Leyendas de Guatemala

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Siguanaba, Leyenda

Dentro de las leyendas de Guatemala y como toda región centroamericana se relata las aventuras y desventuras de personajes físicos y metafísicos correspondientes a personas, animales o cosas quienes, aunados a la mitología maya en el sincretismo indígena, se presentan más que para entretenimiento como una forma de educar a los oyentes y rectificar caminos mal trazados.

La riqueza cultural de su pueblo permite una diversidad de leyendas características de cada región. Así, son diferentes las leyendas del norte como las del sur, las de oriente como de occidente y quienes agregan variantes a las leyendas generales del país como La Llorona, El Cadejo y la Siguanaba.[1]

La etimología de la palabra leyenda proviene del verbo latín “legenda” cuyo significado puede ser “lo que has de leer”. La leyenda, también es considerada como un relato de transmisión oral o escrita sobre un hecho legendario.

Según la literatura, los orígenes de la leyenda se remontan a la llegada de la Edad Media, es ubicada dentro de la literatura oral y el cancionero popular, donde los poetas y escritores acudían para tomar los elementos mitológicos y reelaborarlos artísticamente. Acontecimientos como el saqueo de Troya por los aqueos son los que dan lugar a leyendas que se escriben dentro de la literatura en forma de epopeya. Durante esta época, se acostumbraba en los conventos a leer los relatos sobre la vida de los santos y mártires. Posteriormente, la lectura de leyendas -como eran denominados esos relatos- trascendió el ámbito de lo religioso e incursionó en la vida profana, con temas relativos a hazañas o hechos históricos.

Tras varios siglos de ser parte de los bienes acumulados por tradición e ignorada por la cultura académica, la leyenda recupera con el romanticismo su peso literario, los escritores del siglo XIX tomaron como referencia temas medievales en busca de una tradición o folclore, a modo de manifestación cultural de los pueblos; la leyenda pasa a ser, entonces, cultura de los pueblos con la ayuda de renombrados escritores, el género cobra nueva vigencia.

Elementos participantes[editar]

Los elementos participantes en el las leyendas de Guatemala son los siguientes:

Nahuales y protectores[editar]

Un nahual, es un espíritu protector que cada persona trae desde su nacimiento. Éste se encargará de guiarlo mostrándosele en sueños y del cual tomará las características, por ejemplo, si un hombre tuviese de nahual un tigre, será ágil, agresivo e intuitivo.

Quienes resultan tener mayor conexión con sus nahuales son los brujos o chamanes, pues ellos usan este poder para ayudar a su comunidad quienes además pueden tomar la forma de su nahual.

Los espantos[editar]

Así se les conoce a los seres inmateriales descritos como espíritus de los difuntos que o bien sorprende a las personas o los aconsejan y ayudan en determinadas ocasiones. Sobre este tema existen infinidad de leyendas en los que se incluyen familiares, amigos, personajes de la comuna (como la de un alcalde) y hasta personajes de talla nacional como expresidentes.

Los encantos[editar]

Un Encanto, es un lugar donde vive algún espíritu generalmente maligno o con conexiones diabólicas que ofrece dinero a los hombres y mujeres a cambio de entregar a sus hijos o a cierta cantidad de personas para que "se los gane" y pasen al sufrimiento eterno; este pacto es similar a vender su alma al diablo.

Generalmente estos encantos están situados en lugares remotos donde aún es virgen la montaña y llama la atención de las personas haciendo ruidos de animales y que se manifiesta regularmente en carnes de una serpiente enorme.

Animales[editar]

Los animales también forman parte del vulgo popular, entre los personajes más famosos podemos mencionar a El Cadejo, El Mico Brujo, El Caballo negro, etc. Estos animales tienen diferentes funciones, algunos ayudan a la gente cuidándoles o dándoles consejo y otros perjudican los hogares con maldiciones o ganándose a familiares y amigos.

Entierros[editar]

Los entierros son tesoros escondidos por personajes famosos de la época o bien, joyas mayas ocultas que se entregan a una persona especial o con necesidades económicas urgentes. Las personas sueñan al personaje o ven que la ubicación del mismo brilla o les llama, cuando buscan encuentran los tesoros en monedas u objetos de oro o bien utensilios valiosos. Estos son benignos y no requieren nada a cambio más que no se le cuente a nadie el secreto ya que de ser así, el tesoro terminará en carbón o en alguna plaga como gusanos.

Lugares[editar]

Existen además, leyendas sobre el origen de lugares en especial. La leyenda del Origen del Lago de Atitlán "...Y después de consultar entre sí, contestaron: Está bien, hermano. La mitad de la laguna es tuya, tuya será la mitad de los frutos, los patos, cangrejos y pescados, la mitad de las espadañas y las cañas verdes. Y así también juntará la gente todo lo que mate entre las espadañas..." la cual refiere la división entre éste y Panajachel que viene siendo el mismo lago.

En general[editar]

Cada lugar, región y pueblo, posee una leyenda autóctona que no se da en otro. Sin embargo y con alcance nacional (por supuesto que con su respectiva variante) existen leyendas que todo mundo conoce: El Cadejo, El Sombreron, La Siguanaba, La Llorona, el Sacerdote sin cabeza y muchos otros más.[1]

Leyendas populares en Guatemala[editar]

El Cadejo[editar]

(Lara Figueroa C. , 2005) Es el acompañante idóneo de las personas que son atacadas por la soledad y la aflicción y tratan de olvidar sus penas con el alcohol y no se le separa hasta lograr alivianar su dolor o su pena o hasta ganarlo con una muerte repentina.

Es un espíritu protector que se presenta como un perro negro con casquitos de cabra, ojos y aliento de fuego. Es el personaje que persigue y protege a los “bolos”. Se dice que este ser maligno los acompaña, pero si llega a lamerles la boca, los sigue por nueve días y no los deja en paz hasta que mueren. Entonces se lleva su alma.

La Llorona[editar]

Cuentan las historias, sobre una mujer vestida de negro que deambula por las noches cerca de los lugares oscuros en donde hay agua que corre o los ríos. Doña María de los remedios, es una desdichada mujer que, por amor prohibido, ahogó a su hijo recién nacido en las aguas de un río. Desde ese momento se encuentra condenada a vagar por las calles, campos y ríos de las ciudades en busca de la tumba de su hijo.

Con gritos suplicantes, largos y agudos asusta a las personas, cuando llora lejos significa que está cerca y cuando lo hace de cerca significa lo contrario. Cuentan las historias que quienes la han escuchado ya no pueden caminar, su paso se hace más pesado y lento y sienten un aire tan frio, con la presencia de este ser sobrenatural, que casi les paraliza el corazón.

La Siguanaba[editar]

El nombre del personaje refiere a los siguanes o barrancos en donde mata a sus víctimas. Según se relata todos los trasnochadores están propensos a encontrarla, persigue con más insistencia a los hombres enamorados y donjuanes que presumen sus conquistas amorosas; les aparece en cualquier tanque de agua a altas horas de la noche. Se le ve bañándose con instrumentos de oro (peine y guacal) y su bello cuerpo trasluce a través del camisón.

El hombre que la mira se vuelve loco por ella, entonces la siguanaba lo llama y se lo lleva hasta que cae por un barranco.

El Sombrerón[editar]

De acuerdo con los relatos el Sombrerón es un personaje de una estatura pequeña, del tamaño de un dedo de la mano y puede caber escondido bajo una almohada. Viste de negro con un cinturón muy brillante, usa un sombrero grande y unas botas con tacones que hacen ruido al caminar.

También es conocido como “tzitzimite” y según las historias le gusta subirse a los caballos y hacerles nudos en la cola y las crines, nudos minuciosos y cuesta mucho deshacerlos, los caballos quedan muy ariscos después de ser montados por el Sombrerón y es muy difícil que una persona pueda acercárseles.

También, al Sombrerón le agrada perseguir a las mujeres de cabello largo y ojos grandes, las persigue por todas partes y les baila y canta con su guitarra de cajeta, no las deja comer ni dormir. Es un espíritu doméstico y solo les causa daño a las personas para defenderse.

La Tatuana[editar]

Es una mujer bella y joven que aparece por los pueblos y ciudades, con grandes ojos celestes y conocedora de todas las cosas de amor. Coloca en un pequeño cuarto una venta de hechizos de amor con los que liga a hombres y mujeres. Al causar tanto alboroto en el pueblo, es capturada y llevada a la cárcel del pueblo donde se instala con su venta. Cuando está en la cárcel saca un pedacito de tiza o un carbón, pinta un barquito en la pared, se sube a él y sale volando por los barrotes de la prisión y se aparece haciendo favores de amor en otro pueblo o aldea.

El Xocomil[editar]

El lago de Atitlán encierra muchas historias y misterios escalofriantes sobre seres sobrenaturales que describen los elementos formadores de este lugar.

El Xocomil es la fuerza del amor de un joven por una señorita que, en su esfuerzo por conquistarla, se convierte en un enérgico remolino para poder verla todos los días al atardecer.

El carruaje de la muerte[editar]

Cuentan desde tiempos inmemoriales que después de la hora de las ánimas, a las ocho de la noche, sin que nadie se acuerde de haberlo visto, se escucha en el empedrado de las calles el rodar de las chillantes ruedas del carruaje de la muerte, que guiado por negros caballos va en busca de las almas de los muertos.

El hombre del más allá[editar]

Cuenta la historia de dos mujeres, madre e hija de recursos escasos y trabajos sencillos; la hija vivía con el deseo de llegar a ser una mujer de sociedad y tramaba la forma de tener dinero sin esfuerzo alguno. Una noche la hija estuvo a punto de cumplir su sueño, pero por el egoísmo y la ambición del dueño del dinero enterrado en secreto, la condenó por la eternidad y perdió la oportunidad de obtener su sueño. Anteriormente, se acostumbraba a esconder los ahorros, enterrándolos y al morir la persona, sólo ella se llevaba el secreto de la ubicación del mismo, así que al descubrir el dinero la señorita y ver sus malas intenciones el alma la condenó por la eternidad.

El señor de los cerros[editar]

Cuentan las historias sobre un personaje que protege todas las fuentes, nacimientos de agua, árboles y animales habitan en los cerros. Los considera y cuida porque son suyos. Le agrada que cada persona que llegue al cerro le pida permiso antes de tomar algo de aquel lugar.

La tejedora y el colibrí[editar]

Cuenta la leyenda, sobre un joven que se enamoró de una señorita, al verla se quedó admirando y contemplando la belleza de ella. El joven utilizaría toda su astucia e ingenio, que un día heredaron sus ancestros, para enamorar a esta joven, convirtiéndose en un ave de hermoso plumaje, un colibrí, que terminó posándose sobre el tejido y convirtiéndose en parte del mismo.

Kapracán y los volcanes[editar]

Nos narra la historia sobre los gigantes que habitaron en suelos guatemaltecos, Kapracán era un gigante bondadoso y trataba de ayudar a los demás humanos a sobrevivir. A cambio de su ayuda, lo único que pedía eran tortillas de maíz, así como sus jícaras de atol de elote. También se encargaba de mover las montañas de un lugar a otro, al mover la tierra causaba muchos problemas y el Corazón del Cielo envió a atarlo con cadenas dentro del volcán de Tajumulco. Relata el autor, que desde entonces, cuando se mueve hay fuertes terremotos y temblores en Guatemala.

La misa del cura sin cabeza[editar]

Cuenta la historia que en el altar mayor de una iglesia aparece un cura revestido con capa pluvial ofrendando misa y repartiendo oro entre los pobres. Pues como castigo y ambición perdió la cabeza en la búsqueda de oro y riquezas en su vida terrenal.

Existen infinidad de relatos sobre leyendas en Guatemala, pertenecientes a regiones o grupos sociales específicos, cada uno tan maravilloso como el otro.

Referencias[editar]

  1. a b «Las 5 leyendas más famosas de Guatemala | KissFM 97.7». Kiss FM. Consultado el 17 de marzo de 2017. 
  • Por los Viejos Barrios de la Ciudad de Guatemala, Celso Lara, 1995
  • Leyendas de Guatemala, Miguel Ángel Asturias. Biblioteca Asturias, 1998.
  • Lara Figueroa, C. (2005). Colección Magia y Misterio de Guatemala: Prensa Libre / Celso Lara . Empresa eléctrica de Guatemala/Prensa Libre. Guatemala
  • Parra Vara, P. (1994). Gran diccionario enciclopédico de Agostini, volumen 6. En P. Parra Vara, Gran diccionario enciclopédico de Agostini, volumen 6 (pág. 3649). Planeta-De Agostini. Barcelona

Enlaces externos[editar]