Materialismo eliminativo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cellarius ptolemaic system.jpg

En la filosofía de la mente el materialismo eliminativo o eliminativismo, es la forma más radical de materialismo[cita requerida] (fisicalismo).

Planteamiento[editar]

Los materialistas eliminativos creen que la conciencia no existe,[cita requerida] excepto como un epifenómeno de la función cerebral, y algunos creen que el concepto terminará siendo eliminado tan pronto como la neurociencia progrese. De una manera similar argumentan que los conceptos de la psicología popular como los son las creencias, los deseos, y las intenciones, son ilusorias y por lo tanto no tienen un sustrato neurológico consistente.

La visión del mundo según la cual todo es materia siguiendo leyes físicas, y en la que el cerebro es la única realidad existente en los mal denominados "fenómenos mentales", es criticada usualmente por partidarios de una visión mentalista o dualista, incluyendo casos de emergentistas que piensan que la mente es algo que "emerge" y se separa ontológicamente del cuerpo. Estas críticas apelan a la realidad de los "qualia" y la consciencia dado que son directamente percibidos.

Martín López Corredoira, desde una posición materialista, sale al paso de esos argumentos: tales percepciones son una pura ilusión, una fantasía, sueños sobre algo irreal.[1]

Los que apoyan esta visión, comúnmente hacen comparaciones con las anteriores teorías científicas que ya han sido eliminadas, como la de los cuatro humores, la teoría de medicina, la teoría de la combustión atribuida al flogisto, y la teoría de la vida 'fuerza vital' (de Stahl -stahlianismo- y el vitalismo en general -como el de Hans Driesch-). En estos casos, la ciencia no ha producido versiones más detalladas de estas teorías, sino que las ha rechazado como obsoletas. Los materialistas eliminativos argumentan que la psicología popular se encamina hacia el mismo escenario. De acuerdo a Willard Van Orman Quine, tomará decenas de años antes de que la psicología popular sea remplazada por la ciencia real.

Esta forma de materialismo es principalmente asociada con los filósofos Paul y Patricia Churchland, aunque filósofos como Daniel Dennett, Jonás Barnaby y Lynne Rudder Baker también se considerarían a sí mismos como "eliminativos" respecto de muchos aspectos de la psicología.

Argumentos contra el eliminativismo[editar]

Reservas intuitivas[editar]

La tesis del eliminativismo parece ser tan obviamente errónea para muchos críticos, bajo el argumento de que las personas saben de inmediato e indudablemente que tienen mentes, que la argumentación parece innecesaria. Este tipo de intuición se ilustra al preguntar qué sucede cuando uno se pregunta con sinceridad si uno tiene estados mentales.[2]​ Los eliminativistas se oponen a tal refutación de su posición al afirmar que las intuiciones a menudo son erróneas. Las analogías de la historia de la ciencia se invocan con frecuencia para apoyar esta observación: puede parecer obvio que el sol viaja alrededor de la tierra, por ejemplo, pero a pesar de su aparente obviedad, esta concepción se demostró errónea, sin embargo. Del mismo modo, puede parecer obvio que aparte de los eventos neuronales también hay condiciones mentales. Sin embargo, esto también podría ser falso.[3]

Pero incluso si uno acepta la susceptibilidad al error de las intuiciones de las personas, la objeción puede reformularse: si la existencia de condiciones mentales parece perfectamente obvia y es central en la concepción del mundo de las personas, entonces se necesitan argumentos enormemente fuertes para negar con éxito existencia de condiciones mentales. Además, estos argumentos, para ser consistentes, deben formularse de una manera que no suponga la existencia de entidades como "estados mentales", "argumentos lógicos" e "ideas"; de lo contrario, son autocontradictorias.[4]​ Los que aceptan esta objeción dicen que los argumentos a favor del eliminativismo son demasiado débiles para establecer un concepto tan radical; por lo tanto, no hay razón para creer en el eliminativismo.

Auto refutación[editar]

Algunos filósofos, como Paul Boghossian, han intentado mostrar que el eliminativismo es en cierto sentido auto refutable, ya que la teoría misma presupone la existencia de fenómenos mentales. Si el eliminativismo es verdadero, entonces el eliminativista debe permitir una propiedad intencional como la verdad, suponiendo que para afirmar algo uno debe creerlo. Por lo tanto, para que el eliminativismo se afirme como una tesis, el eliminativista debe creer que es verdad; si ese es el caso, entonces hay creencias y el reclamo eliminativista es falso.[5][6]

Georges Rey y Michael Devitt responden a esta objeción invocando teorías semánticas deflacionistas que evitan analizar predicados como "x es verdadero" como la expresión de una propiedad real. Se interpretan, en cambio, como dispositivos lógicos, de modo que afirmar que una oración es verdadera es solo una forma citada de afirmar la oración misma. Decir, "Dios existe, es verdad" es solo decir, "Dios existe". De esta manera, argumentan Rey y Devitt, en la medida en que los reemplazos disposicionales de los "reclamos" y los relatos deflacionarios de "verdadero" son coherentes, el eliminativismo no se refuta a sí mismo.[7]

Qualia[editar]

Otro problema para el eliminativista es la consideración de que los seres humanos experimentan experiencias subjetivas y, por lo tanto, sus estados mentales conscientes tienen qualia. Como los qualia generalmente se consideran características de los estados mentales, su existencia no parece ser compatible con el eliminativismo.[8]​ Los eliminativistas, como Daniel Dennett y Georges Rey, responden rechazando las qualia.[9][10]​ Esto se ve como problemático para los oponentes de los eliminativistas, ya que muchos afirman que la existencia de qualia parece perfectamente obvia. Muchos filósofos consideran la "eliminación" de los qualia inverosímil, si no incomprensible. Afirman que, por ejemplo, la existencia del dolor simplemente está más allá de la negación.[11]

Admitiendo que la existencia de qualia parece obvia, Dennett sin embargo afirma que "qualia" es un término teórico de una metafísica obsoleta derivada de intuiciones cartesianas. Argumenta que un análisis preciso muestra que el término está a la larga vacío y lleno de contradicciones. La afirmación del eliminativista con respecto a las qualia es que no hay evidencia imparcial de tales experiencias cuando se consideran como algo más que actitudes proposicionales.[12]​ En otras palabras, no niegan que el dolor existe, sino que existe independientemente de su efecto sobre el comportamiento. Influenciados por las Investigaciones Filosóficas de Ludwig Wittgenstein, Dennett y Rey han defendido el eliminativismo sobre las qualia, incluso cuando se aceptan otras partes de lo mental.

Eficacia de la psicología popular[editar]

Algunos filósofos simplemente argumentan que la psicología popular es una teoría bastante exitosa.[13][14]​ Los teóricos de la simulación dudan de que la comprensión de la gente de lo mental pueda explicarse en términos de una teoría en absoluto. Por el contrario, argumentan que la comprensión de las personas sobre los demás se basa en simulaciones internas de cómo actuarían y responderían en situaciones similares.[15][16]Jerry Fodor es uno de los objetores que cree en el éxito de la psicología popular como teoría, ya que crea una forma efectiva de comunicación en la vida cotidiana que puede implementarse con pocas palabras. Tal efectividad nunca podría lograrse con una terminología neurocientífica compleja.[17]

Bibliografía[editar]

  • Baker, L. (1987). Saving Belief: A Critique of Physicalism, Princeton, NJ: Princeton University Press. ISBN 0-691-02050-7.
  • Broad, C. D. (1925). The Mind and its Place in Nature. London, Routledge & Kegan. ISBN 0-415-22552-3 (2001 Reprint Ed.).
  • Churchland, P.M. (1979). Scientific Realism and the Plasticity of Mind. New York, Press Syndicate of the University of Cambridge. ISBN 0-521-33827-1.
  • Churchland, P.M. (1988). Matter and Consciousness, revised Ed. Cambridge, MA, The MIT Press. ISBN 0-262-53074-0.
  • Rorty, Richard. "Mind-body Identity, Privacy and Categories" in The Review of Metaphysics XIX:24-54. Reprinted Rosenthal, D.M. (ed.) 1971.
  • Stich, S. (1996). Deconstructing the Mind. New York: Oxford University Press. ISBN 0-19-512666-1.

Referencias[editar]

  1. López Corredoira, M., 2010, "Algunas respuestas a las críticas al materialismo en el problema mente-cerebro", en: C. Diosdado, F. Rodríguez Valls, J. Arana, Eds., Neurofilosofía. Perspectivas contemporáneas, Thémata/Plaza y Valdés, Sevilla, pp. 129-141
  2. «A PARTICULARLY COMPELLING». www.unc.edu. Consultado el 20 de febrero de 2018. 
  3. Churchland, P.M. and Churcland, P. S. (1998). Intertheoretic Reduction: A Neuroscientist's Field Guide. On the Contrary Critical Essays, 1987-1997. Cambridge, MA, The MIT Press: 65-79. 
  4. John Polkinghorne points out that such philosophers expect more attention to their works that "we would give to the scribblings of a mere automaton". 
  5. Boghossian, P. (1990). "The Status of Content."Philosophical Review. 99: 157-84. 
  6. Boghossian, P. (1991). "The Status of Content Revisited." Pacific Philosophical Quarterly. 71: 264-78. 
  7. Devitt, M. & Rey, G. (1991). Transcending Transcendentalism in Pacific Philosophical Quarterly 72: 87-100. 
  8. Nagel, T. 1974 "What is it like to be a Bat?" Philosophical Review, 83, 435-456. 
  9. Dennett, D. (1978). The Intentional Stance. Cambridge, MA: MIT Press. 
  10. Rey, G. (1988). A Question About Consciousness, in H. Otto & J. Tuedio (eds), Perspectives on Mind. Dorderecht: Reidel, 5-24. 
  11. Nagel, T. 1974 "What is it like to be a Bat?" Philosophical Review, 83, 435-456. 
  12. Dennett, D. (1988) "Quining Qualia" in: Marcel, A and Bisiach, E (eds), Consciousness in Contemporary Science, 42-77. New York, Oxford University Press. 
  13. Kitcher, P. S. (1984). "In Defense of Intentional Psychology", Journal of Philosophy 81: 89-106. 
  14. Lahav, R. (1992). "The Amazing Predictive Power of Folk Psychology", Australasian Journal of Philosophy 70: 99-105. 
  15. Gordon, R. (1986). Folk psychology as Simulation, Mind and Language 1: 158-171. 
  16. Goldman, A. (1992). In Defense of the Simulation Theory, Mind and Language7: 104-119. 
  17. Fodor, Jerry A; British Psychological Society (1987). Psychosemantics: the problem of meaning in the philosophy of mind (en english). MIT Press. ISBN 0585332886. Consultado el 20 de febrero de 2018. 

Véase también[editar]