Mariano de Cavia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mariano de Cavia
Mariano de Cavia.JPG
Mariano de Cavia
Información personal
Nombre de nacimiento Mariano Francisco de Cavia y Lac
Nacimiento 25 de septiembre de 1855
Zaragoza[1]
Fallecimiento 20 de julio de 1920[2] [1]
Madrid[1]
Lugar de sepultura Cementerio de Zaragoza Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Periodista
Miembro de Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII
[editar datos en Wikidata]

Mariano Francisco de Cavia y Lac (Zaragoza, 25 de septiembre de 1855 – Madrid, 20 de julio de 1920) fue un periodista español.

Biografía[editar]

Placa conmemorativa (1908) dedicada a Mariano de Cavia en lugar en el que se encontraba su casa natal en Zaragoza.
Estatua dedicada a Mariano de Cavia en la plaza Aragón de Zaragoza.

Nació el 25 de septiembre de 1855 en Zaragoza, ciudad a la que siempre alabó. Fue hijo del notario Francisco Cavia y de María Anselma Lac. Estudió humanidades en el colegio de los jesuitas de Carrión de los Condes (Palencia), pero volvió a Zaragoza a los quince años para más tarde cursar la carrera Derecho, que no terminó. Durante esa época colaboró con la Revista de Aragón, Diario de Avisos de Zaragoza, Diario de Zaragoza y El Cocinero, y en 1881 fundó El Chin-Chin, un semanario satírico que sólo duró seis semanas. Además tuvo un noviazgo con Pilar Alvira, pero la oposición de las familias hizo que la relación se rompiera.[3]

Ya en 1881 decidió ir a Madrid e ingresó ese mismo año en El Liberal, donde trabajó durante cinco años, excepto un periodo de cinco meses durante los cuales fue director del Diario Democrático de Tarragona. En 1895 ingresó en el Heraldo de Madrid, donde estuvo un muy breve periodo tras el cual se pasó a El Imparcial, donde publicó su primer artículo, La misa del ateo, y estuvo trabajando hasta 1917.[3]

Tuvo una permanente defensa y elogio de las grandes figuras aragonesas de la Historia y de su época.[3]

Vivía en un hotel. Era individualista, no le gustaba la popularidad y tenía un piso sólo para conservar su biblioteca, que se malvendió cuando falleció.[3]

Lo más interesante de mi vida es que no fui nada, que no soy nadie, ni tengo nada, ni lo tendré, ni lo quiero. Yo jamás he recibido ninguna adehala, sueldo o gratificación del Estado. Me atengo a lo pagado por lo servido: artículo que escribo, artículo que cobro, y entrada por salida

[3]

No fue un especialista, pero tenía una amplia formación humanística, vastos conocimientos filológicos y una memoria prodigiosa que contribuía a su erudición.[3]

Fue un comentarista independiente de la actualidad política. Fue liberal, pero no militó en ningún partido político. Estuvo siempre apartado de la política; pero era un liberal tolerante con todos, con las ideas y con las personas.[3]

Por el trabajo se puede lograr la libertad, y con la libertad, se puede conseguir aquella sonriente visión de las cosas, necesaria de toda necesidad para que no se le enfríe a uno el espíritu con las humedades de este valle de lágrimas

El 24 de enero de 1916 el rey Alfonso XIII le entregó la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII en atención a los relevantes servicios prestados a la cultura nacional y poco después el Ayuntamiento de Zaragoza lo nombró hijo meritísimo de la ciudad.

El 24 de febrero de 1916 la Real Academia Española le otorgó por unanimidad el sillón de la letra A, pero no llegó a ingresar debido a su estado de salud. Cabe destacar que su discurso habría sido sobre el idioma aragonés, que conocía perfectamente aunque siempre defendió el uso del español.

El idioma nacional es tan sagrado como la bandera.

[3]

En 1917 pasó a formar parte de la redacción de El Sol donde permaneció hasta su muerte por una parálisis general progresiva, ocurrida en Madrid el 14 de julio de 1920 cuando contaba 55 años.

El presidente del gobierno, Eduardo Dato, presidió el traslado de su cadáver a Zaragoza debido al deseo del Ayuntamiento de la ciudad de que fuese enterrado en el cementerio de Torrero de la capital aragonesa.

Obra[editar]

Caricatura de Cavia, obra de Tovar y publicada en La Voz.

Fue conocido por sus crónicas publicadas en los diarios madrileños de la época (El Liberal, El Imparcial, El Sol), algunas de las cuales fueron recogidas en libros.

Especialmente sonado fue su artículo ficticio sobre un incendio en el Museo del Prado, publicado en la portada de El Liberal en 1891. Cavia lo pensó como aldabonazo o denuncia de las pésimas condiciones de seguridad del museo. Muchos lectores de Madrid no llegaron a leer la noticia completa, y dándola por buena, corrieron al Paseo del Prado a comprobar el desastre.

Tras describir un pavoroso fuego y la destrucción de la pinacoteca completa, sólo al final del artículo Cavia aclaraba que toda la crónica era ficticia... si bien podía convertirse en realidad cualquier día. La controversia causada por la noticia empujó a las autoridades a adoptar algunas medidas en el museo.

Bibliografía[editar]

  • División de plaza (Las fiestas de toros defendidas por «Sobaquillo»); F. Bueno y Cía., Madrid, 1887.
  • Revista Cómica de la Exposición de Pinturas de 1887; F. Baena, Madrid, 1887.
  • De pitón a pitón (crónicas taurinas, por «Sobaquillo», con prólogo de Mariano de Cavia); Librería de Fernando Fe, Madrid, 1891.
  • Azotes y galeras (artículos); Librería de Fernando Fe, Madrid, 1891.
  • Salpicón (artículos); Librería de Fernando Fe, Madrid, 1892.
  • Cuentos en guerrilla; Antonio López, editor, Librería Española, Barcelona, Colección Diamante, n.º 54.
  • Grageas (páginas de oro); Madrid, 1901.
  • Limpia y fija... (por «Un chico del Instituto», con prólogo de Adolfo Bonilla y San Martín); Renacimiento, Madrid, 1922.
  • Chácharas (prologadas por José Ortega Manilla); Renacimiento, Madrid, 1922.
  • Notas de «Sobaquillo»; Renacimiento, Madrid, 1923.

El premio Mariano de Cavia[editar]

Existe en la actualidad el Premio Mariano de Cavia otorgado anualmente por el diario ABC en Madrid. Cabe destacar que el Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado en varias ocasiones que los premios se otorguen en Zaragoza, pero su petición siempre ha sido denegada.

Homenajes[editar]

En 1918 y por iniciativa de Heraldo de Aragón se inauguró el busto del escultor José Bueno en la plaza Aragón de Zaragoza.[3]

La ciudad de Zaragoza dedicó la Plaza Mariano de Cavia en el Casco Histórico.

El barrio de Santa Isabel en Zaragoza dedicó la calle Mariano de Cavia.

En el barrio San Isidro de la ciudad de Valencia encontramos también la calle Mariano de Cavia

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Mariano de Cavia». 13 de enero de 1855. p. 111. 
  2. Federico Ayala Sörenssen (29 de julio de 2014). «La muerte de Mariano de Cavia». ABC foto. 
  3. a b c d e f g h i Gran Enciclopedia Aragonesa, ed. (24 de febrero de 2010). «Cavia y Lac, Mariano Francisco de». Consultado el 6 de octubre de 2015. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Juan Menéndez Pidal
Académico de la Real Academia Española
Sillón A

1920
Sucesor:
Adolfo Bonilla y San Martín