Maná (Biblia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La recolección del maná en el desierto, por Giovanni Battista Tiépolo, 1738-40.

Según el libro del Éxodo, el maná (hebreo: מן) era el pan enviado por Dios a los israelitas todos los días durante los cuarenta años que estos deambularon por el desierto. Los israelitas lo llamaron así al expresar: «¿Qué es esto?». Lo recibían todos los días, menos el séptimo, sábado, por lo cual debían recolectar doble ración el sexto día, es decir un gomer por cabeza (Éxodo 16:22). También se encuentran referencias en midrashes judíos de que el maná tenía el sabor y la apariencia de aquello que uno más deseaba. En el Arca de la Alianza se conservaba una muestra de dicho alimento. El maná también se menciona en el Corán, en las azoras al-Baqara,[1] al-Araf[2] y Ta ha,[3] en las que se caracteriza el maná como uno de los milagros con los cuales Dios favoreció a los israelitas.

Descripción[editar]

En el libro bíblico del Éxodo se relata que el maná aparecía cada noche y mañana después de que el rocío hubiera desaparecido[4] y que este debía ser recogido antes de que el calor del sol lo derritiera. Según Números, llegaba con el rocío, por la noche.[5] Se describe el maná como una especie de semilla similar a la del coriandro, de color blanco, que tras ser molida y horneada se parecía a las obleas con miel,[6] aunque en Números se describe del mismo color de la mirra india y añade que algunas de las tortas sabían a tortas aceitadas.[7]

Los exégetas creen que estas diferencias se deben a que el Éxodo es un texto yavista, mientras que el de Números es de fuente sacerdotal.[8] El Talmud babilónico explica que las diferencias en la descripción se debían a que su gusto variaba según quien lo tomaba, miel para los niños, aceitunas para los jóvenes, pan para los mayores;[9] la literatura rabínica clásica soluciona la cuestión de si el maná caía antes o después del rocío explicando que lo hacía entre dos capas de humedad.[10]

La recolección del maná en el arte[editar]

Identificación[editar]

Tamarix gallica, cuya resina podría ser el maná.

Algunos eruditos han propuesto que el maná deriva de una palabra egipcia mennu que significa ‘alimento’.[12] A finales del siglo XX, los árabes residentes en la península del Sinaí vendían la resina del árbol del tamarisco como man es-simma, que significa ‘maná celestial’.[10] Los árboles de tamarisco son muy abundantes en el sur del Sinaí, y su resina es similar a la cera, se derrite con el sol, es dulce y aromática (como la miel), y tienen un color sucio-amarillo, coincidiendo con las descripciones bíblicas. Sin embargo se compone de azúcar, así que no puede proporcionar la suficiente nutrición para que una población sobreviva durante largos periodos, y sería muy difícil convertirla en tortas.

Algunos etnomicologistas, como Terence McKenna,[13] indican que la mayor parte de las caracterìsticas del maná son similares a las de los hongos Psilocybe cubensis[14] , éstos tienen un efecto enteógeno,[15] a la vez que provocan la pérdida del apetito.

Se ha mencionado también, que el maná bíblico podría ser el liquen Lecanora esculenta, el cual puede ser transportado a largas distancias por el viento[cita requerida].

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Corán, cap. 2, Versículo 57 (Wikisource) [1]
  2. Corán, cap. 7, Versículo 160 (Wikisource)[2]
  3. Corán, cap. 20, Versículo 80 (Wikisource) [3]
  4. Éxodo 16, 14
  5. Números 11, 9
  6. Éxodo 16, 31
  7. Números, 11, 7 y 8
  8. Enciclopedia judía
  9. Yoma 75b
  10. a b Enciclopedia judía
  11. En este manuscrito preservado en el Museo de Israel en Jerusalén, las figuras con cabeza de ave también bendicen el vino, se lavan las manos antes de comer vegetales y recitan poemas litúrgicos llamados en hebreo paytanim (Elie Kedourie, Le monde du judaïsme, Londres y París: Thames & Hudson, 2003, pp. 117-118, 259). Para una posible interpretación de la relación entre texto e imagen en este manuscrito, véase Marc Michael Epstein, The Medieval Haggadah: Art, Narrative & Religious Imagination, New Haven and London: Yale University Press, 2011; y Richard McBee, "Bird’s Head Haggadah Revealed", The Jewish Press, 29 de marzo de 2012 (consultado 21 de noviembre de 2014).
  12. George Ebers, Durch Gosen zum Sinai, p. 236
  13. McKenna,Terence. Food of the Gods, New York, Harper Collins, p. 84
  14. Kubby, Steve. Manna From Heaven.
  15. Mystical-type experiences occasioned by psilocybin mediate the attribution of personal meaning and spiritual significance 14 months later