Ley Antiterrorista (Chile)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Ley 18.314, que determina conductas terroristas y fija su penalidad,[1]​ más conocida como Ley antiterrorista, es una ley chilena que tiene por objeto tipificar conductas o delitos terroristas y establecer penas más graves que los delitos comunes. Fue aprobada por la Junta Militar de Gobierno y promulgada por Augusto Pinochet el 16 de mayo de 1984, siendo publicada en el Diario Oficial el 17 de mayo del mismo año.[1]​ Ha sido objeto de reformas parciales en 1991,[2]​ 2002,[3]​ 2003,[4]​ 2005,[5]​ 2010,[6]​ y 2011.[7]

Desde 2010, establece que constituyen delitos terroristas los de homicidio, lesiones, secuestro, sustracción de menores, los de envío de cartas o encomiendas explosivas, los de incendio y estragos, las infracciones contra la salud pública y el descarrilamiento, siempre y cuando el hecho se cometa con la finalidad de producir en la población o en una parte de ella el temor justificado de ser víctima de delitos de la misma especie, sea por la naturaleza y efectos de los medios empleados, sea por la evidencia de que obedece a un plan premeditado de atentar contra una categoría o grupo determinado de personas, sea porque se cometa para arrancar o inhibir resoluciones de la autoridad o imponerle exigencias.

La aplicación de esta ley ha sido muy criticada, en especial, en el contexto de los enfrentamientos en la Araucanía entre Carabineros y la población de origen mapuche, ya que hay grupos que señalan que los acusados por delitos contemplados en esta ley, en realidad no han cometido ningún acto que pueda ser tipificado como terrorista.

Historia[editar]

El castigo a los actos terroristas está consagrado, antes que todo, en la Constitución, donde se califica al terrorismo “por esencia” como contrario a los derechos humanos. La Carta Fundamental dispone además que los responsables de estos delitos quedarán inhabilitados por un plazo de 15 años para ejercer cargos públicos o, incluso, para ser rector o director de un establecimiento educacional o ejercer funciones de enseñanza.

Quienes sean condenados por actos terroristas tampoco podrán ser –durante el periodo de 15 años- propietarios de un medio de comunicación social, ser su director o administrador ni tampoco en él funciones de difusión de opiniones o informaciones. También se les prohíbe ser dirigentes de organizaciones políticas, vecinales, profesionales, empresariales, sindicales, estudiantiles o gremiales.

La Ley Antiterrorista en Chile se creó, promulgó y aplicó en 1984 durante la dictadura militar. Posteriormente, ha sido objeto de cambios, el último realizado el 2011.

Reformas de 2010 y 2011[editar]

Una Comisión Mixta de senadores y diputados (el 2011) resolvió entre ambas cámaras del Congreso en torno a las modificaciones que el Ejecutivo introdujo a la denominada Ley Antiterrorista, modificaciones que se emprendieron con el objeto de terminar con la huelga de hambre de comuneros mapuches en el sur de Chile.

El informe final fue aprobado por unanimidad en el Senado y en la Cámara de Diputados tuvo el voto favorable de 81 legisladores, nueve votos en contra y diez abstenciones.

Los principales cambios aplicados a la legislación contra delitos terroristas fueron los siguientes:

  • Se introdujo un artículo que impide juzgar a menores de 18 años por la Ley de Conductas Terroristas, sino por la de Responsabilidad Penal Juvenil, aunque se establece como agravante de delitos terroristas, el actuar en compañía de menores de edad.
  • Se elimina la presunción de dolo terrorista respecto a todo delito cometido mediante artificios explosivos o incendiarios, armas de gran poder destructivo, medios tóxicos y otros (el dolo debe ser probado).
  • Se reducen las penas para los delitos de incendio cuando éstos constituyan conductas terroristas.
  • Se garantiza el derecho de los acusados a que se contrainterrogue a los testigos y peritos protegidos que hayan declarado en su contra.
  • Se exime de responsabilidad penal el desistimiento de la tentativa de cometer algún delito terrorista, siempre que se revele el plan y las circunstancias del mismo.
  • Se aumentan las penas al financiamiento del terrorismo al rango entre 541 días a 5 años y 1 día de presidio.
  • Respecto al proyecto que restringe la competencia de los tribunales de justicia militar, traspasando todas las causas que afectan a civiles en dichas cortes a la justicia ordinaria, éste también fue aprobado por el Congreso.

Contenido[editar]

Concepto de delito terrorista[editar]

La Real Academia Española define la palabra “terrorismo” como la «dominación por el terror; sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir el terror».

Desde 1984 existe en Chile una ley que sanciona las conductas terroristas, así como también la colaboración con este tipo de actividades. Originalmente en el marco de la ley se entendía como delito terrorista los que afectaren la integridad física de una persona y aquellos que tenían como objetivo el acto de provocar terror en la ciudadanía o en individuos: «Cometen delito terrorista los que atentan en contra de la vida o integridad del Jefe de Estado, su cónyuge, ascendientes y descendientes” (Ley 18.314, 1984). Entre los otros puntos que indica, están los atentados contra altos mandos militares, senadores, diputados, gobernadores, alcaldes, jueces, arzobispos, obispos, vicarios, contra los coches y aeronaves presidenciales y, como último punto, contra la población en general.

En materia de lavado de activos y financiamiento del terrorismo, Chile ha dado pasos importantes en los últimos años. La Ley 19.906 del año 2003 modificó la Ley Antiterrorista para tipificar y sancionar el delito de financiamiento terrorista, respondiendo así al Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1999 y suscrito por Chile el 2 de mayo de 2001. Lo anterior, se vio reforzado por la resolución 1373 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dictada en 2001 tras los ataques a las Torres Gemelas en Estados Unidos, que instaba a los estados miembros de la ONU a que «prevengan y repriman la financiación de los actos de terrorismo». En esa misma línea, el mismo año 2003, se publicó la Ley N.º 19.913 que creó la Unidad de Análisis Financiero (UAF) como servicio público descentralizado, con el objeto de prevenir e impedir la utilización del sistema financiero y otros sectores de la actividad económica en la comisión de delitos de lavado de activos, los que anteriormente solo eran considerados en la legislación chilena en los casos de tráfico de drogas.

Posteriormente, en el marco de esta ley, se estableció como “terroristas” los delitos de homicidio, lesiones, secuestro (encierro, detención, retención de una persona en calidad de rehén y/o sustracción de menores), envío de efectos explosivos, incendio y estragos, las infracciones contra la salud pública y el descarrilamiento, siempre y cuando ocurran en las siguientes circunstancias:

  • Que el delito se cometa con la finalidad de producir en la población o en una parte de ella el temor justificado de ser víctima de este tipo de delitos
  • Que se cometa mediante artificios explosivos o incendiarios, armas de gran poder destructivo, medios tóxicos, corrosivos o infecciosos u otros que pudieren ocasionar grandes estragos, o mediante el envío de cartas, paquetes u objetos similares, de efectos explosivos o tóxicos
  • Que el delito sea cometido para arrancar resoluciones de la autoridad o imponerle exigencias
  • Tomadas estas consideraciones básicas, también se incluyen en la lista de actos terroristas otros delitos como:
  • Apoderarse o atentar en contra de una nave, aeronave, ferrocarril, bus u otro medio de transporte público en servicio, o realizar actos que pongan en peligro la vida, la integridad corporal o la salud de sus pasajeros o tripulantes
  • Atentar en contra de la vida o la integridad corporal del Jefe del Estado o de otra autoridad política, judicial, militar, policial o religiosa, o de personas internacionalmente protegidas, por los cargos que ejercen
  • Colocar, lanzar o disparar bombas o artefactos explosivos o incendiarios de cualquier tipo, que afecten o puedan afectar la integridad física de personas o causar daño
  • La asociación ilícita cuando ella tenga por objeto la comisión de delitos que deban calificarse de terroristas
  • Los delitos de secuestro, sea en forma de encierro o detención, sea de retención de una persona en calidad de rehén y de sustracción de menores, cometidos por una asociación ilícita terrorista, serán considerados siempre como delitos terroristas

Si bien el Estado ha puesto énfasis en hacer entender a la ciudadanía qué se entiende por terrorismo, terrorista y acto terrorista, en Chile los conceptos son algo ambiguos. Se entienden por “acto terrorista” los delitos de homicidio, lesiones, secuestro (encierro, detención, retención de una persona en calidad de rehén o sustracción de menores), envío de efectos explosivos, incendio y estragos, las infracciones contra la salud pública y el descarrilamiento (Ley 18314, 2010).

Entre las últimas modificaciones que sufrió la norma se incorporó un artículo que especifica que aquella persona que «solicite, recaude o provea fondos con la finalidad de que se utilicen en la comisión de cualquiera de los delitos terroristas» mencionados anteriormente, será sancionada con pena de presidio.

Reformas[editar]

  • Ley N.º 19.027, que modifica ley N.º 18.314, que determina conductas terroristas y fija su penalidad.[2]
  • Ley N.º 19.806, normas adecuatorias del sistema legal chileno a la reforma procesal penal.[3]
  • Ley N.º 19.906, que modifica la ley N.º 18.314 sobre conductas terroristas, en orden a sancionar más eficazmente la financiación del terrorismo, en conformidad a lo dispuesto por el Convenio Internacional para la represión de la financiación del terrorismo.[5]
  • Ley N.º 20.074, que modifica los Códigos Procesal Penal y Penal.[4]
  • Ley N.º 20.467, que modifica disposiciones de la Ley N.º 18.314, que determina conductas terroristas y fija su penalidad.[6]
  • Ley N.º 20.519, que modifica disposiciones de la Ley N.º 18.314 y otro cuerpo legal, excluyendo de su aplicación a conductas ejecutadas por menores de edad.[7]

Críticas[editar]

La ley antiterrorista ha recibido críticas en los últimos años por su aplicación en relación con los atentados cometidos en la zona de la Araucanía. Ésta comenzó a aplicarse a personas mapuches o relacionadas con el conflicto mapuche, desde 2001.[8]

Tal uso ha sido cuestionado en 2003, 2009 y 2013 por relatores especiales de derechos indígenas y, asimismo, órganos de las Naciones Unidas, en distintas instancias, han manifestado su preocupación por este tema, en 2004, 2007 y 2009.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Ministerio del Interior de Chile (21 de junio de 2011), «Ley N.º 18.314: Determina conductas terroristas y fija su penalidad», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  2. a b Ministerio del Interior de Chile (24 de enero de 1991), «Ley Nº 19.027: Modifica ley Nº 18.314, que determina conductas terroristas y fija su penalidad», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  3. a b Ministerio de Justicia de Chile (1 de junio de 2002), «Ley Nº 19.806: Normas adecuatorias del sistema legal chileno a la reforma procesal penal», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  4. a b Ministerio de Justicia de Chile (14 de noviembre de 2005), «Ley Nº 20.074: Modifica los Códigos Procesal Penal y Penal», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  5. a b Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile (13 de noviembre de 2003), «Ley Nº 19.906: Modifica la ley Nº 18.314 sobre conductas terroristas, en orden a sancionar más eficazmente la financiación del terrorismo, en conformidad a lo dispuesto por el Convenio Internacional para la represión de la financiación del terrorismo», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  6. a b Ministerio del Interior de Chile (21 de junio de 2011), «Ley Nº 20.467: Modifica disposiciones de la Ley Nº 18.314, que determina conductas terroristas y fija su penalidad», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  7. a b Ministerio de Justicia de Chile (21 de junio de 2011), «Ley Nº 20.519: Modifica disposiciones de la Ley Nº 18.314 y otro cuerpo legal, excluyendo de su aplicación a conductas ejecutadas por menores de edad», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 21 de febrero de 2015 .
  8. a b Los problemas de Chile y su ley antiterrorista (BBC Mundo)

Enlaces externos[editar]