Manifiesto contra-sexual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Beatriz Preciado colabora en la emergencia de la teoría queer en Francia, y forma parte del grupo de escritores de «Le Rayon Gay», una colección de literatura gay y lesbiana dirigida por Guillaume Dustan que marcará un giro político y literario en el contexto europeo. Publica entonces su primer libro, Manifieste Contra-Sexuel en la editorial Balland en Paris en el año 2000. Donde fue aclamada por la crítica siendo definido como el libro rojo de la teoría queer.

La filósofa y activista queer tardó dos años en publicar en España, país de la que es originaria, su obra Manifiesto contra-sexual por medio de la Editorial Opera Prima. También es traducido a cinco idiomas entre ellos el inglés, siendo aclamado por la crítica gala como una de las propuestas intelectuales más influyentes y provocadoras en lo que va de siglo.

El libro "responde en parte a la invisibilidad de lesbianas, transexuales y bisexuales" y también supone un punto de vista que expone al lector los mecanismos del heterocentrismo y exige el fin de los órganos sexuales tal y como se conocen, para ello invita a renunciar a los lazos de género que nos ha asignado la sociedad.

El manifiesto nos muestra prácticas subersivas que tienen como punto de partida nuestra sexualidad y el control que tenemos sobre esta.

Capítulos[editar]

  1. . ¿Qué es la contra-sexualidad?
  2. . Prácticas de inversión contra-sexual
  3. . Teorías
  4. . Ejercicio de lectura contra-sexual
  5. Anexos

La Contra-sexualidad[editar]

La contra-sexualidad es un análisis crítico de las diferencias de género y sexuales de una sociedad heterocentrada, deconstruye sistemáticamente la naturalización y función reproductora de las prácticas sexuales y el sistema de género.

La contra-sexualidad afirma que el deseo, la excitación sexual y el orgasmo, no son sino los productos retrospectivos de cierta tecnología sexual que identifica los órganos reproductivos como órganos sexuales, en detrimento de la totalidad del cuerpo.

Mediante un contrato contra-sexual incluido en el libro, los cuerpos dejan de ser hombre o mujer para pasar a reconocerse como “cuerpos parlantes”, tanto a ellos mismos como a los cuerpos que les rodean. Renunciando a ser reconocidos como una identidad sexual cerrada dada anteriormente.

Resexualizar el ano, considerado como la zona del cuerpo excluida de las prácticas heterocentradas, la más sucia y la más abyecta, como centro contra-sexual universal, zona de producción de placer que no puede usarse para hacer distinción de géneros ya que es un emplazamiento de pasividad primordial que todo el mundo tiene. En su uso no se fundamenta ni como finalidad reproductiva ni como establecimiento de un nexo romántico.

El dildo[editar]

Para Preciado el dildo propone un cambio de perspectiva en el cual la prótesis enfatiza la necesidad de pensar el cuerpo y el sexo como tecnologías que reformulen el uso heterosexual. Supone un acto reflexivo fundamental en la historia de la tecnología contra-sexual.[1]

Notas[editar]

  1. Preciado, Beatriz. Manifiesto contra-sexual. Pagina 60.

Enlaces externos[editar]

Fefa Vila, Carta abierta a modo de presentación del libro Manifiesto Contra-sexual