Leyendas de Nicaragua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las leyendas de Nicaragua, al igual que las leyendas ticas, son un conjunto de relatos y tradiciones folclóricas de Nicaragua, ubicadas dentro del folclor narrativo popular, referidas a algún suceso maravilloso irreal, pero con huellas de realidad, donde se determinan temas heroicos, de la historia patria, de seres mitológicos, de almas en pena, de seres sobrenaturales o sobre los orígenes de hechos o lugares, los cuales se considera que realmente sucedieron y en los cuales se cree.

También se componen de historias o contamientos relacionados con lo histórico, almas en pena, magia, brujería o creencias indígenas. La mayoría de ellas, por lo general, se originan y se cuentan en los campos y pueblos, siendo éstas una de las creencias más relevantes y populares hasta nuestros tiempos; como lo son la Cegua o Sucia, el Cadejo, la Llorona, la carreta náhuatl, etc. También son recurrentes las leyendas sobre brujos que se transforman en espanto. Tienen un objetivo positivo, que, al igual que con otras leyendas de otras culturas, forman parte de la educación de la gente; otras están solamente para pasar un rato entretenido, un ejemplo son el Cadejo, la Cegua, la llorona, el Padre sin Cabeza, los duendes, etc.

Leyendas de la magia[editar]

En esta categoría solamente están las que contienen historias de espantos, brujos, brujería, fantasmas, venganza del más allá, etc. Alguno de estos, como se mencionó antes, se enfocan en mejorar la gente que le encanta la mala vida. Algunas de ellas son impresionantes, y son de mayor tradición.

El Cadejo[editar]

El Cadejo, en la narrativa Folclórica mesoamericana, es un perro espectral, de gran tamaño, ojos rojos, enorme y que arrastra cadenas; el cual suele cuidar o atormentar a los seres humanos, siendo su leyenda muy conocida en zonas rurales y también urbanas de México y Centroamerica.[1]​ En Centroamerica, se tiene la creencia que existen dos cadejos, uno blanco y uno negro. El primero es blanco y es de carácter benigno, el cual suele proteger a la gente del peligro que puede a ver en las noches; y el segundo es de color negro, quien es un espíritu maligno que se encarga de perseguir, acosar y matar a las personas. En general, estos cadejos suelen aparecerse a los borrachos tunantes. Se dice que ambos cadejos son enemigos, que, al encontrarse ambos frente a frente, entablan una fiera lucha sangrienta.

En Nicaragua, en tanto, se afirma que son varios cadejos. La creencia nicaragüense afirma que al Cadejo Blanco no hay que hacerle daño, de lo contrario este se defenderá haciéndose más grande, o comportándose como el Cadejo Negro, para luego matarla brutalmente. Por otro lado, está el Cadejo Negro, el cual ataca a cualquiera que se cruce, este se les abalanza, los golpa y los derriba, aunque jamás los muerde; dejándolos en un estado de idiotez, además de que también ocasiona fiebre a la víctima hasta que finalmente muere.[2][3]​ A menudo la lucha de ambos cadejos, el blanco y el negro, es vista como la «lucha entre bien y el mal».

La Cegua[editar]

La Cegua es también unos de las leyendas más populares en el país, la cual es una creatura con mayor tradición y también es conocida como Segua o Tzegua. Según la leyenda, es un ser que se le aparece únicamente a los hombres mujeriegos o infieles bajo la forma de una hermosa muchacha y de cuerpo voluntuoso, donde podía conquistar a los hombres; junto con un camisón o vestido negro y, según otras versiones, un delicado velo. Suele aparecerse a los jinetes (obviamente si son mujeriegos), a quienes le pediría que la lleven y la suban a su caballo, para luego, después de un rato de cabalgar, transformarse en un monstruo con cabeza de caballo. El término «cegua» es de uso predominante para referirse a esta creatura en Costa Rica y Nicaragua, mientras que en otros países de Hispanoamerica es llamada con otros nombres (como Xtabay o Macihuatli en México, Siguanaba en Guatemala y El Salvador y Sucia en Honduras), con ligeras variaciones de la leyenda.[4]

En Nicaragua, por su parte, se cree que cualquier mujer puede ser una cegua a través de brujería y así lograr un objetivo de venganza hacia los hombres mujeriegos y trasnochadores. Cuando el trasnochador no es precavido, la Cegua primero lo emboscaria, jugando con él, para luego morderle la mejilla y marcarlo como un infiel. Pero no lo mata, dejando que su víctima huya despavorida mientras que queda demasiado loco y asustado. Cuando son encontrados por alguien, se les nota la cara asustadas y con los ojos sobresaltados; los otros, que antes eran fuertes y trabajadores, quedan inútiles para toda la vida. De ahí surge el dicho popular "anda jugado de Cegua", que también se utiliza para referirse a la gente tonta. Hay otras versiones que dicen que la Cegua también es vista en los ríos, principalmente en el río colorado, dando la espalda para luego, al acercarse su víctima, voltearse y mostrar una cabeza descarnada de caballo.

Toma tu teta[editar]

En el departamento de León, surge una versión equivalente a la Cegua, que entre los leonenses la llaman "Toma tu teta". La leyenda cuenta que el espíritu de una mujer que nacio en una familia rica siendo hermafrodita. Por sus rasgos masculinos, era rechazada por los hombres y siempre quedaba con la ilusión de encontrar a alguien que la quisiera. Otra versión, que sería una parodia de la llorona, cuenta que fue una mujer que perdió a su hijo y siempre andaba deseando tener los pechos extremadamente grandes.[5]​ No se sabe el motivo de su muerte, pero se dice que ella ronda por las calles en busca de alguien de un hombre para luego ofrecerle una de sus tetas y decir o gritar: "Toma tu teta" y sin parar. Es uno de los fantasmas más temidos. En otros lugares también es llamada la Sucia, a quien se le describe como una mujer alta, delgada, el pelo largo, blanco y grasoso, arrugada y con unas tetas hasta los rodillas. Sus víctimas favoritas son los donjuanes, a quienes se les aparece en la forma de la amante del que presume de sus conquistas amorosas, para luego atormentarlo hasta la locura.

La Llorona[editar]

La leyenda de la llorona también se cuenta en Nicaragua; de la llorona se cuentan muchas historias. Una versión dice que es el alma en pena de una mujer que se le cayó su hijo en un río mientras ésta lavaba ropa en un río, y que su alma vaga llorando en su búsqueda. Hay otra versión que cuenta que, asimilandose con la variante mexicana, fue una mujer indígena que se había enamorado de un español, el cual la había abandonado al estar embarazada. Este se fue a España dejándola destrozada. Entonces, dolida y enojada, cuando nació el niño, decidió tirarlo a un río. Pero pronto comenzó a escuchar la voz de su hijo diciendo "¡Ay madre!" varias veces hasta enloquecerla y condendandola a vaga por la eternidad llorando arrepentida por su pecado.[6]

La Mocuana[editar]

La Mocuana es también otra leyenda de Nicaragua, que se cuentan en algunas regiones. Se dice que esta fue víctima del falso amorío de un español, a quien le había mostrado el oro que ocultaba el padre de esta en una cueva. Este, al revelar lo que en verdad sentía y amaba, la encerró en la cueva, pero ella logró escapar por otra salida ya que conocía muy bien la zona. Desde entonces se convirtió en un espíritu vengativo que asusta a hombres y a los extranjeros.[7]

Referencias[editar]

  1. Sánchez Mora, Alexander (2012). «El Cadejos sí existe: aportes folclorísticos a la lexicografía». Kañina, revista de Artes y Letras (Editorial de la Universidad de Costa Rica) (XXXVI): 215-221. ISSN 0378-0473. Consultado el 16 de junio de 2019. 
  2. admin, Author. «El Cadejo». Leyendas Urbanas. Consultado el 2019-12-03. 
  3. «El Nuevo Diario». El Nuevo Diario. Consultado el 2019-12-04. 
  4. «Tinta Fresca: Juro que vi a la Segua - AMP - La Nación». www-nacion-com.cdn.ampproject.org. Consultado el 2 de diciembre de 2019. 
  5. Prensa, Webmaster La (03 de marzo de 2006). «Toma-tu-Teta». La Prensa. Consultado el 3 de diciembre de 2019. 
  6. La llorona en Nicaragua
  7. La Mocuana / Leyenda de Nicaragua / SR.MISTERIO, consultado el 2019-12-07