Manuel Fernández Silvestre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Manuel Fernández Silvestre
Manuel Fernández Silvestre, de Kaulak.jpg
Retratado por Kaulak (Nuevo Mundo, 1919)
Información personal
Nombre de nacimiento Manuel Miguel Fernández Silvestre Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 16 de diciembre de 1871
El Caney (Cuba)
Fallecimiento 22 de julio de 1921
Annual (Marruecos)
Nacionalidad Española
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo desde 1889
Cargos ocupados
  • Comandante General de Ceuta
  • Comandante general de Melilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Lealtad España
Rama militar Ejército de Tierra
Rango militar General de división
Conflictos
Distinciones

Manuel Miguel Fernández Silvestre (El Caney, 16 de diciembre de 1871-Annual, 22 de julio de 1921) fue un militar español, comandante general de Ceuta (1919-1920) y de Melilla (1920-1921),[1]​ en el transcurso de la guerra del Rif,[2]​ y principal responsable, como comandante en jefe del ejército español, del desastre de Annual.[3]

A consecuencia de sus acciones inmediatamente antes de la batalla de Annual y durante la misma, Silvestre ha adquirido una muy baja reputación histórica como líder militar y político,[2]​ y aunque en tiempos recientes se ha tratado de revaluar su legado de manera más objetiva y fría, su imagen aun así no ha mejorado considerablemente.[1][3]

Biografía[editar]

Juventud[editar]

Nacido en El Caney, entonces en la Capitanía General de Cuba, era hijo del teniente coronel de artillería Víctor Fernández y Pentiaga, casado en segundas nupcias con Eleuteria Silvestre Quesada.[4]​ El 30 de agosto de 1889, a los diecisiete años de edad, ingresó en la Academia General Militar de Toledo, donde coincidió con otro destacado personaje, Dámaso Berenguer y Fusté, dos años más joven. Pasó a la Academia de Caballería el 9 de julio de 1891. Se graduó como segundo teniente de caballería a los veintiún años, el 9 de marzo de 1893.

Servicio en Cuba[editar]

Su primer destino fue el 27.º Regimiento de Cazadores de María Cristina, en el que permaneció hasta finales de mayo de 1895,[5]​ fecha en la que fue destinado a Cuba con el Regimiento Expedicionario de Caballería Tetuán. Desembarcó en Nuevitas el 15 de junio, y el 31 de julio ascendió a primer teniente con veinticuatro años.[2]

En febrero de 1896 fue destinado al Regimiento Expedicionario de El Príncipe, en el que sirvió hasta finales de agosto de 1898. Durante su estancia en Cuba destacó por su valor y forjó la leyenda de su buena estrella. Fue condecorado y felicitado por el gobierno en varias ocasiones, participando en más de cincuenta combates.[1][2]

El 8 de mayo de 1896 tomó parte en el combate de Arango contra los mambises, en el que cargó varias veces al frente de su escuadrón causándole al enemigo veintiocho muertos al arma blanca. Silvestre recibió cinco heridas de bala y su caballo resultó muerto. Los mambises le ataron a las ramas de un árbol, le acuchillaron once veces y le dejaron por muerto.[3][1]​ Rescatado en estado muy grave, casi desangrado, fue trasladado al Hospital de Morón, donde logró recuperarse. El 11 de agosto de aquel año, el general gobernador de Cuba, Valeriano Weyler, le concedió cuatro meses de licencia por enfermedad, a disfrutar en la península.[2]

De nuevo en activo, el 2 de diciembre de aquel año, en Sábana de Maíz, una bala le rozó la frente y estuvo a punto de matarle. Su extraordinario valor y temperamento quedó de manifiesto en la acción de Pinar del Río los días 13 y 14 de diciembre de 1896 donde, después de matarle tres caballos, consiguió un cuarto y volvió al combate.[1]​ El 10 de julio de 1897 fue ingresado en el hospital de Placeta aquejado de paludismo. El 30 de septiembre de aquel año, con veintiséis de edad, fue ascendido a capitán como recompensa por sus méritos en campaña.[2]

El 11 de enero de 1898, Silvestre recibió dos balazos en la primera carga que realizó su escuadrón, otros tres balazos y trece machetazos en la segunda, hiriéndole en la cabeza, tronco y extremidades, quedando seriamente incapacitado del brazo izquierdo, hecho que disimulaba muy hábilmente.[1]​ Recibió el ascenso a comandante con esa misma fecha de 11 de enero por los méritos de guerra contraídos en la acción de la Caridad.[3]

Regreso a España[editar]

La intervención de los Estados Unidos de América supuso la guerra hispano-americana tras el extraño hundimiento del Maine. Tras múltiples operaciones bélicas, Santiago de Cuba se rindió el 16 de julio de 1898. Por ello, el aún comandante Silvestre desembarcó en La Coruña el 29 de agosto de 1898. Fijó su residencia en Alcalá de Henares. Sirvió en varios regimientos de caballería de Madrid y Zaragoza. El 15 de diciembre de 1899 se casó con doña Elvira Duarte Oteiza, con la que tuvo dos hijos: Elvira y Manuel, que era alférez cuando ocurrió el desastre de Annual y moriría en la Guerra Civil en 1937. Su mujer murió en Melilla el 19 de enero de 1907, dejándole viudo a los treinta y seis años.[1]

Servicio en Marruecos[editar]

En 1904, tras estancias en diversos regimientos peninsulares, Silvestre fue destinado a Melilla para mandar el Escuadrón de Cazadores de Alcántara. Estudió árabe en la Escuela Oficial de Árabe de Melilla, en la que obtuvo la nota más alta de los catorce alumnos, consiguiendo el título de intérprete.[3][2]

A finales de agosto de 1908 se trasladó a Casablanca, donde el ministro de Estado le destinó como jefe superior instructor de la Policía Jerifiana, conforme con el nuevo sultán, Abd el-Hafiz. Asimismo, se le nombró instructor de la Policía Marroquí de la ciudad y le dieron el mando de las fuerzas españolas en esta ciudad. El 27 de febrero de 1909, a los treinta y siete años, ascendió por antigüedad a teniente coronel.[3]

El teniente coronel Fernández Silvestre, jefe de las fuerzas en Larache y Alcazarquivir a su llegada a Madrid a finales de 1911.

En 1911, Silvestre pasó a ser jefe de las tropas de Larache y Alcazarquivir. Los ánimos antiespañoles estaban exacerbados y los Ibn Malek, un clan nativo amigo de España, fueron asesinados en Larache. El 13 de junio los pocos españoles de Larache se parapetaron en los muelles temiendo el ataque de las tribus. Procedente de Casablanca, Silvestre desembarcó en la ciudad y se entrevistó con El Raisuni, un famoso cabecilla local de gran poder e influencia. Ambos congeniaron, dando paso a una solución del conflicto.

El 22 de febrero de 1912, con cuarenta años, ascendió a coronel. En el verano de ese año el coronel Silvestre acumuló fuerzas en Larache y pactó con Raisuni una razzia y la ocupación de Arcila por tropas españolas el 17 de agosto, en sustitución del destacamento francés que tendía una línea telegráfica con Tánger. El audaz hecho asombró a los franceses e irritó al Elíseo. Y aunque Silvestre era considerado demasiado belicoso,[3]​ el presidente del Consejo de Ministros, Canalejas, le dejó hacer y respaldó su acción.

Tras el asesinato de Canalejas y el establecimiento unilateral del protectorado francés en Marruecos, el 27 de noviembre España se vio obligada a firmar precipitadamente un tratado leonino, que redujo a 21 000 km² la zona de influencia española previamente pactada, mientras que Francia se reservó 415 000. Nació así el Protectorado español en Marruecos, situado en la zona más pobre, agreste y levantisca del país.

Fotografía del coronel Fernández Silvestre, publicada con motivo de su ascenso a general

En enero de 1913 fue nombrado comandante general de Larache y ascendido a general de brigada, por méritos de guerra, el 19 de junio de 1913, siendo en ese momento el general más joven del ejército.[3][1]​ Probablemente por desavenencias surgidas con el general José Marina Vega, asociadas a un tiroteo de enviados del Raisuni en Larache (junio de 1915), fue trasladado a la península ibérica, siendo nombrado ayudante de campo de Alfonso XIII el 9 de julio de 1915, función que desempeñó durante los siguientes cuatro años.[2]​ Ascendió a general de división el 28 de junio de 1918.[2][1]

Ante las agresiones cabileñas y la escalada del conflicto con El Raisuni, Silvestre fue devuelto a la situación activa.[1]​ El 23 de julio de 1919 fue nombrado nuevo comandante general de Ceuta. El Raisuni fue derrotado por las tropas españolas, entre las que estaban las comandadas por Silvestre, en octubre de 1919.[1]

Últimos años: El desastre de Annual y fallecimiento del general Silvestre[editar]

Mapa de la zona española en Marruecos (1920), con retratos de González Tablas, Berenguer y Silvestre.

El 12 de febrero de 1920 Silvestre tomó posesión de la Comandancia General de Melilla,[6][7]​ desde la cual empezó una invasión progresiva del Rif con la intención de pacificar la región oriental del Protectorado español.[8][9]​ La empresa era arriesgada, dada la escasez de tropas, la precariedad de medios y armamento con la que contaba el ejército y el desconocimiento del terreno y de las fuerzas enemigas. Sin embargo, entre mayo de 1920 y junio de 1921, Silvestre protagonizó un espectacular avance, rápido y relativamente incruento, lo que sugería que pronto podría controlar todo el territorio hasta alcanzar la Bahía de Alhucemas.[10]

Sin embargo, tal ilusión se derrumbó de un plumazo. Silvestre, que carecía de información fiable, malinterpretó la disposición guerrera y subestimó la capacidad de lucha de las tribus rifeñas, y, precisamente por ello, extendió mucho más de lo prudente sus líneas.[10][11]​ En perspectiva, se puede decir que un error grave de Silvestre fue cruzar el río Amerkan y establecer una posición en la colina de Abarrán (territorio de la cabila de Tensamán, que era hostil) sin considerar apropiadamente las posibles represalias.[12]​ El 1 de junio de 1921, el contingente ocupó la posición, pero ese mismo día fue asaltada por una harka rifeña, muriendo 179 de los 250 militares, incluyendo a todos los oficiales. Ese mismo día fue asaltada Sidi Dris, una posición costera, en la que los rifeños mataron a un centenar de españoles antes de retirarse. Después de estos movimientos, Silvestre había extendido excesivamente a sus tropas que avanzaron demasiado sin haber asegurado su retaguardia o sus líneas de suministros, quedando expuestas e indefensas a ataques.[13]

Retirada de Annual y ruta seguida por las tropas españolas hasta Monte Arruit

Silvestre consideró equivocadamente que se trataba de acciones aisladas, y por ello mantuvo las posiciones, incluyendo una base de apoyo en las colinas de Igueriben, unos 5 km al sur de Annual. Durante ese tiempo, solicitó refuerzos, que nunca le fueron proporcionados: el 8 de junio, tras enviar un telegrama a Berenguer solicitando desesperadamente refuerzos, Silvestre recibió un telegrama del propio rey Alfonso XIII el cual iniciaba con la frase "¡Olé los hombres!" tras lo cual animaba a Silvestre a seguir avanzando y buscar gloriosas victorias, esto básicamente obligó a Silvestre a seguir avanzando de inmediato sin esperar refuerzos, a pesar de sus dudas y de las realidades estratégicas del momento.[11]​ Finalmente, el 17 de julio, Abd-el-Krim, al mando de los Beni Urriaguel y con el apoyo de otras cabilas, que se habían sumado debido al éxito alcanzado en Abarrán, lanzó un ataque general sobre las líneas españolas. Igueriben no tardó en quedar sitiada, cayendo el 22 de julio. Los rifeños atacaron entonces el campamento español en Annual, donde había unos 5000 soldados. Considerando la posición insostenible, Silvestre decidió ordenar la retirada. Esta se convirtió en una huida desordenada, muriendo alrededor de 1000 combatientes ese mismo día. Además, muchos de los supervivientes de la huida de Annual perdieron la vida más adelante, en las sucesivas retiradas españolas, y especialmente en la posición de Monte Arruit, donde murieron asesinados tras rendirse unos 3000 soldados. En suma, unos 8000 a 10000 combatientes del ejército español en Marruecos, tanto españoles como nativos, cayeron en aquellos días desde el 22 de julio al 9 de agosto, cuando Arruit se rindió. Las tropas estacionadas en Melilla, que aumentaron durante los días en que Arruit estaba sitiado, nunca llegaron a acudir en su ayuda, pese a que la posición estaba situada a pocos kilómetros de distancia, pues se juzgó que no se contaba con fuerza suficiente como para forzar su liberación.[14]

Hacia los días finales de la batalla, Silvestre comenzó a mostrar señas de serias perturbaciones psicológicas: sufrió de insomnio total, perdió su apetito completamente, comenzó a hablar solo, en ocasiones hablaba con entidades que no existían, descuidó su apariencia física, empezó a masticar su bigote de manera obsesiva, daba órdenes bizarras, decía cosas que no tenían sentido y mostraba senas de pánico constante sufriendo por ejemplo sobresaltos cuando sus hombres le dirigían la palabra.[11]​ Durante los últimos días de la batalla, Silvestre se volvió más y más incoherente y hacia el final se limitaba a permanecer colgado de un parapeto fortificado a varios metros de altura donde presenciaba horrorizado los ataques rifeños; finalmente, en sus últimos momentos, justo antes de morir, dio su última orden, gritando a sus hombres: "¡Corred, corred, que ahí viene el coco!"; esa fue también la única orden coherente que dio en toda la batalla.[15]

El propio Silvestre murió el 22 de julio en circunstancias no esclarecidas. Mientras una versión dice que al ver el desastre se metió en su tienda de campaña y se suicidó para evitar ser capturado, otra versión dice que fue abatido a tiros por los rifeños junto con el coronel Manella y varios oficiales que trataban de defenderse.[16]​ No obstante, su cadáver jamás fue hallado, lo que, durante un tiempo, dio pábulo a rumores infundados sobre su presunta supervivencia.[17]​ Años después al ser entrevistado por el escritor J. Roger-Mathieu, Abd el-Krim comentó que los galones y la banda del uniforme de Silvestre fueron los únicos de sus efectos personales que se recuperaron y ambos fueron llevados a él por algunos de sus soldados rifeños los cuales el-Krim vistió victoriosamente;[17]​ adicionalmente, un mensajero marroquí proveniente de Kaddur Nadar aseguro haber visto el cadáver de Silvestre tirado sobre el suelo boca abajo 8 días después de la batalla en la planicie de Annual, reconocible por sus galones y banda.[18]​ El desastre de Annual causaría en última instancia un desplome inmediato de la moral no solo de las tropas que lograron sobrevivir a la masacre sino también de todo el pueblo español en general, entre quienes la noticia causó tal desesperación que muchos ciudadanos llegaron incluso a exigir airadamente que España abandonara sus colonias africanas.[19][20]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k Canteras Zubieta, Lucas. «Manuel Fernández Silvestre: Gestación y rehabilitación de un general». En de Cospedal García, María Dolores; Zamarripa Martínez, Eduardo, eds. Revista de Historia Militar (Madrid, España: Instituto de Historia y Cultura Militar (Ministerio de Defensa de España/Dirección General de Infraestructura)) 59 (119): 97-132. ISSN 0482-5748 – via Dialnet. 
  2. a b c d e f g h i Gajate Bajo, María (29 de mayo de 2015). Manuel Fernández Silvestre: Luces y sombras de un militar muy novelesco. Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior de España. Novela histórica e historia militar: Actas del II Congreso Internacional de Historia Militar. Universidad de La Rioja, 27-29 de mayo de 2015. Historias contemporánea II. Universidad de La Rioja/Ministerio de Defensa. pp. 734-781. ISBN 978-84-9091-171-6. 
  3. a b c d e f g h Cañete Páez, Francisco Ángel (1 de junio de 2021). «En el centenario de la muerte del General Manuel Fernández Silvestre y enigmas relativos a su fallecimiento en «Annual», el 22 de julio de 1921 (1921-2021)» (PDF). En Herrero Nivela, Leopoldo; Tejeda Fernández, Carlos, eds. Ejército: Revista del Ejército de Tierra Español (Madrid, España: Ministerio de Defensa) LXXXII (952): 54-61. ISSN 1696-7178. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  4. Serrano Vélez, 15 de abril de 2018, «2. Infancia y juventud de Silvestre», pp. 7-12.
  5. Serrano Vélez, 15 de abril de 2018, «3. Silvestre en la guerra de Cuba», pp. 13-19.
  6. de Urgoiti, Nicolás María (3 de octrubre de 1919). «Nuestro ejército en Marruecos - Se estrecha el cerco del Fondak - Nuevos éxitos de las tropas de avance» (PDF). En de Urgoiti, Nicolás María; Lorenzo, Félix; Ortega y Gasset, José et al., eds. Primera plana. El Sol (Madrid) III (667) (Madrid, España: Papelera Española). p. 1. ISSN 2171-262X – via Biblioteca Digital Hispánica (Biblioteca Nacional de España). 
  7. Ferreiro, Miguel Ángel (6 de octubre de 2019). «La conquista del cruce de caminos: “El desfiladero de Fondak”». El Reto Histórico. ISSN 2530-4542. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  8. Pennell, C.R. (1 de febrero de 1982). «Ideology and Practical Politics: A Case Study of the Rif War in Morocco, 1921-1926». En Gordon, Joel; Khater, Akram; Baron, Beth; Alam, Sarwar; Scurry, Samuel; Khoury, Dina Rizk, eds. International Journal of Middle East Studies (en inglés) (Tucson, Arizona, Estados Unidos de América: Middle East Studies Association of North America (MESA)/Cambridge University Press) 14 (1): 19-33. ISSN 0020-7438. JSTOR 163332. LCCN 79015777. OCLC 48536107. doi:10.1017/S0020743800026568. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  9. Pastrana Piñero, Juan (9 de mayo de 2017). «Capítulo 1. La dominación colonial europea del Magreb: Del equilibrio de poderes al Protectorado hispanofrancés de Marruecos». En Rodríguez, Santos, ed. Arde el desierto. La Guerra de Ifni-Sahara. Historia Incógnita (1era edición). Madrid, España: Ediciones Nowtilus, S.L. p. 19-32. ISBN 978-84-9967-883-2. Consultado el 23 de agosto de 2021 – via Google Books. 
  10. a b David, Saul (6 de septiembre de 2013) [1997]. «5. A Failure to Perform [Anual]». En King, Charlie; Whiting, Tim; Davis, Alice et al., eds. Military Blunders: The How and Why of Military Failure (en inglés) (4ta edición). London, United Kingdom of Great Britain: Constable & Robinson Ltd (Little, Brown Book Group). p. 324-332. ISBN 9781780338613. LCCN 98006806. OCLC 994970930. Consultado el 23 de agosto de 2021 – via Google Books. 
  11. a b c Perry, James Moorhead (2005) [1996]. «Major General Manuel Fernandez Silvestre and the Riffian Rebellion in Morocco (1921-1926)». En Shapiro, Mel; Faulkner, Michelle, eds. Arrogant Armies: Great Military Disasters and the Generals Behind Them (en inglés) (2da edición). Edison, Nueva Jersey, Estados Unidos de América: Castle Books (Book Sales Inc.). p. 208. ISBN 9780785820239. OCLC 61105015. 
  12. Muñoz Lorente, Gerardo. «Capítulo II. 1920: Avances del ejército español». En Cuesta López, Antonio E.; López, Ángeles; Treviño, Joaquín et al., eds. El desastre de Annual: Los españoles que lucharon en África. Colección Histórica. Córdoba, Provincia de Córdoba, España: Editorial Almuzara. pp. 20-26. ISBN 9788418578960 – via Google Books. 
  13. Álvarez, José E. (1 de enero de 1999). «Between Gallipoli and D-Day: Alhucemas, 1925». En Vandervort, Bruce, ed. The Journal of Military History (en inglés) (Lexington, Virginia, Estados Unidos de América: Society for Military History) 63 (1): 75-98. ISSN 0899-3718. JSTOR 120334. OCLC 473101577. doi:10.2307/120334 – via JSTOR. 
  14. Muñoz Lorente, Gerardo. «Capítulo VII. Junio 1921: Del ataque a Sidi Dris a la ocupación de Igueriben». En Cuesta López, Antonio E.; López, Ángeles; Treviño, Joaquín et al., eds. El desastre de Annual: Los españoles que lucharon en África. Colección Histórica. Córdoba, Provincia de Córdoba, España: Editorial Almuzara. pp. 54-. ISBN 9788418578960 – via Google Books. 
  15. Losada Malvárez, Juan Carlos (6 de julio de 2012) [2004]. Batallas decisivas de la historia de España. Punto de mira. 111/1 (5ta edición). Madrid, España: Penguin Random House Grupo Editorial España. p. 488. ISBN 9788403011908 – via Google Books. 
  16. Marchat, Henry (15 de agosto de 1971). «La France et l'Espagne au Maroc pendant la période du Protectorat (1912-1956)». En Litaudon, Véronique; Denoix, Sulvie; Siino, François et al., eds. Revue de l'Occident musulman et de la Méditerrané (en francés) (Aix-en-Provence, Francia: L’Institut de Recherches et d’Études sur les Mondes Arabes et Musulmans (Centre National de la Recherche Scientifique/Aix-Marseille University)) 10 (2): 81-110. ISSN 2105-2271. doi:10.3406/remmm.1971.1122. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  17. a b Woolman, David S. (1 de abril de 1988) [1968]. «Capítulo 6: Annual». Abd el-Krim y la Guerra Del Rif (Margarida Gratacòs, trad.) (2da edición). Barcelona, Cataluña, España: Oikos-Tau, S.A. p. 91. ISBN 9788428106177. OCLC 884425297. 
  18. Pando Despierto, 2008, pp. 335-336.
  19. Ruiz Llano, Germán (1 de enero de 2010). «Álava ante el Desastre de Annual» (PDF). En Aulestia, Gorka; de Pablo, Santiago; Arana, Gurutze; Valencia, Inmaculada; Rojo, Gregorio, eds. Sancho el Sabio: Revista de cultura e investigación vasca (Vitoria, País Vasco, España: Fundación Sancho El Sabio) 20 (32): 146-166. ISSN 1131-5350. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  20. Guerra Hernández, Jennifer (1 de octubre de 2015). «4. Canarias ante el Desastre de Annual: Los isleños participan en el conflicto (1921-1927)» (PDF). En Martínez Milán, D. Jesús, ed. El Impacto de la Guerra de Marruecos en Canarias (1909-1927). Departamento de Ciencias Históricas (Doctorado). Disertaciones y tésis. Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias, España: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. pp. 159-212. Consultado el 23 de agosto de 2021. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]