Lope Vázquez de Acuña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lope Vázquez de Acuña
I señor de Buendía y Azañon
Información personal
Nacimiento Portugal
Fallecimiento 1447
Cuenca
Familia
Padre Vasco Martínez de Acuña
Madre Beatriz Lopes de Albergaria
Consorte Teresa Carrillo y Albornoz

Lope Vázquez de Acuña (fallecido en 1447), I señor de Buendía y Azañón, fue un ricohombre portugués que vivió a finales del siglo XIV y comienzos del XV y que, tras la crisis dinástica de Portugal de 1383-85, se asienta en Castilla en 1397 donde recibe de Enrique III los señoríos de Buendía (Cuenca) y Azañón (Guadalajara). Descienden de él los condes de Buendía.

Vida y entorno familiar[editar]

Batalla de Aljubarrota (1385)

Quinto hijo de Vasco Martínez de Acuña,[1]​ señor de Acuña y Tábua en Portugal, quien había liderado el partido nacionalista-legitimista durante la crisis dinástica en Portugal, y de su mujer Beatriz Lopes de Albergaria,[2]​ hija de Lope Suárez de Albergaria y de su esposa Mencía Rodríguez de Meira.[3]

Es miembro, por tanto, de un importante linaje portugués, que apoyó a los infante Juan y Dionisio de Portugal, hijos de Pedro I e Inés de Castro, frente a las pretensiones de su hermano bastardo Juan de Avís. Éste finalmente consolida su posición en el trono tras las Cortes de Coímbra de 1385 y, en un primer momento, los Acuña se mantuvieron fieles al nuevo monarca, por lo que Lope Vázquez de Acuña fue uno de los nobles que participaron en la Batalla de Aljubarrota (agosto de 1385) como alférez mayor junto con sus hermanos portando el Estandarte Real.[1]

Sin embargo, debido a su enfrentamiento con Nuno Álvares Pereira, llamado el Santo Condestable, los hermanos Lope, Martín y Gil Vázquez de Acuña abandonaron Portugal en 1397 asentándose en la Castilla de Enrique III. De su hermano Martín Vázquez de Acuña,[3]​ el primogénito, descienden los condes de Valencia de don Juan (León) y los duques de Osuna (Sevilla) y Escalona, Grandes de España.

En recompensa al abandono de sus posesiones en Portugal, Lope recibió en 1397 de Enrique III los señoríos de Buendía y Azañón[1]​ en la Alcarría, afincándose en Cuenca donde se involucró en el gobierno municipal a través del ejercicio de cargos como el de regidor en 1417, Fiel Caballero de la Sierra en 1422-23 y Almotacén en 1443-44.

A través de su matrimonio con Teresa Carrillo de Albornoz,[4]​ emparentó con una de las familias más importantes de la región, hija de Gómez Carrillo, señor de Paredes y Ocentejo, Alcalde mayor de los Hijosdalgo de Castilla, Alcalde mayor y Entregador de Mestas y Cañadas, Ayo de Juan II, y su mujer Urraca Gómez de Albórnoz, señora de Portilla, Valdejudíos y Navahermosa.

La política patrimonial del linaje en el territorio conquense, no obstante, se caracterizó por un paulatino detrimento debido al avance de los Mendoza, donde cabe destacar la figura de Diego Hurtado de Mendoza, II señor de Cañete, enfrentados a ellos en las luchas concejiles en Cuenca.

El 3 de agosto de 1446 estando en su villa de Portilla, redactaron su testamento a través del cual crearon dos mayorazgos: uno de las villas de Buendía y Paredes para su primogénito Pedro de Acuña y otro de las villas de Azañón mitad de Valtablado para su otro hijo Lope Vázquez de Acuña.

Debieron morir en 1447, pues el 7 de septiembre de ese año se abrió y publicó en Cuenca su testamento, disponiendo ser enterrados en la capilla de Santa Catalina junto al coro de la iglesia de Santa María de su villa de Buendía que actualmente no se conservan.

Matrimonio y descendencia[editar]

De su matrimonio con Teresa Carrillo y Albornoz, tiene seis hijos:

  • Pedro Vázquez de Acuña y Albornoz, que continúa la línea como señor de Buendía y Azañón, consiguiendo el título condal de Buendía[4]​ en 1465 por merced del infante Alfonso. Traslada la cabeza de sus estados señoriales a Dueñas, otorgada por merced de Juan II en 1439, en torno a la cual crea un pequeño estado señorial a través de la adquisición de múltiples villas del Cerrato palentino.
  • Lope Vázquez de Acuña, II conde de Buendia, que hereda la posición de su padre en Cuenca y se convierte en señor de Azañón, I conde de Viana y I duque de Huete.[4]​ Contrajo matrimonio con Inés Enríquez, hija de Diego Fernández de Quiñones y María de Toledo y Ayala. Su hijo Lope Vázquez contrae matrimonio con María de Contreras, hija de Vasco de Contreras y Juana de Portugal, fundando un mayorazgo en 1504 para su hijo Pedro de Acuña, señor de Anguix. Curiosamente, esta rama segundona de los Acuña asentada en Toledo también va a emparentar con una rama, también segundona, de los Padilla, asentada en Toledo, y contrae matrimonio con María de Padilla, hija de Pedro López de Padilla, regidor de Toledo, y Mencía Dávialos, hermana por tanto del líder comunero Juan Padilla. Sin embargo, como de este matrimonio sólo nace una única hija, María de Acuña y Padilla, que contrae matrimonio con su primo segundo Fadrique de Acuña, V conde de Buendía, finalmente, antes de fallecer María de Contreras, renuncia en 1525 en su nieta María el mayorazgo fundado por ella y su marido en 1504, mientras que el padre de ésta, Pedro de Acuña, se compromete a profesar en la orden de Calatrava y no volver a casarse aunque se lo dispensara el Papa, a fin de que su hija María poseyera su mayorazgo.
  • Gómez Carrillo de Acuña, señor de Jadraque (Guadalajara),[4]​ gracias a la dote por su matrimonio por intercesión del condestable Álvaro de Luna con María de Castilla, nieta de Pedro I y dama de la reina María de Aragón, a través de su hijo Diego de Castilla y Sandoval y su mujer Isabel de Salazar y Guzmán, hija del alcaide de Curiel (Valladolid), donde estuvo preso por su tío Enrique II. Su hijo Alonso Carrillo de Acuña se integró en la oligarquía toledana y recibió los señoríos sorianos de Caracena e Inés de los Reyes Católicos. Gómez Carrillo de Acuña se encuentra enterrado en un sepulcro gótico en el presbiterio de la catedral de Sigüenza junto a su mujer y su tío el obispo Alonso Carrillo de Albornoz. Los descendientes de esta rama serán los marqueses de Caracena, los condes de Pinto, los marqueses de Castrofuerte y los marqueses de la Vilueña y barones de Velasco
  • Alonso Carrillo de Acuña, arzobispo de Toledo[4]​ desde 1446, y figura clave en el conflicto sucesorio surgido en el reinado de Enrique IV, apoyando desde un primer momento al infante Alfonso y, tras la muerte de éste, a su hermana Isabel, siendo el promotor del matrimonio de Isabel con Fernando II de Aragón en 1469.
  • Leonor Carrillo de Acuña, señora de la mitad de Portilla, fue la primera mujer de Juan de Silva y Meneses, I conde de Cifuentes[4]​ y Alférez Mayor de Castilla, pero murió antes de llegar a ser condesa.
  • Hernando Carrillo de Acuña.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. a b c Braamcamp Freire, 1921, p. 165.
  2. Sottomayor Pizarro, 1987, pp. 65 y 305.
  3. a b Braamcamp Freire, 1921, p. 161.
  4. a b c d e f Braamcamp Freire, 1921, p. 166.

Bibliografía[editar]