Luigi Luca Cavalli-Sforza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luigi Luca Cavalli-Sforza.

Luigi Luca Cavalli-Sforza (Génova, Italia, el 25 de enero de 1922) es un genetista italiano.

Ha sido profesor de la Universidad de Stanford (en la actualidad es profesor emérito). Asimismo fue profesor en las universidades de Cambridge, Parma y Pavía.

Ha recibido el premio Kistler de la Foundation for the Future y el premio Balzan, entre otros.

Es miembro de la Accademia Nazionale dei Lincei, la Academia Pontificia de las Ciencias, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Royal Society y la Academia de las Ciencias Francesa.

Es considerado uno de los mayores expertos en genética de poblaciones del mundo. Entre sus logros está el trazar un árbol genealógico de la especie humana y relacionarlo con la evolución de las diferentes lenguas. Su investigación está dedicada al estudio del origen de los humanos modernos y de su historia evolutiva, utilizando marcadores genéticos. Actualmente, su laboratorio se centra en el estudio de los cromosomas Y. Su interés personal también se ha dedicado durante mucho tiempo a un enfoque multidisciplinar de la evolución humana, incluida la demografía, la arqueología, la lingüística, la antropología, los apellidos, y las interacciones de la genética y la evolución cultural.[1]

Cavalli-Sforza es un antirracista convencido, dado que el 90% de la diversidad humana corresponde a diversidad dentro de un grupo y solo el 10% restante se explica como diferencia entre grupos distintos. En otras palabras, analizado un grupo concreto (por ejemplo población dentro de un país), éste presenta una gran diversidad genética (lo cual no es más que una adaptación de un grupo útil para la supervivencia a largo plazo, especialmente en circunstancias ambientales cambiantes). La diferencia con otros grupos es mucho menor.

Se podría explicar la variación genética como las ondas que parten de un punto. A medida que nos alejamos del punto la diferencia va aumentando. Se podrían establecer algo parecido a las isobaras atmosféricas para las frecuencias de genes polimórficos (es decir, aquellos que presentan más de una forma en la especie humana). En todo caso, cualquier grupo conserva una gran diversidad genética. Las diferencias genéticas son sobre todo superficiales y son debidas a la adaptación a condiciones climáticas muy diferentes. Por ejemplo, el color oscuro de la piel se puede observar en casi todas las poblaciones que viven bajo climas que implican una gran radiación solar (población negroide africana, saharianos caucasoides, indios caucasoides, aborígenes australianos, etc.). Sin embargo, otros genes no relacionados con la adaptación al clima pueden ser encontrados en proporciones relativamente parecidas en todas las "razas". La especie humana moderna es relativamente reciente por lo que las diferencias genéticas entre humanos son pequeñas (en torno a un 1 por 1000).

Por otro lado, Cavalli-Sforza aboga por un control de la natalidad para evitar problemas en el futuro.[2]

Su altura intelectual, humildad y relativismo puede captarse en la siguiente cita: "Todo lo que se escribe de ciencia puede ser modificado. ¿La ciencia no debería proporcionar certezas? En realidad, sólo puede darlas la religión, a quien las acepte. El hecho de que cada religión ofrezca certezas distintas puede ser preocupante, pero al parecer esto no perturba a los creyentes. Lo mismo se puede decir de ciertas convicciones políticas. O sea, solo la fe da certeza, con la excepción de las matemáticas, que lo consigue por ser muy tautológica."

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Luigi Cavalli-Sforza, Faculty - Researcher Profiles - Stanford Medicine
  2. "... y la fertilidad tendrá que descender a valores muy moderados para dominar la explosión demográfica que nos amenaza";"...el mundo tendrá que aprender a no multiplicarse...";"Hay una serie de problemas más graves, todos ellos de naturaleza social, como el número de personas que viven por debajo del umbral de la poblreza, la ignorancia, el crecimiento demasiado rápido de muchas poblaciones, el racismo, el abuso de las drogas. Muchos de estos problemas están relacionados entre sí y se refuerzan mutuamente.";"...Si la densidad de población no es excesiva, no hay un motivo importante para competir. Pero se diría que hoy hemos sobrepasado los niveles de alarma. Por suerte, el comportamiento reproductor en Europa está bajando mucho. Es preciso que el resto del mundo siga rapidamente su ejemplo.", etc. Genes, pueblos y lenguas. El futuro del hombre. Páginas 203 a 206
  • Linda Stone and Paul F. Lurquin. A Genetic and Cultural Odyssey: The Life and Work of L. Luca Cavalli-Sforza, New York: Columbia University Press, 2005, [248 pp; $50.00 hbk; ISBN 0-231-13396-0]

Enlaces externos[editar]