Literatura de China

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La literatura china tiene una historia que se remonta desde los más antiguos archivos oficiales dinásticos conservados hasta las obras de ficción surgidas durante la dinastía Ming para el entretenimiento de las masas letradas de China. Se calcula que hasta el siglo XVII se habían producido en China más textos escritos que en el resto del mundo.

La difusión de la técnica de la impresión xilográfica durante la dinastía Tang (618-907) y la invención de la imprenta de tipos móviles por Bi Sheng (990-1051) durante la dinastía Song (960-1279) permitió una propagación sin precedentes del conocimiento escrito por toda China.

La literatura china ha influido de forma extraordinaria en la literatura de países cercanos, especialmente Japón y Corea. Algunas obras de la literatura china son muy populares y se reeditan constantemente en todo el mundo, como por ejemplo el Dào Dé Jing o El arte de la guerra.

Durante siglos la literatura china ha sido no sólo una reflexión sobre la sociedad y la vida, sino que también ha tenido un fuerte contenido político. Muchos literatos eran altos funcionarios o filósofos que estudiaban y proponían nuevas formas de gobierno para China.

== Los comienzos de la literatura china == Maooo Los primeros documentos provienen de la dinastía Zhou. De muchos períodos de la historia de China se conservan obras de todo tipo (tratados filosóficos, libros de historia o recopilaciones de poemas), que nos permiten conocer el pensamiento y la vida de épocas muy antiguas.La tradición literaria de China no es de las más antiguas del mundo. Es superada en miles de años por las tradiciones literarias del Cercano Oriente y Egipto. Sin embargo se puede afirmar que es la tradición que puede presumir de mayor continuidad a lo largo de la historia.

Los primeros testimonios literarios, o al menos considerados literarios en China, son las inscripciones encontradas en los caparazones de tortuga utilizados para adivinar durante la dinastía Shang (siglo XVI a XI a.C.) y las oraciones grabadas en los bronces sacrificiales de esa misma dinastía. En estas inscripciones ya aparecen los primitivos caracteres chinos, que con sus variedades y evoluciones se seguirán utilizando hasta hoy en día.

La literatura china abarca una asombrosa variedad de géneros, muchos de los cuales habitualmente no son considerados obras literarias en Occidente. Una buena muestra de los mismos, y la forma en que deben utilizarse se puede tener con la lectura del libro "El Corazón de la Literatura y el Cincelado de Dragones", una ambiciosa obra de crítica literaria escrita por Liu Xue que en el siglo V de nuestra era que nos permite asomarnos al complejo mundo literario de la China antigua.

Entre los filósofos cuyos textos tienen un gran valor literario, a la vez que político y moral, se cuentan personajes de la fama y la reputación de Confucio (孔子 Kǒngzi), Laozi (老子) supuesto autor del Dào Dé Jing, Zhuangzi (莊子), Mencio (孟子 Mèngzi) y Mozi (墨子). También la obra de Sunzi (孫子), El arte de la guerra (孫子兵法 Sunzi bingfa) no es sólo, como su nombre indica, un manual militar, sino también una obra de gran valor literario.

De los filósofos citados anteriormente seguramente el más influyente ha sido Confucio y su escuela, puesto que el confucianismo fue elevado a la categoría de religión de estado durante la dinastía Han. Se trata de un éxito impensable para un filósofo, que, como otros muchos de su época, vagaba de reino en reino ofreciendo sus servicios a los mandatarios para aconsejarles en las tareas de gobierno, sin conseguir que le hicieran demasiado caso o le nombraran para un cargo importante.

Textos clásicos chinos[editar]

  • Los cinco clásicos (五经, Wǔ jīng) son:
    • El clásico de la poesía (诗经, Shī Jīng) también conocido por el nombre de Libro de las odas. Está formado por 305 poemas divididos en 160 canciones populares, 74 canciones para festividades cortesanas, 31 canciones para ceremonias cortesanas más solemnes y 40 himnos y eulogías, cantadas en las ceremonias de sacrificios a los dioses y espíritus ancestrales de la casa real. Esta obra se considera tradicionalmente una recopilación realizada por el propio Confucio.
    • El clásico de la historia (书经, Shū Jīng). Es una recopilación de documentos y discursos supuestamente escritos por mandatarios y funcionarios de las dinastías Xia, Shang y Zhou Occidental. Contiene ejemplos de prosa china temprana.
    • El clásico de los cambios (易经, Yì Jīng), también llamado Libro de los cambios o Libro de las mutaciones. Es un manual de adivinación basado en el significado de ocho trigramas, atribuido al emperador mítico Fu Xi. Estos trigramas están compuestos de tres líneas paralelas rectas. Cada una de ellas puede ser continua o discontínua. En la época de Confucio también se usaban combinaciones de dos trigramas, dando lugar a los conocidos 64 hexagramas.
    • El clásico de los ritos (礼记, Lǐ Jì) describe ritos antiguos.
    • Los anales de las primaveras y los otoños (春秋, Chūn Qiū). Es un registro histórico del estado de Lu, donde nació Confucio, al que se le atribuye la obra. El título da nombre a una etapa de la historia de China, Primaveras y Otoños, anterior a la unificación bajo la dinastía Qin.
    • El clásico de la música (乐经) se denomina a veces el sexto clásico, pero está perdido desde los tiempos de la dinastía Han.

Obsérvese que en varias obras anteriores aparece el sinograma 经 (Jīng) que significa libro canónico o clásico. El sinograma 书 (Shū) significa o designa libro a secas. Tanto los cuatro libros confucianos como los cinco clásicos eran objeto de estudio obligado para los eruditos confucianos.

El taoísmo es una corriente filosófica casi contemporánea del confucianismo. A menudo los eruditos taoístas y confucianos competían para obtener el favor de los mandatarios y gobernar siguiendo las enseñanzas de sus respectivas escuelas filosóficas.

  • Clásicos taoístas:
    • El clásico de la vía y la virtud (道德经, Dao De Jing). Resulta muy difícil traducir los términos chinos 道 (Dao) y 德 (De), por este motivo la obra es más conocida en occidente por el nombre de Daodejing o, incluso, por el de una romanización más antigua Tao Te Ching. Es atribuido a Lao Zi. Se duda de la existencia de Lao Zi.
    • El clásico de la perfecta vacuidad, atribuido a Lie Zi.
    • Zhuang Zi. Atribuido al filósofo del mismo nombre.

Hay otras muchas obras antiguas consideradas clásicas. En el título de algunas incluso aparece el sinograma 经 (Jīng), pero no se pueden adscribir a las categorías anteriores.

Existen obras cortas pensadas para facilitar el aprendizaje de los niños.

  • El clásico de los tres caracteres (三字經 San Zi Jing). Es un manual confuciano, para niños, escrito en versos de tres sinogramas. Servía para familiarizar a los niños con la doctrina confuciana y enseñarles algunos sinogramas importantes.
  • El clásico de los mil caracteres (千字文). En este texto aparecen mil caracteres sin que se repita ninguno. Servía para aprender los sinogramas más usuales.
  • Los cien apellidos. Consta de 100 sinogramas correspondientes a los apellidos chinos más comunes.

Uno de los libros chinos más traducidos y comentados en occidente es:

Merece ser destacado también el poeta Qu Yuan (屈原) y su obra Chuci (楚辭, Las elegías de Chu).

Dinastía Han[editar]

La obra más destacable del periodo de la dinastía Han es seguramente luis Las memorias históricas (史记, Shĭ Jì) de Sima Qian (司馬遷). Su interés radica en la gran influencia que ha tenido en la historiografía china posterior puesto que fue tomado como modelo para elaborar textos históricos y en su gran valor literario.

La mayoría de los textos en prosa son dedicados a temas políticos o daban consejos a los gobernantes.

Dinastía Tang[editar]

La época de la dinastía Tang es considerado como la más brillante, culturalmente, de la historia de China, tanto es así que muchos chinos afirman socarronamente que China está en decadencia desde el final de la dinastía Tang (año 907 d. C.). Las buenas condiciones socioeconómicas de la época permitieron un desarrollo literario sin precedentes. La literatura de esta época, especialmente la poesía, ejerció una gran influencia y gozó de gran prestigio en el vecino Japón de la era Heian.

Poesía[editar]

Se cultivaron especialmente los versos pentasílabos y heptasílabos, que en el caso de la lengua china corresponden a versos de cinco y siete sinogramas respectivamente, puesto que cada sinograma representa una sílaba. Las formas poéticas más cultivadas fueron especialmente los Lüshi (律詩, poemas de ocho versos) y los Jueju (絕句, poemas de cuatro versos). Se hizo una recopilación de poemas titulada Todos los poemas Tang (全唐詩) con más de 48.900 poemas de más de 2200 autores. Entre los poetas más destacados se encuentran Li Bai (李白), Du Fu (杜甫) y Bai Juyi (白居易).

Li Bai fue considerado un genio, ya en vida, y frecuentaba los ambientes más distinguidos de la época, incluido el palacio imperial. Su forma de vivir, poco acorde con las normas de la época, le impidió seguir la carrera funcionarial típica de los eruditos chinos. Recorrió el país inspirándose en las gentes y las tierras que iba conociendo. Aún hoy disfruta en China de una gran reputación. (*)

Prosa[editar]

Una importantísima corriente literaria de la época Tang es el Movimiento por la lengua antigua (古文運動). Los partidarios de dicho movimiento propugnaban un retorno al estilo literario de la época Han y anterior, que era más claro y preciso, menos artificioso que el que imperaba en aquel momento. Muchos literatos adeptos fueron destacados ensayistas. Entre ellos destacan Han Yu y Liu Zongyuan. Han Yu era considerado el mejor escritor chino de todos los tiempos por el renombrado orientalista Arthur Waley.

Junto con Ouyang Xiu 欧阳修 Su Xun 苏洵 Su Shi 苏轼 Su Zhe 苏辙 Wang Anshi 王安石 Zeng Gong 曾鞏 son conocidos como los ocho maestros de la prosa china.


Cuatro novelas clásicas[editar]

Las Cuatro Novelas Clásicas de la literatura china son:

Literatura moderna y contemporánea[editar]

De acuerdo con Cao Wenxuan, la literatura china moderna tuvo su origen en 1917 con el inicio de la "Revolución literaria" y vio su fin en 1949 con la proclamación de la Nueva China.

En cuanto a la literatura contemporánea un referente interesante es Lisa See, quien no nació en China pero es de origen chino, pertenece a una primera generación nacida en occidente por lo que conserva viva la cultura china. Ella misma enfatiza que pese a sus raíces occidentales, es china en su corazón, toda vez que su familia se aferró a los usos y costumbres tradicionales.

Esta escritora nacida en París, Francia, creció en el barrio de Chinatown en Los Angeles, California. El contacto con su abuela y las historias de esta, la llevaron a profundizar en algunos aspectos muy concretos de la cultura china previa al Kuomintang.

Snow Flower and the Secret Fan[1] es su obra más conocida. El eje central de la novela es un aspecto de la China feudal, la utilización del Nu Shu, un lenguaje caligráfico encriptado, utilizado por las mujeres como medio de expresión entre ellas para crearse una libertad relativa respecto a la sociedad masculina, pero también como una vía de escape para canalizar sus emociones. La tradición oral china registra que el Nu Shu se mantuvo en secreto por alrededor de un siglo. Actualmente el gobierno chino mantiene abierta una escuela de Nu Shu en Puwei.

La trama de la novela de Lisa See se lleva a cabo principalmente en la localidad de Tongkou, durante la China del siglo XIX. Las protagonistas son dos niñas, Snow Flower y LiLy, a quienes sus familias unen como laotong, una forma de amistad femenina muy íntima, o "hermandad de mujeres" según cita Zhao en un ensayo citado por Flora Bottom.[2] La relación de laotong es perenne, para encontrar al par ideal había que encontrar una serie de coincidencias entre ambas candidatas, desde el empate en sus fechas de nacimiento, a ocupar el mismo lugar en orden de nacimiento de la familia o tener el mismo tamaño de pies. Se denomina a esta unión como "matrimonio emocional".

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Traducida al español como "El abanico de seda".
  2. "Souchou: Xu Bing y el placer banal del nacionalismo", de Flora Bottom en China, perspectivas sobre su cultura e historia TII, en donde la autora se refiere a Silber, 1994 y Zhao, 1990. p420