Lucila Bettina Cruz Velázquez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lucila Bettina Cruz Velázquez
Información personal
Nacionalidad Mexicana
Información profesional
Ocupación Activista por los derechos humanos Ver y modificar los datos en Wikidata

Lucila Bettina Cruz Velázquez defensora de la tierra y del territorio, del pueblo binni’zaa, defensora de derechos humanos e integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio - APIIDTT, en Municipio de Santa María Xadani, Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

Trayectoria[editar]

Estudió Ingeniería Agrícola en la UNAM.[1]​ Ha participado en el movimiento de resistencia civil contra los precios altos de la electricidad y la lucha frente a los megaproyectos eólicos, se ha manifestado en contra de los gigantes multinacionales de la energía eléctrica que han organizando el despojo en el Istmo de Tehuantepec, con la excusa de promover el desarrollo sostenible con energía verde y limpia.

Bettina, quien participa también en el Concejo Indígena de Gobierno del CNI/EZLN, es un referente en la lucha contra las altas tarifas de la luz y contra megaproyectos desarrollistas. Alejandra Gonza, directora de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Washington, funge como su representante ante organismos internacionales.

La lucha contra los gigantes energéticos y parques eólicos[editar]

Ha denunciado las prácticas depredadoras de las grandes empresas multinacionales de la energía en el Istmo como: la empresa española Renovalia, Gas Natural Fenosa y Gamesa; la francesa EDF, la italiana ENEL o la japonesa Mitsubishi. Iberdrola, quien ha sido una de las principales beneficiarias de la ley de privatización energética de 1992. Es la principal empresa energética privada en México, con rentabilidades por arriba de la media. Este gigante energético es acusado de realizar lobby en favor de la liberalización energética ante distintos niveles de gobierno y de vestirse de verde, a pesar de que sólo 4 por ciento de su producción está basada en energías renovables.[2]

La activista denuncia también el impacto negativo que tiene el ruido, mantenimiento y cambio de aceite de más de 1,900 generadores que representan un grave peligro para el ecosistema y que generarán grandes cementerios de aves migratorias y murciélagos.

Para asegurar los parques eólicos, las compañías compran autoridades civiles y agrarias, se sirven de instituciones gubernamentales y contratan a personas de las comunidades para labores de convencimiento y hostigamiento.

En Oaxaca existen más de 21 parques eólicos en funcionamiento, cuya instalación ha ocasionado el despojo de tierras, alteración de las formas de subsistencia, costumbres y creencias de las comunidades indígenas desde los años 90.[3]

Sus logros[editar]

Los pueblos están organizados y la lucha ha cosechado algunos logros importantes. Por ejemplo, se han conseguido suspender definitivamente dos parques eólicos ante la justicia federal, obtener el reconocimiento de tierras comunales y se ha logrado obligar al gobierno a realizar consulta previa e informada. Y es que para que los parques eólicos sean sostenibles resulta necesario que se estudie su impacto social, económico y ecológico durante todo su ciclo de vida, desde la fabricación e instalación, hasta su desecho.[4]

Amenazas[editar]

En su caminar ha sido amenazada, perseguida, hostigada y encerrada varias veces en la cárcel por su labor en defensa del medio ambiente y los derechos humanos.

Desde febrero de 2012, ella ha estado bajo medidas de protección por parte de la Defensoría Pública de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y, en noviembre de 2012, por parte del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras y Periodistas del Gobierno Federal. Además, la Defensoría de los Derechos Humanos del Estado de Oaxaca había concedido previamente medidas de protección a su favor el 14 de noviembre de 2011. A pesar de que se ha otorgado la protección de estos mecanismos, los ataques y el acoso no han cesado.

Actualmente, la lucha se centra en detener definitivamente el proyecto de la española Eólica del Sur, que pretende ser el más grande de América Latina y que cuenta con el apoyo del gobierno mexicano. [5]

Referencias[editar]

  1. «Haz que se vean». Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2018. Consultado el 22 de septiembre de 2018. 
  2. «Bettina Cruz y la lucha por viento». 
  3. «La CIDH pide proteger a la defensora zapoteca Bettina Cruz». 
  4. «HISTORIA DEL CASO: LUCILA BETTINA CRUZ VELÁZQUEZ». 
  5. «Activistas mexicanas que están luchando por un mundo mejor, 8 marzo, 2018». Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2018. Consultado el 22 de septiembre de 2018.