Manuel Jiménez Ramírez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Manuel Jiménez Ramírez
Manuel Jime¦ünez Rami¦ürez holding nahual woodcarving.jpg
Manuel Jiménez sosteniendo una de sus piezas.
Información personal
Nacimiento 9 de diciembre de 1919
San Antonio Arrazola, Oaxaca
Fallecimiento 4 de marzo de 2005 (85 años)
San Antonio Arrazola, Oaxaca
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Artesano mexicano, creador de los alebrijes oaxaqueños

Manuel Jiménez Ramírez (9 de diciembre de 1919 – 4 de marzo de 2005) fue un tallador, escultor y pintor mexicano reconocido por ser creador de los “alebrijes” en Oaxaca , figuras de animales talladas en madera con diseños elaborados y pintadas con varios colores. Era una persona muy carismática y filosófica, quien se creía la reencarnación de algún otro artista. Comenzó a crear figuras de animales en arcilla desde temprana edad y después se interesó por el tallado de madera, creando figuras humanas, escenas del nacimiento de Jesús, máscaras y sus primeros alebrijes. Su trabajo se encuentra en colecciones públicas y privadas alrededor del mundo, principalmente en Estados Unidos.

Vida[editar]

Jiménez Ramírez nació en San Antonio Arrazola, Oaxaca, a unos 16 km al sureste de Oaxaca de Juárez. Comenzó con figuras de animales con arcilla a la edad ocho años para después aprender a tallar madera.[1][2]​ Fue una persona carismática, dedicada a sus estudios en filosofía y creía que él era la reencarnación de un artista.[3]​ fue apodado “el divino” y varios de sus vecinos lo consideraban de ascendencia nahual.[1]​ También fue considerado como una especie de “curandero” llevando a cabo varias actividades en su pueblo.[1]​ A lo largo de su vida tuvo también otras actividades, como cortar cañas de azúcar en los estados de Veracruz y Oaxaca, fue albañilería, tejido de canastas, estilista entre otras.[1]​ Murió a los 86 años en su pueblo natal.[2][3]

Tallado de madera[editar]

Angelico Jiménez, hijo de Manuel, en el taller familiar

A Jiménez Ramírez se le considera el creador de la versión oaxaqueña de los “alebrijes.”[2][4]​ Las primeras piezas originales fueron criaturas fantásticas hechas de cartón y pintadas con colores brillantes y fueron creadas por Pedro Linares López en la Ciudad de México.[2]​ De esta forma las versiones oaxaqueñas son hechas de madera, con figuras de la tradición nahual. Jiménez Ramírez también se caracterizaba por añadir cabello y barba hechos de ixtle, como una referencia más de su origen nahual.[1]​ El artesano jamás enseñó su técnica a personas ajenas a su propia familia, sin embargo para 1980 otros comenzaron a imitar su estilo, lo cual eventualmente atrajo más turistas a la zona.[2]

Aunque Jiménez Ramírez es mejor conocido por sus alebrijes, entre sus obras también de encuentran figuras humanas, objetos religiosos y máscaras, especialmente de animales.[1][2]​ Llegó a hacer altares, nacimientos y escenas de la vida cotidiana a gran detalle, con un gran sentido de fantasía y libertad artística.[1][4]

Jiménez Ramírez trabajaba el copalillo, zompantle, palo de Águila y cedar, de los cuales los dos primeros los adquiría en su localidad y los otros los compraba a proveedores en Valle Nacional e Istmo de Tehuantepec. Escogía piezas de madera, usualmente grandes, con la idea de lo que iba a tallar en mente, para aprovechar mejor el tamaño y forma de la madera. Su principal herramienta era el machete. Para las partes que requerían mayor detalle como las orejas o colas, las tallaba por separado y luego las añadía al la pieza principal. También se dedicó a pintar piezas para fines comerciales.[1]

Su trabajo como artesano se encuentra en colecciones públicas y privadas en todo el mundo, especialmente en museos de los Estados Unidos.[1][4]​ Fue nombrado como “Gran Maestro” del folclor mexicano por el Fomento Cultural Banamex.[1]

Herencia[editar]

Su hijo Angélico (nacido en 1954) e Isaías (nacido en 1961) continúan los pasos de su padre, trabajando para salvaguardar una tradición que ellos consideran como propia.[2][3][4]​ Angélico ha trabajado como tallado, escultor y pintor por cuarenta años e Isaías por quince años. Ambos tienen su taller donde son asistidos por sus esposas e hijos.[3]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano. México, D. F.: Collección Fomento Cultural Banamex. 2001. pp. 207-208. ISBN 968-5234-03-5. 
  2. a b c d e f g «Angélico Jiménez». Chapala, Jalisco: Feria de los Maestros. Consultado el 28 de febrero de 2014. 
  3. a b c d «Carvers and painters from Arrazola». Germany: kobra-net GmbH. Consultado el 28 de febrero de 2014. 
  4. a b c d «(The late) MANUEL JIMÉNEZ RAMÍREZ y sus hijos ANGÉLICO e ISAÍAS (San Antonio Arrazola)». Nueva York: Friends of Oaxacan Folk Art. Consultado el 28 de febrero de 2014.