Loísmo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El loísmo es una peculiaridad de ciertos dialectos del español que consiste en la sustitución del pronombre personal "le" (que representa generalmente al objeto indirecto) por "lo" (que se reserva, en dialectos no loístas, para el objeto directo). [1]​ Desde el punto de vista del español normativo la Real Academia Española condenó el loísmo en 1874 [cita requerida] y lo considera un vulgarismo.

Algunos autores usan el término loísmo para referirse al uso de lo como complemento directo, es decir, a la variante mayoritaria; este uso extraño del término puede crear confusión. [1]

Ejemplos de loísmo:

  • Para arreglar esos trajes, hay que sacarlos el bajo. [1]
  • ¿Qué lo preocupa? (al coronel)[2]

Uso normativo[editar]

A veces cambia el significado de las frases: Cuando un loísta dice "Lo pegué", un no-loísta entiende que "la cosa" referida fue pegada (con un adhesivo) y no "golpeada"—que es lo que el loísta quería decir.

La lengua castellana mantiene la antigua declinación latina y uso de los casos latinos en los pronombres personales, a pesar de la evolución de la lengua castellana hacia la eliminación total de los casos latinos, reflejo que tienen algunas personas en la tendencia a suprimir la diferencia de funciones entre el complemento directo y complemento indirecto por medio del género.

Esto se traduce en el uso de "lo" y "los" en función de complemento (objeto) indirecto; cuando el referente es del género masculino en vez de "le" y "les". Se produce por paralelismo con el laísmo: "la" y "las" para el género femenino; "lo" y "los" para el género masculino. El loísmo es un fenómeno paralelo al laísmo y al leísmo pero mucho menos habitual, puesto que las entidades a las que según la norma laísta/leísta refiere el pronombre "lo" raramente toman el papel semántico habitualmente asignado al objeto indirecto. Un ejemplo sería "a lo que dijiste "lo" pude haber dado más relevancia, pero no lo hice".

El "le" indirecto es ambiguo; para quitar la ambigüedad se utiliza un segundo pronombre con preposición: "Dale un beso, a ella (a él)".

Variantes similares[editar]

En ciertos territorios bilingües se dan variantes parecidas al loísmo:

  • En el territorio andino de Perú, Bolivia y el noroeste de Argentina por el contacto del español con el quechua y el aimara, los hablantes indígenas experimentan problemas en el aprendizaje del español. Por eso, en esas zonas previamente mencionadas, los hablantes emplean lo como complemento directo sin distinguir género ni número. No lo conozco a sus primos[3]
  • En varias zonas en el norte de España en las que el español viene en contacto con el dialecto asturleonés oriental, se observa variación en el sistema pronominal. En el territorio central y oriental de Asturias y en una parte de Cantabria, los hablantes emplean lo cuando el antecedente es un sustantivo no contable y también si el sustantivo es femenino. La leche lo cuajan para hacer queso.

Bibliografía[editar]

  • Seco, Manuel. Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Espasa. ISBN 84-239-9425-2. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Inés Fernández-Ordóñez: Leísmo, laísmo y loísmo
  2. Alarcos, Emilio (2000). Real Academia Española, ed. Gramática de la lengua española. Madrid: Espasa. ISBN 84-239-7922 9. 
  3. Real Academia Española. «Loísmo». Diccionario panhispánico de dudas. Consultado el 28 de septiembre de 2016.