María del Carmen González-Valerio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Venerable María del Carmen González-Valerio y Sáenz de Heredia (Madrid, 14 de marzo de 1930 - Madrid, 17 de julio de 1939), Venerable niña española. Padeció una dolorosa enfermedad que ofreció por la conversión de Manuel Azaña, que finalmente consiguió.

Cuando tenía 6 años murió su padre, don Julio González-Valerio, fusilado por los comunistas en la Guerra Civil Española por motivos religiosos, lo que motivó a su madre (doña Carmen Sáenz de Heredia, prima hermana de José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia) a buscar asilo en la embajada de Bélgica. Para evitar el peligro de que sus cinco hijos fueran enviados a la Unión Soviética, la embajada organizó una evacuación el 31 de marzo de 1937, con lo que llegaron a Valencia y pudieron embarcar para Marsella. Desde Francia la madre y sus hijos se trasladaron a San Sebastián. Allí Mari Carmen estudió primero en el colegio del Sagrado Corazón y después en el internado de las Madres Irlandesas en Zalla (Vizcaya).

El 6 de abril de 1939, Jueves Santo, en la iglesia del Buen Pastor de San Sebastián, hizo su «entrega» a Dios para que perdonara a aquellos que habían fusilado a su padre. Poco después contrajo una escarlatina y una septicemia que, entre indecibles dolores, sufridos con admirable paciencia, le llevarían a la muerte. En ese momento, como el médico insistiera aún en retenerla en la tierra, dijo: "¡Déjeme, doctor, déjeme ir ya! ¿No ve que viene la Virgen con los ángeles a buscarme?". E incorporándose un poco, como para tomar algo, cayó sobre la almohada, muerta, sin una agonía y sin ninguna alteración del rostro. Eran las tres de la tarde. Su carita se animó con una expresión inefable. Vistieron a Mari Carmen con el traje blanco de su primera comunión, recostada entre lirios. Algunas flores se apartaron en aquel caluroso 17 de julio, para que se conservaran lozanas en agua para el entierro. Pero las flores que se pretendió conservar se ajaron en extremo, mientras que los lirios que se quedaron rodeando su cara estaban llenos de un misterioso rocío que los hacía permanecer como hubieran sido recién cortados. Se la enterró el 19 de julio "sin rigidez cadavérica -dijo su médico- y con un maravilloso color y aspecto", con la rosa de su cara entre los lirios frescos.

Desde el lunes 19 de octubre de 2014 sus restos descansan en la Parroquia de Santa María de Caná, de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Asociación Amigos de la Causa de Beatificación de Mari carmen

Enlaces externos[editar]