Manuel Moral Mozas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Manuel Moral Mozas (Torredelcampo, Jaén, España, 1 de enero de 1908 - † Torredelcampo, 25 de marzo de 1989) es conocido como pintor de arte naïf, pero también se dedicó a la escultura, carpintería, música y novela.[1]

Biografía[editar]

Acudió a la escuela hasta los siete años. A esta edad, ya fue empleado en una panadería, por lo que recibió el apodo de "El Hornerillo", heredado también de su padre. Después fue aprendiz de carpintería, oficio que ejerció desde los 14 hasta los 69 años.

Por otra parte, también perteneció a la Banda Municipal de Música de su pueblo, hizo esculturas y escribió tres novelas cortas: "Calumnias sin venganza", "Regeneración" y "Cambio en la cárcel", además del sainetillo "El testarudo".

Obras[editar]

Cuando en 1977, con 69 años, Manuel Moral, obligado por su familia, dejó su oficio y, para combatir la inactividad, comenzó a pintar. En ese mismo año inauguró su primera exposición, en la que vendió las 47 obras expuestas, consiguiendo dos millones de pesetas. Con más de 70 años, en los momentos de mayor inspiración, pintaba entre 15 y 16 horas diarias.

Especialistas indican que Manuel Moral es el prototipo de artista naïf puro, ya que se trata de un autor sin estudios de pintura, procedente de un ambiente de escasos recursos, que refleja en su obra la vida cotidiana. Debido a la falta de estudios, Moral usa una perspectiva distorsionada, estructuras y personajes esquemáticos y un vivo uso del color, característicos de la pintura naïf.

En una entrevista de 1988, declara:

Yo jamás he cursado estudios de pintura, y ni mucho menos, cuando comencé a pintar mis primeros cuadros, podía sospechar que eso era naïf.

Manuel Moral

Sus cuadros plasman campos de largas hileras de olivos, amplios cielos siempre despejados. El paisaje se divide en pequeñas colinas o tierras, con tramas de olivos, surcadas por caminos de campo y carreteras. Se muestra la vida y el trabajo de la campiña: personajes labrando, animales, viviendas diseminadas, pueblos blancos en la lejanía. Predominan los tonos verdes y ocres. Su contemplación invita al sosiego.[2]

Varias de sus obras de arte se exponen en el Museo Internacional de Arte Naïf de Jaén, en una sala especialmente dedicada a él. De hecho, fue el legado de su obra el que inició la creación de este museo, único en España, dedicado a este estilo.[3]​ Además, Moral expuso sus trabajos de pintura naïf en Jaén, Madrid, Barcelona, París, Nueva York y otros lugares, ganando fama.[4]

Reconocimientos[editar]

Referencias[editar]

  1. «Los cien jiennenses del siglo XX». Ideal. Consultado el 5 de abril de 2015. 
  2. Ojeda Rivera, Juan F.; Delgado Bujalance, Buenaventura (10 de junio de 2010). «Representaciones de paisajes agrarios andaluces». Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales XIV (326). Consultado el 5 de abril de 2015. 
  3. Donaire, Ginés (2 de septiembre de 2003). «La cuna de la pintura ingenua». El País. Consultado el 5 de abril de 2015. 
  4. Fuentes, Javier (29 de abril de 2988). «Manuel Moral. De carpintero a octogenario descubridor de la pintura 'naïf'». El País. Consultado el 5 de abril de 2015. 
  5. Jiennenses destacados. Diputación de Jaén http://www.jaen.es/sociedad/jiennenses-destacados/bellas-artes/manuel-moral-mozas.html |url= sin título (ayuda). Consultado el 5 de abril de 2015.