Mariano Rossell y Arellano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mariano Rossell Arellano
Rossell-y-arellano.jpg
Mariano Rossell Arellano[Nota 1]
Apodo: Sor Pijije[1]
Arzobispo de Santiago de Guatemala

sacerdote
Otros títulos Arzobispo de Guatemala (1958-1964)
Información religiosa
Ordenación episcopal 1939
Información personal
Nombre Mariano Rossell Arellano
Nacimiento 18 de julio de 1894,
Esquipulas, Flag of Guatemala.svg Guatemala
Fallecimiento 10 de diciembre de 1964 (70 años),
Ciudad de Guatemala, Flag of Guatemala.svg Guatemala
Profesión sacerdote
[editar datos en Wikidata]

Mariano Rossell Arellano (Esquipulas, Guatemala 18 de julio de 1894 - Ciudad de Guatemala, 10 de diciembre de 1964) fue un religioso guatemalteco que llegó a ser el décimo quinto Arzobispo de Guatemala de 1939 a 1964 y primer Prelado Nullius de Esquipulas. Tuvo un papel decisivo durante el gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán (1951-1954), ya que por medio de los sermones católicos y otros servicios religiosos, desplegó una extensa propaganda contra el gobierno, al que acusaba de ateo y de comunista. Tras el derrocamiento del gobierno de Arbenz, consiguió para la Iglesia Católica la autorización jurídica para poseer propiedades, la educación media religiosa protegida por el Estado y la creación de la Universidad Rafael Landívar, de corte jesuita. Finalmente, en 1961, logró que la Parroquia de Esquipulas fuera elevada a Basílica Menor.

Biografía[editar]

Rossell Arellano nació en el hogar formado por Juan Ramón Rossell y Asunción Arellano. Estudió en el Instituto Nacional para Varones de Oriente. Fue ordenado sacerdote en 1918, en el altar de Nuestra Señora del Pilar, en la Iglesia de San Miguel de Capuchinas, de Guatemala.[2]

Desempeño los siguientes cargos:

  • Párroco de Palencia, de San Juan Sacatepéquez, de Jocotán y de San Cristóbal Totonicapán
  • Secretario de la Curia Eclesiástica
  • Rector del Seminario Conciliar
  • Secretario Particular del Arzobispo Luis Javier Muñoz y Capurón en el exilio, ya que el presidente de Guatemala el general José María Orellana (1921-1926) los expulsó a ambos bajo la acusación de haber sido promotores, a nivel nacional, de una rebelión para derrocarlo.[2]

En 1939, Pío XII lo nombró Arzobispo, para suceder a monseñor Luis Durou y Suré. Fue consagrado por el Nuncio Apostólico, Alberto Levame. Fundó el Colegio para varones San Sebastián el 7 de enero de 1930, la Schola Cantorum de la Catedral, el Colegio Santa Inés, el Instituto Indígena Nuestra Señora del Socorro, el Instituto Indígena Santiago y la Orquesta Sinfónica Indígena.[2]

En 1943, en conmemoración del II Centenario del Arzobispado de Guatemala, organizó el Primer Congreso Eucarístico Diocesano, durante el cual inauguró los monumentos conmemorativos dedicados al Arzobispo Pedro Cortés y Larraz y al Obispo Pedro Pardo de Figueroa.

Campaña de peregrinación nacional contra el comunismo[editar]

El Cristo Negro de Esquipulas fue utilizado por Rossell y Arellano como estandarte en contra del gobierno de Jacobo Arbenz Guzmán, a quien el arzobispo tildaba de comunista y ateo.
Muralista mexicano Diego Rivera quien pintó el cuatro «Gloriosa victoria». En el centro del cuadro, el secretario de estado de los EE.UU, John Foster Dulles le da la mano a Castillo Armas. El jefe de la CIA, Allen Dulles, y el embajador estadounidense en Guatemala, John Peurifoy están regalando dinero a los comandantes militares, mientras que los indígenas trabajan como esclavos, cargando los barcos de la United Fruit Company con bananos. A los pies del embajador, hay una bomba antropomorfizada que contiene la cara sonriente del presidente Dwight Eisenhower. En el fondo está el arzobispo Mariano Rossell y Arellano oficiando una misa sobre los cuerpos masacrados de los trabajadores. Este cuadro fue prohibido en los Estados Unidos y desapareció completamente durante los siguientes cincuenta años. En el año 2000, fue encontrado en una bodega del museo Pushkin, en Rusia y desde entonces, está en calidad de préstamo y en exhibición permanente en México.

La Iglesia Católica, quien poseyera una alta cuota de poder en la región centroamericana durante la Época Colonial, poco a poco la fue perdiendo incluso antes de la emancipación de España. Primero, fueron las reformas borbónicas de 1765 que mermaron el poder de las órdenes del clero regular, y luego la expulsión de los jesuitas de los territorios de la corona en 1767. Después de la independencia, la lucha de los liberales por tomar el poder que los conservadores guatemaltecos (entre quienes principalmente las órdenes regulares de la Iglesia) ostentaban; los conservadores y la Iglesia perdieron así mucho poder en las provincias de Centroamérica, pero Guatemala permaneció como su último bastión. En 1838, con la caída del presidente liberal Mariano Gálvez[Nota 2] surge la figura del teniente general Rafael Carrera, quien se convirtió en el líder conservador del país, y recuperó para su partido y para la Iglesia el poder, al menos en la provincia de Guatemala.[3] Con este estado de cosas, la federación centroamericana no se podría llevar a cabo, ya que la misma era de índole liberal y el poder militar de Guatemala y de su líder Carrera eran invencibles en su época; tan es así, que Carrera finalmente fundó la República de Guatemala el 21 de marzo de 1847. Tras la muerte de Carrera en 1865, los liberales guatemaltecos vieron su oportunidad de hacerse del poder, consiguiédolo finalmente mediante la Revolución Liberal en 1871. Desde ese momento, los ataques contra el clero mayor de la Iglesia Católica[Nota 3] arreciaron en Guatemala y se decretó la educación laica, la libertad de cultos, la expulsión de varias órdenes religiosas y la expropiación de numerosos bienes de la Iglesia.[4] Esta situación se mantuvo durante los gobiernos liberales que siguieron, hasta que en 1944 llegó la Revolución de Octubre, en la cual la situación de los religiosos empeoró, ya que el pensamiento ya no fue únicamente económico en contra de la Iglesia, sino que también religioso, pues muchos revolucionarios empezaron a declararse opuestos a cualquier tipo de religión.

Rossell Arellano se encontró con que era urgente que se recuperara la posición de la Iglesia Católica en Guatemala y por esa razón se alió a los intereses de la United Fruit Company por intermedio del Movimiento de Liberación Nacional para derrocar a los gobiernos revolucionarios a los que tildaba de ateos y comunistas. Después de la consagración del Santuario de Esquipulas (1950),[5] como parte de la campana de desprestigio iniciada contra el gobierno de Arbenz, mandó que el escultor Julio Urruela Vásquez tallara una réplica del Cristo de Esquipulas, la cual fue trasladada al bronce en 1952 y convertida, al año siguiente, en símbolo y estandarte de la campaña de peregrinación nacional contra el comunismo.[2] Este cristo fue luego nombrado como «Comandante en Jefe» de las fuerzas del Movimiento de Liberación Nacional durante la invasión que éste hizo en junio de 1954.

El 4 de abril de 1954, Rossell Arellano emitió una carta pastoral en la que criticaba los avances del comunismo en el país, y hacía un llamado a los guatemaltecos para alzarse y pelear contra el enemigo común de Dios y de la patria, la cual fue distribuida por todo el país.[2]

Tras el derrocamiento de Arbenz[editar]

Aunque publicara un escrito respecto a que la Iglesia Católica no buscaba privilegios en su lucha contra el gobierno de Arbenz, consiguió que tras el derrocamiento de éste en junio de 1954, el gobierno del coronel Carlos Castillo Armas incorporara en la Constitución de 1956 lo siguiente, por primera vez desde 1872:

  • la capacidad jurídica de la Iglesia Católica -y las de todos los otros cultos- para adquirir, poseer y disponer de propiedades, siempre y cuando se destinen para fines religiosos, de asistencia social o a la educación.[6]
  • que se declarara optativa la educación religiosa en locales oficiales: en el artículo 97 de la Constitución se indica que la ley regularía lo relativo a la enseñanza religiosa en locales oficiales y que el Estado no la impartiría pero la declaraba optativa. También garantiza la libertad de enseñanza en todos los otros establecimientos.[7]
  • que el Estado contribuyera al sostenimiento de la educación religiosa: en el artículo 111 se indica que las instituciones privadas que impartan educación gratuita serán exoneradas de determinados impuestos fiscales y municipales en compensación por sus servicios.[8]
  • que se declarara la posibilitad de que hubiese universidades privadas en Guatemala, siempre y cuando sus actividades académicas y títulos fueran aprobados por la Universidad de San Carlos de Guatemala.[9]

De esta forma, la Iglesia Católica recuperó una parte del poder que perdiera en 1872, luego de que la Reforma Liberal expropiara las tierras, bienes y privilegios, en un ataque directo contra las órdenes del clero regular, ya que éstas eran los principales terratenientes del Partido Conservador de Guatemala de entonces.[4]

Rossell Arellano restauró al Palacio Arzobispal y la residencia del Obispo Francisco Marroquín, en San Juan del Obispo, Sacatepéquez.[2] En 1959 se realizó el Primer Congreso Eucarístico Centroamericano. Poco a poco logró el retorno de las órdenes religiosas a Guatemala y participó en varias sesiones del Concilio Vaticano II, organizado por el papa Juan XXIII.[5]

El 6 de enero de 1960 el arzobispo de Guatemala Rossell y Arellano devolvió el complejo de San Francisco a los frailes franciscanos.[10] [Nota 4] quienes en 1961, en medio de mucha polémica, iniciaron la reconstrucción del templo, la cual concluyó en 1967. Los franciscanos contaron con la ayuda del presidente general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, y de los miembros del Comité Pro Reconstrucción de la Iglesia.[10]

Prelaturia Nullius del Cristo de Esquipulas[editar]

Con el paso de los años y con los avances de los medios de transporte y comunicación el número de peregrinos y la devoción al Señor de Esquipulas se convirtió en la «Capital Centroamericana de la Fe». En 1956 el Papa Pío XII erigió la Prelatura Nullius del Cristo de Esquipulas, la cual está conformada por el Municipio de Esquipulas y tiene como sede Catedralicia el Santuario de Esquipulas. El Papa también nombró como Primer Prelado de Esquipulas al Arzobispo Rossell y Arellano. Una de las primeras preocupaciones de Rossell fue la búsqueda de una comunidad de religiosos que se hicieran cargo de la atención pastoral del Santuario; luego de muchas iniciativas fallidas logró encontrar el apoyo de la Abadía Benedictina de San José en Lousiana, Estados Unidos[Nota 5] El Domingo de Ramos de 1959 llegaron los tres primeros monjes benedictinos a Esquipulas comenzaron así la fundación del Monasterio Benedictino de Esquipulas. Tomando en consideración muchos aspectos religiosos, culturales e históricos el Beato Papa Juan XXIII aceptó la petición realizada por el obispo Rossell Arellano y elevó el Santuario de Esquipulas al rango de «Basílica Menor de Esquipulas» en 1961.

Obras[editar]

Entre los escritos más importantes de Rossell se encuentran:

  • Carta pastoral colectiva del episcopado de la Provincia Eclesiástica de Guatemala sobre la amenaza comunista en nuestra patria (1945)
  • A las clases laborantes y patronal (1946)
  • Carta pastoral del excelentísimo y reverendísimo Monseñor Mariano Rossell Arellano, Arzobispo de Guatemala sobre los avances del comunismo en Guatemala (1954)
  • Declaración contra la demagogia comunista y liberal. La Iglesia no busca privilegios (1954).[2]

Publicó también los ensayos:

  • Erección de la santa iglesia catedral metropolitana
  • II centenario del Arzobispado de Guatemala, 15 de diciembre de 1743-1943 é
  • Irradiación cultural del Arzobispado

Muerte[editar]

Murió precisamente mientras se realizaban las celebraciones jubilares por sus 25 años de ordenación episcopal, el 10 de diciembre de 1964.[5]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Una fotografia de Rossell Arellano se puede encontrar en Esquipulas: Biografia de Mariano Rossell Arellano. Consultado el 1 de septiembre de 2014.
  2. Quien inicio el despojo de los bienes de la iglesia en Guatemala y autorizo la educación laica y el divorcio
  3. principal terrateniente del Partido Conservador
  4. Tras el derrocamiente del gobierno de Jacobo Arbenz, para lo que el arzobispo Rossell trabajó arduamente por considerarlo ateo y comunista, la Iglesia Católica recuperó parte de los privilegios y propiedades que había perdido desde 1872, cuando trinfó la Reforma Liberal.
  5. Conviene destacar que la sede central de la United Fruit Company se encontraba en Nueva Orleans, Louisina.

Referencias[editar]

  1. No Nos Tientes, periódico satírico de los estudiantes de la Universidad de San Carlos, Guatemala. 1953
  2. a b c d e f g Asociación de Amigos del País, 2004.
  3. Hernández de León, 1930.
  4. a b Martínez Peláez, 1990, p. 842.
  5. a b c «Biografia de Mariano Rossell Arellano». Esquipulas en línea. Esquipulas, Guatemala. Consultado el 1 de septiembre de 2014. 
  6. Asamblea Constituyente, 1956, p. Artículo 50.
  7. Asamblea Constituyente, 1956, p. Artículo 97.
  8. Asamblea Constituyente, 1956, p. Artículo 111.
  9. Asamblea Constituyente, 1956, p. Artículo 106.
  10. a b «Historia». Iglesia San Francisco el Grande. Guatemala. Consultado el 6 de noviembre de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • Asamblea Constituyente (2 de febrero de 1956). Constitución de la República de Guatemala. Guatemala: Asamblea Nacional Constituyente. 
  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico-Biográfico de Guatemala. Guatemala: Amigos del País. 
  • Hernández de León, Federico (1930). El Libro de las Efemerides. Guatemala: Tipografía Sanchez y de Guisse. 
  • Rossell y Arellano, Mariano (1954). Declaración contra la demagogia comunista y liberal. La Iglesia no busca privilegios. Guatemala: Arzobispado de Guatemala. 
  • Martínez Peláez, Severo (1990). La patria del criollo; ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca. México, D.F.: En Marcha. 

Enlaces externos[editar]