Lucharemos en las playas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Winston Churchill, primer ministro británico de 1940 a 1945 y de 1951 a 1955

Lucharemos en las playas (en inglés: We shall fight on the beaches) es un título común dado a un discurso pronunciado por el primer ministro británico Winston Churchill en la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido el 4 de junio de 1940. Este fue el segundo de los tres discursos principales que se dieron alrededor del período de la Batalla de Francia, siendo los otros el discurso Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor del 13 de mayo y el discurso Esta fue su hora más gloriosa del 18 de junio. Los eventos se desarrollaron dramáticamente durante el período de cinco semanas, y aunque en términos generales eran similares, cada discurso se dirigió a un contexto militar y diplomático diferente.

En este discurso, Churchill tuvo que describir un gran desastre militar y advertir sobre un posible intento de invasión por parte de los nazis, sin poner en duda la eventual victoria. También deseaba reiterar una política y un objetivo sin cambios -a pesar de los acontecimientos intermedios- de su discurso del 13 de mayo, en el cual él había declarado el objetivo de "victoria, por largo y difícil que sea el camino".

Contexto[editar]

Para mayo de 1940, Alemania había logrado derrotar a Francia y las fuerzas nazis dominaban gran parte de Europa. La Unión Soviética tenía un acuerdo de no agresión firmado con Alemania y Estados Unidos no estaba dispuesto a intervenir debido a que su población se oponía al involucramiento en la guerra. El siguiente objetivo de Hitler podría ser el Reino Unido. Sin embargo, el 4 de junio de 1940 se terminó la Operación Dinamo, por la que se retiraron todas las tropas británicas y francesas en Dunkerque, al otro lado del canal de la Mancha. Lo que podía haber sido una masacre se evitó.[1][2]

Discurso[editar]

Una vez finalizada la operación Churchill se dirigió al pueblo en la BBC. Y a pesar del desánimo generalizado que se apoderaba de la población, se mostró desafiante.[1]​ En su discurso (de poco más de media hora de duración), Churchill estaba advirtiendo a la población británica sobre el posible colapso de Francia y un intento de invasión por parte de los nazis. Así mismo, estaba motivando a la población británica y haciendo un llamado a Estados Unidos para que entrara en la guerra del lado de los Aliados.[2]​ Entre otras cosas dijo:

Even though large tracts of Europe and many old and famous States have fallen or may fall into the grip of the Gestapo and all the odious apparatus of Nazi rule, we shall not flag or fail. We shall go on to the end, we shall fight in France, we shall fight on the seas and oceans, we shall fight with growing confidence and growing strength in the air, we shall defend our Island, whatever the cost may be, we shall fight on the beaches, we shall fight on the landing grounds, we shall fight in the fields and in the streets, we shall fight in the hills, ¡we shall never surrender!, and even if, which I do not for a moment believe, this Island or a large part of it were subjugated and starving, then our Empire beyond the seas, armed and guarded by the British Fleet, would carry on the struggle, until, in God's good time, the New World, with all its power and might, steps forth to the rescue and the liberation of the old.

A pesar de que grandes extensiones de Europa y muchos Estados antiguos y famosos han caído o pueden caer en las garras de la Gestapo y todo el aparato odioso del gobierno Nazi, no vamos a languidecer o fallar. Llegaremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, ¡nunca nos rendiremos!, e incluso si, cosa que ni por un momento creo que suceda, esta isla o una gran parte de ella fuera subyugada y estuviera hambrienta, entonces nuestro Imperio más allá de los mares, armado y protegido por la flota británica, cargaría con el peso de la resistencia, hasta que, cuando sea la voluntad de Dios, el Nuevo Mundo, con todo su poder y su fuerza, avance al rescate y a la liberación del Viejo.

Reacción[editar]

Algunos parlamentarios conservadores se mostraron escépticos, pero en general el discurso fue bien recibido. El parlamentario conservador Henry "Chips" Channon, escribió que Churchill en su discurso era "elocuente y oratorio, y usó un inglés magnífico... varios miembros laboristas lloraron".[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b González, Jesús (4 de agosto de 2009). «We shall fight on the beaches - El discurso mas famoso de la historia». Adarga antigua. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  2. a b c «Fight on the beaches». BBC History (en inglés). Londres: BBC. Consultado el 16 de agosto de 2018. 

Enlaces externos[editar]