Música tradicional de Cuba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Durante los años sesenta del siglo XX, una organización metodológica fue aplicada sistemáticamente al análisis de la música popular cubana tradicional o autóctona; y esa metodología, llamada de los "complejos genéricos" estaba basada principalmente en las obras del musicólogo cubano Argeliers León. En su libro Del Canto y el Tiempo, León dividió el estudio de la música popular cubana en diversas secciones presentadas en el siguiente orden: Música yoruba, Música bantú, Música abakuá, Música guajira, El son, La rumba, La guaracha, La canción y el bolero, Música instrumental, De la contradanza al danzón, al chachachá y Hacia el presente, en el presente.

El Dr. Olavo Alén Rodríguez dice acerca del "sistema de complejos genéricos": “Tanto en su libro Música folklórica cubana como en su obra cumbre Del canto y el tiempo, él [León] nos presenta un panorama de nuestra música a partir fundamentalmente de la descripción de los géneros originarios de Cuba. Pero estas divisiones propuestas por Argeliers no pretendían tener el rigor de un ordenamiento científico que fuera consecuente con los principios clasificatorios de la coherencia, la exclusividad, la exhaustividad y sobre todo, la dicotomía.”[1]

Según la teoría de los "Complejos Genéricos" de la música cubana, la música tradicional de Cuba se clasifica en:

  • El complejo del Punto, con sus variantes Punto libre y punto fijo.
  • El complejo de la Rumba, con sus variantes Yambú, Guaguancó, Columbia, Congas y Comparsas.
  • El complejo del Danzón, con sus variantes Contradanza, Danzón, Danzonete, Mambo y Cha cha chá.
  • El complejo del Son, con sus variantes changüí, sucu-sucu, guaracha.
  • El complejo de la Canción, con sus variantes bolero y filin.[2]

La teoría de los "Complejos Genéricos" de la música cubana ha sido refutada desde hace mucho tiempo por reconocidos musicólogos como Leonardo Acosta, quien explica en su artículo De los complejos genéricos y otras cuestiones:[3]

Afortunadamente, la teología [sic] de los complejos genéricos ha sido vista con escepticismo en los círculos musicológicos de varios países, incluyendo a Cuba, donde algunos musicólogos han oscilado entre el rechazo, el escepticismo y el desdén...

Según el compositor y musicógrafo cubano Armando Rodríguez Ruidíaz:[4]

"la música popular cubana autóctona se asemeja verdaderamente a un macro-organismo cuyos componentes parten de un origen común y se relacionan entre sí, de una forma u otra, durante el transcurso de su desarrollo, el cual se presenta como la evolución de un prototipo formal y estilístico primigenio; el ancestro común de todas las formas genéricas posteriores…

Las canciones bailables españolas de ritmo sesquiáltero fueron la simiente primigenia de donde partió el proceso evolutivo que dio origen a numerosos estilos autóctonos iberoamericanos. La estructura de aquellas canciones, que incluyó su forma de copla y estribillo así como su ritmo sesquiáltero de origen africano, fue replicada y modificada en los pueblos de América, dando lugar a diversos géneros regionales."

De la elaboración y el proceso de transculturación de las primeras canciones bailables españolas de ritmo sesquiáltero que llegaron a Cuba, tales como la Sarabanda y la Chacona del siglo XVI, surgieron tres líneas principales de evolución genérica que pueden ser identificadas como:

1 - Las canciones bailables, que incluye en orden cronológico, el punto cubano y el zapateo, la guaracha cubana, la rumba rural, la rumba urbana[5] , la conga popular, el son, el mambo, el songo y la timba.

2 - Los bailes cantados, integrada por géneros como la contradanza cubana, la danza, el danzón, el danzonete, el danzón de nuevo ritmo (o danzón-mambo) y el Chachachá.

3 - Las canciones, compuesta por la habanera, el bolero cubano, la guajira (música), la clave, la criolla, el tango congo, la conga de salón, el pregón y otros géneros híbridos como la guaracha-son, la guajira-son, el bolero-son, el lamento-son, la criolla-bolero, el bolero-danzón, la canción-habanera y la canción-bolero.[6]

Véase[editar]

Referencias[editar]

  1. Alén Rodríguez, Olavo: Historia y teoría de los complejos genéricos de la música cubana, Revista Clave, Publicación del Instituto Cubano de la Música. ISSN 0864-1404. Año 12, Número 1, 2010, p. 50.
  2. Alén Rodríguez, Olavo: Historia y teoría de los complejos genéricos de la música cubana, Revista Clave, Publicación del Instituto Cubano de la Música. ISSN 0864-1404. Año 12, Número 1, 2010, p. 50.
  3. Acosta, Leonardo. De los complejos genéricos y otras cuestiones. Clave. Publicación del Instituto Cubano de la Música. Año 4, No. 3, 2003.
  4. Rodríguez Ruidíaz, Armando: La metodología de los "Complejos Genéricos" y el análisis de la música popular cubana autóctona, 2017: https://www.academia.edu/31616832/La_metodolog%C3%ADa_de_los_Complejos_Gen%C3%A9ricos_y_el_an%C3%A1lisis_de_la_m%C3%BAsica_popular_cubana_aut%C3%B3ctona
  5. Rodríguez Ruidíaz, Armando: El origen de la música cubana: Mitos y Realidades, 2015: https://www.academia.edu/4832395/El_origen_de_la_m%C3%BAsica_cubana._Mitos_y_realidades
  6. Rodríguez Ruidíaz, Armando: La metodología de los "Complejos Genéricos" y el análisis de la música popular cubana autóctona, 2017: https://www.academia.edu/31616832/La_metodolog%C3%ADa_de_los_Complejos_Gen%C3%A9ricos_y_el_an%C3%A1lisis_de_la_m%C3%BAsica_popular_cubana_aut%C3%B3ctona