Mamíferos marinos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manatí de las Indias Occidentales (Trichechus manatus), un miembro del orden Sirenia.
Ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), un miembro del orden Cetacea.
Foca leopardo (Hydrurga leptonyx), un miembro de la superfamilia Pinnipedia del orden Carnivora.
Nutria marina (Enhydra lutris), un miembro de la familia Mustelidae.
Oso polar (Ursus maritimus), un miembro de la familia Ursidae.

Los mamíferos marinos son un grupo variado de aproximadamente 130 especies de mamíferos que se han adaptado a la vida en el mar o dependen de él para su alimentación. El término mamífero marino no designa a un conjunto taxonómico preciso. En este grupo se incluyen los cetáceos (ballenas, delfines y marsopas), los sirenios (manatíes y dugongos), los pinnipedos (focas verdaderas, otarios y morsas) y algunas nutrias (la nutria marina y el gato de mar). El oso polar, aunque no es un animal acuático, también se suele agrupar con los mamíferos marinos debido a que vive en los hielos marinos durante todo o la mayor parte del año y a su alto grado de adaptación a la vida en el mar.[1]

Los mamíferos marinos evolucionaron a partir de sus antecesores terrestres y adquirieron distintos rasgos para adaptarse a la vida en el mar, como un tamaño generalmente mayor, forma corporal hidrodinámica, modificaron apéndices y experimentaron adaptaciones termoregulatorias. Las diferentes especies, sin embargo, se adaptaron a la vida marítima en distintos grados. Los más adaptados son los cetáceos y los sirenios, cuyo ciclo de vida discurre totalmente en el agua, mientras que los demás grupos pasan al menos algún tiempo en tierra.

A pesar de que los mamíferos marinos son una megafauna carismática y que cuenta con el apoyo de grupos ecologistas, muchas poblaciones son vulnerables o están en peligro de extinción debido a una larga historia de explotación comercial para obtener grasa, aceite, carne, marfil y piel. La mayor parte de las especies de mamíferos marinos se encuentran protegidas frente a la explotación comercial.

Grupos[editar]

Existen aproximadamente 130 especies de mamíferos marítimos, subdivididas generalmente en cinco grupos. Cada grupo desciende de un antepasado terrestre diferente. Las semejanzas morfológicas entre estos grupos diversos son resultado de la evolución convergente y paralela. Así, aunque los balénidos y los pinnípedos tengan algunas semejanzas en la forma, las ballenas están más estrechamente relacionadas con los ciervos que con las focas.

Los grupos en que se subdividen generalmente son:[2]

Se cree que los sirenios y los cetáceos descienden de un antepasado ungulado, mientras que los pinnípedos, las nutrias y el oso polar proceden de un antepasado caniforme. Las similitudes morfológicas entre estos grupos diversos son resultado de evoluciones convergentes y paralelas.

Varios grupos de mamíferos marinos del pasado ya no existen en la actualidad. Además de los antepasados de las actuales ballenas o las focas, existieron los Desmostylia, antecesores de los manatíes o los Kolponomos, una especie de osos marinos que comían almejas no relacionados con el oso polar moderno.

Adaptaciones[editar]

Para desarrollar su vida en el mar, los mamíferos marinos han desarrollado importantes adaptaciones que les asemejan a otros animales marinos. Sin embargo existen grandes diferencias:

  • Los mamíferos marinos respiran aire, mientras que la mayor parte de los demás animales marinos extraen el oxígeno del agua.
  • Los mamíferos marinos tienen pelo. Los cetáceos tienen poco o ningún pelo, por lo general muy pocas cerdas retenidas alrededor de la cabeza o boca. Todos los miembros del orden Carnivora tienen un abrigo de piel o pelo, pero es mucho más grueso y más importante para la termorregulación en las nutrias marinas y osos polares que en los pinnípedos. No cuentan con gruesas capas de pelo porque disminuiría su capacidad natatoria y la velocidad de desplazamiento en el agua.
  • Los mamíferos marinos tienen una gruesa capa de grasa para aislar sus cuerpos y prevenir la pérdida de calor. Las nutrias de mar y los osos polares son excepciones y confían más en su piel y comportamiento para prevenir la hipotermia.
  • Los mamíferos marinos son vivíparos. La mayoría tiene una cría en cada parto.
  • Los mamíferos marinos se alimentan de leche en su infancia. El cuidado materno es muy importante para la supervivencia de la descendencia, que tiene que desarrollar una gruesa capa de aislamiento de grasa. La leche de las glándulas mamarias de los mamíferos marinos a menudo supera el 40-50% de contenido de materia grasa para apoyar el desarrollo de la grasa corporal en las crías.
  • Los mamíferos marinos mantienen una temperatura corporal interna alta. A diferencia de la mayor parte del resto de animales oceánicos, los mamíferos marinos mantienen una temperatura interna mucho mayor que la temperatura ambiente. La grasa, la gruesa capa de piel, las burbujas de aire entre piel y agua, son adaptaciones que ayudan a estos animales en la retención del calor corporal.
  • Dado que los mamíferos en su origen se desarrollaron en tierra, su espina dorsal está optimizada para andar, por lo que se mueve con holgura de arriba abajo pero tiene menor movilidad lateral. Por ello, los mamíferos marinos por lo general nadan moviendo su espina dorsal de arriba abajo. Por el contrario, los peces normalmente nadan moviendo su espina lateralmente. Por esta razón, los peces tienen habitualmente su aleta caudal vertical, mientras que los mamíferos marinos la tienen horizontal.
  • Los mamíferos marinos que viven exclusivamente en el mar (como los cetáceos) tuvieron que experimentar importantes adaptaciones en sus hábitos de sueño para poder dormir sin ahogarse. De estudios realizados con delfines mulares en acuarios y zoos y también con ballenas y delfines en libertad, se desprende que desarrollaron dos métodos de sueño: o bien permanecen estáticos a dos aguas (vertical u horizontalmente) o bien nadan mientras duermen en un estado similar a la siesta.[3]

Investigación[editar]

Considerables investigaciones se han dirigido a estudiar las enfermedades que afectan a los mamíferos marinos en el ambiente acuático. Estos trabajos se han dirigido a estudiar la leptospirosis, herpesvirus, enfermedades neurológicas, toxicología,[4] y otras patologías que afectan a los mamíferos marinos. Algunas organizaciones de investigación se han desarrollado, como el Centro Mamífero Marítimo (Marine Mammal Center),[5] para dedicarse en exclusiva a la rehabilitación y funciones de investigación de los mamíferos marinos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stirling, Ian (1988). «Introduction» (en inglés). Polar Bears. Ann Arbor: University of Michigan Press. ISBN 0-472-10100-5. 
  2. A. Rus Hoelzel (2002) (en inglés). Marine mammal biology: an evolutionary approach. Oxford: Blackwell Publishing. ISBN 0632 05232 5. http://books.google.com/books?id=uNJAJAXqiYUC&hl=es. 
  3. Bruce Hecker (2/2/1998). «How do whales and dolphins sleep without drowning?» (en inglés). Scientific American. Consultado el 25/3/2009. «Existe una versión adaptada y traducida al español realizada por Miquel Pontes en MareNostrum.org [1]».
  4. Lavery, TJ, Butterfield, N, Kemper, CM, Reid, RJ, Sanderson, K. 2008. Metals and selenium in the liver and bone of three dolphin species from South Australia, 1988 - 2004. Science of the Total Environment, 390: 77 - 86.
  5. Página web oficial del Centro

Enlaces externos[editar]