Louise Brooks

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Louise Brooks
Louise Brooks detail ggbain.32453u.jpg
Louise Brooks ca. 1929.
Información personal
Nombre de nacimiento Mary Louise Brooks
Nacimiento 14 de noviembre de 1906
Cherryvale, Kansas, Estados Unidos
Fallecimiento 8 de agosto de 1985 (78 años)
Rochester, Nueva York, Estados Unidos
Causa de muerte Infarto agudo de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Holy Sepulchre Cemetery Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense
Lengua materna Inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Deering Davis (1933-1938)
A. Edward Sutherland (1926-1928)
Información profesional
Ocupación Actriz, bailarina
Años activa 1925-1938

Louise Brooks (Cherryvale, 14 de noviembre de 1906 - Rochester, 8 de agosto de 1985) fue una actriz, bailarina y escritora estadounidense que se convirtió en una de las caras más famosas del cine mudo. Se la conoce, principalmente, por sus papeles en películas mudas durante la última mitad de la década de los años 1920 en los Estados Unidos y, sobre todo, por tres películas realizadas en Europa entre los años 1929 y 1930.

En una carrera cinematográfica que comenzó en 1925 y terminó en 1938, interpretó 24 películas, dos de las cuales han sido consideradas por la revista The New Yorker como obras maestras:[1]La caja de Pandora y Diary of a Lost Girl, ambas realizadas en Berlín por el director alemán Georg Wilhelm Pabst.

Su corte de cabello es el rasgo más distintivo de su imagen, la cual inspiraría incluso personajes de historieta, como la célebre Valentina (1965).

La banda de sinth-pop de los años 1980 OMD, dedicó su tema "Pandora's box" a Louise Brooks. Esta canción está incluida en el álbum Sugar Tax de 1991. En el videoclip del tema se incluyen imágenes del filme de Brooks Pandora's Box.

Biografía[editar]

Mary Louise Brooks nació el 14 de noviembre de 1906 en Cherryvale, Kansas. Su padre Leonard Porter Brooks era un abogado que pasaba más tiempo en el bufete que en casa, mientras su madre Myra Rude era una pianista talentosa que inculcó a su hijos el amor por los libros y la música. Más tarde, Brooks describiría su ciudad natal como una comunidad típica del Medio Oeste donde la gente "rezaba en el salón y practicaba el incesto en el granero". A los 9 años fue violada por un vecino y a los 14 años bebía alcohol. El temprano trauma físico y psicológico tendría consecuencias en su vida adulta, reconociendo que era incapaz de amar de verdad: "Debe haber tenido mucho que ver con mi actitud hacia el placer sexual... para mi los hombres agradables, suaves y fáciles nunca son suficientes, tenía que haber un elemento de dominación". Cuando muchos años después, Brooks se atrevió a confesar lo sucedido a su madre, esta sugirió que debió ser culpa de Louise.[2]

Louise Brooks en 1922, en su graduación del instituto. Llevaba el cabello corto desde la infancia.

A los quince años comenzó una carrera como bailarina y realizó una gira que incluyó Londres y París con la Escuela de Danza y Artes relacionadas Denishawn. Tras ser despedida de la compañía, encontró trabajo como corista en la revista musical George White's Scandals y como bailarina semidesnuda en las Ziegfeld Follies de Nueva York. Allí llamó la atención de Walter Langer, un productor de Paramount Pictures, y firmó un contrato por cinco años con el estudio. Apareció en papeles secundarios en varias películas de la productora antes de encarnar a la heroína en Beggars of Life (1928). Por entonces, se convirtió en amiga íntima de Marion Davies y se unió al círculo social de William Randolph Hearst en el Castillo Hearst en San Simeón, California.

Tras finalizar su carrera cinematográfica en 1938, y bailar en algunos clubes nocturnos, optó por volver a Wichita (Kansas), donde había crecido, pero "descubrí que los ciudadanos no podían decidir si me despreciaban por haber tenido éxito fuera de casa o por ser ahora un fracaso entre ellos". Tras fallar un intento de abrir una escuela de baile, decidió establecerse en Nueva York, ciudad en la que trabajó como vendedora en una tienda de Saks Fifth Avenue y, más adelante, como cortesana con unos pocos clientes ricos en su agenda, la mayoría admiradores de su época de fama a finales de los años 20 y, finalmente, a medida que su economía se deterioraba, de acompañante de hombres ricos para una agencia neoyorquina.[1]

Brooks demandó en 1928 al fotógrafo John de Mirjian para evitar que publicara los retratos que le tomó desnuda cuando aun era una corista.

A principios de los años 1950, los historiadores de cine franceses redescubrieron la figura de Louise Brooks en una retrospectiva sobre cine mudo en la Filmoteca Francesa y proclamaron que era un icono cinematográfico a la altura de Greta Garbo y Marlene Dietrich. Este renovado interés por su figura hizo que se llevasen a cabo diversas retrospectivas que consiguieron rehabilitar su situación en los Estados Unidos. Brooks, pobre, alcoholizada y con tendencias suicidas, se trasladó a Rochester, (Nueva York) en 1956, invitada por el George Eastman House, ahora el Museo Internacional de Fotografía, que conserva la mayor colección de sus películas.[1]​ Con su ayuda, resurgió y comenzó una más que notoria y prestigiosa carrera como cronista de la época del cine mudo en documentales y revistas especializadas.

Tuvo problemas con el alcohol durante la mayor parte de su vida. Tras vivir muchos años sola, murió el 8 de agosto de 1985 de un ataque al corazón, a la edad de 78 años, después de haber sufrido de artritis y enfisema durante sus últimos años.

Trayectoria cinematográfica[editar]

Filmografía

Louise Brooks comenzó su carrera en el mundo del espectáculo como bailarina en la compañía de danza moderna de la escuela de danza Denishaw, con Martha Graham, Ruth St. Denis y Ted Shaw, pero su tozudez provocó su marcha de la compañía. Bajo la protección de amigos influyentes, consiguió entrar como bailarina en las Ziegfeld Follies de Broadway, donde pronto fue descubierta por la Paramount, los estudios cinematográficos para los que rodó la gran mayoría de sus películas estadounidenses. Su primer film fue The Street Of Forgotten Men, de 1925. Poco después empezaría a interpretar papeles de protagonista en diferentes comedias a lo largo de los años siguientes, una de las cuales, dirigida por Howard Hawks en 1928 y titulada A Girl In Every Port, en el que hacía de vampiresa, le ayudó a empezar a ser conocida en Europa.

La que es considerada su mejor actuación en una película estadounidense tuvo lugar en Beggars of Life (1928),[3]​ donde interpreta a una chica de pueblo víctima de abusos sexuales que huye con dos vagabundos (Richard Arlen y Wallace Beery) a los que conoce en un tren.

En aquel momento de su vida se movía en los círculos de la alta sociedad y era una convidada habitual en las fiestas de la mansión de William Randolph Hearst. Su peinado corto había creado estilo y muchas mujeres se cortaban el pelo imitándola.

Período europeo[editar]

Cuando el cine sonoro entró en escena, y después de negarse a hacer una versión sonora de su película The Canary Murder Case, Brooks, definitivamente insatisfecha con Hollywood, decidió marcharse a Europa para rodar bajo las órdenes del director expresionista alemán Georg Wilhelm Pabst.

En Alemania protagonizará la película de Pabst La caja de Pandora (1928), en la cual interpreta a Lulú, una vampiresa sexual que acaba siendo asesinada a manos de Jack el Destripador, tras arrastrar a todos sus amantes a la perdición. Esta sería la película que convirtió a Louise Brooks en un mito. El film es interesante por el moderno tratamiento que hace de la sexualidad, introduciendo por vez primera la aparición del lesbianismo en la pantalla. A continuación, rodó el drama social Diary of a Lost Girl (Tres páginas de un diario; 1929) y Prix de beauté (1930), esta última rodada en Francia. Las tres películas fueron severamente censuradas en la época, debido a que su contenido fue considerado demasiado “adulto” y al escándalo provocado por el tratamiento abierto de la sexualidad, además de su fuerte crítica social. Pasaron desapercibidas para el gran público porque en aquel momento se produjo la eclosión del cine sonoro, perdiendo el cine mudo rápidamente su atractivo. Sin embargo, serían luego ensalzadas más tarde por la crítica.

Cuando decidió regresar a Hollywood, tras su aventura europea, se encontró con que los estudios la habían incluido en sus listas negras, molestos por su independencia y abierto estilo de vida libertino, así que no volvió a disfrutar del éxito que había tenido antes de marcharse a Europa. En 1938 se retiró definitivamente.

En 1982 lanzó un libro titulado Lulú en Hollywood recogiendo sus crónicas sobre cine publicados en los años anteriores en revistas de cine, en el que habla de Pabst y el rodaje y alude varias veces a Frank Wedekind. La obra es considerada imprescindible para el conocimiento del Hollywood Clásico.

Citas[editar]

"Todo actor siente una animosidad natural contra cualquier otro actor; presente o ausente, vivo o muerto".

"No hay otro trabajo que se pareciera más a la esclavitud que el de una estrella de cine".

"El gran arte del cine no consiste en el movimiento descriptivo de la cara y el cuerpo sino en los movimientos del pensamiento y el alma transmitidos en una especie de intenso aislamiento".

"Una estrella brilla por sí misma, pero muchas veces la soledad la condena".

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]