Manufactura textil inglesa en la Edad Media

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Campesinos medievales trabajando la lana

La manufactura textil fue muy importante para la economía inglesa en la época precedente a la revolución industrial (S. XVIII). Teniendo la lana una gran importancia en la economía de Inglaterra.

Manufactura textil de la lana[editar]

En los siglos XII y XIII floreció la manufactura de lana en Inglaterra, este florecimiento se dio con mayor fuerza en (de norte a sur): York, Beverly, Lincoln, Nottingham, Stamford, Leicester, Northampton, Huntingdon, Oxford y por supuesto Londres. Este proceso de manufactura se dedicaba a satisfacer la materia prima nacional y parte de ella se utilizaba para exportarse. Historiadores clásicos de la economía inglesa, como E. Lipson, dicen que la base de este trabajo recaía de manera típica en el gremio, esto se refiere a tejedores independientes que trabajan por su cuenta. Aunque hay también investigaciones más recientes (una de ellas es un artículo de E. M. Camus-Wilson) que contradice la opinión tradicional. En dicho artículo («The English Cloth Industry in the Late 12th and Early 13th Centuries») nos muestra nuevos datos, que demuestran que en aquellos siglos la manufactura textil ya existía dentro del capitalismo, cuyos fundadores eran los tintoreros. Dado que la mayoría de las tintorerías eran en su mayor parte importadoras, y para este proceso se necesitaba cierto capital, los tintoreros aprovecharon de su posición para convertirse en industriales y a la vez en exportadores de paños. Este fue el caso de Leicester en 1253 y Londres 1225, donde se da el trabajo a gran escala, este trabajo se da a manos de tintoreros, quienes dan trabajo a tejedores y bataneros.

En tiempos anteriores al nacimiento de la manufactura textil, era una normalidad que un campesino obtuviera lana de sus propias ovejas, por lo tanto el complemento natural de la manufactura textil era la del ganado lanar.

La manufactura textil, situada en las ciudades mencionadas comenzó su decadencia a mediados del siglo XII y en algunas de estas ciudades esa decadencia se concretó en ruina alrededor de 1300. Podemos decir que a medida que el batanado no se hacía en molinos, otra parte del proceso de producción, como el hilado y el tejido se hacía a mano, y por consiguiente, el proceso era una combinación de elementos capitalistas medievales y modernos. En el siglo XI el trabajo textil en Inglaterra tenía dos fines: el consumo propio o comerciar con él. Los campesinos estaban tan familiarizados con la fabricación de telas como con la agricultura. Este último era un trabajo correspondiente a mujeres y niños.[1]

Como se puede apreciar entonces, los tejedores comienzan a tener importancia a partir del siglo XIV, por lo tanto el elemento parece que el factor humano con que se formó la manufactura textil inglesa, no procedía del feudalismo como se conoce típicamente, sino de elementos que se encontraban fuera de él. El progreso textil de los siglos XI y XII se puede interpretar como un crecimiento natural de la economía, derivado de un incremento de las necesidades humanas, en avances y mejoras tecnológicas, en mayor especialización, en un desarrollo comercial; desarrollo que fue base del capitalismo. Posteriormente, otro de los factores económicos que impulsaron el desarrollo del capitalismo fueron las medidas proteccionistas que tomo Inglaterra en los siglos XIII y XIV, como el impuesto en la exportación de lana, fuente que fue tradicionalmente del fisco inglés, debido a que fue aumentado varias veces en esta época, luego la prohibición de la exportación de la misma y abrir las fronteras al paño o la inmigración de industriales, tejedores y artesanos flamencos. Además que hasta el año 1000, el hombre vestía de lino en el verano, con pieles en invierno. Es así como unos siglos después, es la lana el material textil más importante; esto debido a los cambios climáticos en la Europa Medieval a partir del siglo Xl, de tener veranos cálidos y secos e inviernos muy fríos e igualmente secos, pasaron a tener veranos fríos y lluviosos, e inviernos húmedos y probablemente menos fríos. Ahora el invierno ya no sería tan frío como para usar pieles ni el verano tan cálido y seco como para usar lino, en ambas temporadas la lana sería el material más adecuado. En un clima más húmedo, habría abundancia de pastizales casi el año entero, por lo tanto tuvieron también un crecimiento muy rápido de los rebaños.[2]

Es así como se da la transformación de la manufactura textil inglesa en la edad media, específicamente desde el siglo XI en adelante, así como el cambio de sus materias primas y las medidas proteccionistas de aquel país.

Poundage: control fiscal de la exportación de la lana[editar]

La manufactura textil se basaba en el comercio a través de rutas establecidas por mercaderes, quienes eran los encargados de comerciar los paños que se producían en Flandes, principalmente, y cuya lana era de origen inglés. En la baja edad media, los tejedores empiezan a trasladar su trabajo del campo a la ciudad, si antes era común que fuesen las mujeres las encargadas de producir los paños, ahora, con la urbanización, los hombres van a ocuparse del tejido de los paños. En los siglos XIII y XIV Inglaterra exportaba lana sin teñir ni confeccionar, productos semifabricados. Los tintoreros y sastres van a intervenir para transformar el comercio de exportación de lana en productos acabados. Surgen, entonces, grupos de interés mercantil que van a formar importantes gremios de negociantes que ponen a su servicio artesanos rurales. [3]

Inglaterra se consolida como el gran exportador de lana a Europa, particularmente a Flandes y Florencia, por lo tanto, la manufactura textil genera ganancias sustanciales que el Estado de Inglaterra quiere capitalizar a su favor.

La importancia creciente de ciudades productoras de paño significó una amenaza para el gobierno del rey Eduardo III, el cual decidió dictar medidas proteccionistas para intentar evitar la entrada de los paños que se fabricaban en el extranjero. El poundage es un arancel a la importación de telas de lana que crea Inglaterra como arma fiscal para proteger su mercado interno. Además de los impuestos, también establece monopolio de la exportación de lana a pequeños grupos de mercaderes afines a la corona. En 1350, estos comerciantes se conocían como los Mercaderes del Staple que era el nombre de la compañía.[4]

Estas medidas de control fiscal y económico repercutieron negativamente en los productores de la lana inglesa dado que se vieron forzados a disminuir los precios. Lo cual generó una diferencia artificial entre los precios extranjeros y los locales, como consecuencia, las exportaciones anuales disminuyeron.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Cameron, Rondo. 4ta edición, ed. Historia económica mundial desde el paleolítico hasta el presente. 
  2. Bazant, Jan (1952). Evolución de la industria textil inglesa en la edad media. 
  3. Murray Rothbard. «El mercantilismo en Inglaterra». Consultado el enero de 2012. 
  4. Pirenne, Henri. Historia económica y social de la edad media. fondo de cultura económica. p. 267. 

Bibliografía[editar]

  • Bazant, Jan: «Evolución de la industria textil inglesa en la edad media.» El Trimestre Económico, Vol. 19, No. 73(1) (enero-marzo de 1952)
  • «The English cloth industry in the late 12th and early 13th century» The Economic Review, Vol. XlV, No. 1 (1944)
  • Cameron, Rondo y Larry Neal: Historia económica mundial desde el paleolítico hasta el presente, 4ta edición, 2015
  • Pirenne, Henri: Historia económica y social de la Edad Media, México, Fondo de Cultura Económica, 1978, pp.267
  • Rothbard, Murray: El mercantilismo en Inglaterra, 2 de enero de 2012, en Instituto Mises. Economía Política para la libertad. Recuperado de: [1]