María Bashkírtseva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Maria Bashkírtseva
Bashkirtseff.jpg
María Bashkírtseva
Nombre completo María Konstantínovna Bashkírtseva
Nacimiento 11 de noviembre de 1858
Bandera de Rusia Gavrontsy, Imperio Ruso
Fallecimiento 31 de octubre de 1884
(25 años)
Bandera de Francia París, Francia
Nacionalidad rusa
Área Pintura, dibujo, escultura
Movimiento Realismo, Naturalismo
[editar datos en Wikidata]

María Bashkírtseva (en ucraniano: Марія Костянтинівна Башкирцева;en ruso: Мария Константиновна Башкирцева; n. Gavrontsy, Ucrania, el 11 de noviembre de 1858 - f. París el 31 de octubre de 1884) fue una escritora, famosa por su diario íntimo, pintora y escultora ucraniana de nacionalidad rusa.

Vida y obra[editar]

Nacida Mariya Konstantínovna Bashkírtseva en Gavrontsi cerca de Poltava, Ucrania, el antiguo Imperio Ruso, en el seno de una familia noble, crece en el extranjero, viajando con su madre a través de Europa. Hablaba correctamente en francés, inglés e italiano, además del ruso, que era su idioma de nacimiento. Su gran sed de conocimientos la conduce a estudiar con pasión los autores clásicos y contemporáneos. Por otra parte, estudia pintura en Francia en la Académie Julian, una de las pocas en Europa que aceptaba estudiantes mujeres (se podía encontrar allí a jóvenes alumnas venidas incluso de los Estados Unidos). Una de sus condiscípulas fue Louise Catherine Breslau, a quien María consideraba como su única rival.

Produjo una obra importante, teniendo en cuenta su breve existencia; sus cuadros más conocidos son Un meeting (representando a niños de los barrios pobres de París) y El Atelier Julián (sus compañeras artistas durante el trabajo). Muchas de las obras de María Bashkírtseva se extraviaron durante la evacuación de las ciudades rusas ante la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial.

Le Meeting
1884. Musée d'Orsay.

A los 15 años, María Bashkírtseva comienza a escribir su diario íntimo, redactado en francés, al que le debe mucho de su celebridad. Sus cartas, sobre todo una correspondencia con Guy de Maupassant, fueron publicadas en 1891. Este intercambio epistolar, tanto como las diferentes ediciones del Diario publicados entre 1887 y 1980, fueron muy edulcorados por la familia.

La tumba de María Bashkírtseva.

Muerta de tuberculosis a los 25 años, María Bashkírtseva tuvo tiempo de dejar su marca intelectual en el París de los años 1880. Feminista, bajo el pseudónimo Pauline Orell, financió y contribuyó con varios artículos a la revista La Citoyenne del movimiento feminista Les droits des femmes que conducía Hubertine Auclert en 1881.

Algunos meses antes de la muerte, entreviendo que no sobreviviría a la enfermedad, inició una relectura de su Diario, cuya particularidad es la redacción en segunda persona, dirigido a sus lectores de la posteridad: «Pero, bueno, no tengo con quien charlar… Sólo ustedes, adorados lectores, pero un espacio de cincuenta años nos separa y, decididamente, eso no favorece la comunicación… La charla languidece. Buenas noches. (8/9/79)», y agregó una suerte de introducción en mayo de 1884: «Si fuese a morir así, súbitamente, tal vez no conocería el peligro, me lo ocultarían... y no quedaría nada de mí... nada... ¡nada!... como si no hubiese existido jamás... Si no vivo lo suficiente para ser ilustre, este diario será interesante; siempre es curiosa la vida de una mujer, día a día, como si nadie en el mundo debiera leerla pero también con la intención de ser leída.» Falleció el siguiente mes de octubre.

Fue sepultada en el Cementerio de Passy en París. Su tumba, una pequeña capilla de estilo ruso diseñada por Emile, arquitecto y hermano de su amigo el pintor Jules Bastien-Lepage, que reproduce en su interior el estudio de la artista en proporciones reales, ha sido declarado monumento histórico.

Su Diario[editar]

María Bashkírtseva describía y analizaba todos sus sentimientos en su Diario. Las entradas comienzan con largos e insignificantes detalles; después, el tono cambia gradualmente y aparecen textos exhibiendo confesiones, deseos y ambiciones más íntimos de una manera sincera, sin afectación ni convencionalismos. El estilo es a menudo impertinente, audaz, con términos familiares, evidencia de un educación un tanto desordenada durante una infancia marcada por los viajes continuos habituales de numerosas familias rusas de clase alta y la frecuentación de ambientes cosmopolitas.

María Bashkírtseva.

En la página del 3 de julio de 1876 se puede leer:

Este pobre Diario que contiene todas estas aspiraciones hacia la luz, todos estos impulsos habrán de considerarse como arranques de un genio aprisionado si el final fuese coronado por el éxito, ¡pero serán vistos como delirios vanidosos de una criatura banal si terminó enmoheciéndome eternamente! ¡Casarme y tener hijos! ¡Pero cada lavandera puede hacer otro tanto! A no ser que encuentre un hombre civilizado y lúcido o débil y enamorado. Pero ¿qué es lo que yo quiero ? Vosotros lo sabéis bien. ¡Yo quiero la gloria! No es este Diario el que me la otorgará. Este Diario no será publicado más que después de mi muerte, porque yo estoy aquí demasiado desnuda para mostrarme en vida. Por otra parte, no será más que el complemento de una vida ilustre.

La preocupación obsesiva por dejar algo detrás de ella está siempre presente, teñida de sus creencias religiosas y místicas. Los escritos poseen cierto poder evocador. Le constaba su origen aristócrata; era plenamente consciente de su atractivo y del esplendor de su voz, y soñaba con ser una cantante ilustre. Sella con Dios y con la Virgen ingenuos pactos prometiendo, a cambio de los triunfos mundanos que ella ambiciona, limosnas y peregrinajes. Aparenta necesitar preocupaciones que mantengan la actividad de su espíritu: se entusiasma con la idea de reconciliar a sus padres y de seducir a su padre, de quien posee una imagen amedrentadora.

Automne (1883).

Sin embargo, el arte comienza a interesarle por sobre todas las cosas: «A los veintidós años, seré célebre o difunta», escribe. Cuando los médicos le prohiben el canto, se vuelca en el dibujo y la pintura en el taller del maestro Julian, donde estudia y experimenta decepciones. Se desconsuela de no ser más que una mujer. Por otra parte se emociona por todo aquello que es elevado y por las pequeñas realidades de la vida:

Es una naturaleza desafortunada la mía : yo querría una armonía exquisita en todos los detalles de la existencia. A menudo, las cosas que pasan por elegantes o atractivas me chocan por yo no sé que falta de arte, de gracia particular... ¿Naderías? Todo es relativo, y si una espina nos hiere tanto como un puñal, ¿qué queda por decir a los sabios?

En compañía de una amiga ingresa, bajo un falso nombre, en una sociedad por los derechos femeninos. Rinde culto a ciertas personalidades políticas o literarias. Exhibe terror a lo trivial. Confiesa que se aburre en este mundo y detesta la solemnidad estirada de ciertos salones. Frecuenta relaciones ausentes de lealtad y de franqueza, y traza algunos retratos de un sabor vivo y audaz de esos personajes de París.

Aspira a una celebridad que ve verdaderamente posible, aunque se muestre siempre severa consigo misma, y aunque las alabanzas huecas la ofendan. Ella contempla su nombre desde el punto de vista de la gloria: «¡María Bashkírtseff! ¿Qué es lo que sugiere?... Suena como algo extraño, atormentado, no es que no prometa un relativo resplandor: tiene cierta prestancia, sonido, orgullo, pero es entrecortado y confuso.» Describe su terror cuando percibe que, debido a su enfermedad, oye cada vez menos, y sus ataques de nervios: «Mi trabajo sufre por eso, yo pinto todo estando devorada por aprehensiones quiméricas. Me imagino cantidad de horrores. Me ocurre que despierto sobresaltada y corro al otro lado del jardín, como una loca.» Y sus prisas por acumular el máximo de sensaciones posible: «Me parece que nadie ama todo tanto como yo: artes, música, pintura, libros, mundo, vestidos, lujo, ruido, calma, risa, tristeza, melancolía, bromas, humor, frío, sol... adoro y admiro todo... Todo se presenta para mí bajo aspectos interesantes o sublimes: yo querría verlo todo, tenerlo todo, abrazarlo todo, confundirme con todo...» Hacia el final, piensa en la muerte constantemente.

María Bashkírtseva.

El «Cercle des amis de Marie Bashkirtseff» (Círculo de Amigos de Marie Bashkirtseff) completó en 2005 una versión completa del Diario, sumando 16 volúmenes de aproximadamente 300 páginas cada uno. En 1999 apareció el primer tomo de otra edición que incluye anotaciones y comentarios sobre los personajes y la realidad de la época, producida por Lucile Le Roy para la editorial L'Âge d'Homme. Esta versión, que abarca únicamente el periodo 1877 a 1879, ocupa un volumen de 1.000 páginas; no ha aparecido ninguno de los restantes cinco tomos proyectados. Existe una biografía (en francés), publicada por la profesora Colette Cosnier, Marie Bashkirtseff. Un portrait sans retouches. (Ed. Pierre Horay, 1985). En 2004, se publicó Le roman de Marie Bashkirtseff, una novela en francés escrita por Raoul Millé, en la que el autor describe con bastante precisión la vida de la artista y un hipotético romance entre Bashkírtseva y Maupassant –sobre el que no existen más que conjeturas, puesto no existen indicios de que se hubieran encontrado (Ed. Albin Michel, 2004). Finalmente, el Círculo de Amigos de Marie Bashkirtseff ha editado (en francés) una selección de textos de los 16 tomos del Diario recopilado por temas.

Obras[editar]

  • Retrato de su prima Dina (futura condesa de Toulouse-Lautrec), 1833 (Museo d'Orsay, Paris)
  • Le Meeting, 1884 (Museo d'Orsay, Paris)
  • Portrait de jeune femme, 1884, pastel (Museo d'Orsay, Paris)
  • La Douleur de Nausicaa, escultura en bronce (Museo d'Orsay, Paris)
  • Autorretrato con paleta, 1882, (Museo de Bellas Artes de Niza)

Diario[editar]

  • Mon journal, Cercle des Amis de Marie Bashkirtseff, F. Paillard, Abbeville:

Correspondencia[editar]

  • Marie Bashkirtseff et Guy de Maupassant, Correspondance, Éditions Actes Sud, 2001

Enlaces externos[editar]