Ley de Koomey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Computaciones por kWh, de 1946 a 2009

La ley de Koomey describe una tendencia de largo plazo en la historia de equipamiento computacional. El número de computaciones por joule de energía disipada se ha venido doblando aproximadamente cada 1,57 años. Esta tendencia ha sido extraordinariamente estable desde los 1950s (R2 de más del 98%) y de hecho ha sido un poco más rápida que la ley de Moore. Jonathan Koomey articuló la tendencia como sigue: «Para una carga computacional fija, la cantidad de batería que necesitas caerá por un factor de dos cada año y medio».[1]

Implicaciones[editar]

Las implicaciones de la ley de Koomey es que la cantidad de la batería requerida para una carga computacional fija caerá por un factor de 100 cada década. Como los dispositivos devienen más pequeños y más móviles, esta tendencia puede ser aún más importante que las mejoras en poder de procesamiento crudo para muchas aplicaciones. Aún más, los costos de energía están deviniendo en un factor creciente en la economía de centros de datos, aumentando aún más la importancia de la ley de Koomey.

Historia[editar]

Koomey era el autor principal del artículo en Anales de IEEE de la Historia de la Computación que primero documentó la tendencia.[1]​ Más o menos al mismo tiempo, Koomey publicó una pequeña pieza sobre esto en Espectro de IEEE.[2]

Fue discutida aún más en MIT Technology Review,[3]​ y en una publicación en el blog “Economía de la Información” y en El Economista on-line.[4]

La tendencia era anteriormente conocida para procesadores de señal digital, y era conocida ahí como "ley de Gene". El nombre provenía de Gen Frantz, un ingeniero eléctrico en Texas Instruments. Frantz había documentado que la disipación de potencia en DSPs había sido reducido a la mitad cada 18 meses, sobre un periodo de 25 años.[5][6]

El fin de la ley de Koomey[editar]

Por la segunda ley de la termodinámica y el principio de Landauer, la informática irreversible no puede seguir haciéndose más eficiente energéticamente para siempre. Al 2011, los ordenadores tienen una eficacia computacional de aproximadamente 0,00001%.[7]​ Suponiendo que la eficacia energética computacional continuará doblándose cada 1,57 años, el límite Landauer será alcanzado en 2048. Así, después del 2048, la ley ya no podrá mantenerse.

El principio Landauer no es aplicable a la informática reversible, aun así la eficacia computacional todavía está acotada por el teorema de Margolus–Levitin y el principio de Landauer, el cual limita la validez de la ley de Koomey por los próximos ~125 años.[8]

Véase también[editar]

  • Dennard scaling
  • Límites a computación
  • La ley de Moore
  • Rendimiento por vatio

Referencias[editar]

  1. a b Koomey, Jonathan; Berard, Stephen; Sanchez, Marla; Wong, Henry; (29 de marzo de 2010). «Implications of Historical Trends in the Electrical Efficiency of Computing]». IEEE Annals of the History of Computing 33 (3): 46−54. ISSN 1058-6180. doi:10.1109/MAHC.2010.28. 
  2. Outperforming la ley de Moore
  3. Greene, Kate (12 de septiembre de 2011). «A New and Improved Moore's Law». MIT Technology Review. 
  4. Poder computacional - Una ley más profunda que Moore?
  5. CRC Prensa
  6. Frantz G.
  7. «Tikalon Blog by Dev Gualtieri». Tikalon.com. Consultado el 2 de julio de 2015. 
  8. (n.d) (marzo de 2012). «Borrar información produce calor». Noticias de la Ciencia y la Tecnología. Consultado el octubre de 2018. 

Lectura adicional[editar]