Lisis (diálogo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lysis, en el lecito para su hijo Timokleides (siglo IV A.C).

Lisis (en griego Λύσις), también llamado Sobre la amistad, es uno de los diálogos escritos por Platón, perteneciente a la etapa socrática, y que trata sobre la naturaleza de la amistad.

Los principales personajes en el diálogo son Sócrates, el joven Lisis, Menexeno e Hipotales.

Sócrates llega a proponer varias posibles nociones acerca de la verdadera naturaleza de la amistad.

Introducción y desarrollo del diálogo (203a -213b)[editar]

El diálogo se inicia cuando Sócrates, que va de camino al Liceo, se encuentra con Hipotales. Este lo invita a que lo acompañe a la Palestra, un sitio de la ciudad dedicado a actividades de recreación que solía ser frecuentado por los jóvenes y en ocasiones por sofistas también. Sócrates al descubrir el interés de Hipotales en Lisis, que se encontraba en el lugar, accede a la invitación para así conocer a quien era amado y admirado por su interlocutor. Tanto era el amor que sentía que le dedico a Lisis poesías y canciones que el mismo compuso. Aunque ante los ojos de Sócrates ese tipo de comportamiento era errático y perjudicial para sí mismo ya que si no conseguía el amor de Lisis, quedaría en ridículo. Y es por esta observación que Hipotales le pide que lo aconseje sobre que hacer para ganar el afecto de su amado. La conversación entre Sócrates y Lisis se establece poco después de que Menéxeno tuviese que retirarse durante unos momentos. Al primer acuerdo al que llegan ambos es que un hombre para ser feliz debe ser libre de hacer lo que quiera, a diferencia de un esclavo que no tiene poder de decisión. Concuerdan también en que la libertad de Lisis está restringida por sus padres y por su maestro que delimitan sus acciones. Pero que solo es así, no por la edad que Lisis posee sino por su conocimiento limitado. Y que su padre solo podrá confiarle sus propiedades e incluso su persona, cuando vea que Lisis es suficientemente sensato para hacerse cargo de la administración. Sócrates le plantea la posibilidad de que incluso los vecinos o habitantes de Atenas podrían dejar que ellos se hicieran cargo del poder ya que si es mayor el conocimiento que una persona posee, el beneficio que se pueden obtener ha de ser mejor. Pero que en lo que respecta a los ámbitos de los que no se conoce, su posición será otra vez la de un súbdito que solo debe obedecer. En este punto Sócrates hace referencia a la inutilidad, y que como consecuencia de no ser provechoso para sí mismo o para los demás, una persona no merecería el afecto de nadie. Ya que la amistad, por lo que se entiende hasta el momento, se ve determinada por la utilidad. Entre tanto Ctesipo y su discípulo Menéxeno regresan y se sitúan en el mismo lugar de antes. A pedido de Lisis, las preguntas de Sócrates ahora son dirigidas a Menéxeno, con quien se dispone a determinar quien es amigo de quien. Si es el amante que es amigo del amado o si es que el amado es el amigo del amante, o bien si no hay diferencia entre ambos casos. Comienza así un proceso de razonamiento lógico por parte de Sócrates que hace hincapié en que las situaciones son distintas ya que; el amante muchas veces no es correspondido por aquel a quien ama y muchas otras en las que este llega a ser odiado por la otra parte. Y en caso de que ninguno de los dos ame, entonces no serían amigos. Concluyendo en que si el amante no es correspondido, no hay amistad. Pero el problema se plantea cuando se dice que el amante es el amigo, ya que de ser así por oposición podríamos pensar que el que odia es el que es enemigo, no el odiado. De este modo cabria pensar que hay quienes son amigos de sus enemigos y enemigos de sus amigos y esto según Sócrates no tiene sentido.

Bibliografía[editar]

  • Platón (2003). Diálogos. Obra completa en 9 volúmenes. Volumen I: Apología. Critón. Eutifrón. Ion. Lisis. Cármides. Hipias menor. Hipias mayor. Laques. Protágoras. Editorial Gredos. Madrid. ISBN 978-84-249-0081-6. 

Enlaces externos[editar]