Aprendizaje electrónico móvil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «M-Learning»)
Saltar a: navegación, búsqueda


Se denomina aprendizaje electrónico móvil, en inglés M-learning, a una metodología de enseñanza y aprendizaje valiéndose del uso de pequeños dispositivos móviles, tales como por ejemplo: teléfonos móviles, PDA, tabletas, PocketPC, iPod y todo dispositivo de mano que tenga alguna forma de conectividad inalámbrica.

Desde sus orígenes en el siglo XIX, concretamente en 1873 cuando Charles Toussaint y Gustav Langenscheidt enseñaron lengua en Berlín por correspondencia, la educación a distancia ha evolucionado en la taxonomía de las tecnologías utilizadas. Simonson, M. (2005) las enumera y describe: correspondencia, medios pregrabados, audio bidireccional, audio bidireccional con gráficos, vídeo en vivo unidireccional, audio bidireccional/vídeo unidireccional, audio/vídeo bidireccional y audio/vídeo bidireccional de sobremesa. Progresivamente, la educación va incorporando intensivamente las nuevas tecnologías de la información y comunicación, pasando por varias etapas. Diversos conceptos describen ese fenómeno, según avanza la tecnología: EAO (Enseñanza apoyada por el ordenador), multimedia educativo, tele-educación, enseñanza basada en web (web-based teaching), aprendizaje electrónico (e-learning), etc.

Tanto desde el simple uso del ordenador y los soportes multimedia, como el advenimiento de Internet y las redes en general o la aparición de nuevas teorías del aprendizaje como es el caso de la Teoría Conectivista de Siemens, todo ha servido para apoyar el proceso de enseñanza-aprendizaje en sus diferentes modalidades y aspectos.

El mobile learning o m-learning tiene ventajas pedagógicas sobre otros modelos educativos, incluso sobre su predecesor e-learning. Entre las ventajas principales radica la capacidad de ofrecer un aprendizaje personalizado en cualquier momento y lugar, las posibilidades para realizar aprendizajes adaptados al estilo de aprendizaje de cada estudiante y el dinamismo con el que se presenta para los alumnos un medio tan atractivo como este.

Esto está generando gran expectativa en el sistema educativo, sobre el que se están realizando interesantes iniciativas empresariales mediante el desarrollo de aplicaciones móviles educativas y proyectos de investigación, así como la apuesta decidida de gobiernos e instituciones en el desarrollo de programas y aplicaciones.

Ejemplos de aprendizaje móvil en Latinoamérica[editar]

Teléfono U8180 usado para Mati-Tec.

Mati Tec es un buen ejemplo de m-learning en México. Se trata de un proyecto desarrollado por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México, cuyo objetivo es que “la tecnología facilite y mejore el aprendizaje, además de motivar a los niños a estudiar y buscar recursos en la red que les permitan generar nuevas habilidades y conocimientos”.[1]

Mati Tec comenzó en enero de 2011, con el nombre de Harppi-Tec en colaboración con la empresa finesa Ympyra. En la primera etapa llegó hasta 188 niños de primaria, de escuelas del Distrito Federal. Después de la intervención de los celulares en el salón de clases “se observó una mejora de entre 10 y 12 por ciento en su desempeño académico, incluidos sus resultados en la prueba ENLACE”. Además, los investigadores del ITESM CCM aplicaron a los alumnos un test de matemáticas después de seis las semanas que duró el proyecto en sus escuelas.[2]

En la segunda etapa, que fue en 2012, tomó el nombre de Mati Tec y, gracias al esfuerzo conjunto con el Campus Estado de México, Campus Santa Fe y Campus Toluca, se expandió a 2380 alumnos de escuelas primarias públicas. En 2014 el Campus Ciudad de México desarrolló la tercera fase, en la que 400 alumnos de cuatro escuelas trabajaron con los celulares durante tres meses.

Con el uso del teléfono celular para aprender diversos temas, el alumno adquiere competencias importantes para su desarrollo, las principales son: tratamiento de la información y la competencia digital, la competencia matemática y, a partir de 2014, la competencia lingüística y comunicativa.

Otro ejemplo en Latinoamérica MADE-mlearn,[3] un marco desarrollado en Argentina por investigadores de la Universidad Nacional de Santiago del Estero y la Universidad Nacional de Catamarca, para analizar y evaluar experiencias de m-learning, y diseñar nuevas experiencias, y que tiene en cuenta el contexto (ecosistema), modo de interacción, y los fundamentos que sustentan el aprendizaje.

Otros ejemplos de aplicación del M-Learning[editar]

Son numerosos los proyectos educativos de investigación que han descrito la importancia de trabajar e incluir las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje en la escuela. En términos generales, existe un gran movimiento en iberoamérica que ha destacado el reto de plantear como objetivo la alfabetización digital del alumnado, incluyendo todos los recursos tecnológicos disponibles en las aulas. En este sentido, destacan dos proyectos: el IB Educación Superior 2012-2017, que enuncia en sus conclusiones que la alfabetización digital es clave en toda disciplina y profesión, por lo que es necesario promoverla desde cualquier programa educativo (Durall, Gros, Maina, Johnson & Adams, 2012). Así mismo, el Horizon Report 2012, afirma que la alfabetización digital tiene cada vez más importancia como destreza clave en cualquier disciplina y profesión (Johnson, Adams & Cummins, 2012).

Entre los proyectos psicoeducativos aplicados en las aulas, encontramos el “Proyecto aprendizaje móvil”. En un estudio de casos múltiples con 3000 estudiantes en México, se identificaron el desarrollo de las habilidades cognitivas del alumnado a través del m-learning. Mediante la realización de focos de grupo, encuestas y observación directa e indirecta, el estudio concluye que el aprendizaje a través del teléfono móvil modifica el ambiente de aprendizaje positivamente, convirtiéndolo en más innovador y colaborativo. Además, afirman que los recursos del m-learning se apoyan en estrategias que promueven el desarrollo de habilidades cognitivas como solución de problemas, toma de decisiones, pensamiento crítico y pensamiento creativo (Elizondo, Bernal & Montoya, 2010).

En un estudio sobre la eficacia del m-learning en forma de podcast con una muestra de más de 200 estudiantes, Evans (2008) concluye que el alumnado cree que el aprendizaje realizado a través del teléfono móvil es más eficiente que las conferencias o los libros de texto tradicionales, y que el m-learning tiene un gran potencial como herramienta pedagógica en los niveles de educación superior (Evans, 2008).

Características y capacidades[editar]

Con el auge e incorporación del uso de las TIC en la Educación entre otros ámbitos, encontramos varias formas de educar y de utilizarlas para apoyar los procesos de enseñanza – aprendizaje, como son el e-learning que es la educación mediada un 100 % por las tecnologías, el b-learning que es la mezcla de la educación tradicional y el e-learning, podríamos decir que un 50% para cada una, y encontramos también una modalidad innovadora, diríamos que como una extensión del e-learning pero con la versatilidad y características que da la movilidad, la ubicuidad e incluso la pertinencia que es el m-learning o Móvil Learning. Encontramos entonces varias definiciones de esta rama del e-learning las cuales nos permitimos referenciar y extraer de una página web que lo resume de una manera muy acertada: https://carolinaizarra.wordpress.com/81-2/

• Mayor libertad y flexibilidad de aprendizaje: El teléfono móvil es un aliado las 24 horas cuando la inspiración llega. • Utilización de juegos de apoyo en el proceso de formación: La variedad de juegos generados para móviles, impulsa la creatividad y la colaboración. • Independencia tecnológica de los contenidos: una lección no está hecha para un dispositivo concreto. • “Just in time, just for me”: lo que el estudiante quiere, cuando el estudiante lo quiere. • Todas las actividades online del espacio de formación (miles) están disponibles para dispositivos móviles. • Navegación sencilla y adaptación de contenidos teniendo en cuenta la navegabilidad, procesador y velocidad de conexión de estos dispositivos. • Acceso inmediato a datos y avisos: Los usuarios pueden acceder en forma rápida a mensajes, correos, recordatorios y noticias generados en tiempo real. • Uso de auriculares, más absorbente que un libro o video. • Acceso a datos en línea para apoyar el trabajo de campo. • Contacto inmediato con los padres y representantes. • Mayor autonomía: Puede personalizar el equipo móvil más fácilmente que un computador. • MLearning comienza a modelarse como la versión más actualizada de la educación a distancia, teniendo ya a su favor innumerables beneficios. • Reducción del peso de las mochilas de los estudiantes, hecho de gran trascendencia teniendo en cuenta las críticas constantes a la cantidad de libros que tienen que transportar los alumnos a diario. • Accesibilidad económica: aunque algunas personas puedan pensar que el M-learning es una metodología cara, la realidad es muy contraria a esta creencia , pues en el caso de adquirir una tableta, se puede hacer uso de ella durante varios años, por no hablar del ahorro en cuanto a los gastos anuales en libros y otros recursos impresos.

Además, la comunicación y feedback entre los docentes y alumnos es un elemento importante en el aprendizaje, de esta manera aplicando la enseñanza móvil en los centros escolares, no solo se busca que los estudiantes mejoren sus prácticas pedagógicas y adquieran conocimientos más amplios, igualmente se pretende que el maestro sea una guía en ese proceso y la tecnología solo un medio. De esta manera, generando espacios más dinámicos y una comunicación bilateral se crea un puente de formación integral que facilita la comprensión entre los alumno. Uno de los objetivos del aprendizaje móvil es que la comunidad educativa desarrolle competencias TIC, no solo frente al uso de los dispositivos, sino también que sea capaz de aprovechar los conocimientos adquiridos y desarrollar ideas de innovación aplicadas a las nuevas tecnologías. Con ello, se busca que la educación vaya más allá del acceso a Internet.

Por otro lado, debido a sus características y capacidades, el m-learning podría ser el caballo de troya para eliminar la brecha digital o diferencia socioeconómica, de alfabetización y capacidad tecnológica, puesto que:

- Es una tecnología medianamente accesible para todos en el plano económico.

- Presenta posibilidades muy cercanas  a las que nos pueden otorgar los ordenadores.

- Ofrece múltiples funciones.

- Es un banco infinito de información, al poder conectar con Internet.

- Presenta una gran facilidad de uso.

-Etc.


Críticas al Mobile Learning[editar]

Actualmente, las principales reticencias al uso del m- learning en la escuela se fundamentan en su “mal uso”. Tal y como expresa Hwang y Chang (2011), “La disponibilidad de la tecnología móvil en realidad no garantiza que se va a utilizar en un entorno educativo, del mismo modo, la mera adopción de una nueva tecnología no asegura su efectividad de aprendizaje”.

Las críticas que se realizan al m- learning se fundamentan en el desconocimiento por parte de los docentes de las nuevas tecnologías, la carencia de formación sobre su utilización adecuada y su efectividad provoca una brecha digital entre estudiantes y docentes pero, al contrario de lo que los más acérrimos a la metodología tradicional exponen, no son diferencias insalvables. Marc Prensky, introdujo un nuevo concepto en 2009: “la sabiduría digital”, que plantea que la brecha digital crece por falta de interés, en relación con la creciente digitalización de nuestras sociedades. Ya se ha demostrado que prohibir el uso indiscriminado de celulares en el aula no es una solución realista al problema.

Ante las críticas y negativas, los defensores de su implantación alegan que no se trata de abandonar la enseñanza, sino de potenciarla a través de la realización de actividades motivantes y dinámicas; haciendo partícipes a los alumnos/as de un uso diferente de la tecnología que manejan diariamente. Entre los aspectos negativos que más fuerza proporcionan al discurso de los contrarios al uso de la tecnología móvil, encontramos las limitaciones físicas de los mismo, como se ha comentado anteriormente en este documento, las pequeñas dimensiones de sus pantallas, botones, limitaciones de batería y espacio de memoria así como sus problemas de conectividad o la existencia de pocas aplicaciones educativas.

Otro de los aspectos que genera cierta controversia en la sociedad actual es la adecuación de esta metodología para uso en cualquier etapa educativa. Así, los más escépticos creen que el M-Learning puede resultar muy perjudicial para los alumnos de primaria y secundaria dada la madurez propia de estas edades, pudiendo favorecer el origen de problemáticas como adicciones, acoso escolar, etc. Por otro lado, un grupo más numeroso opina que la metodología Mobile Learning es susceptible de aplicación en cualquier nivel, siempre y cuando se haga de forma responsable, controlada y previamente planificada.

Referencias[editar]

  1. Gómez, Armín (20 de junio de 2011). «Impulsa proyecto Harppi-Tec, del Tec de Monterrey, aprendizaje móvil en niños de primaria». Talento Tec 1 (155). 
  2. Hernández, Mirtha (2 de abril de 2012). «Mejoran matemáticas jugando con celulares» (HTML). Ciudad de México: Reforma (periódico). Consultado el 20 de junio de 2014. 
  3. Morales, María I.; Herrera, Susana I.; Fenema, Marta C.; Palavecino, Rosa; Goñi, Jorge Luis (mayo de 2014). «Diseño de estrategias de m-learning. Desarrollo de aplicaciones». XVI Workshop de Investigadores en Ciencias de la Computación. 

[1]

[2]

[3]

[4]

[5] 7

[6]

Enlaces externos[editar]

  • Durall, E., Gros, B., Maina, M., Johnson, L. & Adams, S. (2012). Perspectivas tecnológicas: educación superior en Iberoamérica 2012-2017. Austin, Texas: The New Media Consortium. 
  • Elizondo, A. I. R., Bernal, J. A. H., & Montoya, M. S. R. (2010). Desarrollo de habilidades cognitivas con aprendizaje móvil: un estudio de casos. 34. p. 201-209. 
  • Evans, C. (2008). The effectiveness of m-learning in the form of podcast revision lectures in higher education. 50 (2). p. 491-498. 
  • Hwang, J. & Chang, H. (2011). A formative assessment-based mobile learning approach to improving the learning attitudes and achievements of students. 56. p. 1023-1031. 
  • Johnson, L., Adams, S., & Cummins, M. (2012). NMC Horizon Report: 2012 K–12 Education. Austin, Texas: The New Media Consortium. 
  • Prensky, M. (2009). H. Sapiens Digital: From digital inmigrant and digital natives to Digital Wisdom. 9. p. 1-6.