Lolicon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El arte lolicon suele mezclar características infantiles con subtonos eróticos.

Lolicon (ロリコン Rorikon?), también romanizado como lolikon,[1]​ es el equivalente (contracción a partir del idioma japonés) de la frase Lolita complex ('complejo de Lolita'). En Japón, el término describe una persona con preferencia sexual por chicas jovenes que no suelen ser mayores de edad o mujeres adultas con aspecto infantil,[2]​ También es usado al referirse al genero de manga y Anime lolicon, donde personajes femeninos de apariencia infantil llamadas lolis son representadas de manera Kawaii y erótica,[3]​ en un estilo artístico reminiscente del estilo manga shōjo.[4]​ Fuera de Japón, "lolicon" tiene un uso menos común y usualmente se refiere al género.

La frase "Lolita complex" es una referencia al libro Lolita de Vladimir Nabokov pero en Japón más asociada con The Lolita Complex de Russell Trainer (1966). En japonés, la frase se adoptó para describir los sentimientos de amor y lujuria de los jóvenes sobre las mujeres adultas.[5]​ Fue usado por primera vez en Japón en la década de 1970 y rápidamente fue usado para describir eróticos retratos dōjinshi (cómic amateur) de niñas. En la década de 1980, el manga lolicon se hizo ampliamente disponible en un número de revistas de antología de manga pornográficas.[6]​ El auge del género estuvo estrechamente vinculado con el desarrollo simultáneo de la cultura otaku y la creciente conciencia de los fans.[7]​ Durante el "boom de lolicon" en el manga para adultos de principios de la década de 1980, el término se adoptó en la naciente cultura otaku para denotar la atracción por los primeros personajes bishōjo (chicas lindas), más tarde solo por las representaciones de aspecto más joven a medida que los diseños de bishōjo se volvieron más variados.

En 1989, tras descubrirse que un asesino en serie japonés era fan del lolicon, hubo pánico moral y llamadas para la regulación del manga.[8]​ Algunos críticos afirman que el género lolicon fomenta el abuso sexual infantil, mientras que otros afirman que no hay evidencia para esta afirmación.[9][10]​ La mayoría de los críticos culturales que responden a lolicon lo enfatizan como algo distinto de la atracción por las chicas jóvenes o niñas reales,[11][12]​ estudios sobre los fanes del lolicon muestran que estos son atraídos por una estética de ternura y no por la edad de los personajes,[13]​ y que coleccionar lolicon representa una desconexión de la sociedad.[14][15][16]

Descripción y características del género[editar]

Generalmente, el manga y el anime lolicon retratan atracción sexual hacia niñas o muchachas con características juveniles. Estrictamente hablando, Lolita complex en japonés se refiere a la parafilia en sí, pero la abreviación lolicon también puede referirse a un individuo que tiene la parafilia.[17]​ Lolicon es un difundido fenómeno en Japón, donde es un frecuente tema de artículos académicos y criticismo, así, muchas librerías generales y quioscos ofrecen material lolicon ilustrado, pero también ha habido acción policial contra el manga lolicon.[18]

El estilo kawaii (tierno) es extremadamente popular en Japón, en donde está presente en varios de los estilos manga/anime.[19]​ La niña en edad escolar con uniforme escolar es también un símbolo erótico en Japón.[20]​ En Japón hay personas que pueden hacer citas con adolescentes a través de terekura (clubes telefónicos),[21]​ Sharon Kinsella observó un incremento en insustanciadas cuentas de prostitución escolar en los medios en los tardíos 1990s, y especuló que estos reportes no comprobados se desarrollaron en contrapunto al incrementado reportaje de mujeres de confort. Ella especuló que, "Puede ser que la imagen de muchachas alegres vendiéndose voluntariamente cancele la otra imagen culpable".[22]

Con relación a la acusación de que el lolicon es propenso a generar delitos sexuales, el crítico cultural Hiroki Azuma dice que muy pocos lectores de manga lolicon cometen delitos y que en la cultura Otaku, lolicon es la "más conveniente forma de rebelión" contra la sociedad. Milton Diamond y Ayako Uchiyama observan una fuerte correlación entre el aumento espectacular de material pornográfico en el Japón de la década de 1970 en adelante y una notable disminución de las denuncias de violencia sexual, incluidos los crímenes y agresiones a menores de 14 años. Citan conclusiones similares como Dinamarca y Alemania Occidental. En su resumen, afirman que la preocupación de que los países con amplia disponibilidad de material sexualmente explícito que sufren mayores índices de delitos sexuales no fue validado y que la reducción de los delitos sexuales en el Japón durante ese período puede haber sido influenciada por una variedad de factores que se han descrito en su estudio.[23]

Eiji Ōtsuka, editor de Manga Burikko.

Los mangas lolicon usualmente son historias cortas, publicadas como dōjinshi (obras autopublicadas) o en revistas especializadas en el género como Lemon People,[24]Manga Burikko[25]​ y Comic LO. Los enfoques comunes de estas historias incluyen relaciones tabú, tales como relaciones entre padre e hija, profesor y estudiante, o hermano y hermana, mientras que otros presentan experimentación sexual entre niñas. Algunos mangas lolicon se cruzan con otros géneros hentai, tales como crossdressing y futanari.[18]​ Recursos argumentativos son frecuentemente usados para explicar la juvenil apariencia de varios de los personajes.[26]​ Las colegialas mostrando accidentalmente su ropa interior son personajes comunes en el género lolicon.[2]​ En el fandom lolicon, los hombres son mayoría. Pero también existe una vertiente donde las mujeres también son simpatizantes del género. En el manga y anime, existe una variante del yuri llamado Onee-loli, enfocado en relaciones lésbicas tiernas y puras entre féminas mayores de edad y lolis. [27]

Personajes lolis[editar]

Una "loli" en Japón y la cultura relacionada con el anime y manga se refiere a un personaje ficticio femenino de apariencia infantil o juvenil que a pesar de su apariencia no siempre son menores de edad o preadolescentes, las lolis suelen representar la infancia, inocencia, ternura o despreocupación en el anime y manga. Tampoco hay un rango de edad para los personajes lolis, por lo que es imposible determinar si un personaje es una loli o no solo a partir de la edad numérica.[28][29]

Algunos definen sus caracteres por la edad, mientras que otros definen sus caracteres por la apariencia (los que son pequeños y de pecho plano, independientemente de la edad).[30]​ Las obras de Lolicon a menudo representan personajes femeninos como inocentes, precoces y a veces, coquetas, los personajes pueden aparecer en situaciones límite o directamente sexuales, aunque el término se puede aplicar a obras sin ninguna de las dos (ver § Relación con moe).[31]

Según Kaoru Nagayama, los lectores de manga definen las obras de lolicon como aquellas "con una heroína más joven que un estudiante de secundaria", una definición que puede variar desde personajes menores de 18 años para "la sociedad en general", hasta personajes "más jóvenes que la edad escolar".[32]​ Elisabeth Klar observa que los personajes femeninos en lolicon pueden mostrar una "actuación contradictoria de la edad" en la que su cuerpo, comportamiento y papel en una historia entran en conflicto,[33]​ un ejemplo es el arquetipo roribabā[s] ("abuela Lolita"), un personaje femenino que habla con los modales de una anciana.[34]​ Las caderas con curvas y otras características sexuales secundarias aparecen de manera similar en algunos de los personajes del género.[35]​ Los dispositivos de la trama a menudo explican la apariencia joven de personajes que no son humanos o que en realidad son mucho mayores.[36]

Media[editar]

El manga Lolicon, a menudo publicado como dōjinshi o compilado en revistas de antología, es consumido principalmente por audiencias masculinas[37]​, aunque Nagayama señala que las obras de Hiraku Machida han "resonado entre lectoras" y " ganado el apoyo de las mujeres".[38]​ Otros artistas notables incluyen a Aguda Wanyan y Takarada Gorgeous. Las creadoras de obras de lolicon incluyen a Erika Wada y Fumio Kagami.[39]

Las imágenes de Lolicon son un tema destacado en Superflat, un movimiento de arte contemporáneo influenciado por el manga fundado por Takashi Murakami. Entre los artistas destacados de Superflat cuyas obras presentan imágenes de lolicon se encuentran Mr. y Henmaru Machino.[40]​ El mismo Murakami hizo una sesión de fotos inspirada en lolicon con Britney Spears para la portada de la revista Pop.[41]

Nagayama argumenta que la mayoría de los manga lolicon pornográficos tratan con un sentido de tabú y culpa en su consumo. Algunos manga logran esto retratando a la chica disfrutando de la experiencia al final, mientras que otros representan a la chica como la pareja activa en el sexo que seduce a los hombres hacia ella. En otros mangas lolicon, donde "los hombres son el mal absoluto y las ''lolis'' son víctimas lamentables", se entregan al "placer del pecado" a través de la ruptura de tabúes que, según él, afirma la fragilidad de los personajes. Él postula que el manga que representa el sexo entre niños evita la "conciencia de pecado" a través de la inocencia mutua, mientras que también tematiza la nostalgia y un pasado idealizado, mientras que otros manga lolicon logran esto a través de personajes con diseños especialmente irreales y moe, donde "es precisamente porque la ficción se distingue de la realidad como ficción que uno puede experimentar el moe”.[42]

Relación con moe[editar]

En la década de 1990, las imágenes de lolicon evolucionaron y contribuyeron al desarrollo principal de moe, la respuesta afectiva generalizada a los personajes ficticios (típicamente personajes bishōjo en manga, anime y videojuegos) y sus elementos de diseño asociados.[43]​ La forma del personaje bishōjo pasó de las publicaciones otaku de nicho a las principales revistas de manga, y vio una popularidad explosiva en la década con el surgimiento de los juegos bishōjo y series de anime como Sailor Moon y Neon Genesis Evangelion, que fueron pioneros en los medios y la comercialización basada en el afecto de los fanáticos por sus protagonistas femeninas.[44]​ Los personajes Moe, que tienden a ser personajes femeninos físicamente inmaduros ejemplificados por su ternura, son ​​omnipresentes en el manga y el anime contemporáneos, la respuesta de moe a menudo se define con énfasis en el amor platónico.[45]​ A diferencia de las obras lolicon, la sexualidad en moe se trata indirectamente o no se trata en absoluto.[46]

John Oppliger de AnimeNation identifica a Ro-Kyu-Bu!, Kodomo no Jikan y Moetan como ejemplos de series que desafían la distinción entre moe y lolicon mediante el uso de insinuaciones sexuales, comentando que "satiran la casta santidad del fenómeno moé" y "burlarse de los espectadores y de las delimitaciones arbitrarias que afirman los espectadores".[47]

Legalidad y censura[editar]

Las leyes sobre pornografía infantil en algunos países, incluidos el Reino Unido, Canadá y Australia, se han ampliado desde la década de 1990 para incluir representaciones sexualmente explícitas de personajes infantiles ficticios, mientras que otros países, incluidos Japón y los Estados Unidos, excluyen la ficción de las definiciones relevantes.[48]

En 1999, Japón aprobó una ley nacional que criminaliza la producción y distribución de pornografía infantil.[49]​ El borrador original de la ley incluía representaciones de niños ficticios en su definición de pornografía infantil; después de las "críticas de muchos en Japón", este texto fue eliminado en la versión final.[50]​ En 2014, el parlamento de Japón modificó la ley de 1999 para penalizar la posesión de pornografía infantil;[51]​ el borrador de 2013 presentado por el Partido Liberal Democrático (PLD), que mantuvo la definición legal existente, incluía una disposición para una investigación gubernamental sobre si manga, el anime y las imágenes generadas por computadora "similares a la pornografía infantil" se relacionaron con el abuso sexual infantil, lo que sería seguido por una decisión posterior sobre la regulación.[52]​ A esta disposición se opusieron las asociaciones editoriales y de artistas de anime y manga, que argumentaron que la regulación infringiría la libertad de expresión e impactaría negativamente en la industria creativa[53]​ y citaron la falta de evidencia existente que vincule la ficción y el crimen.[54]​ La disposición se eliminó de la versión final de la ley, que entró en vigor en 2015.[55]

Lolicon media es un objetivo común de las ordenanzas locales en Japón que restringen la distribución de materiales designados como "perjudiciales para el desarrollo saludable de los jóvenes", que se reforzaron a lo largo de las décadas de 1990 y 2000. Una enmienda propuesta en 2010 a la ley de Tokio sobre material prohibido para la venta a menores (descrita por el vicegobernador Naoki Inose como dirigida al manga lolicon no pornográfico, escribiendo que "Teníamos una regulación para eromanga, pero no para lolicon"[56]​) restringida representaciones de "jóvenes inexistentes" que aparecieron menores de 18 años y fueron retratados en "situaciones sexuales antisociales".[57]​ Bajo la oposición masiva de creadores de manga, académicos y fanáticos,[58][59]​ el proyecto de ley fue rechazado en junio de 2010 por la Asamblea Metropolitana de Tokio[60]​, sin embargo, se aprobó una revisión en diciembre de 2010 que restringe "manga, anime y juegos de computadora" en los que cualquier personaje participe en "actos sexuales o pseudosexuales que serían ilegal en la vida real" representado de una manera que "glorifica o exagera" tales actos.[61]​ En 2011, se incluyeron varios manga para restricción, incluido Oku-sama wa Shōgakusei ("Mi esposa es una estudiante de primaria"), que Inose había criticado previamente en televisión. Posteriormente fue publicado en línea por J-Comi, evitando la restricción.[62]

Las representaciones sexualizadas de personajes de chicas jóvenes también han estado sujetas a censura y restricciones fuera de Japón. En 2006, la editorial norteamericana Seven Seas Entertainment obtuvo la licencia de la serie de manga Kodomo no Jikan para su lanzamiento bajo el título Nymphet, pero canceló sus planes en 2007 después de las cancelaciones de los proveedores. En un comunicado, la empresa señaló que el manga "no puede considerarse apropiado para el mercado estadounidense según ningún estándar razonable".[63]​ En 2020, el senador australiano Stirling Griff criticó a la Junta de Clasificación de Australia por otorgar calificaciones a manga y anime que mostraban "explotación infantil" y pidió una revisión de las regulaciones de clasificación,[64]​ más adelante en el año, la junta prohibió la importación y venta de tres volúmenes de la serie de novelas ligeras No Game No Life por la representación sexualizada de personajes jóvenes.[65]

Debate[editar]

Al explicar la exclusión del lolicon de la enmienda de 2014 a las leyes de pornografía infantil de Japón, un legislador del PLD declaró que "la pornografía infantil de manga, anime y CG no viola directamente los derechos de las niñas o los niños. No se ha validado científicamente que incluso indirectamente causa daño. Dado que no ha sido validado, castigar a las personas que lo ven sería ir demasiado lejos",[66]​ su declaración se hace eco de los argumentos de los activistas.[67]​ Estadísticamente, el abuso sexual de menores en Japón ha disminuido desde las décadas de 1960 y 1970, mientras que la prevalencia de lolicon ficticio ha aumentado;[68]Patrick W. Galbraith interpreta esto como evidencia de que las imágenes de lolicon no necesariamente influyen en los delitos y argumenta que los personajes no representan necesariamente a niños o niñas reales, sino a lo que McLelland llama un “tercer género”,[69]​ mientras que Steven Smet sugiere que lolicon es un "exorcismo de fantasías" que contribuye a las bajas tasas de criminalidad de Japón.[70]​ Galbraith argumenta además que la cultura otaku promueve colectivamente una alfabetización mediática y una posición ética de separar la ficción y la realidad, especialmente cuando la combinación de las dos sería peligrosa. Basándose en su trabajo de campo como antropólogo, escribe que la imaginación sexual de los otaku, incluidos los lolicon, "no conduce a 'actos inmorales', sino a actividades éticas".[71]​ Un reporte de 2012 de Sexologisk Klinik para el gobierno danés no encontró pruebas de que las caricaturas y los dibujos que representan abusos sexuales ficticios a niños fomenten abusos reales.[72]​ La académica Sharalyn Orbaugh argumenta que el manga que representa la sexualidad de menores de edad puede ayudar a las víctimas de abuso sexual infantil a superar su propio trauma y que hay un mayor daño en la regulación de la expresión sexual que el daño potencial causado por dicho manga.[73]

El erudito legal ''Hiroshi Nakasatomi'' argumenta que lolicon puede distorsionar los deseos sexuales de los lectores y que viola los derechos de los niños.[74]​ Algunos críticos, como la organización sin fines de lucro Lighthouse, afirman que las obras de lolicon se pueden usar para el acoso infantil y que generan una cultura que acepta el abuso sexual.[75]​ Las pautas publicadas en 2019 por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas alentaron a los estados partes a incluir dibujos explícitos de niños ficticios en las leyes contra la pornografía infantil, "en particular cuando tales representaciones se utilizan como parte de un proceso para explotar sexualmente a los niños".[76]​ La crítica feminista Kuniko Funabashi argumenta que el manga lolicon contribuye a la violencia sexual al retratar a las niñas de forma pasiva y al "presentar el cuerpo femenino como posesión del hombre".[77]​ El erudito legal Shin'ichirō Harata argumenta que las leyes de pornografía infantil no deberían unir la realidad y la ficción, pero también que los fans no deberían descartar la ambivalencia representada por lolicon. Describe la práctica de mantener a los dos separados como la "ética de moe" o "responsabilidad de otaku".[78]

Dilton Rocha Ferraz Ribeiro analiza el debate sobre el estatus legal de las obras lolicon en Japón y encuentra que tanto las coaliciones a favor de la regulación como las que están en contra de la regulación son relativamente estables, y cada una reacciona a las acciones de la otra coalición.[79]​ Catherine Driscoll y Liam Grealy argumentan que estos debates, incluida la presión internacional sobre Japón para que regule estas obras, crean un "discurso del excepcionalismo japonés" ante las normas internacionales.[80]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Connolly, Julian (2009). A reader's guide to Nabokov's "Lolita". Studies in Russian and Slavic literatures, cultures and history (anotada edición). Academic Studies Press. p. 169. ISBN 1934843652. 
  2. a b Darling, p.82
  3. Del Vigo, Gerardo Ariel (2019). «Meritocracia lolicon: imaginarios libertarios y conservadores en comunidades otaku». Paperback (Universidad de Buenos Aires). Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  4. «Definiciones de LOLICON». Definitions. Consultado el 19 de agosto de 2021. 
  5. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. p. 117. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 26 de abril de 2022. 
  6. Takatsuki, Yasushi; 高月, 靖 (2009). Rorikon = Lolita-complex : Nihon no shōjo shikōshatachi to sono sekai. Bajiriko. ISBN 978-4-86238-151-4. OCLC 703322447. Consultado el 2 de mayo de 2022. 
  7. Galbraith 2011, pp. 96–99
  8. Francisco Hernández (2021). «El asesino fan del hentai». El Sol de Hermosillo. Consultado el 30 de septiembre de 2021. 
  9. Tony McNicol (2004). «Does comic relief hurt kids?». Consultado el 28 de septiembre de 2021. 
  10. Tomohiro, Yamada (30 de marzo de 2019). On article 61 of the current draft Guidelines on the implementation of the Optional Protocol to the Convention on the Rights of the Child on the sale of children, child prostitution and child pornography.. 
  11. Kittredge, Katharine (2014). Lethal Girls Drawn for Boys: Girl Assassins in Manga/Anime and Comics/Film. Asociación de literatura infantil trimestral. p. 506–532 [524]. doi:10.1353/chq.2014.0059. Consultado el 28 de septiembre de 2021. 
  12. McLelland, Mark (2011). «Legislación de 'material de abuso infantil' de Australia, regulación de Internet y la juridificación de la imaginación». Documento de trabajo (University of Wollongong): 1-17. doi:10.1177/1367877911421082. Consultado el 15 de febrero de 2022. 
  13. Shigematsu, Setsu (1999). «Dimensions of Desire: Sex, Fantasy and Fetish in Japanese Comics». En Lent, J.A., ed. Themes and Issues in Asian Cartooning: Cute, Cheap, Mad and Sexy. Bowling Green, OH: Bowling Green State University Popular Press. pp. 129-130. ISBN 9780879727796. 
  14. Ito, K. (1992). «Cultural Change and Gender Identity Trends in the 1970s and 1980s». International Journal of Japanese Sociology 1: 79-98. doi:10.1111/j.1475-6781.1992.tb00008.x. 
  15. Shigematsu, Setsu (1999). «Dimensions of Desire: Sex, Fantasy and Fetish in Japanese Comics». En Lent, J.A., ed. Themes and Issues in Asian Cartooning: Cute, Cheap, Mad and Sexy. Bowling Green, OH: Bowling Green State University Popular Press. p. 138. ISBN 9780879727796. 
  16. Goode, Sarah D. (2009). «Paedophiles online». Understanding and addressing adult sexual attraction to children: a study of paedophiles in contemporary society. Taylor & Francis. p. 29. ISBN 9780415446259. Consultado el 8 de marzo de 2011. 
  17. Rosemary Feitelberg (22 de junio de 2007). «On the drawing board. (Lehmann Maupin gallery)». Women's Wear Daily. Consultado el 13 de enero de 2008. 
  18. a b Kinsella, Sharon (2000). Adult manga : culture and power in contemporary Japanese society. ISBN 0-8248-2317-6. OCLC 42603226. Consultado el 18 de marzo de 2022. 
  19. "The Darker Side of Cuteness," The Economist, May 8, 1999.
  20. Schodt, Frederik L. (1996). «Modern Manga at the End of the Millennium». Dreamland Japan: Writings on Modern Manga. Berkeley, California: Stone Bridge Press. pp. 54–55. ISBN 1-880656-23-X. 
  21. Hills, Ben; Kanamori, Mayu (6 de octubre de 1995). «Breaking the mould». The Sydney Morning Herald. p. Spectrum, p.9. Consultado el 13 de febrero de 2011. 
  22. Tony McNicol (27 de abril de 2004). «Does comic relief hurt kids?». The Japan Times. Archivado desde el original el 27 de mayo de 2012. Consultado el 18 de enero de 2008. 
  23. «Lolicon». leivacorp.es. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  24. Galbraith, Patrick W. (2011) Lolicon: The Reality of ‘Virtual Child Pornography’ in Japan Image & Narrative 12 1 83-119.
  25. Shinpo, Nobunaga, ed. (14 de febrero de 2000). «すべてはエロから始まった» [It all started with erotica]. 消えたマンガ雑誌 [Vanished Manga Magazines] (en japonés). Tokyo, Japan: Media Factory. pp. 30-37. ISBN 4-8401-0006-3. 
  26. Galbraith, Patrick W. (2009). The Otaku Encyclopedia: An Insider's guide to the subculture of Cool Japan. Foreword by Schodt, Frederik L. and Photography by Katsuhide, Asuki (First edición). Tokyo, Japan: Kodansha International. pp. 128–129. ISBN 978-4-7700-3101-3. 
  27. «Girls' Love and Its Diversity». MyAnimeList.net (en inglés). Consultado el 14 de octubre de 2021. 
  28. Nicolás Gallego (2016). «Que es una Loli?». honeysanime. Consultado el 14 de octubre de 2021. 
  29. «Loli definition». Japanese with Anime. 2018. Consultado el 14 de octubre de 2021. 
  30. Galbraith, Patrick (2021). The Ethics of Affect Lines and Life in a Tokyo Neighborhood.. p. 163. ISBN 978-91-7635-156-7. OCLC 1302599380. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  31. Aoki, Deb (9 August 2019). «Manga Answerman - Is Translating 'Lolicon' as 'Pedophile' Accurate?». Anime News Network (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  32. Nagayama 2020, pp. 118–119.
  33. Berndt, Jaqueline; Kümmerling-Meibauer, Bettina (2013). Manga's cultural crossroads. New York: Routledge. p. 132. ISBN 978-0-415-50450-8. OCLC 758394628. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  34. Galbraith, Patrick (2021). The Ethics of Affect Lines and Life in a Tokyo Neighborhood.. ISBN 978-91-7635-156-7. OCLC 1302599380. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  35. W. Galbraith, Patrick (2011). «Lolicon: The Reality of ‘Virtual Child Pornography’ in Japan». Image & Narrative (The University of Tokyo). ISSN 1780-678X. Consultado el 11 de junio de 2022. 
  36. Schodt, Frederik L.; パトリック・ウィリアム・ガルバレス. (2009). The otaku encyclopedia : an insider's guide to the subculture of cool Japan (1st ed edición). Kodansha International. pp. 128-129. ISBN 978-4-7700-3101-3. OCLC 318409815. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  37. Lent, John A. (1999). Themes and issues in Asian cartooning : cute, cheap, mad, and sexy. Bowling Green State University Popular Press. ISBN 0-87972-779-9. OCLC 39533751. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  38. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. pp. 47, 131. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  39. Nagayama 2020, p. 192.
  40. Darling, Michael (23/2001). «Plumbing the Depths of Superflatness». Art Journal 60 (3): 76. doi:10.2307/778139. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  41. «NSFW: Was Britney Spears Bamboozled Into Virtual Child Porn Protest Art?». Kotaku (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  42. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 7 de junio de 2022. 
  43. Iles, Timothy; Matanle, Peter C. D. (2012). Researching twenty-first century Japan : new directions and approaches for the electronic age. Lexington Books. pp. 348-351. ISBN 978-0-7391-7014-4. OCLC 756592455. Consultado el 2 de mayo de 2022. 
  44. Galbraith, Patrick W. (6 de diciembre de 2019). Otaku and the Struggle for Imagination in Japan. Duke University Press. ISBN 978-1-4780-0701-2. doi:10.2307/j.ctv1220mhm. Consultado el 2 de mayo de 2022. 
  45. Iles, Timothy; Matanle, Peter C. D. (2012). Researching twenty-first century Japan : new directions and approaches for the electronic age. Lexington Books. ISBN 978-0-7391-7014-4. OCLC 756592455. Consultado el 2 de mayo de 2022. 
  46. Alt, Matt (15 October 2014). «Pharrell Williams’s Lolicon Video». Web archive. Consultado el 7 de junio de 2022. 
  47. «Ask John: Are Moé and Lolicon the Same Thing? – AnimeNation Anime News Blog». web.archive.org. 13 de julio de 2019. Consultado el 2 de mayo de 2022. 
  48. McLelland, Mark (2016). End of Cool Japan.. Taylor and Francis. ISBN 1-317-26937-3. OCLC 954195532. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  49. «Why hasn't Japan banned child-porn comics?». BBC News (en inglés británico). 7 de enero de 2015. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  50. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  51. «Why hasn't Japan banned child-porn comics? - BBC News». web.archive.org. 13 de marzo de 2021. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  52. «Japan Animation Creators Assoc. Adds Opposition to New Child Porn Revision Bill - News - Anime News Network». web.archive.org. 21 de septiembre de 2021. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  53. Rocha Ferraz Ribeiro, Dilton (13 de noviembre de 2020). «An advocacy coalition analysis of the game RapeLay: The regulation of sexual violence and virtual pornography in Japan». Civitas - Revista de Ciências Sociais 20 (3): 454-463. ISSN 1984-7289. doi:10.15448/1984-7289.2020.2.30279. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  54. «Controversy raging over revisions to child pornography law - AJW by The Asahi Shimbun». web.archive.org. 2 de septiembre de 2013. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  55. «Japan nears outlawing possession of child pornography - AJW by The Asahi Shimbun». web.archive.org. 20 de noviembre de 2015. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  56. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  57. McLelland 2011a, pp. 3–4
  58. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. p. 246. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  59. «Creators Decry Tokyo's Proposed 'Virtual' Child Porn Ban (Update 7)». Anime News Network (en inglés). Consultado el 18 de abril de 2022. 
  60. «Tokyo's 'Nonexistent Youth' Bill Rejected by Assembly». Anime News Network (en inglés). Consultado el 18 de abril de 2022. 
  61. McLelland 2011a, pp. 11–12.
  62. «Akamatsu's J-Comi Site Posts Adult Manga Restricted by Tokyo Law». Anime News Network (en inglés). Consultado el 18 de abril de 2022. 
  63. McLelland, Mark (2016). «The lolicon guy': Some observations on researching unpopular topics in Japan». End of Cool Japan. Taylor and Francis. p. 117. ISBN 1-317-26937-3. OCLC 954195532. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  64. «'Absolutely endless' choice of child sexual images allowed in classification loophole». ABC News (en inglés australiano). 28 de febrero de 2020. Consultado el 18 de abril de 2022. 
  65. «Australia Bans Import, Sales of 3 'No Game, No Life' Novels (Updated)». Anime News Network (en inglés). Consultado el 18 de abril de 2022. 
  66. Kubo, Jake Adelstein,Angela Erika (3 de junio de 2014). «Japan's Kiddie Porn Empire: Bye-Bye?». The Daily Beast (en inglés). Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  67. Galbraith, Patrick W.; Bauwens-Sugimoto, Jessica (2021). Erotic comics in Japan : an introduction to eromanga. ISBN 94-6372-712-4. OCLC 1160012499. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  68. Hinton, Perry R (2014). «The Cultural Context and the Interpretation of Japanese ‘Lolita Complex’ Style Anime». Intercultural Communication Studies (inglaterra: Independent Academic Researcher). Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  69. Galbraith, Patrick W (2011). «Lolicon: The Reality of ‘Virtual Child Pornography’ in Japan». Image & Narrative (en inglés estadounidense) (The University of Tokio). ISSN 1780-678X. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  70. Clements, Jonathan; McCarthy, Helen (1999). The erotic anime movie guide. Overlook Press. ISBN 0-87951-705-0. OCLC 40716627. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  71. Galbraith, Patrick (2021). The Ethics of Affect Lines and Life in a Tokyo Neighborhood.. ISBN 978-91-7635-156-7. OCLC 1302599380. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  72. «Report: cartoon paedophilia harmless - The Post». web.archive.org. 3 de abril de 2021. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  73. McLelland, Mark (2016). End of Cool Japan. Ethical, Legal, and Cultural Challenges to Japanese Popular Culture. Taylor and Francis. pp. 94-108. ISBN 1-317-26937-3. OCLC 954195532. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  74. Nakasatomi, Hiroshi (2013). «‘Rapelay’ and the problem of legal reform in Japan». www.japanesestudies.org.uk (en inglés británico). Tokushima University. Consultado el 4 de abril de 2022. 
  75. CNN, By Will Ripley and Hilary Whiteman, CNN and Edmund Henry, for. «Sexually explicit Japan manga evades new laws on child pornography». CNN. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  76. «UN Human Rights Committee's New Guidelines for Child Pornography Express 'Deep Concerns' About Drawings». Anime News Network (en inglés). Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  77. Fujimura-Fanselow, Kumiko; Kameda, Atsuko (1995). Japanese women : new feminist perspectives on the past, present, and future. Feminist Press at the City University of New York. ISBN 1-55861-093-6. OCLC 31970112. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  78. Galbraith, Patrick W. (20 de septiembre de 2021). The Ethics of Affect (en inglés). Stockholm University Press. ISBN 978-91-7635-157-4. doi:10.16993/bbn/. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  79. Rocha Ferraz Ribeiro, Dilton (13 de noviembre de 2020). «An advocacy coalition analysis of the game RapeLay: The regulation of sexual violence and virtual pornography in Japan». Civitas - Revista de Ciências Sociais 20 (3): 454-463. ISSN 1984-7289. doi:10.15448/1984-7289.2020.2.30279. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  80. Driscoll, Catherine; Grealy, Liam (2019-05). «In the name of the nation: Media classification, globalisation, and exceptionalism». International Journal of Cultural Studies (en inglés) 22 (3): 383-399. ISSN 1367-8779. doi:10.1177/1367877918784606. Consultado el 29 de marzo de 2022. 
  81. a b Pandey, Ashish (2005). Ashish Pandey, ed. Dictionary of Fiction. Delhi, India: Gyan Books. p. 234. ISBN 8182052629. 
  82. Zank, Dinah (2010). Kawaii vs. rorikon: The reinvention of the term Lolita in modern Japanese manga. In Comics as a Nexus of Cultures (Jefferson, NC: McFarland). pp.215-216

Enlaces externos[editar]