Música profana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la tradición de la música occidental, la música profana (también llamada secular, seglar o mundana) es toda música concebida para ser cantada, tocada o interpretada fuera de los contextos litúrgicos o religiosos. Es por lo tanto una categoría musical que se define negativamente, en el sentido de que se define como la categoría musical contraria a aquella a la que pertenece la música sacra, que es la categoría musical propiamente litúrgica y religiosa. Esto hace que una gran variedad de géneros musicales hagan parte de la música llamada «profana»: todas las músicas folclóricas, las marchas militares, las suites, la música de cámara, las sinfonías, los villancicos y muchos otros géneros de música, como las músicas destinadas a la danza (ballet, tango, pasacalle, fandango, zarabanda, chacona...) o al espectáculo (ópera, zarzuela, opéra-comique, singspiel, opereta, comedia musical, música de escena...) son ejemplos de los numerosos géneros incluidos en la música profana.

Historia[editar]

La división de la musica profana se remonta a la Alta Edad Media. El término «secular» significa «que vive en el siglo», en el sentido de ser propio a lo cotidiano, al orden cosmológico y terrenal de las cosas, mientras que el término «sacro» se refiere a todo lo que es sagrado y destinado a ser eterno, sin ataduras temporales con el mundo terrenal. El mismo sentido se aplica a los conceptos de clero secular y clero regular. El clero secular, por ejemplo, es el del sacerdocio, destinado a ejercer un ministerio entre los laicos, quienes viven «en el siglo», es decir en su época, en su contexto terrenal etc. El clero regular es el que vive lo más apartado posible del mundo y siguiendo una regla de ascetismo que le permita alcanzar lo divino, lo eterno, es decir lo contrario a lo secular. En este contexto, cuando se habla de la música profana del medievo, o música profana medieval, se habla de una categoría de música que se demarcó como tal para distinguirse de la música religiosa, y esto sucedió a finales del siglo IX, después de la aparición del canto gregoriano y casi al mismo tiempo que la polifonía. La música profana medieval surgió para divertir a las masas populares mediante la narración cantada de romances, historias de amor etc. Con este tipo de música surgen los famosos juglares, cantantes que se desplazaban de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad.

Instrumentos[editar]

En la Edad Media los instrumentos más destacados eran las flautas, las cuerdas (como la bandurria o el laúd) y las panderetas, pero también se empleaban [[gaita] o guitarras]s y otros instrumentos parecidos. Los intérpretes rara vez cantaban: hablaban rimando y con música de fondo. Esta música se interpretaba en ámbitos profesionales (en la corte, en las festividades etc.) y cada vez más en el ámbito doméstico: en muchos hogares se usaba el laúd o la viola de arco, ya fuese acompañando el canto o como instrumentos solistas.

Véase también[editar]