preescolar 2004 reza:

No hay que olvidar que existen niños y niñas para quienes las oportunidades de juego y convivencia con sus padres son limitadas en su ambiente familiar – porque pasan una buena parte del tiempo solos en casa, en espacios reducidos, viendo televisión, porque acompañan y ayudan a su madre o a su padre en el trabajo -, o porque tienen necesidades educativas especiales. Para estos pequeños la escuela es el espacio idóneo y seguro para brindar oportunidades de juego, movimiento y actividad compartida


La Matrogimnasia se puede tomar como un proyecto deportivo que aparte de inculcarle al niño una vida saludable con base del deporte, se fortalece ese vínculo familiar y social entre padre e hijo. Donde efectivamente padre o madre con su pequeño, son los personajes principales en este evento en el cual irá desarrollando actividades debidamente planeadas y programadas en tiempos, con movimientos corporales utilizando distintos materiales que estarán a manos de los pequeños. Hoy en día es trascendental la participación de los padres en la educación y desarrollo académico de su pequeño, con el propósito que despiertan en él, el interés por seguir aprendiendo y descubriendo este mundo del cual él forma parte y siendo más provechoso de las manos de ellos; siempre siendo una motivación en conjunto: educadora - alumno - padre, formando hombres y mujeres para un mejor futuro para sus hijos y nuestra sociedad. Pues no hay duda alguna que: “Es hermoso que los padres lleguen a ser amigos de sus hijos, desvaneciéndoles todo temor, pero inspirándoles un gran respeto.” José Ingenieros.

Buscar el bienestar físico y mental del niño a través del contacto mutuo que existe entre él y su madre (o padre), produciendo una experiencia única y agradable en el niño. Este tipo de actividades están encaminadas a recapitalizar los valores, un tema que hoy en día se ha perdido por el escaso contacto que existe entre padres e hijos. Fomentar la colaboración de los padres de familia en la educación del párvulo, en conjunto con sus maestros, ya que, es uno de los propósitos más importantes de la educación preescolar. Al mismo tiempo es necesario establecer la apertura para escuchar y atender las opiniones de las madres y los padres respecto al trabajo docente y la escuela.

El proceso de evaluación es una oportunidad para favorecer la comunicación escuela- padres. Escuchar la opiniones de los padres sobre los avances que identifican en sus hijos, así como las opiniones que estos externan en su casa respecto al trabajo que realizan con su maestra, o impresiones a partir de lo que observan que sucede en el jardín de niños, es también fundamental para revisar las forma de funcionamiento de la escuela y el trabajo educativo en el aula. Su participación en los procesos de evaluación, pues permitirá establecer acuerdos y principios de relación y colaboración. Por ejemplo, en cuanto a ciertos ámbitos (afectivo y de relaciones interpersonales, comunicación en la forma de expresión, entre otros) en los cuales los niños, (según el caso), requiere un soporte específico de la familia para continuar avanzando en la escuela. Investigaciones actuales han demostrado que desde temprana edad los niños, desarrollan la capacidad para captar intenciones y estados emocionales; es decir, un marco de interacciones y relaciones sociales. Aunado a sus altos niveles alcanzados en las capacidades motrices como es; coordinación de movimientos de su cuerpo y equilibrio, pues caminan, corren, trepan, manejan con cierta destreza algunos objetos e instrumentos mediante los cuales construyen juguetes u otro tipo de objetos siendo la escuela el espacio idóneo y seguro para brindarles oportunidades de juego, movimiento y actividades compartidas.

La Matrogimnasia repercute en el ejercicio físico llevado a cabo por la madre/padre y el hijo(a) o la forma de actividad física en la que se integra la participación activa de ambos, a través de diversas formas de ejercitación como puede ser la gimnasia, el baile, el juego, la expresión corporal, las rondas, etc. Enfocados al desarrollo y aprendizaje de patrones motores básicos. Además de que nosotras antes de ser estudiantes somos madres y es un tema que conocíamos muy superficialmente, por lo que nos hemos encontrado en esa necesidad de estudiar más a fondo este asunto, aunado a que siempre para los pequeños en esta edad es sumamente satisfactorio y engrandecedor jugar con mami y papi.

Los procesos de construcción de la identidad, desarrollo afectivo y de socialización en los pequeños se inició en la familia, que refleja el entendimiento de sí mismo y una conciencia social en desarrollo, por el cual transitan hacia la internalización o apropiación gradual de normas de comportamiento individual, de relación y de organización de un grupo social. Las capacidades motrices gruesas y finas se desarrollan rápidamente cuando los niños se hacen más conscientes de su propio cuerpo y empiezan a darse cuenta de lo que pueden hacer, al animarlos con el fin de que superen posibles inhibiciones y temores, y se sientan cada vez más capaces y seguros. Cuando se trabaja con pequeños, es sumamente importante la intervención de los padres en la instrucción en la etapa preescolar de sus hijos, pues los efectos que se vayan formando en él, serán más sólidos en la medida en que, en su vida familiar, tengan experiencias que refuercen y complementen los distintos propósitos cognoscitivos planteados, donde muchas veces los prejuicios son el mayor obstáculo de los padres.

Tomando en cuenta la necesidad económica que atravesamos hoy en día en nuestro país México, los padres de la actualidad nos vemos en la penuria de trabajar mamá y papá con horarios a veces de 5, 6 de la mañana a 11 de la noche, lo que ocasiona un descuido enorme para nuestros hijos. Este mundo totalmente acelerado ya no nos deja disfrutar con nuestros pequeños un rato de esparcimiento, dejando fuera lo que es la base de nuestra sociedad LA FAMILIA, la convivencia familiar, pensamos que los papás debemos ser conscientes que los hijos son nuestra responsabilidad y que así mismo es nuestro deber inculcarles principios y valores de casa de los que en la escuela no se enseña y en consecuencia brindarles CALIDAD y no CANTIDAD de tiempo. Nos parece muy importante la perspectiva que tienen varios autores sobre este artículo, ya que la unión familiar que antes caracterizaba a la familia mexicana se ha ido degradando y con ella los valores en los que se desarrolla una familia que integra la sociedad. La importancia de darle, a los pequeños para su desarrollo tanto físico y mental es una acción que le daría al país mejores niños, no solo sanos sino también con valores intachables.