Mano dominante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un conocido caso de predominio mixto de la mano: el tenista Rafael Nadal firmando con su mano derecha...
...y el propio Nadal manejando la raqueta con su mano izquierda

En biología humana, el concepto de mano dominante hace referencia a una mayor habilidad, rendimiento, rapidez, precisión o a una preferencia individual por el uso de una mano determinada (la derecha, diestros; o la izquierda, zurdos). La mano menos capaz o por la que se muestra una menor preferencia, se llama mano no dominante.[1][2][3]​ Por géneros, los hombres son más propensos a tener la mano izquierda dominante que las mujeres.[4]​ Entre el 70 y el 95 por ciento de la población mundial es diestra.

Tipos[editar]

  • Diestros: es el tipo más común. Las personas diestras son más hábiles con su mano derecha cuando realizan tareas. Distintos estudios sugieren que entre el 70% y el 95% de la población mundial es diestra.[5]
  • Zurdos: son mucho menos comunes que los diestros. Las personas zurdas son más hábiles con su mano izquierda cuando realizan tareas. Los estudios sugieren que aproximadamente el 10% de la población mundial es zurda.[6]
  • Predominio cruzado o mixto: muestran el cambio de preferencia de mano entre distintas tareas. Esto es muy poco frecuente en la población, con una incidencia de alrededor del 1%.[7]
  • Ambidiestros: poseen la misma habilidad para usar ambas manos. Es una condición excepcionalmente rara, aunque se puede aprender. Una persona completamente ambidiestra puede hacer cualquier tarea igualmente bien con cualquiera de las dos manos. Quienes adquieren esta capacidad mediante el aprendizaje, suelen tender a favorecer su mano originalmente dominante.[1]

Hay varias teorías sobre cómo se desarrolla la habilidad individualmente en los humanos. Se sabe que determinadas incidencias durante el desarrollo prenatal pueden ser importantes. Los investigadores estudiaron fetos en el útero materno, y determinaron que la dominancia de la mano en el útero era un predictor muy preciso de la determinación de la mano dominante después del nacimiento.[8]​ En un estudio de 2013, el 39% de los bebés (de 6 a 14 meses) y el 97% de los niños pequeños (de 18 a 24 meses) ya demostraban preferencia por una de sus manos.[9]

División del trabajo[editar]

Una teoría común en cuanto a la forma en que la dominancia de una mano afecta al sistema motor neuronal es la división de tareas entre los hemisferios cerebrales. Dado que el habla y el trabajo manual requieren habilidades motoras finas, se presupone que sería más eficiente que un determinado hemisferio cerebral haga ambas cosas, en lugar de repartirlas entre los dos hemisferios. Como en la mayoría de las personas, el lado izquierdo del cerebro controla el habla, predomina el uso (cruzado por la disposición del sistema nervioso) de la mano derecha. Esta teoría también predice que las personas zurdas tienen una división cerebral del trabajo invertida.[10]

El procesamiento verbal en individuos diestros se lleva a cabo principalmente en el hemisferio izquierdo, mientras que el procesamiento visuoespacial se realiza principalmente en el hemisferio opuesto. Los individuos zurdos tienen una organización cerebral heterogénea en la que sus hemisferios cerebrales están organizados de la misma manera que los diestros (pero con los hemisferios invertidos) o incluso de manera tal que ambos hemisferios se usan para el procesamiento verbal. Cuando el promedio se toma en todos los tipos de zurdos, muestra que los zurdos están menos lateralizados.[10]

Factores genéticos[editar]

La dominancia de la mano muestra un patrón de herencia complejo. Por ejemplo, si ambos padres de un niño son zurdos, hay un 26% de probabilidades de que ese niño sea zurdo.[11]​ Un gran estudio de gemelos de 25.732 familias realizado por Medland et al. (2006), ha indicado que la heredabilidad de la mano dominante es aproximadamente del 24%.[12]

Hasta la fecha, se han propuesto dos modelos teóricos de un solo gen para explicar los patrones de herencia de la mano dominante, el primero ideado por Marian Annett[13]​ de la Universidad de Leicester, y el segundo por Chris McManus,[11]​ de la UCL.

Sin embargo, el creciente peso de la evidencia de la vinculación y los estudios de asociación de todo el genoma sugiere que la variación genética en la mano dominante no puede explicarse por un solo locus genético.[14][15][16][17][18][19][20][21]​ A partir de estos estudios, McManus et al. concluyó que la dominancia de la mano en el hombre es poligénica, y estimó que al menos 40 loci contribuyen a determinar este rasgo.[22]

Brandler et al. realizó un estudio de asociación del genoma completo para medir la habilidad relativa de la mano y descubrió que los genes implicados en la determinación de la asimetría izquierda/derecha en el cuerpo desempeñan un papel clave en la determinación de la dominancia de la mano.[23]​ Estos resultados sugieren los mismos mecanismos que determinan la asimetría izquierda/derecha en el cuerpo (por ejemplo, la señalización nodal y la ciliogénesis también desempeñan un papel en el desarrollo de la asimetría del cerebro (la dominancia de la mano es un reflejo externo de la asimetría del cerebro para la función motora).

Factores epigenéticos[editar]

Los estudios con gemelos indican que los factores genéticos explican el 25% de la variación en la mano dominante, mientras que los factores ambientales explican el 75% restante.[24]​ Si bien la base molecular de la epigenética de la capacidad de manejar una mano u otra, no está clara, Ocklenburg et al. 2017, descubrió que la metilación asimétrica de los sitios CpG desempeña un papel clave en las asimetrías de la expresión génica que se han relacionado con la destralidad y la zurdera.[25][26]

Exposición hormonal prenatal[editar]

Cuatro estudios han indicado que las personas que han estado expuestas al dietilestilbestrol (un medicamento sintético a base de estrógeno utilizado entre 1940 y 1971) tenían más probabilidades de ser zurdas en grupos controlados clínicamente. Los estudios en animales con dietilestilbestrol "sugieren que el estrógeno afecta al cerebro en desarrollo, incluida la parte que gobierna el comportamiento sexual y el dominio de derecha e izquierda".[27][28][29][30]

Asimetría vestibular prenatal[editar]

Previc, después de revisar una gran cantidad de estudios, encontró evidencias de que la posición del feto en el último trimestre y la posición posterior del nacimiento del bebé pueden afectar a la dominancia del control de las manos. Aproximadamente dos tercios de los fetos se presentan con su occipucio izquierdo (parte posterior de la cabeza) al nacer. Esto explica en parte por qué entre los prematuros se reduce la proporción de diestros. Previc sostiene que el posicionamiento prenatal asimétrico crea una estimulación asimétrica del sistema vestibular, que está involucrado en la determinación de la mano dominante. De hecho, cada trastorno importante en el que los pacientes muestran una destralidad reducida está asociado con anormalidades o retrasos vestibulares,[31]​ y la asimetría de la corteza vestibular está fuertemente correlacionada con la dominancia de la mano.[32]

Ultrasonidos[editar]

Otra teoría es que la ecografía puede, pero no siempre, afectar el cerebro de los niños no nacidos, lo que provoca tasas más altas de zurdos en los niños a cuyas madres se les realizaron ecografías durante el embarazo. La investigación sobre este tema sugiere que puede existir una asociación débil entre la prueba de ultrasonidos (ecografía utilizada para verificar el desarrollo saludable del feto y la madre durante el embarazo) y la zurdera.[33]

Desarrollo de la dominancia de una mano[editar]

Se sabe que los bebés fluctúan mucho al elegir una mano para dirigir tareas de agarre y de manipulación de objetos. Esto se muestra especialmente cuando se observa el dominio de la mano en tareas de agarre de una mano y de dos manos. Entre los 36 y los 48 meses, la variabilidad entre las manos en un agarre con una mano comienza a disminuir significativamente. Esta diferencia se puede ver anteriormente en las tareas de manipulación con dos manos. Los niños de 18 a 36 meses de edad mostraron más preferencia con las manos al realizar tareas de manipulación múltiple que en el agarre simple.[34]​ La disminución en la variabilidad de la dominancia de una mano de los niños de 36 a 48 meses de edad probablemente podría atribuirse a la asistencia preescolar o al jardín de infancia. El aumento en las actividades que requieren usar una sola mano, como escribir o colorear, puede obligar a los niños a desarrollar la preferencia por una mano determinada.[34]

Correlación con otros factores[editar]

Inteligencia[editar]

En su libro Right-Hand, Left-Hand, Chris McManus del University College de Londres sostiene que la proporción de zurdos está aumentando y que las personas zurdas como grupo históricamente han producido una cuota de alumnos de alto rendimiento superior a la media. Afirmaque los cerebros de los zurdos están estructurados de manera diferente (de forma que aumenta su rango de habilidades) y que los genes que determinan la zurdez también gobiernan el desarrollo de los centros de lenguaje del cerebro.[35]

Escribiendo en Scientific American , McManus afirma que,

Estudios en el Reino Unido, Estados Unidos y Australia han revelado que las personas zurdas difieren de los diestros en un solo punto de CI, lo que no es digno de mención. . . Los cerebros de los zurdos están estructurados de manera diferente a los de los diestros en formas que les permiten procesar el lenguaje, las relaciones espaciales y las emociones de formas más diversas y potencialmente creativas. Además, un número ligeramente mayor de zurdos que de diestros están especialmente dotados en música y matemáticas. Un estudio de músicos en orquestas profesionales encontró una proporción significativamente mayor de talentos zurdos, incluso entre aquellos que tocaban instrumentos que parecen diseñados para diestros, como los violines. De manera similar, los estudios entre adolescentes que realizaron pruebas para evaluar el talento matemático, encontraron una mayor proporción de zurdos que la registrada entre la población general.[36]

A la inversa, Joshua Goodman encontró evidencias de que la suposición de que los zurdos estaban sobre representados en el extremo alto del espectro cognitivo era débil, debido a problemas metodológicos y de muestreo en los estudios realizados. Goodman también encontró que los zurdos tenían sobre representación en el extremo inferior del espectro cognitivo, y los discapacitados mentales tenían el doble de probabilidades de ser zurdos en comparación con la población general, así como habilidades cognitivas y no cognitivas generalmente más bajas entre los niños zurdos.[37]​ Además, Ntolka y Papadatou-Pastou en una revisión sistemática y en un metanálisis encontraron que son los diestros los que tienen puntuaciones más altas en el coeficiente intelectual, pero esta diferencia es insignificante (alrededor de 1,5 puntos).[38]

Inteligencia en la primera infancia[editar]

Nelson, Campbell y Michel estudiaron a los bebés y si el desarrollo de la dominancia de una mano durante la infancia se correlacionaba con las habilidades del lenguaje en los niños pequeños. En su artículo, evaluaron a 38 bebés y los siguieron hasta los 12 meses y luego una vez más entre los 18 y los 24 meses. Lo que descubrieron fue que cuando un niño desarrollaba un uso consistente de su mano derecha o izquierda durante la infancia (como usar la mano derecha para volver a poner el chupete o agarrar objetos aleatorios con la mano izquierda), era más probable que tuviera habilidades de lenguaje superior cuando fuera un niño pequeño. Los niños que adquirieron la lateralidad después de la infancia (es decir, cuando eran niños pequeños) mostraron un desarrollo normal del lenguaje y tenían puntuaciones en lenguaje normales.[39]​ Los investigadores utilizaron las escalas Bayley para evaluar el desarrollo de bebés y niños pequeños estudiados.

Salud[editar]

La zurdera se ha asociado comúnmente con el aumento de las tasas de una amplia variedad de enfermedades terminales y mentales diferentes, e incluso muertes más tempranas.

Se ha correlacionado el menor peso al nacer y las complicaciones natales con la zurdera.[40]

Numerosos problemas neuropsiquiátricos y del desarrollo, como trastornos del espectro autista, depresión, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad, esquizofrenia y alcoholismo, se ha asociado con la zurdera y con la dominancia de mano mixta.[41][42]

Un estudio de 2012 mostró que casi el 40% de los niños con parálisis cerebral eran zurdos,[43]​ mientras que otro estudio demostró que la zurdera estaba asociada con un 62 por ciento más de riesgo de enfermedad de Parkinson en mujeres, pero no en hombres.[44]​ Otro estudio sugiere que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple aumenta para las mujeres zurdas, pero el efecto es todavía desconocido para los hombres.[45]

Las mujeres zurdas tienen un mayor riesgo de cáncer de mama que las diestras y el efecto es mayor en las mujeres posmenopáusicas.[46]

Al menos un estudio sostiene que los zurdos son más propensos a sufrir enfermedades cardíacas, y desde el punto de vista cardiovascular, es más probable que su longevidad se vea afectada.[47]

Los zurdos también son más propensos a sufrir fracturas óseas.[48]

Por otro lado, una revisión sistemática concluyó que "Los zurdos no mostraron una tendencia sistemática a sufrir trastornos del sistema inmunológico".[49]

Dado que la habilidad con la mano es un rasgo altamente heredable, estos problemas de salud habrían presentado un desafío de aptitud física que indicaba que la zurdera se habría eliminado previamente del acerbo genético mediante la selección natural. Sin embargo, los zurdos disfrutan de una ventaja en la lucha y en los deportes competitivos e interactivos, aumentando su probabilidad teórica de reproducción.[50]

Ingresos económicos[editar]

En un estudio realizado en Estados Unidos en 2006, investigadores del Lafayette College y de la Universidad Johns Hopkins concluyeron que no había una correlación estadísticamente significativa entre la mano dominante y el nivel de ingresos para la población general, pero entre las personas con educación universitaria, los zurdos ganaban entre un 10 y un 15% más que sus homólogos diestros.[51]

Más recientemente, en un estudio de 2014 publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, el economista de Harvard Joshua Goodman encontró que las personas zurdas ganan entre un 10 y un 12 por ciento menos en el transcurso de sus vidas que las personas diestras. Goodman atribuye esta disparidad a tasas más altas de problemas emocionales y de comportamiento en las personas zurdas.[37]

Los zurdos en el deporte[editar]

Los deportes interactivos, como el tenis de mesa, el bádminton, el tenis o el boxeo, presentan una sobre representación de zurdos, mientras que los deportes no interactivos, como la natación, no muestran este sesgo. Una menor distancia física entre los contendientes aumenta la presencia de zurdos. En esgrima, aproximadamente la mitad de los participantes son zurdos.[52]

Otros factores específicos de los deportes pueden aumentar o disminuir la ventaja que suelen tener los zurdos en situaciones de enfrentamiento directo entre dos contendientes.

Género[editar]

De acuerdo con un metaanálisis de 144 estudios, con un total de 1.787.629 participantes, la mejor estimación para el cociente de probabilidades entre hombres y mujeres fue de 1,23, lo que indica que un 23% más de hombres son zurdos. El 11% de los hombres y el 9% de las mujeres suman aproximadamente el 10% de la población general, con una proporción de probabilidades de 1,22 hombres por cada mujer.[4]

Sexualidad e identidad de género[editar]

Numerosos estudios que han examinado la relación entre la mano dominante y la orientación sexual, han informado de que una minoría desproporcionada de personas homosexuales son zurdas,[53]​ aunque los resultados son mixtos.[54][55][56]

Un estudio de 2001 también encontró que los niños genéticamente masculinos pero con diferentes identidades de género tenían más del doble de probabilidades de ser zurdos que un grupo de control clínico (19,5% contra 8,3%, respectivamente).[57]

Las parafilias (intereses sexuales atípicos) también se han relacionado con tasas más altas de zurdos. Un estudio de 2008 que analizó las fantasías sexuales de 200 varones encontró que "los intereses parafílicos elevados se correlacionaron con niveles de no dextralidad elevados".[58]​ También se han documentado mayores índices de zurdos entre los pedófilos.[59][60][61][62]

Un estudio de 2014 que intentó analizar los marcadores biológicos de la asexualidad afirma que los hombres y las mujeres no sexuales fueron 2,4 y 2,5 veces, respectivamente, más propensos a ser zurdos que sus homólogos heterosexuales.[63]

En la cultura popular[editar]

Muchas herramientas y procedimientos están diseñados para facilitar el uso por parte de personas diestras, a menudo sin darse cuenta de las dificultades en que incurren los zurdos. John W. Santrock ha escrito: "Durante siglos, los zurdos han sufrido una discriminación injusta en un mundo diseñado para diestros".[64]

McManus observó que, a partir de la Revolución Industrial, los trabajadores necesitaban operar máquinas complejas que seguramente fueron diseñadas pensando en los diestros. Esto habría hecho más visibles a los zurdos y, al mismo tiempo, parecer menos capaces y más torpes. Durante esta época, a los niños se les enseñaba a escribir con una pluma de inmersión. Mientras que un diestro puede arrastrar suavemente la pluma a través del papel de izquierda a derecha, la pluma no se podía desplazar fácilmente con la mano izquierda sin raspar el papel, que se manchaba fácilmente.[65]

Prejuicios[editar]

Además, aparte de los inconvenientes mencionados, las personas zurdas históricamente han sido consideradas desafortunadas o incluso maliciosas por su diferencia por la mayoría de diestros. En muchos idiomas europeos, la palabra usada para designar la dirección "derecha", también significa "recta". A lo largo de la historia, ser zurdo fue considerado negativo. El adjetivo latino sinister significa "izquierdo" y también "desafortunado", y este doble significado sobrevive en los derivados europeos del latín, incluidas las palabras "siniestro" (que significa "mal" y "a la izquierda del portador en un escudo de armas ') y "ambisiniestro" con el significado de "torpe con cualquiera de las dos manos".

En inglés, existen muchas connotaciones negativas asociadas con la expresión "left-handed" (zurdo): torpe, desafortunado, insincero, siniestro, malicioso, etc. Un "left-handed compliment" (cumplido zurdo) hace referencia a un comentario que tiene dos significados, uno de los cuales es poco favorecedor para el destinatario del mismo. En francés, gauche significa tanto "izquierda" como "torpe", mientras que droit (e) (derecho, relacionado con directo y con "adroit") significa tanto "correcto" como "recto", así como "ley" y con el sentido legal del "derecho". El nombre "Dexter" deriva de la palabra en latín que designa "derecho", al igual que la palabra "destreza", que significa habilidad manual. Como estas son palabras muy antiguas, tienden a apoyar teorías que indican que el predominio de la mano derecha es un fenómeno extremadamente antiguo.

La magia negra, a veces se conoce como el "camino de la mano izquierda".

Hasta hace poco, en Taiwán (y todavía en China continental, Japón y Corea del Norte y del Sur), se alentaba a las personas zurdas a convertirse en diestras, o al menos a escribir con la mano derecha. Debido a la importancia del orden de los trazos, desarrollado para el uso cómodo de personas diestras, se considera más difícil escribir caracteres chinos legibles con la mano izquierda que escribir letras latinas, aunque la dificultad es subjetiva y depende de quien los escriba.[66]​ Debido a que en la escritura, al moverse la mano de un lado hacia el otro lado del cuerpo, pueden causarse manchas si se arrastra el lado externo de la mano sobre el texto, la escritura en el alfabeto latino (de izquierda a derecha) podría ser menos factible con la mano izquierda que con la derecha en determinadas circunstancias. Por el contrario, los alfabetos de derecha a izquierda, como el árabe y el hebreo, generalmente se consideran más fáciles de escribir con la mano izquierda en general. Dependiendo de la posición e inclinación del papel y del método de escritura, el escritor zurdo puede escribir de manera tan ordenada y eficiente, o tan desordenada y lentamente como los diestros. Por lo general, el niño zurdo necesita que se le enseñe a escribir correctamente con la mano izquierda, ya que descubrir un método cómodo de escritura por cuenta propia puede no ser sencillo.[67][68]

En la Unión Soviética, todos los niños zurdos fueron obligados a escribir con su mano derecha en el sistema escolar soviético.[69][70]

Día Internacional de los zurdos[editar]

El Día Internacional de los Zurdos se celebra cada 13 de agosto.[71]​ Fue instituido por el "Left-Handers Club" (Club de los Zurdos) en 1992, club fundado en 1990.[71]​ El Día Internacional de los Zurdos es, según el club, "un evento anual en el que los zurdos de todo el mundo pueden celebrar su zurdera y aumentar la conciencia pública sobre las ventajas y desventajas de ser zurdos".[71]​ Celebran su singularidad y sus diferencias, que son propias del siete al diez por ciento de la población mundial. Miles de personas zurdas en la sociedad actual tienen que adaptarse para usar herramientas y objetos ideados para diestros. Una vez más, según el club, "solo en el Reino Unido hubo más de 20 eventos regionales para celebrar el día de los zurdos en 2001, incluidas competiciones deportivas entre zurdos y diestros; una fiesta del té para zurdos; bares con sacacorchos para zurdos donde los clientes beben y practican diversos juegos de pub solo con la mano izquierda; y 'Zonas zurdas' a nivel nacional, donde se celebró la creatividad, la adaptabilidad y la destreza deportiva de los zurdos, mientras que se alentó a los diestros a probar los objetos cotidianos pensados para zurdos, con el objeto de que los diestros vean ¡lo incómodo que pueden sentirse los zurdos al usar instrumentos inapropiados para ellos!"[71]

En el mundo animal[editar]

Los canguros y otros marsupiales macropódicos tienen preferencia hacia la izquierda para distintas tareas habituales en la naturaleza. No es apropiado hablar de una "verdadera" habilidad con la mano en los marsupiales, porque a diferencia de los mamíferos placentarios, carecen de un cuerpo calloso en sus cerebros. La zurdera es particularmente evidente en el canguro rojo (Macropus rufus) y en el canguro gris oriental (Macropus giganteus). Los canguros de cuello rojo (los wallabíes de Bennett) (Macropus rufogriseus) usan preferentemente su mano izquierda para comportamientos que implican una manipulación fina, pero son diestros para comportamientos que requieren una mayor fuerza física. Hubo menos evidencias de una mano dominante en las especies arbóreas de marsupiales.[72]​ Los estudios sobre perros, caballos y gatos domésticos han demostrado que las hembras de esas especies tienden a ser diestras, mientras que los machos son zurdos.[73]

Véase también[editar]

General[editar]

Manos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Holder, M.K. What does Handedness have to do with Brain Lateralization (and who cares?). Retrieved 11 August 2012.
  2. «dominant». Merriam-Webster Dictionary. Merriam-Webster. Consultado el 8 de marzo de 2017. «4 : biology : being the one of a pair of bodily structures that is the more effective or predominant in action • dominant eye • used her dominant hand». 
  3. «non-». Merriam-Webster Dictionary. Merriam-Webster. Consultado el 8 de marzo de 2017. «Definition of non- 1 : not : other than : reverse of : absence of • nontoxic • nonlinear». . ("Nondominant" is one of 945 words listed under "non-")
  4. a b Papadatou-Pastou, M; Martin, M; Munafò, MR; Jones, GV (September 2008). «Sex differences in left-handedness: a meta-analysis of 144 studies». Psychological Bulletin 134 (5): 677-99. PMID 18729568. doi:10.1037/a0012814. 
  5. Holder, M. K. (1997). «Why are more people right-handed?». Scientific American. Consultado el 14 de abril de 2008. 
  6. «Left-handedness». Psychol Bull 84 (3): 385-404. 1977. PMID 859955. doi:10.1037/0033-2909.84.3.385. 
  7. Annett, Marian (2002). Handedness and Brain Asymmetry. Psychology Press. 
  8. Hepper, Peter G. (2005). «Prenatal thumb sucking is related to postnatal handedness». Neuropsychologia 43 (3): 313-315. PMID 15707608. doi:10.1016/j.neuropsychologia.2004.08.009. 
  9. «Unimanual to bimanual: Tracking the development of handedness from 6 to 24 months». Infant Behavior and Development 36 (2): 181-188. 2013. PMC 3615031. PMID 23454419. doi:10.1016/j.infbeh.2013.01.009. 
  10. a b Banich, Marie (1997). Neuropsychology: The Neural Bases of Mental Function. 
  11. a b McManus, Chris (2003). Right Hand, Left Hand. Phoenix Paperbacks. ISBN 978-0753813553. 
  12. Medland, SE; Duffy, DL; Wright, MJ (January 2009). «Genetic influences on handedness: Data from 25,732 Australian and Dutch twin families». Neuropsychologia 47 (2): 330-337. PMC 2755095. PMID 18824185. doi:10.1016/j.neuropsychologia.2008.09.005. 
  13. Annett, M. (2009). «The genetic basis of lateralization». Sommer, Iris E. C., ed. Language lateralization and psychosis. pp. 73-86. ISBN 9780511576744. doi:10.1017/CBO9780511576744.006. 
  14. Francks, C; DeLisi, LE; Fisher, SE; Laval, SH; Rue, JE; Stein, JF; Monaco, AP (February 2003). «Confirmatory evidence for linkage of relative hand skill to 2p12-q11». American Journal of Human Genetics 72 (2): 499-502. PMC 379245. PMID 12596796. doi:10.1086/367548. 
  15. «LRRTM1 on chromosome 2p12 is a maternally suppressed gene that is associated paternally with handedness and schizophrenia». Molecular Psychiatry 12 (12): 1129-39, 1057. December 2007. PMC 2990633. PMID 17667961. doi:10.1038/sj.mp.4002053. 
  16. Van Agtmael, T; Forrest, SM; Williamson, R (October 2002). «Parametric and non-parametric linkage analysis of several candidate regions for genes for human handedness». European Journal of Human Genetics 10 (10): 623-30. PMID 12357333. doi:10.1038/sj.ejhg.5200851. 
  17. Warren, Diane M.; Stern, Michael; Duggirala, Ravindranath; Dyer, Thomas D.; Almasy, Laura (1 de noviembre de 2006). «Heritability and linkage analysis of hand, foot, and eye preference in Mexican Americans». Laterality: Asymmetries of Body, Brain and Cognition 11 (6): 508-524. PMID 16966240. doi:10.1080/13576500600761056. 
  18. «Evidence for linkage to psychosis and cerebral asymmetry (relative hand skill) on the X chromosome». American Journal of Medical Genetics 81 (5): 420-7. 7 de septiembre de 1998. PMID 9754628. doi:10.1002/(SICI)1096-8628(19980907)81:5<420::AID-AJMG11>3.0.CO;2-E. 
  19. Armour, JA; Davison, A; McManus, IC (Sep 25, 2013). «Genome-wide association study of handedness excludes simple genetic models.». Heredity 112 (3): 221-5. PMC 3931166. PMID 24065183. doi:10.1038/hdy.2013.93. 
  20. Eriksson, N; Macpherson, JM; Tung, JY; Hon, LS; Naughton, B; Saxonov, S; Avey, L; Wojcicki, A et al. (Jun 24, 2010). «Web-based, participant-driven studies yield novel genetic associations for common traits.». PLOS Genetics 6 (6): e1000993. PMC 2891811. PMID 20585627. doi:10.1371/journal.pgen.1000993. 
  21. Scerri, TS; Brandler, WM; Paracchini, S; Morris, AP; Ring, SM; Richardson, AJ; Talcott, JB; Stein, J et al. (Feb 1, 2011). «PCSK6 is associated with handedness in individuals with dyslexia.». Human Molecular Genetics 20 (3): 608-14. PMC 3016905. PMID 21051773. doi:10.1093/hmg/ddq475. 
  22. McManus, IC; Davison, A; Armour, JA (June 2013). «Multilocus genetic models of handedness closely resemble single-locus models in explaining family data and are compatible with genome-wide association studies.». Annals of the New York Academy of Sciences 1288 (1): 48-58. PMC 4298034. PMID 23631511. doi:10.1111/nyas.12102. 
  23. «Common variants in left/right asymmetry genes and pathways are associated with relative hand skill.». PLOS Genetics 9 (9): e1003751. September 2013. PMC 3772043. PMID 24068947. doi:10.1371/journal.pgen.1003751. 
  24. Medland, SE; Duffy, DL; Wright, MJ; Geffen, GM; Martin, NG (Feb 2006). «Handedness in twins: joint analysis of data from 35 samples». Twin Res Hum Genet 9 (1): 46-53. PMID 16611467. doi:10.1375/183242706776402885. 
  25. Sun, T; Collura, RV; Ruvolo, M; Walsh, CA (Jul 2006). «Genomic and evolutionary analyses of asymmetrically expressed genes in human fetal left and right cerebral cortex». Cereb Cortex 16 (Suppl 1): i18-25. PMID 16766703. doi:10.1093/cercor/bhk026. 
  26. Ocklenburg, S; Schmitz, J; Moinfar, Z; Moser, D; Klose, R; Lor, S; Kunz, G; Tegenthoff, M et al. (Feb 2017). «Epigenetic regulation of lateralized fetal spinal gene expression underlies hemispheric asymmetries». eLife 6. PMC 5295814. PMID 28145864. doi:10.7554/eLife.22784. 
  27. Titus-Ernstoff, L. (2003). «Psychosexual Characteristics of Men and Women Exposed Prenatally to Diethylstilbestrol». CDC. 
  28. Scheirs JG1, Vingerhoets AJ. (1995). «Handedness and other laterality indices in women prenatally exposed to DES». J Clin Exp Neuropsychol 17 (5): 725-30. PMID 8557813. doi:10.1080/01688639508405162. 
  29. Schachter SC (1994). «Handedness in women with intrauterine exposure to diethylstilbestrol». Neuropsychologia 32 (5): 619-23. PMID 8084419. doi:10.1016/0028-3932(94)90149-x. 
  30. Smith LL1, Hines M. (2000). «Language lateralization and handedness in women prenatally exposed to diethylstilbestrol (DES).». Psychoneuroendocrinology 25 (5): 497-512. PMID 10818283. doi:10.1016/s0306-4530(00)00005-6. 
  31. Nonright-handedness, central nervous system and related pathology, and its lateralization: A reformulation and synthesis.
  32. Dieterich, M.; Bense, S.; Lutz, S.; Drzezga, A.; Stephan, T.; Bartenstein, P.; Brandt, T. (2003). «Dominance for vestibular cortical function in the non-dominant hemisphere». Cerebral Cortex 13 (9): 994-1007. PMID 12902399. doi:10.1093/cercor/13.9.994. 
  33. Salvesen, K. Å. (1 de septiembre de 2011). «Ultrasound in pregnancy and non-right handedness: meta-analysis of randomized trials». Ultrasound in Obstetrics & Gynecology 38 (3): 267-271. PMID 21584892. doi:10.1002/uog.9055. 
  34. a b Fagard, Jacqueline; Lockman, Jeffrey J. (2005). «The effect of task constraints on infants' (bi)manual strategy for grasping and exploring objects». Infant Behavior and Development 28 (3): 305-315. doi:10.1016/j.infbeh.2005.05.005. 
  35. Right-Hand, Left-Hand official website Accessed June 2006.
  36. Chris McManus. April 14, 2012. Is It True That Left-Handed People Are Smarter Than Right-Handed People? Scientific American. Retrieved: 26 May 2013.
  37. a b Goodman, Joshua (Fall 2014). «The Wages of Sinistrality: Handedness, Brain Structure, and Human Capital Accumulation». Journal of Economic Perspectives 28 (4): 193-212. doi:10.1257/jep.28.4.193. 
  38. Ntolka, Eleni; Papadatou-Pastou, Marietta (2018). «Right-handers have negligibly higher IQ scores than left-handers: Systematic review and meta-analyses». Neuroscience and Biobehavioral Reviews 84: 376-393. PMID 28826694. doi:10.1016/j.neubiorev.2017.08.007. 
  39. Nelson, E.L., J.M. Campbell, and G.F. Michel, Early handedness in infancy predicts language ability in toddlers. Developmental Psychology, 2014. 50(3): p. 809-814.
  40. «A lefty's lament». Harvard Gazette. 30 de enero de 2015. 
  41. Sebastian Ocklenburg (2017). «Epigenetic regulation of lateralized fetal spinal gene expression underlies hemispheric asymmetries». eLife 6. PMC 5295814. PMID 28145864. doi:10.7554/eLife.22784. 
  42. Hirnstein, Marco; Hugdahl, Kenneth (October 2014). «Excess of left-handedness in schizophrenia: meta-analysis of gender effects and potential biases in handedness assessment» (PDF). The British Journal of Psychiatry 205 (4): 260-267. PMID 25274314. doi:10.1192/bjp.bp.113.137349. Consultado el 9 de mayo de 2016. 
  43. «Handedness in diplegic cerebral palsy.». Dev Neurorehabil 15 (5): 386-9. 2015. PMID 22758776. doi:10.3109/17518423.2012.696736. 
  44. Hannah Gardener; Xiang Gao; Honglei Chen; Michael A. Schwarzschild; Donna Spiegelman; Alberto Ascherio (2011). «Prenatal and Early Life Factors and Risk of Parkinson's Disease». Mov Disord 25 (11): 1560-7. PMC 3132935. PMID 20740569. doi:10.1002/mds.23339. 
  45. Hannah Gardener; Kassandra L. Munger (2009). «The Relationship between Handedness and Risk of Multiple Sclerosis». Multiple Sclerosis 15 (5): 587-592. PMC 2771381. PMID 19389750. doi:10.1177/1352458509102622. 
  46. L Fritschi; M Divitini; A Talbot-Smith; M Knuiman (2007). «Left-handedness and risk of breast cancer». Br J Cancer 97 (5): 686-687. PMC 2360366. PMID 17687338. doi:10.1038/sj.bjc.6603920. 
  47. «Is the decreased longevity among left-handers related to an increase in heart disease?». Clin EEG Neurosci. 39 (4): 182-184. 2008. PMID 19044215. doi:10.1177/155005940803900406. 
  48. «Left-handedness as a risk factor for fractures.». Osteoporos. Int. 14 (11): 918-22. 2003. PMID 14530828. doi:10.1007/s00198-003-1450-z. 
  49. «Three Myths and Three Facts About Left-Handers». Psychology Today. 
  50. Knight, Will (8 de diciembre de 2004). «Left-handers win in hand-to-hand combat». Consultado el 27 de octubre de 2016. 
  51. Waldfogel, Joel (August 16, 2006). "Sinister and Rich: The evidence that lefties earn more". Slate.
  52. Diana Widermann, Robert A. Barton, and Russel A. Hill. Evolutionary perspectives on sport and competition. In Roberts, S. C. (2011). Roberts, S. Craig, ed. Applied Evolutionary Psychology. Oxford University Press. ISBN 9780199586073. doi:10.1093/acprof:oso/9780199586073.001.0001. 
  53. «Sexual orientation and handedness in men and women: a meta-analysis». Psychological Bulletin 126 (4): 575-592. 2000. PMID 10900997. doi:10.1037/0033-2909.126.4.575. 
  54. Mustanski, B. S.; Bailey, J. M.; Kaspar, S. (2002). «Dermatoglyphics, handedness, sex, and sexual orientation». Archives of Sexual Behavior 31 (1): 113-122. PMID 11910784. doi:10.1023/A:1014039403752. 
  55. Terrance J. Williams; Michelle E. Pepitone; Scott E. Christensen; Bradley M. Cooke; Andrew D. Huberman; Nicholas J. Breedlove; Tessa J. Breedlove; Cynthia L. Jordan et al. (2000). «Finger-length ratios and sexual orientation». Nature 404 (6777): 455-456. PMID 10761903. doi:10.1038/35006555. 
  56. Gene Schwartz (2010). «Biodemographic and Physical Correlates of Sexual Orientation in Men». Arch Sex Behav 39 (1): 93-109. PMID 19387815. doi:10.1007/s10508-009-9499-1. 
  57. «Handedness in boys with gender identity disorder». J Child Psychol Psychiatry 42 (6): 767-776. 2001. PMID 11583249. doi:10.1111/1469-7610.00773. 
  58. «Neurodevelopmental Correlates of Paraphilic Sexual Interests in Men». Archives of Sexual Behavior 37 (1): 166-172. February 2007. PMID 18074220. doi:10.1007/s10508-007-9255-3. 
  59. «IQ, handedness, and pedophilia in adult male patients stratified by referral source.». Sex Abuse 19 (3): 285-309. 2007. PMID 17634757. doi:10.1177/107906320701900307. 
  60. «Handedness in pedophilia and hebephilia». Archives of Sexual Behavior 34 (4): 447-459. 2005. PMID 16010467. doi:10.1007/s10508-005-4344-7. 
  61. Bogaert AF (2001). «Handedness, criminality, and sexual offending». Neuropsychologia 39 (5): 465-469. PMID 11254928. doi:10.1016/S0028-3932(00)00134-2. 
  62. Fiona Dyshniku; Michelle E. Murray; Rachel L. Fazio; Amy D. Lykins; James M. Cantor (2015). «Minor Physical Anomalies as a Window into the Prenatal Origins of Pedophilia». Archives of Sexual Behavior 44 (8): 2151-2159. PMID 26058490. doi:10.1007/s10508-015-0564-7. 
  63. «Biological markers of asexuality: Handedness, birth order, and finger length ratios in self-identified asexual men and women.». Archives of Sexual Behavior 43 (2): 299-310. 2014. PMID 24045903. doi:10.1007/s10508-013-0175-0. 
  64. Santrock, John W. (2008). Motor, Sensory, and Perceptual Development. Mike Ryan [Ed.], A Topical Approach to Life-Span Development(pgs.172–205). Boston, MA: McGraw-Hill Higher Education.
  65. McManus, IC. The history and geography of human handedness. In: Language Lateralization and Psychosis, Iris E. C. Sommer and René S. Kahn. eds. Cambridge Univ. Press, 2009.
  66. «A question of the left being right – and normal». China Daily. 22 de febrero de 2008. Archivado desde el original el January 24, 2011. Consultado el 19 de enero de 2011. 
  67. Erste deutsche Beratungs- und Informationsstelle für Linkshänder und umge-schulte Linkshänder. lefthander-consulting.org. Retrieved 21 September 2013
  68. Handedness Research Institute | Teaching Left-Handers to Write. handedness.org. Retrieved 21 September 2013
  69. А. П. Чуприков, В. Д. Мишиев. // Латеральность населения СССР в конце 70-х и начале 80-х годов. К истории латеральной нейропсихологии и нейропсихиатрии. Хрестоматия. Донецк, 2010, 192 с.
  70. А. П. Чуприков, Е. А. Волков. // Мир леворуких. Киев. 2008.
  71. a b c d Left-Handers' Day August 13th: Celebrate your right to be left-handed. lefthandersday.com. Retrieved 12 August 2013
  72. «All kangaroos are lefties, scientists say». Sci-News.com. 18 de junio de 2015. Consultado el 19 de junio de 2015. 
  73. Callaway, Ewen (24 de julio de 2009). «Is your cat left or right pawed?». New Scientist. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 

Enlaces externos[editar]