María Leopoldina de Austria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María Leopoldina de Austria
Archiduquesa de Austria
Princesa del Sacro Imperio Romano Germánico, Hungría, Bohemia y Lombardía-Venecia,Emperatriz consorte de Brasil
29- Imperatriz rainha D. Leopoldina.jpg
Emperatriz consorte de Brasil
7 de septiembre de 1822 - 11 de diciembre de 1826
Sucesor Amelia de Beauharnais
Reina consorte de Portugal
10 de marzo de 1826 - 28 de mayo de 1826
Predecesor Carlota Joaquina de Borbón
Sucesor Fernando II de Portugal
Información personal
Nombre secular Carolina Josefa Leopoldina Francisca Fernanda de Habsburgo-Lorena
Nacimiento 22 de enero de 1797
Palacio de Schönbrunn, Viena, Flag of the Habsburg Monarchy.svg Austria
Fallecimiento 11 de diciembre de 1826
(29 años)
Palacio de São Cristovão, Río de Janeiro, Flag of Empire of Brazil (1822-1870).svg Brasil
Entierro Cripta Imperial, São Paulo, Brasil
Familia
Casa Real Casa de Habsburgo-Lorena
Padre Francisco I de Austria y II del Sacro Imperio Romano Germánico
Madre María Teresa de las Dos-Sicilias
Consorte Pedro I de Brasil y IV de Portugal

Carolina Josefa Leopoldina Francisca Fernanda de Habsburgo-Lorena (en alemán Caroline Josepha Leopoldine Franziska Ferdinanda von Habsburg-Lothringen) (Viena, 22 de enero de 1797 - Río de Janeiro, 11 de diciembre de 1826),[1] llamada, en Brasil, Leopoldina o María Leopoldina, fue archiduquesa de Austria, regente del Reino de Brasil, primera emperatriz consorte de Brasil y durante poco más de dos meses en 1826, reina de Portugal. Era muy querida por los brasileños, que dolorosamente lloraron su muerte. Su apoyo a la causa de la independencia le valió el apodo de "La Paladina de la Independencia."

Orígenes[editar]

Leopoldina pertenecía a la Casa de Habsburgo , noble familia y una de las más antiguas dinastías de Europa, que gobernó Austria desde 1282 hasta 1918. Ella era la hija del último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco II (1768-1835), (que, desde 1804 , se convirtió en emperador de Austria con el título de Francisco I, porque Napoleón exigió su renuncia en el año en que fue coronado emperador de los franceses), y su segunda esposa y prima María Teresa de las Dos-Sicilias, princesa de Dos Sicilias, de la Casa de Borbón, hija del rey Fernando I y de su esposa María Teresa de las Dos Sicilias.

Francisco, su padre era viudo de Isabel Luisa Guillermina de Württemberg, que murió sin hijos en 1790, se casó por tercera vez con María Luisa de Austria-Este, que era como la madre de Leopoldina, quien no tuvo hijos y murió en 1816, y tomó cuarto matrimonio con Carolina Augusta de Baviera, que murió sin hijos en 1873.

Fue hermana del emperador Fernando I, del archiduque Francisco Carlos de Austria y de la emperatriz de Francia María Luisa, y por lo tanto, tía de los emperadores Francisco José I de Austria y Maximiliano I de México. Tía abuela de Carlos I de Austria.

Matrimonio[editar]

Se casó con Pedro de Alcántara de Braganza y Borbón, entonces príncipe de Beira heredero del trono de Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve. La ceremonia de matrimonio, fue celebrada por el arzobispo de Viena el 13 de mayo de 1817, por poderes, en la iglesia de San Agustín en Viena. Pedro estuvo representado por el archiduque Carlos Luis (1771-1847), hermano de Francisco I, gran líder militar, héroe de la Batalla de Aspern-Essling. La pareja recibió la bendición nupcial el 6 de noviembre de 1817, en la Capilla Real, Río de Janeiro. A pesar del gran amor que Leopoldina dedicada a su marido, su matrimonio no era feliz. Pedro tuvo hijos ilegítimos por sus varias amantes, como la señora Domitila de Castro Canto y Melo, la marquesa de Santos.

Princesa regente y emperatriz[editar]

Bandera del Imperio de Brasil, creada por la emperatriz Leopoldina.
La princesa regente Leopoldina preside la reunión del Consejo de Estado el 2 de septiembre de 1822 y ratifica el decreto de independencia de Brasil.

El 25 de abril de 1821 una flota de 11 barcos trajeron de vuelta a Portugal al rey Juan VI y la familia real acompañada de su corte. Pedro quedó en Brasil como príncipe regente del reino, con la ayuda de un Consejo de Regencia. A partir de ahí las diferencias entre los súbditos portugueses y brasileños se tornaban más evidentes, con manifestaciones públicas que a menudo terminaban en peleas callejeras. En su correspondencia Leopoldina revela su simpatía por la causa de la independencia, pero Pedro dudaba del éxito en adoptar una decisión en contra de su padre y en oposición a la metrópoli.

En Portugal ganó impulso entre los círculos políticos la posibilidad de retirar la condición de "reino" al Brasil, reduciéndolo a la antigua situación de simple colonia gobernada directamente desde Lisboa. Ante tal proyecto, las presiones de las Cortes Portuguesas para forzar el regreso del príncipe heredero a la metrópoli se intensificaron. Por otro lado, en Río de Janeiro, empezó a circular una lista con miles de firmas pidiendo la retención de Pedro en el país con un ultimátum: volver a Portugal impediría la independencia inmediata de Brasil. El príncipe Pedro, que se había criado desde su niñez en Brasil, sentía escaso apego por Portugal y advertía que una separación de ambos territorios sería inevitable, idea que compartía con el político brasilero José Bonifácio, uno de sus principales partidarios.

Finalmente en diciembre de 1821 se presentó al príncipe Pedro una solicitud formal de la Cortes Portuguesas requiriéndole que partiera hacia la metrópoli en el más breve plazo. Enfrentado a la decisión, el príncipe Pedro manifestó al público brasilero: «Como es para el bien de todos y la felicidad de la nación, estoy listo para decirle a la gente que me quedo». Esto sucedía el 9 de enero de 1822, hasta la fecha recordado como "O día do fico" (en portugués "fico" significa "me quedo").

Pedro entregó el poder a Leopoldina el 13 de agosto de 1822, nombrándola jefa del Consejo Provisional del Estado y la princesa regente de Brasil, con capacidad jurídica necesaria para gobernar el país durante su ausencia y se trasladó a apaciguar a la provincia de São Paulo, agitada por el movimiento de independencia.

La princesa Leopoldina recibió la noticia de que Portugal estaba preparando una serie de sanciones económicas y militares contra Brasil. Había que tomar medidas drásticas con urgencia y Leopoldina sabía que no había tiempo para esperar el regreso del príncipe Pedro. Leopoldina, asesorada por José Bonifácio y usando sus atribuciones como jefa del gobierno interino, se reunió con el Consejo de Estado en la mañana del 2 de septiembre 1822 para firmar el decreto de la Independencia, donde se declaraba al Brasil "territorio separado" de Portugal.

Juramento de la emperatriz Leopoldina de la Constitución Imperial de 1824.

La princesa Leopoldina envió una carta al príncipe Pedro, junto con otra de José Bonifacio, dando cuenta de las decisiones tomadas por el gobierno de Lisboa: destituir a Pedro del cargo de regente y exigir su regreso inmediato a Portugal bajo amenazas. En su comunicación Leopoldina insta a Pedro a proclamar personalmente la independencia de Brasil y le advierte: «La fruta está madura, se cosecha ahora o se pudre».

El mensaje oficial de Río de Janeiro, llegó a manos del príncipe Pedro el 7 de septiembre de 1822, y motivó que en las cercanías de la ciudad de São Paulo Pedro proclamase la independencia de Brasil ese mismo día mediante el Grito de Ipiranga. En la espera del regreso del príncipe Pedro, Leopoldina, como gobernante provisional del nuevo imperio, previó que la bandera de la nueva nación tuviese un diamante amarillo - el color de la Casa de Habsburgo-Lorena - en un rectángulo verde - el color de la Casa de Braganza.

Leopoldina fue coronada emperatriz el 1 de diciembre de 1822, en la ceremonia de consagración y coronación de Pedro I.

Descendencia[editar]

Tuvieron 7 hijos:

Muerte[editar]

Leopoldina y sus hijos (de izquierda a derecha: Paula Mariana, María de la Gloria, Francisca, Pedro - en los brazos de su madre - y Januaria) poco antes de su muerte (1826).
Tumba de María Leopoldina (Cripta Imperial - São Paulo - Brasil).

Leopoldina murió en el Palacio de São Cristovão el 11 de diciembre de 1826 de una septicemia como consecuencia de un aborto. La emperatriz gozaba de mayor prestigio entre el pueblo que con su esposo, en tanto era conocida del público la preferencia del emperador Pedro I hacia su amante, la marquesa de Santos desde hacía varios años. Poco después de consolidarse la independencia de Brasil, la relación entre Leopoldina y Pedro se había roto, pero la prematura muerte de la emperatriz Leopoldina a los 29 años conmovió profundamente a la opinión pública.

Tres días antes de su muerte, demasiado débil para escribir, doña Leopoldina había dictado una carta a la marquesa de Aguiar que se enviará a su hermana, la emperatriz austriaca María Luisa de Francia:

"São Cristovão[?], 08 de diciembre 1826, a las 4:00 de la mañana

Mi querida hermana!

Reducido al estado deplorable de salud y que ha llegado al último punto de mi vida en medio de los mayores sufrimientos, voy a tener la desgracia de no poder dar explicaciones a todos esos sentimientos que hace tiempo había impreso en mi alma. Mi hermana! No la veré otra vez! No puedo repetir una vez más que la amaba, la adoraba! Bueno, ya que no puedo tener esta satisfacción tan inocente, igual a muchas otras que no están autorizados a mí, escucha el grito de una víctima que te pida - no la venganza - pero piedad, y ayuda de su afecto fraternal para mis hijos inocentes, los huérfanos que se quedan por su cuenta o de las personas que fueron autores de mis desgracias, que me redujo al estado donde yo estoy, de ser obligado a servirme de intérprete para llegar a su alcance las últimas súplicas de mi alma afligida. La marquesa de Aguiar, como usted bien sabe, que ha verdadero celo y amor por mí, como he escrito en varias ocasiones, este es la única amiga que tengo y es ella la que escribe en mi lugar.

Hace casi cuatro años, mi querida hermana, como lo escribió, por el amor de un monstruo seductor me encuentro reducido a un estado de mayor esclavitud y totalmente olvidado por mi amado Pedro. Últimamente, me acaba de dar la prueba final de su total olvido de mí, maltratar a mí en presencia de lo que es la causa de todas mis desgracias. Y mucho tuvo que decir a usted, pero me falta la fuerza de recordar lo horrible ataque que sin duda será la causa de mi muerte. Cadolino, que me fue recomendado por usted, y que me ha dado todas las pruebas de la subordinación creciente y lealtad, es quien está a cargo de entregar esta carta, y le dirá lo que, por muchas razones, no puedo confiar en este manuscrito. Tras él toda la información precisa acerca de este artículo, no tengo nada más que añadir, confiando totalmente en su integridad, el honor y la lealtad.

(...)La marquesa de Aguiar se encarga de darle todos los detalles acerca de todo lo que se refiere a mis amadas hijas. ¡Ah, mis queridas hijas! Que será de ellos después de mi muerte? Ella será responsable por su educación hasta que mi Pedro, mi querido Pedro no se dispone otra cosa. Adiós mi querida hermana.

Que el Ser Supremo puede permitir que te escribo de nuevo, porque ese será el final de mi recuperación.

L. S. B. Marquesa de Aguiar escribió."

El rumor de que el aborto y la posterior muerte de la emperatriz Leopoldina habrían sido causados por una golpiza del emperador (debido a la negativa de Leopoldina a presentarse en una ceremonia oficial acompañada sólo por la marquesa de Santos), causó gran consternación y enojo entre la población de Río de Janeiro. El palacio donde vivía la marquesa de Santos (un regalo del emperador) fue apedreado por una turba tras el sepelio de Leopoldina, y las tropas debieron intervenir para evitar el linchamiento de la amante imperial.

Sus restos descansan en la Cripta Imperial en el Monumento a la Independencia de Brasil, en São Paulo.

Distinciones honoríficas[editar]


Predecesor:
-
COA Imperial Prince of Brazil (alternative).svg

Emperatriz consorte de Brasil
1822-1826

Sucesor:
Amelia de Beauharnais
Predecesor:
Carlota Joaquina de Borbón
Coat of arms of the Kingdom of Portugal (Enciclopedie Diderot).svg
Reina consorte de Portugal

1826
Sucesor:
Fernando II

Referencias[editar]

  1. «Maria Leopoldina (D.).» (en portugués). Portugal - Dicionário Histórico, Corográfico, Heráldico, Biográfico, Bibliográfico, Numismático e Artístico págs. 840.
  2. Geneall
  3. Royal Ark
  4. Royal Ark
  5. Royal Ark
  6. Royal Ark
  7. Royal Ark
  8. Geneall
  9. Royal Ark

Bibliografía[editar]

  • Kaizer, Gloria, Doña Leopoldina, un Habsburgo en el trono de Brasil, Editora Nova Fronteira, 1997.
  • KANN, Betina, Souza Lima, Patricia, la selección, Cartas de una emperatriz, Editora Estação Liberdade, São Paulo, 2006.
  • Lacombe, Américo Jacobina, el traductor, La correspondencia entre María Graham y la emperatriz Doña Leopoldina, Itatiaia Editora, Belo Horizonte, 1997.
  • Prantner, Johanna, La emperatriz Leopoldina de Brasil, Editora Vozes, Petrópolis, 1998.
  • RAMIREZ, Stanley Ezequiel, Las relaciones entre Austria y Brasil - 1815-1889, Colección, Brasiliana, Tomo 337, Companhia Editora Nacional, São Paulo, 1968, traducción y notas de Américo Jacobina Lacombe.