Luisa de Medrano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Luisa de Medrano
Posible retrato de Luisa de Medrano como Sibila Samia. Del conjunto "Profetas y Sibilas" de Juan Soreda, c.1530. Museo de san Gil. Atienza.jpg
Supuesto retrato póstumo de Luisa de Medrano como Sibila Samia del conjunto "Profetas y Sibilas" de Juan Soreda, c. 1530.
Información personal
Nacimiento 9 de agosto de 1484 Ver y modificar los datos en Wikidata
Atienza (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1527 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Profesora de universidad, intelectual, escritora y poeta Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador Universidad de Salamanca Ver y modificar los datos en Wikidata

Luisa de Medrano Bravo de Lagunas Cienfuegos, llamada en las fuentes primarias Lucía de Medrano (Atienza, Guadalajara, 9 de agosto de 1484-¿1527?), fue una latinista española.[1]​ Pudo llegar a dictar alguna lección de cánones en la Universidad de Salamanca, desarrollando en cualquier caso actividades de las que las mujeres estaban excluidas en la Europa renacentista.

Biografía[editar]

Luisa de Medrano nació en Atienza (Guadalajara), localidad soriana hasta la división provincial realizada en 1833. Fue hija de Diego López de Medrano, señor de San Gregorio, y de Magdalena Bravo de Lagunas, del linaje de los Salvadores de Berlanga de Duero. Su abuelo apoyó a la reina Isabel contra Enrique IV, conquistando a traición el inexpugnable castillo de Atienza donde se estableció como alcaide.

Luis Medrano, vallisoletano y canónigo en Coria, electo rector de la Universidad de Salamanca el 10 de noviembre de 1511,[2]​ habría sido su hermano según Luisa Montaño.[3]

Padre y abuelo murieron luchando en Granada. Agradecida, la reina se hizo cargo de su viuda y de la educación de sus hijos. Los primogénitos —conocidos como Bravo de Laguna— fueron heredando el cargo de alcaides de Atienza, mientras que su hija Catalina, tras servir en la corte, se convirtió en una importante mecenas en Atienza; por ejemplo, financió la capilla del convento de San Francisco como panteón familiar. Otra rama de la familia tiene su capilla funeraria en la Colegiata de Berlanga. El comunero Juan Bravo también era de la misma familia, siendo posterior el escudo nobiliario de los Bravo de Laguna en Atienza.

Obra[editar]

Luisa de Medrano fue contemporánea de otras mujeres cultas como Beatriz Galindo la Latina y Beatriz de Bobadilla.[4]

Solo se han encontrado tres fuentes primarias referidas a Lucía de Medrano:

1. La primera es un apunte en el Cronicón de Pedro de Torres, que en 1507 fue elegido catedrático de físicos de la universidad y posteriormente fue canónigo de Sigüenza.[5]​ En una de las notas manuscritas del Cronicón se lee:

A.D. 1508 die 16 Novembris hora 3 legit filia Medrano in Catedra Canonum.
En el Año del Señor de 1508, día 16 de noviembre, a las 9 horas, leía la hija de Medrano en la Cátedra de Cánones.

2. La segunda fuente es una larga y elogiosa carta sin fecha publicada en el Opus Epistolarum del erudito italiano Lucio Marineo Sículo (profesor en Salamanca entre 1485 y 1498), que la conoció en la universidad y manifestó en ella su admiración por la sabiduría de Lucía Medrano.

La fama de tu elocuencia me hizo conocer tu gran saber de estudios antes de haberte visto nunca. Ahora, después de verte, me resulta aún más sabia y más bella de lo que pude imaginar, joven cultísima. Y después de oírte me ha causado gran admiración tu saber y tu ornada oratoria, sobre todo tratándose de una mujer llena de gracia y belleza, y en plena juventud. He aquí a una jovencita de bellísimo rostro que aventaja a todos los españoles en el dominio de la lengua romana. ¡Oh felices padres que engendraron tal hija! Debes mucho, clarísima niña, a Dios omnipotente y bondadoso por tu inteligencia. Mucho debes agradecer a tus padres que no te dedicaron a los oficios comunes entre las mujeres, ni a los trabajos corporales, en sí tan ingratos por su caducidad, sino que a los estudios liberales te consagraron, que son elevados y de eterna duración. Y te deben ellos a ti no poco, que su esperanza y ambición con tu constancia y gran estudio superaste. Te debe España entera mucho, pues con las glorias de tu nombre y de tu erudición la ilustras. Yo también, niña dignísima, te soy deudor de algo que nunca te sabré pagar. Puesto que a las Musas, ni a las Sibilas, no envidio; ni a los Vates, ni a las Pitonisas. Ahora ya me es fácil creer lo que antes dudaba, que fueron muy elocuentes las hijas de Lelio y Hortensio, en Roma; las de Stesícoro, en Sicilia, y otras mujeres más. Ahora es cuando me he convencido de que a las mujeres, Natura no negó ingenio, pues en nuestro tiempo, a través de ti, puede ser comprobado, que en las letras y elocuencia has levantado bien alta la cabeza por encima de los hombres, que eres en España la única niña y tierna joven que trabajas con diligencia y aplicación no la lana sino el libro, no el huso sino la pluma, ni la aguja sino el estilo. Adiós, y si en algo quieres utilizar mis servicios, estoy plenamente a tu disposición. Otra vez adiós, con el ruego de que a través de alguna carta de tu salud y de tu vida me hagas saber. [6]

3. El tercer documento original que habla de Lucía de Medrano es del mismo Lucio Marineo Sículo. Se trata de una mención en De Rebus Hispaniae Memorabilibus, también publicada en castellano como De las cosas memorables de España. La mención se encuentra en la parte final de la edición de 1530, de la que se conservan escasísimos ejemplares:

En Salamanca conocimos a Lucía Medrana, doncella eloquentíssima. A la cual oymos no solamente hablando como orador, mas también leyendo y declarando en el estudio de Salamanca libros latinos públicamente.

Este libro se reeditó sin el último capítulo en 1533 y en 1539, tras la muerte de su autor y de la propia Luisa de Medrano, a quien se supone difunta, pues ya no se menciona en el testamento de su madre, dado en Atienza a finales de 1527.

El propio Sículo informaba en la edición de 1533 que se retiró del volumen, por prohibición del rey Carlos I, «la mención de ilustres varones y no pocas mujeres dignas de ser recordadas»:

Subduximus itaque de volumine viros illustres et nonullas etiam mulieres memoratu dignas.[7]

Este dato indica que la referencia a Lucía de Medrano se borró por orden del emperador Carlos V.

Según Jacinto Chicharro, Luisa de Medrano estaría retratada como Sibila Samia en una de las cuatro tablas de profetas y sibilas de la iglesia de la Trinidad de Atienza atribuidas a Juan Soreda, conservadas en el museo de San Gil de la misma localidad.[8]

Luisa de Medrano es mencionada en diversas obras a lo largo de los siglos: Gil González Dávila (1650),[9]Nicolás Antonio (París, 1672 - Madrid, 1778), Bernardo Dorado (1776),[10]Diego Clemencín (1821), Manuel Hermenegildo Dávila (1849), Marcelino Menéndez Pelayo (1896),[11]​ etc.

Dorado, en la obra antes citada, exalta la excelencia de Luisa de Medrano del siguiente modo:

Doña Luisa de Medrano, si no igualó, excedió a la primera, pues no sólo supo con perfección la lengua latina, sino que oró públicamente en esta Universidad en Divinas Letras y Humanas. Así lo afirma Marineo Sículo, quien la oyó, y lo trae entre las cosas memorables que vio en España.[10]

En 1935 la alemana Thérèse Oettel publicó Una catedrática en el siglo de Isabel la Católica: Lucía de Medrano, obra que aún sigue siendo de referencia. En la introducción afirma que recorrió los principales archivos de la Península para recopilar indicios que demostrasen la veracidad de lo que había leído: «que ya en el siglo XVI algunas damas aristocráticas habían tenido cátedras en España; por ejemplo, Lucía (sic) de Medrano, en Salamanca.»[7]

Otros artículos, como el realizado por Carabias Torres a solicitud de Adolfo Domínguez Perrino, defienden que, aunque destacó en el dominio de la lengua latina y conocimientos de la cultura clásica, Luisa de Medrano nunca fue, stricto sensu, catedrática de la Universidad de Salamanca.[12]

Reconocimientos[editar]

Es conocida por los salmantinos por dar nombre al Instituto Lucía de Medrano.[13][14]​ El olvido en que había caído esta mujer llega incluso a que, durante la inauguración del actual edificio del Instituto, ninguna de las autoridades presentes supiera explicar quién fue Lucía de Medrano.[13]

En 2015 se creó el Premio Internacional de Castilla-La Mancha a la Igualdad de Género «Luisa de Medrano», otorgado a Soledad Cazorla, Marcela Lagarde, Miguel Lorente, Amelia Valcárcel y Bernaldo de Quirós y, en 2020, a Carlota Bustelo García del Real.[15]

En 2018 la editorial Espasa publicó la novela de ficción histórica La catedrática, obra de María López Villarquide, que recrea su biografía a través de los puntos de vista de diferentes personajes contemporáneos a Luisa de Medrano. La novela ha sido traducida al chino y publicada en 2022.[16]

El 9 de agosto de 2022 Google celebró el 538 aniversario de su nacimiento con un doodle.[17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Escritoras y pensadoras europeas
  2. Carabias (2019), p. 198.
  3. Montaño Montero, Luisa, «Humanistas en la Corte de Isabel la Católica, Luisa de Medrano, ¿Primera catedrática en una universidad europea?», en Cuadernos sobre Vico 27 (2013), p. 132.
  4. «Mujeres de poder en la Castilla de 1500». prezi.com. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  5. Carabias (2019), p. 196.
  6. Marineo Sículo, Lucio: Opus epistolarum, Valladolid, 1514
  7. a b Oettel, Thérèse (1935). Una catedrática en el siglo de Isabel la Católica Luisa (Lucía) de Medrano. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  8. Chicharro Santamera, Jacinto, Alpedroches.com. «El retraro [sic] de Luisa de Medrano». Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  9. González Dávila, Gil (1650). «Mujeres ilustres que ha tenido la ciudad». Teatro eclesiastico de las Iglesias metropolitanas y Catedrales de los Reynos de las dos Castillas: Vidas de sus Arzobispos, y Obispos, y cosas memorables de sus sedes III. p. 216. 
  10. a b Dorado, Bernardo (1776). Historia de Salamanca. Bibliografía Hispano-Latina clásica. p. 558. 
  11. Menéndez Pelayo, Marcelino O.C. (1896). «XXI». Antología de los poetas líricos castellanos. III, parte 1ª. Ignacio Larramendi. p. 34. 
  12. Carabias (2019), pp. 199-201.
  13. a b «luciademedrano». web.archive.org. 5 de mayo de 2009. Consultado el 11 de agosto de 2022. 
  14. «IES Lucia de Medrano». www.luciademedrano.es. Consultado el 11 de agosto de 2022. 
  15. «Premio Internacional Luisa de Medrano | Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha». institutomujer.castillalamancha.es. Consultado el 5 de marzo de 2019. 
  16. Con traducción de Bao Weixin. Ver enlace en chino: wenhui.whb.cn.
  17. «538.º aniversario del nacimiento de Luisa de Medrano». www.google.com. Consultado el 11 de agosto de 2022. 

Bibliografía[editar]

  • Carabias Torres, Ana María (2019). «Beatriz Galindo y Lucía de Medrano: ni maestra de reinas ni catedrática de derecho canónico». Investigaciones Históricas, época moderna y contemporánea, 39 (2019), pp. 179-208. doi:10.24197/ihemc.39.2019.179-208. 
  • Carrión, María Mercedes (1993). Zavala, Iris M., ed. Breve historia feminista de la literatura española (en lengua castellana). IV. La literatura escrita por mujer (De la Edad Media al siglo XVIII). San Juan: Anthropos. Universidad de Puerto Rico. pp. 126-127. ISBN 84-7658-518-7. 
  • López Villarquide, María (2017). La catedrática. Barcelona: Espasa. ISBN 978-84-670-5052-3. 
  • Mateos Díez, Juan José (2019). Lucía de Medrano: Apuntes críticos para una biografía. 
  • Márquez de la Plata y Ferrándiz, Vicenta María (2005). Mujeres renacentistas en la Corte de Isabel la Católica. Madrid: Editorial Castalia. ISBN 84-9740-173-5.