Luis Barragán Morfín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis Barragán Morfín
JLHernandezMendoza-LuisBarragan 1981.JPG
Arq. Luis Barragán juanto a José Luis Hernández Mendoza
Información personal
Nacimiento 9 de marzo de 1902
Bandera de México Guadalajara, Jalisco, México
Defunción 22 de noviembre de 1988, 86 años
Bandera de México México, D. F., México
Carrera profesional
Proyectos representativos Torres de Satélite
Premios Premio Pritzker

Luis Ramiro Barragán Morfín (Guadalajara, Jalisco, México; 9 de marzo de 1902 - México, D. F.; 22 de noviembre de 1988) fue uno de los arquitectos mexicanos más importantes del siglo XX y único de su nacionalidad en obtener el Premio Pritzker en 1980. Luis Barragán es uno de los arquitectos más influyentes de la modernidad mexicana, su obra es notoria en arquitectos actuales no sólo en aspectos visuales sino conceptuales. Sus edificaciones son frecuentemente visitadas por estudiantes y catedráticos de arquitectura de prácticamente todo el orbe.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Luis Barragán nació en el seno de una próspera y muy católica familia de hacendados. Fue hijo de Juan José Barragán y Ángela Morfín. Vivió su niñez al lado de sus padres y sus seis hermanos, tres mujeres y tres hombres, en el barrio de Santa Mónica de Guadalajara. Solía pasar sus vacaciones y prolongadas estancias en la hacienda de Corrales, en las inmediaciones de Corrales, La manzanilla de la paz,, Jalisco, en la sierra del Tigre. La experiencia infantil de esas estancias en el campo, en el entorno rural mexicano, en la naturaleza serrana donde estaba la hacienda familiar, dejaría una profunda huella que se reflejaría en su creación artística y daría como resultado la "definición de un estilo mexicano universal".

Inicios de su carrera[editar]

Hizo sus estudios preuniversitarios en el colegio de los jesuitas y luego estudió en la Escuela Libre de Ingenieros de Guadalajara, donde se encontró con personajes como Rafael Urzúa y Pedro Castellanos, con quienes tendría una profunda y perdurable amistad. Su interés por la arquitectura, según afirmaba, había nacido fundamentalmente de la influencia del arquitecto Agustín Basave, uno de sus ilustres maestros y fundador de esa escuela.

Viajó a Francia y España entre 1925 y 1926; en París visitó la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes. Una de las imágenes que más le impresionó en esa época fue la fotografía de un jardín compuesto por Ferdinand Bac, que ese año había publicado un libro titulado Jardins enchantés. Esto llevaría a que se estableciera una relación personal entre ambos.

En ese viaje tiene un encuentro con las culturas mediterráneas, tanto europeas como musulmanas, que influiría en su arquitectura (en especial el urbanismo, la jardinería y el uso expresivo del agua, tal como se ven en la Alhambra.

Por el lado de la arquitectura moderna, conoció a Le Corbusier en 1931, cuando asistió a sus conferencias en París y tuvo la oportunidad de estudiar su obra.

Estancia en Guadalajara[editar]

Entre 1927 y 1936 ejerció su práctica profesional en Guadalajara remodelando y proyectando casas con un estilo derivado tanto de las influencias de la arquitectura mediterránea como de las tradiciones locales. Su primera obra en forma fue la remodelación de la casa del licenciado Emiliano Robles León, notable abogado tapatío cuya residencia estaba en la esquina de las calles de Pavo y Madero. En dicha obra destacó el trabajo de la madera en barandales y puertas, diseñadas por el mismo Barragán, así como el patio central, con una fuente. Encantado por el resultado de la obra del joven arquitecto, el señor Robles León le encargó después proyectos para diversas casas de alquiler, así como el de su casa de descanso en Chapala.

La primera intervención de Barragán en un espacio público fue, junto con su hermano Juan José, el parque de la Revolución de Guadalajara (del cual, desafortunadamente, quedan apenas vestigios).

En 1931 Barragán viajó a Nueva York donde conoció a Frederick Kiesler y se publicó por primera vez en el extranjero un artículo sobre su obra en Architectural Review y House and Garden.

Estancia en Ciudad de México[editar]

En 1937 pasó a residir en la ciudad de México, donde proyectó varias construcciones habitacionales de inspiración funcionalista y con carácter netamente comercial, en su etapa conocida como racionalista. Viajó por Norteamérica y Europa muchas veces más; en 1951 visitó Marruecos.

Su interés por los jardínes y la arquitectura del paisaje y su deseo de no depender financieramente de sus clientes lo llevaron a la práctica de promotor inmobiliario. En 1945 diseñó y creó el plan de urbanización del Pedregal de San Ángel junto a otros arquitectos, entre ellos Max Ludwig Cetto Day, cuya casa fue la primera erigida en la zona. En 1943 adquiere unos terrenos en Tacubaya donde construye una primera casa (después conocida como Casa Ortega) y posteriormente su propia residencia anexa a un taller en 1947, la cual fue declara por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad[2] a partir de 2004 y que manifiesta plenamente su propio lenguaje arquitectónico, conocida como Casa Luis Barragán[3]; la cual está abierta al público previa cita.[1]

Entre 1955 y 1960 remodeló todo el convento de las religiosas Capuchinas Sacramentarias en Tlalpan, en 1957 realizó el proyecto de escultura urbana de las torres de Satélite, en colaboración con el escultor Mathias Goeritz, y en 1976 construyó su última obra: la Casa Gilardi, en la cual sobresale el uso del color en el insólito comedor-piscina.

Murió a finales de 1988, a los 86 años de edad.

Su arquitectura y principales obras[editar]

Su obra fue refinando un lenguaje en el cual se hallan elementos de la arquitectura vernácula de su región, la de España, la del Magreb y elementos de muchas otras culturas. El lenguaje formal de su arquitectura está hecho de construcciones masivas, con gruesos muros y aberturas dosificadas, donde los acabados son de marcada textura y a veces con brillantes colores. Elementos como el agua y la luz desempeñan un papel fundamental en sus proyectos, casi siempre enriquecidos por jardines.

Los nuevos ricos de México nunca han entendido la arquitectura de Barragán, porque no tiene nada que ver con la estética de Hollywood y porque su aparente (aunque ficticia) austeridad es algo que no pueden entender. Queda por escribir la tesis sobre qué es el lujo en Luis Barragán, algo totalmente ajeno al vulgo.

Su discreto discurso (nunca le gustó pontificar en ningún sentido) sobre la arquitectura vernácula coincidió en los 60 y 70 con intereses estructuralistas y de semiótica de la arquitectura. El mundo arquitectónico de Nueva York lo lanzó al estrellato internacional mediante la exposición de 1976 del Museo de Arte Moderno de Nueva York[2] titulada The Architecture of Luis Barragan. Fue miembro del SAM y de la AIA.[3] Más tarde vendría la gran exposición en México (en el Museo Tamayo) y luego el Premio Nacional de Artes del gobierno de México.[4] El máximo reconocimiento arquitectónico mundial llegaría en 1980, cuando se le concedíó el Premio Pritzker[5] en su segunda edición.

El Pedregal de San Ángel[editar]

Luis Barragán y El Pedregal : Reconocido hoy en día mundialmente por sus obras realizadas en El Pedregal de San Ángel. Actuó como urbanista y arquitecto, diseñando varias casas para el Pedregal y planeando calles, estanques, senderos y fuentes; siempre con la intención de proteger las formaciones rocosas naturales. Paredes de roca y lava dividían lotes, vegetación nativa, además cactus y chilares fueron preservados.

Diego Rivera y El Pedregal : Mundialmente destacado muralista y pintor. En 1945, Diego Rivera realiza un documento publicado bajo el título “Requisitos para la organización de El Pedregal”. Se concibe edificar un gran fraccionamiento en el que “los jardines y las casas deberían ser un santuario contra el mundo moderno, con espacios para la meditación y el cultivo de los valores espirituales”. Basado en dichas premisas, en junio de 1949 se publicó el anteproyecto urbano “Jardines del El Pedregal de San Ángel” realizado por Carlos Contreras para Luis Barragán, donde respetando el fluir de la lava, trazaron las calles y avenidas que dieron base para el diseño del paisaje con la asesoría del vulcanólogo y pintor Gerardo Murillo Dr. Atl; en conjunto brindaron identidad a las calles y avenidas asignándoles los nombres de: Lava, Rocas, Cantil, Xitle, Cráter, Picacho, Farallón, Colorines, Agua, Fuego, Lluvia, Brisa y Nubes, entre muchas otras nomenclaturas producto de la exaltación hacia un paisaje enigmático y conceptualmente metafísico.

Planos, dibujos y fotografía[editar]

La "Barragan Foundation", con sede en Basilea, Suiza, compró de la galería Max Protech en Nueva York buena parte de los papeles del archivo profesional de Luis Barragán: planos[4], dibujos y fotografías, esto después de una subasta que ganara en el año de 1996 el Vitra Design Museum.[6]

Ante la incapacidad del Estado mexicano de mantener en el país los papeles del despacho de Barragán (con los cuales supuestamente, aunque algo nunca comprobado, se incluía un pretendido "copyright", en todo caso de algo que no se especifica), la heredera de esos bienes (la viuda de Raúl Ferrera) optó por venderlos a Max Protech en Nueva York. Ahí fueron comprados por los dueños de la empresa Vitra, que mantiene el acervo de este archivo, parte del cual se fue exponiendo en distintas capitales; en México la exposición tuvo el título de "La revolución callada" (2002 Museo del Palacio de Bellas Artes).[7] Desde entonces, nada nuevo ha producido la prentendida "Barragan Foundation" de Suiza, aunque sí sigue amenazando "legalmente" a quienes intentan, incluso sin fines de lucro, fomentar el conocimiento de la obra de Barragán, como ocurrió con la exposición montada por la Embajada de México en Atenas en 2004.[cita requerida]

Fue el fotógrafo Armando Salas Portugal[8] quien a lo largo de la vida de ese despacho se encargó de captar con su lente las imágenes de las obras de Luis Barragán; sus negativos también fueron comprados por la fundación suiza en 1997.

Importancia y trascendencia de su obra[editar]

La figura de Luis Barragán ha venido cobrando una enorme importancia en el campo de la arquitectura internacional, a pesar del número reducido de sus obras. Ha tenido gran influencia en ciertas nuevas generaciones de arquitectos. Sus primeros proyectos, llevados a cabo en su nativa Guadalajara, están imbuidos de las experiencias tomadas de la arquitectura local y tienen una fuerte influencia de la tradición constructiva mediterránea. En la década de 1930 se estableció en la ciudad de México, donde primero construyó varias obras de estilo "internacional": casas y edificios de apartamentos dentro de las expresiones del espirit nouveau, construidos con gran economía de medios y un destino netamente comercial, pero ya con un lenguaje propio; sobreviven ejemplos de esta etapa en las calles de Río Elba, Río Mississipi y la plaza Melchor Ocampo, en la colonia Cuauhtémoc.

A partir de 1947, con su casa en Tacubaya,[9] (declarada patrimonio nacional de México en 1988 y patrimonio universal de la UNESCO en 2004), se va afirmando un estilo arquitectónico que él mismo llamó emocional, en el cual se funden sus impresiones de juventud con las de sus viajes, con las influencias de maestros y amigos en el manejo del color y la incorporación de antigüedades Jesús Reyes Ferreira, el manejo de volúmenes Mathias Goeritz, el diseño de mobiliario (Clara Porset) y el diseño de jardines (Ferdinand Bac, Frederick Kiesler, la tradición japonesa). Además de su propia residencia, cabe destacar las de las familias Gálvez,[10] Egeström[11] y posteriormente la de Francisco Gilardi;[12] y la no menos importante capilla de las Capuchinas Sacramentarias[13] en Tlalpan. En el campo del urbanismo hay que mencionar los ingresos y los destruidos de los Jardines del Pedregal de San Ángel[14] y las fuentes de Las Arboledas,[15] víctimas de la negligencia y el abandono. Fueron excelentes lecciones de civismo y amor a la naturaleza, en las que los espacios públicos adquirieron dimensiones generosas, donde se demostró que también fuera de la seguridad de su casa el hombre puede optar por la belleza. Sólo las Torres de Satélite han podido, precariamente, sobrevivir; estas torres las proyectó a petición de la familia Alemán Velasco, propietaria de la hacienda que hoy ocupa la urbanización de Ciudad Satélite, en el estado de México.

Amigos de Luis Barragán[editar]

Luis Barragán tuvo una interminable lista de conocidos, colaboradores y amistades de distinto grado de intimidad; entre esa multitud están Jesús Chucho Reyes Ferreira, Ignacio Díaz Morales, Efraín González Luna, José Villagrán García, Miguel Covarrubias y Rosa Rolando (Covarrubias), Clara Porset, Armando Salas Portugal, Juan Soriano, Edmundo O'Gorman, Gerardo Murillo Dr. Atl, Salvador Novo, José Clemente Orozco, Diego Rivera y Frida Kahlo, Dolores del Río, María Félix, Miguel Alemán Valdés, Eduardo Prieto López, John Huston, Louis I. Kahn, Josef Albers, Andy Warhol, Andrés Casillas de Alba, Ricardo Legorreta. Y sus buenos amigos Federico González Sánchez y Fernando Saldaña Córdova.

Obras y proyectos[editar]

Nota: Las fechas se encuentran ordenadas en orden cronológico y corresponden al inicio de las obras o proyectos

Fuente de Los Amantes en Atizapán, Estado de México.
Faro del Comercio en la Macroplaza, Monterrey, Nuevo León.

Véase también[editar]

Libros relacionados con la obra de Luis Barragán[editar]

  • Luis Barragán - The Eye Embodied, Wim van den Bergh, Kim Zwarts, Maastricht, Pale Pink Publishers, 2006. ISBN 9081008919.
  • Luis Barragan: architecte du silence, Luis Barragán y Marc Vaye, París, ESA Productions, 2004. ISBN 2-9521578-0-4.
  • Luis Barragán: búsqueda y creatividad, Louise Noelle, México, UNAM (Coordinación de Humanidades 2004. ISBN 970-32-1584-X.
  • Barragán: Space and Shadow, Walls and Colour, Danièle Pauly, Basel-Boston-Berlin, Birkhäuser, 2002. ISBN 3-7643-6679-6.
  • Luis Barragán: temas y variaciones, Ricardo Salas et al, México, Landucci, 2002. ISBN 968-5059-62-4.
  • Luis Barragán: La Revolución callada, Federica Zanco (ed.), Milano, Skira, 2001. ISBN 88-8491-186-9.
  • Luis Barragán, José María Buendía Júlbez, Juan Palomar y Guillermo Eguiarte, México, Reverté Mexicana, 1996. ISBN 968-6708-33-2.
  • Luis Barragan: paraísos-paradises, Juan Molina y Vedia, Luis Barragán, Rolando Schere, Hong Kong, A. Asppan S.L., 2003. ISBN 987-9474-02-3.
  • Voces de tinta dormida: itinerarios espirituales de Luis Barragán, Alfonso Alfaro, México, Artes de México, 1993.
  • Fotografías de la arquitectura de Luis Barragán, Luis Barragán y Armando Salas Portugal, Barcelona, Gustavo Gili, 1992. ISBN 84-252-1578-1.
  • Luis Barragán: Capilla en Tlalpan, Ciudad de México, 1952, Armando Salas Portugal y Raúl Ferrera, México, Sirio Editores, 1980. ISBN 968-7147-00-8.
  • The Architecture of Luis Barragan, Emilio Ambasz, Luis Barragán, Nueva York, University of Texas/MOMA, 1976. ISBN 0-87070-233-5.
  • En busca de Luis Barragán (3 Tomos), María Emilia Orendáin, Ediciones de la Noche, Guadalajara, Jalisco, México, 2004. ISBN 968-7846-43-7.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Alfaro, Alfonso, Voces de tinta dormida: itinerarios espirituales de Luis Barragán, México, Artes de México (Colección Espiral), 1994.
  • Alfaro, A., D. Garza y J. Palomar, Luis Barragán. Un valor universal, Reverté México, 2011.
  • Pérez-Méndez, Alfonso (2007) "Las casas del Pedregal, 1947-1968". Gustavo Gili, México. 323pp
  • Raúl Rispa (2003) "Barragán: the complete works", Princeton Architectural Press. Nueva York. 232pp
  • Flores García, Marisol (2002) "Guía de recorridos urbanos de la Colonia Hipódromo" Universidad Iberoamericana, México. 206pp
  • Maisterra, Nemesio (2002) "Luis Barragán - obra en Guadalajara", Tecnológico de Monterrey - Colegio de Arquitectos del Estado de Jalisco en Guadalajara. Guadalajara. 191pp
  • Danièle Pauly (2002) "Barragán: space and shadow, walls and colour", Birkhäuser Architecture. 231pp
  • Federica Zanco (2001) "Luis Barragán: the quiet revolution", Vitra Design Museum. Skira. Milán. 319pp
  • Juan Molina y Vedia (2001) "Luis Barragán: Paraísos", Asppan. Madrid. 144pp
  • Castellanos Pinzón (1999) "Jalisco en el siglo XX, Perfiles", Guadalajara, Universidad de Guadalajara, Consejo Consultivo de Cátedras Empresariales, ACUDE, Gobierno del Estado de Jalisco, pp 157–164.
  • Buendía, José Mª (1996) Reverté Ediciones, México
  • Revista Casas y Gente (1994) "El Portento de la creación: Luis Barragán, arquitecto, 1902-1988", en número 42, volumen 5.
  • Revista "Artes de México" número 23 (1994) "En el mundo de Luis Barragán".
  • Sáenz de Valicourt, Carlos (1992) "Fotografías de Armando Salas Portugal sobre la arquitectura de Luis Barragán", Gustavo Gili, Barcelona. 167pp
  • José Álvarez Checa (1991) "Luis Barragán Morfín, 1902-1988: obra construida", Consejería de Obras Públicas y Transportes, Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Sevilla. 249pp
  • Salas Portugal, Armando (1989) "Luis Barragán: conceptos, reflexiones y vivencias", en México Desconocido, núm. 149.
  • De Anda, Enrique Xavier (1989) "Luis Barragán: clásico del silencio", Colección Somosur, tomo VI, Escala, Bogotá. 239pp
  • Revista Federación de Colegio de Arquitectos de la República Méxicana (1984) Tomo 1 editada por la misma Federación. Guadalajara, Jalisco.
  • González Gortázar, Fernando (1980) "Tres Arquitectos Mexicanos", México en el Arte, Instituto Nacional de Bellas Artes, México,
  • Armella de Fernández Castelló, Corina y Héctor Velasco Facio (1989)
  • Ragon, Michel (1971) "Histoire mondiale de l'architecture et de l'urbanisme modernes", París, Casterman.
  • Chimay, Jacqueline de (1962) "Les jardins á travers le monde", París, Librairie Hachette.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Philip Johnson
Premio Pritzker de Arquitectura
1980
Sucesor:
James Stirling