Marina Tamayo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Marina Tamayo
Información personal
Nacimiento 1920
Monterrey, Nuevo León, México
Fallecimiento 20 de septiembre de 2005 (85 años de edad).
Ciudad de México, Distrito Federal, Mexico.
Nacionalidad Mexicana
Familia
Cónyuge Emilio Tuero (1942 - muerte de él, 22 de julio 1971)
Hijos Emilio (asesinado en diciembre de 1999) y Marina Tuero Tamayo
Información profesional
Ocupación Actriz
Rol debut El Ángel Negro (1942).
Año de debut 1937
Año de retiro 1942

Marína Tamayo (Monterrey, Nuevo León, 1920 - Ciudad de México, 20 de septiembre de 2005) fue una actriz de la época de Oro del cine mexicano.

Semblanza biográfica[editar]

Hija de padre español y madre yucateca, nació en Monterrey, México a fines de la segunda década del siglo XX. Su carrera profesional inició en el teatro de revista, cuando este género se encontraba en su apogeo en el Lírico.

Su belleza y gracia escénica captó de inmediato la atención de productores fílmicos, al igual que Consuelo Frank —quien hacía las delicias de los espectadores en el Teatro Ideal—, o Vilma Vidal. Entonces la industria requería actrices que, además de rostros bellos, tuvieran perfecta dicción.

La primera oportunidad llegó en 1936, fue en plan estelar y bajo la dirección de Fernando de Fuentes: Las mujeres mandan. Esta se presentó cuando Amparo Arozamena, actriz prevista para el rol estelar, debido a que su novio, el torero Alberto Balderas le prohibió seguir en el cine.

En la historia filmada en los Estudios Clasa interpretó a Chayito, actriz que enloquece a Isidro (Alfredo del Diestro), cajero de un banco pueblerino.

De esta manera, emprendió una fugaz carrera cinematográfica compuesta por 17 filmes, entre los cuales destacan: Águila o sol (1937), Una luz en el camino (1938), En tiempos de don Porfirio (1939), Al son de la marimba (1940), Cuando los hijos se van (1941).

Tres años después de su presentación, en los mismos Estudios Clasa, alternó con Emilio Tuero, a quien había conocido en una casa de huéspedes, propiedad de Emma Fink, famosa por su interpretación de La Siempreviva en la obra Cada quien su vida, de Luis G. Basurto. Juntos protagonizaron, con Juan Silveti, el melodrama taurino Mujeres y toros, de Juan José Segura.

En una escena de esta historia escrita por Francisco Elías quedó registrado un momento que, seguramente, fue determinante para el inicio de una relación que años más tarde derivaría en matrimonio. La presuntuosa Carmen (Marina Tamayo) dice al torero retirado Pepe Torres (Emilio Tuero): "Las mujeres y los toros bravos necesitan hombres valientes".

Una vez concretado, el romance se cultivó fuera y dentro de los sets, ya que ambos compartieron créditos en otros filmes, algunos de ellos: En tiempos de don Porfirio y Al son de la marimba, dirigidos por Juan Bustillo Oro.

En su libro "Vida cinematográfica", este realizador deja constancia de esta pareja fílmica: "«Lo contable —a excepción de lo encargado a Pardavé— fue de la buena incumbencia de Emilio Tuero, que tenía una voz dulce y fina escuela.»"

«(Él) ya andaba en vuelos de popularidad por sus programas de radio. Tanto Tuero como la bella Marina Tamayo borraron su inexperiencia de actores con su juvenil sencillez y sinceridad.»[1]

En 1941 la pareja romántica volvió a filmar bajo la batuta de Bustillo Oro otro melodrama clásico: Cuando los hijos se van (1941). Sólo que aquí no integraron la pareja romántica, sino los hermanos Raymundo y Amalia: él bueno y sacrificado, y ella ambiciosa.

El éxito de la producción fue tan rotundo que «un domingo[...] se requirió la presencia de los bomberos para calmar el tumulto de los disgustados(...) porque las localidades se habían agotado».[2]

Ese año, aparte de estelarizar Simón Bolívar y Mil estudiantes y una muchacha, Marina Tamayo fue contemplada para trabajar en un ambicioso proyecto, Romeo y Julieta. Compartiría el estelar con Tomás Perrín, y el reparto se complementaría con Isabela Corona, Julio Villarreal y Julián Soler. El asesor artístico sería Miguel Covarrubias, pero el proyecto nunca se realizó.

En pleno éxito de su carrera, contrae matrimonio con Emilio Tuero y filma las dos últimas cintas de su carrera: El ángel negro y Secreto eterno. Posteriormente se retiró a la vida tranquila y hogareña impuesta por su marido.

Y aunque Marina Tamayo jamás volvió a los escenarios ni concedió entrevistas, sus admiradores siguieron idolatrándola como clientes de su tienda de antigüedades ubicada en San Ángel, en la Ciudad de México.

Marina Tamayo falleció en 20 de septiembre de 2005 a causa de un infarto agudo del miocardio a los 85 años de edad, y ella fue sepultada en la cripta familiar del Panteon Español de la Ciudad de Mexico junto a su esposo, Emilio Tuero.

Películas[editar]

Referencias[editar]

Muñóz Castillo, Fernando (1 de octubre de 2002). «Marina Tamayo, esposa y madre incondicional». Somos "El Barítono de Argél, Emilio Tuero" 13 (224): 24. 

  1. Juan Bustillo Oro, Vida cinematográfica, Cineteca Nacional, México, 1984, p. 183
  2. ídem. p. 196

Enlaces externos[editar]