Masacre del Perejil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Masacre del Perejil
Haitian corpses after the 1937 massacre.jpg
Cadáveres Haitianos tras la Masacre de Perejil
Lugar Frontera Dominico-Haitiana
Blanco(s) Población haitiana en la frontera dominico-haitiana.
Fecha 8 de octubre de 1937
Tipo de ataque Masacre
Arma(s) Pistolas, fusiles, machetes, cuchillos y hachas
Muertos 14.000-40.000[1]
Perpetrador(es) Ejército Dominicano
Motivación Limpieza étnica

Se conoce como Masacre del Perejil a la ordenada por el dictador dominicano Rafael Trujillo. En 8 de octubre de 1937, Trujillo ordenó a sus tropas la erradicación masiva de la población de origen haitiano que residía en el territorio dominicano, particularmente en las fincas agrícolas situadas a lo largo de la frontera entre Haití y República Dominicana

El presidente haitiano, Élie Lescot, calculó la cifra de muertos en 12.168; en 1953, el historiador haitiano Jean Price-Mars citó 12.136 muertes y 2.419 lesiones.[2]​ En 1975, Joaquín Balaguer, que era ministro de Relaciones Exteriores interino en el momento de la masacre y luego se convirtió en presidente, puso el número de muertos en 17.000.[2]​ Otras estimaciones compiladas por el reconocido y respetado historiador dominicano Bernardo Vega se elevaron a 35.000.[2]

El nombre se atribuye a que, para identificar a los civiles haitianos entre la población dominicana negra y mulata de la zona, la policía de Trujillo exigía a sus potenciales víctimas pronunciar en español el nombre de la planta del perejil. En tanto la lengua créole hablada por los haitianos no consideraba la pronunciación suave de la letra "R" (en criollo haitiano la palabra perejil se traduce como "pési" y en francés como "persil"), la policía dominicana tenía un método aparentemente fácil para diferenciar a sus víctimas y seleccionar a los haitianos con el fin de luego darles muerte.

Origen[editar]

El dictador Trujillo impulsó el antihaitianismo dentro de República Dominicana, recelando que la numerosa cantidad de peones agrícolas haitianos significase la pérdida de empleos para los campesinos dominicanos y la consiguiente impopularidad del gobierno.

El miedo a las invasiones por parte de exiliados dominicanos desde Haití estimuló también en Trujillo el ansia de contar con una frontera internacional segura y claramente definida. Además el recelo de las masas dominicanas hacia Haití haría popular todo acto del gobierno de Santo Domingo en perjuicio de los inmigrantes haitianos.

La escasez de tierras fértiles y disponibles en Haití causó que desde fines del siglo XIX gran número de peones haitianos y sus familias emigrasen hacia la República Dominicana, donde era requerida su mano de obra en régimen de casi servidumbre al ser mucho más barata que la de los jornaleros dominicanos. El asentamiento de numerosos haitianos en territorio dominicano empezó a causar preocupación en las élites dominicanas, no sólo porque generaban una ambigua y poco definida zona fronteriza, sino por temor a que los inmigrantes recién llegados alcanzaran poder económico en dichas regiones distantes de Santo Domingo. El crudo racismo de las élites dominicanas, extendido a gran parte de las masas del país, hacía de los haitianos (casi todos de raza negra) unos inmigrantes despreciados por las autoridades dominicanas, siendo doblemente "indeseables" por su pobreza y por su raza.

Las matanzas de haitianos[editar]

El 2 de octubre de 1937 Trujillo acudió a un baile en su honor en la provincia de Dajabón y allí emitió unas frases fuertemente anti-haitianas, acusando a los inmigrantes haitianos de robar ganado y cosechas, además de depredar los medios de vida de los dominicanos, para anunciar luego que "remediaría el problema".

Sin embargo, las acciones letales contra haitianos por tropas bajo la dirección de Trujillo, empezaron antes de dicho discurso, el 28 de septiembre, y terminaron el 8 de octubre de 1937. Los ataques de soldados y policías dominicanos contra los civiles de origen haitiano causaron entre 17 000 y 35 000 muertes.[3][4][5]

El número exacto es imposible de calcular por muchas razones. Entre ellos está el hecho de que, aunque el Ejército dominicano asesinó a muchas de las víctimas a la vista del público, llevaron a cabo la mayoría de los asesinatos en masa en áreas aisladas, dejando sin testigos o solo unos pocos sobrevivientes. Otra razón por la que se desconoce el número de víctimas es que un número incalculable pero muy grande de sus cuerpos terminó en el mar, donde los tiburones consumieron sus restos.[6]

Consecuencias[editar]

Las noticias de la matanza fueron ocultadas por Trujillo ante el pueblo dominicano, aunque sí hizo mención de haber "solucionado" el llamado "problema haitiano". El propio gobierno de Haití se abstuvo de protestar, en tanto las masacres afectaron a un segmento de emigrantes muy pobre y sin poder político, por lo cual la élite política haitiana no mostró indignación alguna por lo sucedido.

Aun así el presidente de Haití, Sténio Vincent, formuló una reclamación ante la República Dominicana exigiendo el pago de 750.000 dólares estadounidenses como indemnización. Este reclamo fue apoyado por el Gobierno de Estados Unidos regido por Franklin D. Roosevelt, ansioso de evitar pleitos fronterizos entre dos países del Mar Caribe. No obstante, el dictador Trujillo logró reducir la indemnización a 525.000 dólares estadounidenses, pero gran parte de esa indemnización nunca llegó a los sobrevivientes que lograron alcanzar Haití sino que fue robada por la propia burocracia haitiana.

Referencias[editar]

  1. Louder Than Bombs: Interviews from the Progressive Magazine. 
  2. a b c Wucker, Michele (8 de abril de 2014). Why the Cocks Fight: Dominicans, Haitians, and the Struggle for Hispaniola. p. 51. ISBN 9781466867888. 
  3. Newman, Graeme R (19 de octubre de 2010). Crime and Punishment around the World [4 volumes]: [Four Volumes]. ISBN 9780313351341. 
  4. Tunzelmann, Alex von (13 de septiembre de 2012). Red Heat: Conspiracy, Murder and the Cold War in the Caribbean. ISBN 9781471114779. 
  5. Charlot, Marjorie (19 de noviembre de 2015). Did You Know?: Over One Hundred Facts about Haiti and Her Children. ISBN 9781491776896. 
  6. Roorda, Eric Paul (28 de abril de 2016). Historical Dictionary of the Dominican Republic. Rowman & Littlefield. p. 139. 

Enlaces externos[editar]