Mancuspia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Mancuspia es un animal imaginario, que inventó el escritor Julio Cortázar en un cuento titulado Cefalea. El cuento es parte de su libro Bestiario, de 1951.

Se alimentan de avena malteada y ocasionalmente, de leche con vino blanco. Su cría es un trabajo sutil, necesitado de una precisión incesante y minuciosa. Se los baña con sales Krüschen y afrecho en agua tibia. A las mancuspias adultas no les agrada, lo que hace necesario tomarlas con cuidado de las orejas y las patas, sujetándolas como conejos, y sumergirlas muchas veces en el agua. Las mancuspias se desesperan y erizan, ése es el propósito para que las sales penetren hasta la piel tan delicada. Por la descripción que hace de estos animales, se podría decir que son cuadrúpedos, mamíferos con pico y pelo. Por lo que Cortázar detalla en este cuento, estos animales serían bastante delicados, o necesitan de mucho cuidado para su cría. Son esquiladas durante la época de calor, despojadas de parte de sus pelusas. Sus depredadores son los zorros o gatos monteses. Las mancuspias transmiten enfermedades. De mareos, vértigo, cefalea... síntomas que no mejoran pese al tratamiento que reciben con productos homeopaticos.