Corrección política

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Lenguaje políticamente correcto»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Corrección política o lo políticamente correcto es un concepto utilizado para describir lenguaje, ideas políticas o comportamientos con que se procura minimizar la posibilidad de ofensa hacia grupos étnicos, culturales o religiosos. El término se aplica también en un sentido más amplio para describir la afiliación con la ortodoxia política o cultural; en forma similar, describe aquello que podría causar ofensa o ser rechazado por la ortodoxia política o cultural de un determinado grupo.

La locución y su uso es altamente polémico; suelen utilizarlo en sentido peyorativo o irónico quienes manifiestan su preocupación de que el discurso público, la ciencia o los ámbitos académicos puedan estar dominados por puntos de vista excesivamente acríticos con determinados postulados.

Antecedentes filosóficos[editar]

El movimiento del lenguaje políticamente correcto tiene sus bases filosóficas en el antidualismo y por tanto se sitúa en contra de la concepción del conocimiento como universal, objetivo e independiente del contexto. Por otro lado, se basa en la hipótesis de Sapir-Whorf según la cual el lenguaje actúa como creador de realidades y no sólo como herramienta descriptiva. Por tanto, el lenguaje es entendido como equiparable a la acción, y con base en su capacidad constructiva se convierte en una herramienta de exclusión social de minorías en manos de los poderosos, ya que estos controlan los medios a través de los cuales se difunde el mensaje, la información, y se modifican las realidades. Por tanto, el movimiento del lenguaje políticamente correcto considera que, si se llegasen a modificar los términos “clásicos” impregnados de connotaciones, se podrían llegar a cambiar las ideas preconcebidas y, como consecuencia, conseguir una mayor integración de los grupos con poco poder social. Esta concepción del lenguaje pone en duda el propio concepto de la verdad, ya que —como dice S. Fish, importante representante de este movimiento— no existe distinción entre el reflejo del mundo real y los juicios, por lo tanto toda descripción constituye en sí misma una interpretación de la realidad, detrás de la cual se esconde una valoración.

Historia[editar]

Uno de los primeros usos conocidos de la expresión en la forma «no es políticamente correcto» proviene de la Corte Suprema de Estados Unidos en el caso Chisholm v. Georgia de 1792, donde claramente refiere que la frase citada no era lingüísticamente correcta debido al estado político del país en aquel entonces. El término «corrección política» proviene del Marxismo-Leninismo y describe a la línea partidaria apropiada. Luego, se adoptó con significados relacionados en algunos partidos de la izquierda política de Estados Unidos. Un ejemplo citado por Ruth Perry es en 1970: «Un hombre no puede ser políticamente correcto y también chauvinista»; este ejemplo ilustra el uso posterior del término enfocado en temas de género e identidad más que de ortodoxia en general. Sin embargo a los pocos años el término fue redefinido por la izquierda estadounidense como una forma sátira de criticar ideas demasiado rígidas o intransigentes. De acuerdo con Debra Shultz, entre los 70 y los 80, la nueva izquierda, los movimientos feministas y los progresistas usaban la expresión «políticamente correcto» en forma irónica para referirse a su propia ortodoxia en su intento de realizar cambios sociales. De este sentido derivó su uso actual.

Ellen Willis proporciona un ejemplo del uso clásico en la izquierda estadounidense: «A comienzos de los 80, cuando las feministas utilizaban el término “corrección política” era para referirse con sarcasmo a los esfuerzos del movimiento antipornográfico de definir una "sexualidad feminista"». El uso del término se expandió desde Estados Unidos hacia muchos otros países. Por lo general, su uso tiene connotaciones despectivas, aunque algunos autores lo adoptan para describir el lenguaje inclusivo o la civilidad.

Fue después de 1980 que la expresión adquirió en EE. UU. una carga peyorativa y sarcástica con que se manifestaba que la corrección política la adoptaban sectores autodenominados progresistas pero que en la práctica sólo pretendían cambios muy superficiales en la sociedad estadounidense, o buscaban imponer un criterio único de ideas propias como "correctas" ante toda la opinión pública. En el terreno del lenguaje ocurrió la mayor sátira contra la corrección política, debido su práctica de utilizar palabras recién construidas para sustituir vocablos que podrían considerarse racistas, machistas, o socialmente ofensivos hacia algún grupo (por ejemplo, exigir el uso de «afroamericano» o de «persona con discapacitad cognitiva» para las expresiones «negro» y «retrasado mental» respectivamente).

La ironía al respecto cuestionaba que este cambio en el lenguaje no implicaba un cambio en las ideas y costumbres del grupo humano, pues la discriminación o el prejuicio no desaparecerían con sólo una nueva expresión verbal, sino que constituía una mera fórmula superficial que no modificaba la realidad sustancialmente mas inducía al autoengaño.

Otros cuestionaban que en nombre de la corrección política un grupo cultural intentase imponer el uso masivo de términos lingüísticos que en sí mismos contradecían las creencias de otro grupo (por ejemplo, la negativa de muchos sectores religiosos de usar el término «opción sexual» para referirse a la homosexualidad, pues tales grupos religiosos niegan que esta sea una “opción”). Hoy día, hay prensa y políticos neoconservadores de la derecha política de EE. UU. que suelen declararse políticamente incorrectos; pero sus adversarios los acusan de usar tal calificación sólo para justificar conductas xenófobas, machistas u homófobas.

Por tradición, la derecha estadounidense había usado este término para minimizar el impacto de ideas socialistas, a las cuales atacaba por superficiales y basadas en apariencias verbales. El fenómeno inverso de satirizar frases de líderes derechistas estadounidenses por políticamente correctas ha ocurrido también en los últimos años desde la invasión a Iraq de 2003, identificando la corrección política como un simple eufemismo o sofisma que ocultaría una realidad desagradable como la guerra misma y la muerte de soldados estadounidenses. Otro cuestionamiento de los críticos es que la corrección política podría dejar fuera del debate público diversos temas sujetos a fuertes polémicas (eutanasia, pena de muerte, prostitución) presuponiendo la existencia de un consenso que impida abordarlos de forma diferente a la fijada por un grupo cultural dominante.

Características del léxico políticamente correcto[editar]

En la lengua inglesa y más concretamente en la sociedad estadounidense las modificaciones propuestas por el lenguaje políticamente correcto actúan principalmente sobre adjetivos y sustantivos: Se pretende, en general, crear nuevos términos con un carácter más técnico y científico, y por otro lado eliminar lo referente al género. Así algunos ejemplos de este nuevo léxico son términos ya muy conocidos como «African-American» por «black» ‘negro’ o «actron» por «actor / actress» ‘actor/-riz’.

Bibliografía relacionada[editar]

  • Bethell, Tom (2006). Guía políticamente incorrecta de la ciencia. Ciudadela Libros. ISBN 978-84-934669-9-2. 
  • Horner, Christopher C. (2007). Guía políticamente incorrecta del calentamiento global. Ciudadela Libros. ISBN 978-84-96836-17-4. 
  • López Schlichting, Cristina (2005). Políticamente incorrecta. Ediciones Temas de Hoy. ISBN 978-84-8460-500-3. 
  • Alonso Barahona, Fernando (1998). Políticamente incorrecto: ensayo de pensamiento para el final del milenio. Ediciones Internacionales Universitarias. ISBN 978-84-89893-38-2. 
  • Guitart Escudero, M. Pilar (2005). Lenguaje político y lenguaje políticamente correcto en España ( con especial atención al discurso parlamentario). Servei de Publicacions de la Universitat de Valencia. ISBN. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]