Lucio Licinio Lúculo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Luculo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Lucio Licinio Lúculo
Lucio Licinio Lúculo
Dibujo de un busto de Lúculo conservado en el Hermitage (San Petersburgo).

Cónsul de la República de Roma
en ejercicio del poder supremo
1 de enero de 74 a. C.-1 de enero de 73 a. C.
Junto a Marco Aurelio Cota
Predecesor Lucio Octavio
Gayo Aurelio Cota
Sucesor Marco Terencio Varrón Lúculo
Gayo Casio Longino

Datos personales
Nacimiento Ca. 118 a. C.
Roma, Antigua Roma
Fallecimiento Ca. 56 a. C.
Roma, Antigua Roma
Partido Optimate
Padres Lucio Licinio Lúculo
Cecilia Metela Calva
Cónyuge Clodia Pulcro
Servilia Cepión
Profesión Político y militar
Religión Politeísmo romano
Residencia Roma, Antigua Roma

Lucio Licinio Lúculo (en latín, Lucius Licinius Lucullus;[nota 1] ca. 118 a. C. - ca. 56 a. C.) fue un destacado político y militar romano del siglo I a. C. Combatió a las órdenes de Sila en la Guerra Social y la Primera Guerra Mitridática, y le apoyó en la Primera Guerra Civil, fue cónsul en el año 74 a. C. y venció a Mitrídates VI de Ponto en la Tercera Guerra Mitridática, en Asia Menor.

Biografía[editar]

Ascendencia y primeros años[editar]

Era hijo de Lucio Licinio Lúculo, quién había sido pretor en 104 a. C. participando, aunque sin mucho éxito, en la Segunda Guerra Servil y había marchado al exilio tras ser declarado culpable de concusión. Su abuelo paterno también se llamaba Lucio Licinio Lúculo y había ejercido el cargo de cónsul en 151 a. C. y luego, el de gobernador de la Hispania Citerior. Por medio de su madre, Cecilia Metela Calva, hija del consular Lucio Cecilio Metelo Calvo, era primo de Quinto Cecilio Metelo, apodado «Pío» o «Piadoso», y políticamente, de Lucio Cornelio Sila.[1]

No se dispone de ninguna constancia acerca de su fecha de nacimiento, pero según Plutarco, era mayor que Gneo Pompeyo,[2] lo que sitúa su nacimiento antes de 106 a. C. Se estima que nació en torno al año 118 a. C. por el hecho de que su hermano menor, Marco Terencio Varrón Lúculo fue edil plebeyo en 80 a. C., para lo cual se requería una edad de treinta y seis años, y puesto que ambos hermanos no podían llevarse mucho tiempo, tal como lo demuestra el hecho de que sus carreras políticas fueran casi simultáneas.[3]

A comienzos de la década de 90 a. C. acusó junto a su hermano al fiscal Gayo Servilio Vatia de cometer robos. Éste era quién, años atrás, había desterrado a su padre a Lucania. En el juicio, sin embargo, se desataron actos de violencia, en los que hubo muchas muertes y Servilio terminó huyendo de la ciudad. A pesar de ello, la gente consideró un acto heroico que los dos jóvenes hermanos persiguieran al malhechor, ganando ambos una gran popularidad.[1] [4]

A las órdenes de Sila[editar]

Conflictos en Italia[editar]

A finales de 91 a. C. los aliados itálicos, tras intentar sin éxito conseguir la ciudadanía romana, se rebelaron contra Roma, dando comienzo a la llamada guerra social. Lúculo combatió en esta guerra como tribuno militar. Es probable que éste no fuera su bautismo de fuego, puesto que para ocupar el cargo se requería el haber participado en cinco campañas, pero es la primera acción militar suya de la que hay constancia.[5] Para esa época, muchos de los deberes que tiempo atrás eran propios de los tribunos militares, como la comandancia de una legión, habían pasado a manos de los legatus y generalmente los que ocupaban el puesto no terminaban destacándose ni aumentando su fama militar. Lúculo, no obstante, probaría ser una de las excepciones a la regla.[6] Se sabe que Lúculo ocupó el puesto en 89 a. C.; no obstante, puesto que podía servir como tribuno militar durante más de un año, cabe la posibilidad de haberlo ocupado también en 90 a. C. Primero combatió a las órdenes del cónsul Lucio Porcio Catón, y cuando éste murió en combate, pasó a servir bajo las órdenes de Lucio Cornelio Sila, quién estaba adquiriendo una brillante reputación por sus campañas.[7]

Comandante de la flota contra Mitrídates[editar]

Durante la Primera Guerra Mitridática, como procuestor, en el invierno de 87 a 86 a. C., Sila le encargó de organizar una flota a partir de un escuadrón de 6 naves, con objeto de contrarrestar el dominio marítimo de la armada del Ponto. Lúculo visitó varias islas y ciudades del Mediterráneo oriental, aliadas de los romanos, y consiguió reunir una flota considerable que dirigió con maestría. Auxilió a Sila en el asedio de Atenas, consiguiendo expulsar a las fuerzas del rey del Ponto de las islas de Quíos y de Colofón (86 a 85 a. C), y en el verano de 85 rehusó ayudar al caudillo popular Cayo Flavio Fimbria, que había atrapado a Mitrídates en Mitilene, lo que permitió escapar al rey del Ponto. Poco después derrotó a la flota póntica dirigida por Neoptólemo en la Batalla de Tenedos (86 a. C.), lo cual permitió que Sila cruzara a Asia Menor.[8]

Procuestor de Murena[editar]

Tras la firma de la paz con Mitrídates, entre los años 85 y 80 a. C. Lúculo permaneció en Asia, siempre como procuestor, recaudando dinero para financiar la guerra de Sila contra los populares, tarea que realizó con éxito y sin extorsiones onerosas, demostrando grandes dotes como administrador. Al mismo tiempo, reprimió con prontitud y vigor la revuelta de Mitilene.[9]

Ascenso político[editar]

A finales de 80 partió para Roma, siendo nombrado edil en 79 a. C., junto con su hermano Marco Terencio Varrón Luculo. Según Plutarco, se había negado a desempeñar tal magistratura por afecto hacia su hermano, esperando hasta que tuviera la edad necesaria para poder hacerlo juntos. Ambos financiaron unos juegos esplendorosos, notables por introducir por primera vez el combate de elefantes contra toros.[10]

El moribundo Sila le dispensó el máximo afecto, dedicándole sus Memorias y encargándole la revisión y el comentario de las mismas, así como la tutoría de su propio hijo, Fausto Cornelio Sila, excluyendo a Pompeyo, hecho que según Plutarco fraguó la enemistad entrambos.[11]

Una ley especial de Sila le permitió ser Pretor justo tras la edilida, en el 78 a. C., y propretor del 77 al 76 en África, donde nuevamente dio prueba de sus dotes como administrador. Fue finalmente elegido cónsul en 74 a. C. junto con Marco Aurelio Cotta, oponiéndose a los intentos del tribuno de la plebe Lucio Quinctio de derogar las leyes silanas.[12]

La Tercera Guerra Mitridática[editar]

Al final de su periodo consular obtuvo la provincia de la Galia Cisalpina y su colega Cotta la de Bitinia (recién legada a Roma por su último rey, Nicomedes IV) ), pero en aquel momento murió Lucio Octavio, el procónsul de Cilicia y Lúculo consiguió ser nombrado procónsul de esta provincia en lugar de la Galia, y con el encargo de dirigir, si se requería, la guerra por tierra contra Mitrídates VI de Ponto, la cual se veía venir, mientras Cotta tendría el mando de la flota.[13]

La campaña del 73 a. C.[editar]

Al final del año 74 a. C. ya estaban los dos cónsules en Asia. Lúculo traía una legión desde Italia y encontró cuatro más en Asia que eran las antiguas fuerzas que habían servido bajo el mando de Fimbria; restauró la disciplina de estas tropas y al final pudo reunir treinta mil infantes y 2.500 jinetes.[14] Justo a tiempo, puesto que pronto recibió noticías de qué Mitridates había invadido Bitínia (73 a. C.) con 150.000 hombres, había derrotado a Cotta por tierra y mar y lo había bloqueado en Calcedonia. Lúculo se dirigió a Galacia pero cuando pasó a Frigia se vio detenido en Otryae por un destacamento de Mitridates dirigido por el romano exiliado llamado Varius. La aparición de un meteoro impidió el enfrentamiento.

Mientras Mitridates abandonaba el asedio de Calcedonia y se dirigió contra Cízico, Lúculo, gran estratega y un táctico de extraordinario talento, se dirigió a esta zona, pero sin prisas, esperando las dificultades logísticas del rey para mantener un ejército tan grande. Estableció el campamento a cierta distancia, desde donde podía vigilar, interceptar las comunicaciones e impedir los suministros; cuando el invierno impidió a Mitridates recibir suministros por mar, el hambre afectó a sus hombres y tuvo que levantar el asedio; un destacamento de quince mil hombres de vanguardia fue atacado por Lúculo y aniquilado en Rhyndacus; cuando el grueso de las fuerzas del rey empezaron la retirada, Lúculo·atacó su retaguardia en el paso del Aesepus y en el Gránico, causando numerosos bajas al enemigo. Aquellos que escaparon se refugiaron en Lampsaco, bajo el mando de Varius.[15]

El ejército de Mitridates quedó seriamente dañado pero el rey conservó el dominio de la mar, y dio el mando de la flota al romano Varius con orden de mantener el dominio de la mar Egeo mientras él regresaba a Bitinia. Lúculo·envió a sus lugartenientes Voconius y Triarius en su persecución, mientras él mismo se ocupaba de formar una flota en el Helesponto con aportaciones de todas las ciudades griegas de Asia. El primer combate fue en Ilium, y Lúculo·derrotó a la flota póntica, y el segundo fue en Lemnos en donde la flota del rey fue casi aniquilada y el mismo Vario fue hecho prisionero junto con su estado mayor.[16]

Entonces Lúculo se pudo dirigir a Nicomedia donde estaban Cotta y Triarius que se preparaban para asediar a Mitrídates. El rey póntico, cuando conoció la derrota de la flota, huyó de la ciudad y escapó por mar hacia su reino. Lúculo se reunió con Cotta y Triarius en Nicomedia y envió al primero a forzar el levantamiento del asedio de Heraclea, y Triarius, con la flota, fue enviado al Bósforo, para impedir la unión de las escuadras enemigas.

Lúculo, con el grueso del ejército, atravesó Galacia saqueando el país y entró en Ponto sin ninguna oposición seria hasta Temiscira (Themiscyra), pero para evitar que el rey iniciara una guerra de guerrillas en las montañas, no lo persiguió hacia Cabeira (donde estaba ahora Mitridates) y se detuvo para asediar Amisos y Eupatoria, esperando que al privar al rey de estas importantes ciudades lo obligaría a someterse; pero Mitrídates envió refuerzos a las dos ciudades sitiadas y permaneció tranquilo en Cabeira donde disponía de una fuerza de cuarenta mil infantes y cuatro mil jinetes.

La campaña del 72 a. C.[editar]

Calímaco, el comandante de la guarnición de Amisos, hizo una gran defensa de la ciudad a pesar de la energía desplegada por Lúculo para tomarla y y el asedio se prolongó a lo largo de todo el invierno sin ningún resultado decisivo. En la primavera del 72 a. C. Lúculo dejó a Murena con dos legiones para mantener el asedio y marchó contra Mitridates a Cabeira, pero la superioridad del póntico en caballería impedía un enfrentamiento directo y sólo se produjeron escaramuzas, en donde los romanos llevaron la peor parte y finalmente, por la carencia de provisiones, Lúculo tuvo que retirarse hacia Capadacia.

Justamente entonces unos destacamentos de tropas reales dirigidos por Menemachus y Myrom fueron aniquilados por uno de los lugartenientes de Lúculo, y Mitridates decidió alejarse del enemigo; pero al dar las órdenes de retirada el pánico se apoderó de las tropas que se desbandaron; el mismo rey estuvo a punto de morir en la confusión y fue perseguido por la caballería romana hacia Comana, desde donde huyó a Armenia acompañado sólo por un pequeño cuerpo de caballería; Tigranes II de Armenia lo acogió. Lúculo, después de hacerse dueño de la fortaleza de Cabeira, persiguió al monarca hasta Talaura, pero al ver que se había retirado a Armenia, se detuvo en esta ciudad y envió a Apio Claudio Pulcro como embajador al rey Tigranes, pidiendo lo entrega de Mitridates.

Lúculo recibió la sumisión de la Pequeña Armenia que había sido sometida por Mitridates, y tributos de los colquis y tibarenes; tras lo cual se devolvió para someter completamente el Ponto; Amisos y Eupatoria que todavía resistían, se rindieron, pero Amisos fue incendiada por Calímaco antes de huir, y aunque Lúculo hizo lo posible para extinguir las llamas, sus soldados estaban más interesados en el saqueo que en secundar sus esfuerzos y la ciudad finalmente se quemó en gran parte. Él, sin embargo, trató de reparar el daño en la medida de lo posible concediéndole la libertad a la ciudad e invitando a nuevos pobladores con privilegios especiales. Heraclea, aún sitiada por Cotta, no cayó en poder de los romanos hasta el año 71 a. C. y Sinope fue capturada por Lúculo poco después, con lo cual se completó la conquista del reino del Ponto. Al mismo tiempo, Macares, hijo de Mitridates que su padre había nombrado rey del Bósforo, envió embajadores para hacer ofertas de sumisión al general romano e incluso le ayudo con barcos y suministros para la conquista de Sinope. Mientras tanto, Apio Claudio no obtuvo una respuesta positiva de Tigranes y se sospechó que los dos reyes preparaban una nueva guerra en conjunto.[17]

Lúculo llevó a cabo una monumental labor de saneamiento económico de la Provincia de Asia, sumida una grave crisis financiera provocada por la brutal explotación a la que la sometían los publicanos que tenían arrendada la recaudación de impuestos. Ello le valió la hostilidad de los equites y de numerosos senadores que sacaban pingües beneficios con las depredaciones de los publicanos.[18]

La campaña del 69 a. C.[editar]

En la primavera del 69 a. C., Lúculo decidió anteponerse a los planes de Mitridates y Tigranes con la invasión de Armenia, que efectuó con 12.000 infantes y 3.000 jinetes. Dejó el gobierno del Ponto a su lugarteniente Sornatius y recibió la asistencia de Ariobarzanes II de Capadocia, y tras cruzar el río Éufrates, avanzó por Sophene y cruzando el Tigris para avanzar hacia la capital del rey armenio Tigranocerta. El rey armenio envió a Mitrobarzanes para detener a Lúculo·pero el armenio fue derrotado y sus fuerzas aniquiladas. Tigranes huyó de Tigranocerta y encargó la defensa a su oficial Mancaios (por los romanos Manceu, latín Mancaeus) retirándose en el interior del país a esperar las tropas que estaba reuniendo. Lúculo·asedió Tigranocerta con la esperanza de que el rey armenio intentara atacar a los sitiadores y forzar un combate decisivo. Tigranes cuando reunió las tropas envió un contingente que pudo reforzar la ciudad y sacar a sus mujeres y concubinas, y animado por este éxito se presentó en la zona con 150.000 infantes, 55.000 jinetes y 20.000 arqueros y honderos. Sin embargo, Lúculo avanzó con su pequeña fuerza al encuentro de este ejército formidable, y cuando alguien le recordó que el día (el seis de octubre) era un día de mala suerte, él respondió: "Entonces yo lo haré un día afortunado". Tigranes fue completamente derrotado en la Batalla de Tigranocerta (69 a. C.). Se decía que Tigranes se había burlado de Luculo porque sus hombres «eran demasiado escasos como para formar un ejército, pero demasiados para una embajada», poco antes de que los romanos aniquilaran sus huestes.[19] La caída de Tigranocerta fue inevitable. La ciudad fue objeto de saqueo, pero sus habitantes se salvaron, y los griegos, que habían sido obligados a trasladarse allá desde Cilicia y Capadocia, pudieron volver a sus respectivas ciudades.[20]

Los dinastas locales tuvieron que aceptar el protectorado romano, entre ellos el rey de Comagene, Antíoco. Lúculo·invistió al seléucida Antíoco XIII Asiático, que aprovechando los hechos había recuperado el reino de Siria de manos de los armenios y había sido proclamado en Antioquia (ya había sido reconocido antes por el senado romano como legítimo rey).[21] Los romanos pasaron el invierno en la Gordiene (Corduene). Nísibe todavía resistía bajo la dirección del ingeniero griego Calímaco, el antiguo eficaz defensor de Amisos.

Pero el más importante de los monarcas vecinos era Fraates, rey de los partos, a quién Lúculo, a sabiendas de que su amistad y alianza había sido intensamente cortejado por Mitrídates y Tigranes, envió a Sextilio como embajador. El monarca parto dio una recepción amistosa al enviado romano, y lo despidió con hermosas promesas, pero su objetivo era sólo contemporizar, y, por lo tanto era dudosa su conducta futura, lo que llevó a Lúculo a diseñar un plan para dejar a Mitrídates y Tigranes para otro momento, y marchar contra Fraates. Pero sus proyectos se vieron abortados por una rebelión en su propio ejército. Mientras preparaba la renovación de las operaciones militares en las regiones montañosas, envió órdenes a Sornatius para traer en su apoyo a las tropas que había dejado en el Ponto, pero los soldados se negarón rotundamente a seguirlo, y el legado no pudo hacer valer su autoridad. Incluso aquellos que estaban bajo el mando de Lúculo en la mismo Gordyene, se alarmaron ante la idea de marchar contra los partos, y no sólo obligaron a su general a abandonar este proyecto, sino que además hubo dificultades para proseguir una vez más la campaña contra Mitrídates y Tigranes.

La campaña del 68 a. C.[editar]

Mientras tanto, Tigranes recorrió Armenia y reunió un nuevo ejército para pasar en el ataque en la primavera del 68 a. C. Oficiales griegos instruyeron a unos cuarenta mil soldados y treinta mil jinetes, armenios, iberos y medos, entre otros. Aprovechando los saqueos de los templos y santuarios que hacían los romanos, se pudo dar a la lucha un cariz de defensa de la nación y de la religión.

En la primavera del 68 a. C. Lúculo decidió atacar Artaxata, en el corazón de Armenia y salió de Mygdonia hacia aquella ciudad un poco más tarde, ya en pleno verano. Tigranes, acompañado de Mitridates VI Eupator, rehusaron la batalla frontal, y con la caballería intentaron evitar el abastecimiento de los romanos. Para forzar el combate Lúculo llegó hasta el río Arsanias, camino a Artaxata. Cerca del río, al lado de Manazkert, los armenios presentaron la llamada batalla de Artaxata. La victoria de los romanos fue una vez más decisiva y los dos reyes huyeron ignominiosamente, dejando un gran número de sus hombres caídos en el campo de batalla. Pero cuando Lúculo quiso seguir adelante con la intención de hacerse dueño de Artaxata, la capital de Armenia, intervino entonces un factor inesperado. Aunque era un gran general, Lúculo era un aristócrata incapaz de ganarse el afecto de sus soldados. Para colmo, sus legiones eran las llamadas fimbrianas, antaño reclutadas por Lucio Cornelio Cinna para combatir a Sila y especialmente levantiscas. Lúculo las sometió a una dura disciplina, lo que unido a su condición de aristócrata y amigo personal de Sila le hicieron tremendamente impopular. Así, sus tropas se negaron a continuar la marcha por tan inhóspita región.

De esta forma Lúculo se vio obligado a regresar hacia el sur, donde puso sitio a la ciudad de Nisibis, en Mygdonia, la cual estaba defendida por el conocido Calímaco, y se consideraba totalmente inexpugnable, pero Lúculo la ocupó durante una noche de invierno oscura y tormentosa[22]

La campaña del 67 a. C.[editar]

Pero el descontento entre sus tropas, que ya había dado a Lúculo muchos problemas estallaron con renovada violencia en el campamento de Nisibis. Estas acciones de descontento fueron impulsados ​​por su propio cuñado Publio Clodio Pulcro. Lo acusaron de prolongar la guerra para sus propios objetivos personales. En vano Lúculo trató de convencer a su ejército rebelde para reanudar las operaciones en la primavera del año 67 a. C., y mientras él permanecía inmóvil en Nisibis, Mitrídates, con ocho mil soldados, la mitad armenios, entraba en el Ponto y lo reconquista fácilmente en pocos meses derrotando en varias acciones sucesivas a los lugartenientes de Lúculo, Triarius y Fabio.

Mientras tanto, los armenios avanzaron hacia la región del Tigris y ocuparon los distritos del norte y casi obligaron a rendirse a la legión dirigida por Fannius que fue salvada del desastre por la llegada del propio Lúculo.

A comienzos del 67 a. C. el rey de Atropatene, y yerno de Tigranes, fue enviado contra Capadocia donde combatió a las guarniciones romanas estacionadas allí, las cuales fueron aniquiladas y en verano ya dominaba una buena parte del país. Así, ante esta situación y las críticas en Roma contra Lúculo, que ahora tenían el apoyo parcial de los optimates, tuvo que abandonar Armenia y avanzar hacia el Ponto para restablecer la situación. Cuando llegó a Ponto, Mitridates se retiró hacia la Armenia Menor y cuando quiso ir en su persecución el ejército se amotinó; por lo que tuvo que permanecer en inactividad todo el verano dejando el camino libre a Mitridates y Tigranes.

Entonces llegaron a Asia los legados del Senado Romano con órdenes de resolver la situación política a la zona, en la que Ponto tenía que ser reducida a provincia romana y se encontraron que los romanos ya no dominaban el país. Entre los legados estaba el hermano del general, Marco Licinio Lúculo. Las noticias llegaron a Roma y los adversarios del general aprovecharon para desacreditarlo; un decreto del senado transfirió el gobierno de Bitinia y la dirección de la guerra al cónsul de ese año (67 a. C.), Manio Acilio Glabrión, pero este hombre era completamente incompetente por la tarea asignada, y cuando llegó a la provincia, y se enteró de cómo estaban las cosas, no hizo ninguna acción para cambiar la situación y asumir el mando, pero al mismo tiempo debilitó aún más la posición de Lúculo al enviar un comunicado a las tropas anunciando que su comandante había sido sustituido y liberándolos de su obediencia. Al término del año 67 a. C., tanto Mitrídates como Tigranes habían recuperado buena parte de sus respectivos reinos, en tanto que Lúculo apenas tenía una fracción de sus anteriores fuerzas.

En 66 a. C. Pompeyo tomó el mando de una guerra ya ganada, en tanto que Lúculo fue abandonado por sus últimos hombres. Su sucesor sólo permitió llevarse de regreso a Roma una escolta de mil seiscientos soldados para su triunfo, un grupo de hombres tan proclive al motín que Pompeyo los consideraba inútiles por completo para el servicio militar.[23] Pompeyo aumentó aún más la irritación de su rival, procediendo a anular muchas de las iniaciativas que éste había presentado, incluso antes de que él hubiera abandonado la provincia.[24]

Retiro[editar]

De vuelta a Roma, fue privado del mando y de su triunfo (que se retrasó hasta que Cicerón logró que fuera celebrado en el 63 a. C.)[25] por las maquinaciones de sus enemigos -pero no de un cuantiosísimo botín- Luculo buscó consuelo en las artes y en las satisfacciones del ocio, retirándose de la vida política. Se construyó una espectacular mansión en el monte Pincio, de la cual hoy sólo se conservan los llamados Horti Lucullani (como parte de la Villa Borghese), un lugar tan fastuoso que no sería igualado hasta los tiempos de Nerón y su Domus Aurea. Así es que, habiendo visto Tuberón el Estoico su gran villa en la costa cerca de Nápoles, los collados suspendidos en el aire por medio de dilatados arcos, las cascadas precipitándose en el mar, los canales y estanques para la piscicultura y los mil y un lujos de los que disponía, no pudo menos de llamarle "Jerjes togado".

Tenía en Túsculo diferentes habitaciones y miradores de hermosas vistas, y, además, ciertos claustros abiertos y dispuestos para paseos; Pompeyo el Grande, al verlo, censuró el que, habiendo dispuesto aquella villa con tanta comodidad para el verano, la hubiera hecho inhabitable para el invierno, a lo que, sonriéndose, le contestó Luculo que por qué iba él a ser menos que las grullas y las cigüeñas y no poder cambiar de casa con las estaciones.

Las cenas cotidianas de Luculo eran un derroche de riqueza, no sólo en paños de púrpura, en vajilla, pedrería, en entretenimientos, sino en los manjares más raros, delicados y exquisitos. Cenaba un día solo, y sus criados le pusieron una única mesa y una cena modesta. Molesto con ello, hizo llamar a su mayordomo, y como éste le respondiese que no habiendo ningún convidado creyó no querría una cena más abundante, le dijo : "¡Pues cómo! ¿No sabías que hoy Luculo cena con Luculo?" Y a continuación se hizo servir un esplendoroso banquete que disfrutó él solo.

Asimismo, introdujo a Roma la cereza, el melocotón o manzana persa y el albaricoque.

En sus últimos años de vida fue perdiendo progresivamente el juicio, aunque Cornelio Nepote indicaba que ello no fue debido a la vejez o la enfermedad, sino al brebaje que le ofreció uno de sus libertos, un tal Calístenes. Su hermano, que al parecer sentía gran afecto hacia él, se encargó de su cuidado y del de su cuantiosa hacienda, siguiéndole a la tumba poco después.

Lúculo se casó dos veces: primero con Clodia, hija de Apio Claudio Pulcro, de quien se divorció a su regreso de la guerra contra Mitrídates, a causa de su conducta licenciosa y despilfarradora,[26] Y en segundo lugar, con Servilia, hija de Quinto Servilio Cepión, y media hermana de Marco Porcio Catón. Con esta última tuvo un hijo, de nombre Lucio.

Semblanza[editar]

Descrito por Plutarco como "de gallarda estatura, de buena presencia y elegante en el decir", Luculo pasaría a la Historia por extravagancias como las mencionadas, convertido en el prototipo eterno del lujo desmedido, a pesar de su innegable talento, su inteligencia y su honestidad. Encerrado como un monstruo indolente en sus fastuosos palacios y jardines, fatigado de tantas contiendas, se dedicó por entero al ejercicio y recreo de la filosofía, entregado a la investigación de la verdad y la meditación en calma sobre las plácidas doctrinas de Epicuro, confirmando con el ejemplo de su propia carrera la locura de la ambición y la vanidad de la virtud.

Recibió una excelente instrucción, y hablaba correctamente las lenguas griega y latina.

Recordado como hombre de vastísima cultura, protector de las artes y las letras, fue el único romano notorio en la República tardía que expresó interés en la idea de construir una biblioteca pública. Acerca de su afición a las letras nos refiere Plutarco[27] que siendo todavía mozo, con ocasión de cierta disputa que tuvo con el jurisconsulto Hortensio y el historiador Sisena, se comprometió a escribir la historia de la Guerra Social o Mársica, en verso o en prosa, en griego o en latín, según lo declarase la suerte, y parece que ésta determinó que fuera en prosa griega. Por desgracia, esta obra está hoy perdida.

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Epigráficamente, Lucius Licinius L f L n Lucullus

Citas[editar]

  1. a b Plutarco, «Lúculo» Vidas paralelas, 1.
  2. Plutarco, Lúculo 36; Pompeyo 31.
  3. William Smith, Dictionary of Greek and Roman Biography and Mithology II, p. 831.
  4. Cicerón, Los primeros académicos, 2, 1.
  5. Keaveney, 1992, p. 21
  6. Keaveney, 1992, pp. 21-22
  7. Keaveney, 1992, p. 22
  8. Plutarco, Lúculo, 2; Sila, 11. Apiano, Bellum Mitrhidaticum 33,51, 52 y 56. Orosio, Historiarum adversus paganos VI, 2.
  9. Plutarco, Lúculo, 4; Cicerón, Academica priora II, 1.
  10. Plutarco, Lúculo, 1; Cicerón, Academica priora II, 1; Plinio, Naturalis Historia VIII, 7.
  11. Plutarco, Lúculo 1. 4.
  12. Plutarco, Lúculo, 5; Cicerón, Academica priora II, 1; Aurelio Víctor, De viris illustribus, 74.
  13. Plutarco Luculus 5, 6; Cicerón pro Murena 15; Eutropio Brevario libro vi. 6
  14. Plutarco, Lucullus 7, 8; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 72
  15. Plutarco, Lucullus 8-11; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 71-76; Tito Livio, Epitome xcv; Floro Epítome de la historia de Tito Livio libro iii. 6; Eutropio, Brevario libro vi. 6; Orosio, Historiarum adversus paganos libro vi. 2; Cicerón, Pro Lege Manilia 8, pro Murena 15; Orelli, Inscripción N°545
  16. Apiano, Bellum Mitrhidaticum 77; Plutarco, Lucullus 12; Cicerón Pro Lege Manilia 8,pro Murena 15; Eutropio, Brevario vi. 6; Memnon. 42.
  17. Plutarco, Lucullus 19, 23, 24; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 82, 83; Memnon. 45,47-54; Estrabón Geografica libro xii. p. 546, 547;. Salustio, Historiae libro ii.fr. 28, libro iv.fr . 12, p. 240, ed. Gerlach
  18. Plutarco, Lucullus 20, 23; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 83; Cicerón, Academica priora ii. 1
  19. Plutarco, Lucullus 23, 24 - 28; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 84, 85, 46; Memnon, 56,57; Eutropio Brevario libro vi. 9; Tito Livio, Epítome xcviii
  20. Plutarco, Lucullus 29; Dion Casio, Historia Romana, libro xxxv. 2, Estrabón, Geografica libro xi. p. 532
  21. Apiano, Siria 49
  22. Plutarco, Lucullus 30-32, Apiano, Bellum Mitrhidaticum 87; Dion Casio Historia Romana libro xxxv. 4-7
  23. Plutarco, Lucullus 33-35; Apiano, Bellum Mitrhidaticum 88-91; Dion Cassio Historia Romana libro xxxv. 80-10, 12-17, Cicerón, Pro Lege Manilia 2, 5, 9, Epistulae ad Atticum libro xiii. 6; Eutropio, Brevario libro vi. 11
  24. Plutarco, Lucullus 36, Pompeyo 31, Dion Casio, Historia Romana, libro xxxvi. 29
  25. Plutarco, Lucullus 37, Catón el Menor 29; Cicerón, Academica priora libro ii. 1; Veleyo Patérculo Historia Romana libro ii. 34
  26. Plutarco, Lucullus 38.
  27. Vida de Lúculo, 1.

Bibliografía[editar]

Fuentes clásicas[editar]

Fuentes modernas[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Lucio Octavio y Cayo Aurelio Cota
Cónsul de la República Romana
con Marco Aurelio Cota

74 a. C.
Sucesor:
Marco Terencio Varrón Lúculo y Gayo Casio Longino