Manuel II de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel II
Rey de Portugal
ManuelIIPortugal.jpg
Manuel II.
Información personal
Nombre secular Manuel Maria Filipe Carlos Amélio Luís Miguel Rafael Gabriel Gonzaga Francisco de Assis Eugénio de Sajonia-Coburgo-Gotha y Braganza
Reinado 1 de febrero de 1908 -
5 de octubre de 1910
Coronación 6 de mayo de 1908
Nacimiento 19 de marzo de 1889
Palacio de Belém, Lisboa,
Flag Portugal (1830).svg Reino de Portugal
Fallecimiento 2 de julio de 1932
(43 años)
Twickenham, Inglaterra,
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Entierro Panteón de los Braganza
Himno real O Hino da Carta
Predecesor Carlos I
Sucesor Teófilo Braga, presidente del Gobierno Provisional de la República Portuguesa
Familia
Casa Real Casa de Braganza Sajonia-Coburgo y Gotha
Dinastía Dinastía de Braganza
Padre Carlos I
Madre Amelia de Orleans
Consorte Augusta Victoria de Hohenzollern-Sigmaringen
Coat of Arms of the Kingdom of Portugal (1640-1910).png
Escudo de Manuel II

Manuel II de Portugal, apodado el Patriota o el rey perdido, (Lisboa, 19 de marzo de 1889 - Twickenham, Inglaterra, 2 de julio de 1932), último rey de Portugal entre 1908 y 1910.

Biografía[editar]

Manuel II de Portugal

Hijo segundo del monarca Carlos I de Portugal, se aficionó tempranamente a los estudios sobre literatura, principalmente la portuguesa, mostrando un fuerte apego a los libros; su educación le libró de mayores responsabilidades políticas en tanto su hermano mayor Luis Felipe de Braganza era el heredero del trono portugués y Manuel no estaba destinado a ser rey. No obstante, su reinado se inició repentinamente en 1908, año en el que radicales republicanos asesinaron a su padre, el rey Don Carlos y a su hermano mayor, Don Luis Felipe, el Príncipe Real durante un desfile en Lisboa.

El joven rey, carente de preparación política, tuvo que salvar la posición de la dinastía de Braganza forzando la dimisión del primer ministro João Franco y de todo el gabinete en 1908. Inmediatamente se convocaron elecciones libres en las que, aunque los republicanos y los socialistas no obtuvieron la mayoría (9% de republicanos, contra 58 % de apoyo al Gobierno, y 33% del bloque de la oposición), el desprestigio de la Casa de Braganza durante los últimos veinte años difícilmente podían ser revertidos por el inexperto monarca, aun cuando personalmente el propio rey no era impopular.

Manuel II de Portugal ataviado con todas las preseas que correspondían al monarca portugués.

La revolución republicana se inició el 4 de octubre de 1910, con una pequeña revuelta militar en Lisboa, la cual se amplió a unidades de la marina de guerra que bombardearon el palacio real desde el estuario del Tajo. Aunque la revuelta republicana no disfrutaba de apoyo popular masivo, los monárquicos tampoco gozaban de simpatías suficientes para una oposición armada a la sublevación. Ante la falta de apoyo, Don Manuel, refugiado en el Palacio de Mafra, huyó desde las playas de Ericeira, al norte de Lisboa, a Gibraltar con toda la familia real el 5 de octubre. Ya en Gibraltar supo que las guarniciones de Oporto y el norte de Portugal, tradicionalmente monárquicas, habían acatado la recién proclamada República, por lo cual el ex-monarca se dirigió a Gran Bretaña, donde fue recibido por el rey Jorge V.

Vivió en el exilio en el Reino Unido. El 4 de septiembre de 1913 se casó con la princesa alemana Augusta Victoria de Hohenzollern-Sigmaringen en el Castillo de Sigmaringen, mostrando interés en los acontecimientos políticos portugueses, aunque sin estimular un movimiento insurreccional que restaurase la monarquía, lo cual le alejó de los monárquicos residentes en Portugal. No obstante, Manuel II rechazaba la inestabilidad de la joven República, temiendo que ello amenazaría la independencia del país o la conservación del imperio colonial. También mostró su apoyo a la participación de Portugal en la Primera Guerra Mundial, así como a la intervención portuguesa en las negociaciones de posguerra. El rey murió joven -de enfermedad- y sin hijos por lo que los movimientos realistas que querían restaurar la dinastía de Braganza fracasaron en sus intentos, ante la ausencia de heredero.

Al no dejar descendencia, la sucesión en los derechos al trono de Portugal pasaron a la línea de don Miguel I, en la persona de Don Eduardo Nuño de Braganza, que pasó a ostentar el título de Duque de Braganza, siendo reconocido como tal por el resto de Casas Reales y por la República Portuguesa. Al mismo tiempo, el título fue disputado infructuosamente por María Pía de Sajonia-Coburgo Braganza que se decía hija de Carlos I.

Manuel II escribió durante su exilio una importante guía sobre la literatura portuguesa medieval y del renacimiento, la cual fue ampliamente aceptada y elogiada por los académicos portugueses, aunque aún pensaba escribir una obra semejante por el periodo desde 1640 hasta fines del siglo XVIII. Al morir, el gobierno del Estado Novo permitió que fuera sepultado en el Panteón de los Braganza en Lisboa.

Véase también[editar]


Predecesor:
Carlos I
Rey de Portugal
1908-1910
Sucesor:
Teófilo Braga, presidente del Gobierno Provisional de la República Portuguesa