Luttif Afif

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Luttif Afif (Nazaret, 1937[1]​ o 1945[2]​–Múnich, 6 de septiembre de 1972), conocido como Issa (Jesús en árabe), fue el líder del comando de fedayines palestinos[2]​ que irrumpieron en la villa olímpica de Múnich en la madrugada del 5 de septiembre de 1972 y tomaron como rehenes a nueve miembros del equipo olímpico de Israel, después de matar a dos que se resistieron. Fue el jefe negociador para los palestinos, quienes eran miembros del grupo guerrillero Septiembre Negro. Las numerosas imágenes de Afif relajándose afuera del apartamento, vestido con un traje de safari de lino blanco, un sombrero de playa del mismo color y su cara ennegrecida con betún, son algunas de las fotografías más icónicas de las Olimpíadas de Múnich.

Biografía[editar]

Afif nació en Nazaret, hijo de un rico comerciante cristiano jordano y una mujer judía.[2]​ Tenía tres hermanos, dos de los cuales estaban presos en Israel.[3]​ En 1958 se fue a estudiar ingeniería a Alemania, aprendió el idioma y luego se dirigió a trabajar a Francia.[2]​ Según el autor Simon Reeve, Afif disfrutó de su tiempo en Europa, pero se unió a Fatah en 1966, posiblemente durante su estadía en Alemania. Issa se trasladó al Medio Oriente y luchó en numerosas batallas contra Israel. Abu Iyad, líder de Septiembre Negro, escribió más tarde que tanto Afif como su lugarteniente Yusuf Nazzal habían combatido en Amman en septiembre de 1970.[3]​ Sin embargo, poco después estaba viviendo en Berlín y se había comprometido con una joven alemana.[3]

Múnich[editar]

Según varios autores, incluyendo a Serge Groussard y Reeve, el motivo personal de Afif para participar en la Operación Ikrit y Biraam habría sido sacar a dos de sus hermanos de las cárceles israelíes.[4]​Issa fue descrito por Manfred Schreiber, jefe de policía de Múnich, como «muy fresco y determinado, claramente fanático en sus convicciones».[5]

Walther Tröger, el entonces intendente de la Villa Olímpica, tuvo la impresión de que Issa era «un hombre inteligente y razonable», a diferencia de sus compañeros, que a los ojos del funcionario eran «aves de patíbulo». En una entrevista filmada para el documental Un día en septiembre (1999), declaró que «podría haberle gustado conocerlo en otras circunstancias».[6][5]​ Al increparle sobre las razones de sus acciones, el fedayín pidió disculpas a Tröger, expresando que «los alemanes habían organizado unas olimpíadas excelentes, pero le ofrecían una vidriera a través de la cual ellos debían mostrarle al mundo las penurias que el pueblo palestino sufría a manos de Israel.»[6]

Afif pasó buena parte de su tiempo en Connollystraβe 31 conversando con la delegación alemana o con la joven guardia Anneliese Graes, según la cual él hablaba un alemán fluido con un ligero acento francés.[7]​ Ella le describió como «siempre educado y correcto»; cuando le pidió que no agite su granada en frente de ella, Issa se rió y le dijo «usted no tiene nada de que temerme.»[8]​ Graes lo encontró como una persona peculiar. El fedayín explicó que solía trabajar en la cantina de la Villa Olímpica y que disfrutaba bailar en la barra, cosa que ella no creyó cierta.[6]​ Afif también comentó a Graes que había trabajado varios años en Francia, y cada tanto dejaba escapar la frase «oh-la-la» en las conversaciones.[8]

Tras tensas negociaciones, la crisis de los rehenes culminó 21 horas después con una emboscada sobre los terroristas en la base aérea de Fürstenfeldbruck, en las afueras de Múnich. Afif y cuatro de sus coterráneos murieron a manos de los francotiradores alemanes, no sin antes ametrallar a los nueve rehenes que quedaban y volar el helicóptero que contenía a cuatro de ellos. Se considera que Afif fue quien lanzó la granada en el helicóptero oriental. Las autopsias revelaron que los cuerpos en dicho aparato presentaban impactos de bala, siendo lógico que Afif hubiera llevado a cabo ambas acciones. Otro fedayín, Adnan al-Gashey según Reeve, se encargó de fusilar segundos después a los rehenes restantes en el helicóptero occidental.[9]

Los cuerpos de Afif y sus compatriotas fueron trasladados a Libia, en donde fueron recibidos con una procesión de 30 000 personas en la Plaza Verde de Trípoli. Tras esto, fueron enterrados con honores militares en el cementerio Sidi Munaidess.[10]

En la literatura y el cine[editar]

En su libro The Blood of Israel, Serge Groussard erróneamente identifica a Issa como Mohammed Safady, uno de los fedayines que sobrevivió al tiroteo en Fürstenfeldbruck. Otra identidad fue sugerida en Striking Back: el autor Aaron Klein identifica a Afif como Mohammed Massalha, quien resultó ser su propio padre.

Luttif Afif fue interpretado por Franco Nero en 21 horas en Múnich (1976) y por Karim Saleh en la película de Steven Spielberg Munich (2005).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Reeve, 2001, p. 1.
  2. a b c d Large, 2012, p. 196.
  3. a b c Reeve, 2001, p. 40.
  4. Reeve, 2001, p. 50.
  5. a b Entrevista personal a Jamal al-Gashey en Un día en septiembre.
  6. a b c Reeve, 2001, p. 60.
  7. Reeve, 2001, p. 15.
  8. a b Reeve, 2001, p. 61.
  9. Reeve, 2001, p. 121.
  10. Reeve, 2001, p. 147.

Bibliografía[editar]

  • Reeve, Simon (2001). One Day in September: the full story of the 1972 Munich Olympic massacre and Israeli revenge operation "Wrath of God". Nueva York. ISBN 1-55970-547-7. 
  • Large, David Clay (2012). Munich 1972 tragedy, terror, and triumph at the Olympic Games. Rowman & Littlefield Publishers. ISBN 978-0-7425-6741-2. 
  • Jonas, George (1984). Vengeance: the true story of an Israeli counter-terrorist team. Nueva York: Simon and Schuster. ISBN 978-0-671-50611-7. 
  • Groussard, Serge (1972). The Blood of Israel: the massacre of the Israeli athletes, the Olympics,. Nueva york. ISBN 0-688-02910-8.