Lenguaje no sexista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pancarta con la frase Ningún pibx nace machista en una marcha feminista en donde se modifica la última vocal de 'pibe' (que significa niño) por la «x», en consideración de que escribir «pibe» sería una forma de lenguaje sexista.

Las expresiones del lenguaje no sexista, lenguaje sectario o lenguaje excluyente se emplean en diversas disciplinas que investigan los efectos del sexismo y del androcentrismo en el lenguaje. El estudio de la teoría del lenguaje sexista es paralelo al del lenguaje no sexista y cae dentro del ámbito de la filosofía, la sociología del lenguaje, la antropología lingüística, la sociolingüística y la etnografía de la comunicación.

Este lenguaje intenta evitar el sesgo hacia un sexo o género social en particular. En el idioma inglés, esto incluye el uso de sustantivos que no son específicos de género para referirse a roles o profesiones, así como el abandono del pronombre he para referirse a personas de género desconocido o indeterminado.[1]​ Por ejemplo, palabras como azafata[2][3]​ son títulos de trabajo específicos de género; los términos neutrales de género correspondientes son por ejemplo auxiliar de vuelo.[4][5]​ Otros términos específicos de género, como actor y actriz, suelen ser reemplazados por el término originalmente masculino; por ejemplo, actor suele utilizarse independientemente del género.[6][7][8]​ Algunos términos, como el de chairman[9][10] en inglés, que contienen el componente -man (hombre en ese idioma), pero tradicionalmente se han usado para referirse a personas independientemente del sexo, ahora son vistos por algunos como específicos de género. [11][12]

Sexismo en el lenguaje[editar]

Se considera que existe sexismo en el lenguaje cuando el lenguaje devalúa a los miembros de un cierto género.[13]​ Las lingüistas feministas han señalado que el lenguaje sexista, en muchos casos, promueve la superioridad masculina,[14]​ ya que codifica la perspectiva de ese género. Algunos ejemplos son:

  • El uso de términos masculinos genéricos para hacer referencia a un grupo de género mixto, como la palabra hombre (en español) y mankind (en inglés) para referirse a la especie humana.
  • El uso del pronombre masculino singular como el predeterminado para referirse a una persona de género desconocido, como el he del inglés.
  • El uso de marcadores de género innecesarios que dan por hecho que ciertas profesiones son propias de un género específico, como ingeniero o médico.

Algunos enfoques consideran que el sexismo en el lenguaje afecta la conciencia, las percepciones de la realidad, la codificación y la transmisión de los significados culturales y la socialización,[13]​ según una postura determinista del lenguaje. Los investigadores han señalado la regla semántica en funcionamiento en el lenguaje del hombre como norma general.[15]​ Esto resulta en sexismo cuando el hombre se convierte en el estándar y aquellos que no son hombres son relegados a un nivel inferior.[15]​ El sexismo en el lenguaje se considera una forma de sexismo indirecto, ya que no siempre es abierto.[16]

Lenguaje sexista y de género neutro[editar]

Varios movimientos feministas en el siglo XX, desde el feminismo liberal y el feminismo radical, también incluidos el feminismo posmoderno y la teoría queer, han considerado el lenguaje en su teorización. La mayoría de estas teorías han mantenido una postura crítica sobre el lenguaje que exige un cambio en la forma en que los hablantes usan su lenguaje.[17]

Una de las llamadas más comunes es para el uso de un lenguaje neutral de género. En el caso del idioma inglés no es intrínsecamente sexista en su sistema lingüístico, sino que la manera en que se usa se convierte en lenguaje sexista y neutro en términos de género.[18]​ Al mismo tiempo, otras críticas opuestas al sexismo en el lenguaje con explicaciones de que el lenguaje es descriptivo, más que prescriptivo, e intenta controlarlo, puede ser infructuoso.[19]

Las lenguas romances como el francés[20]​ y el español[21]​ pueden verse como un reforzamiento del sexismo, en el sentido de que la forma masculina es la forma predeterminada. La palabra «mademoiselle», que significa «señorita», fue declarada desterrada de las formas administrativas francesas en 2012 por el primer ministro François Fillon.[20]​ La presión actual requiere el uso del pronombre masculino plural como el predeterminado en un grupo de sexo mixto para cambiar.[22]​ En cuanto al español, la Secretaría de Gobernación de México publicó una guía sobre cómo reducir el uso del lenguaje sexista.[21]

Los hablantes de alemán también han planteado preguntas sobre cómo el sexismo se cruza con la gramática. El idioma alemán está muy flexionado por género, número y caso; casi todos los sustantivos que denotan las ocupaciones o los estados de los seres humanos están diferenciados por género. Para construcciones más neutras en términos de género, a veces se usan sustantivos de gerundio, ya que esto elimina por completo la distinción de género gramatical en plural, y la reduce significativamente en singular.[23][24]

En el caso del idioma chino, algunos escritores han señalado el sexismo inherente a la estructura de los caracteres escritos. Por ejemplo, el carácter para el hombre está vinculado a las cualidades positivas, como el coraje y el efecto, mientras que el carácter para la esposa se compone de una parte femenina y una escoba, considerada de bajo valor.[25]

En la actualidad existen varias estrategias retóricas de lenguaje inclusivo y algunas de ellas plantean desde lo binario la implementación de duplicaciones, de hacer visible a las mujeres y en cuanto a las estrategias no binarias intervienen la desinencia masculina genérica por los morfemas: x, @ y últimamente la E y de esa forma se pretende visibilizar el tercer género en la sociedad.[26]

Términos peyorativos específicos de género[editar]

Los términos peyorativos específicos de género intimidan o lastiman a otra persona debido a su género. El sexismo se puede expresar en el lenguaje con implicaciones negativas orientadas al género,[27]​ como la condescendencia. Por ejemplo, uno puede referirse a una mujer como una «niña» en lugar de una «mujer», lo que implica que están subordinados o no están completamente maduras. Otros ejemplos incluyen lenguaje obsceno. Algunas palabras son ofensivas para las personas transgénero, como «transexual», «shemale» (ella-varón, en inglés) o «he-she» (él-ella en inglés). El mal uso intencional (asignar el género equivocado a alguien) y el pronombre «eso» también se consideran peyorativos.[28][29]

Algunos lingüistas, como George Lakoff, han señalado que ciertas palabras tienen un significado diferente de un género a otro, generalmente con matices negativos cuando se refieren al femenino. Un ejemplo de esto es el uso de tramp (inglés), que aplicado a un hombre significa «vagabundo», mientras que si se aplica a una mujer es sinónimo de prostituta. Según Castillo Fadić, esto sucede en el español de Chile con el adjetivo maduro, que dicho de hombre tiende a centrarse en una cualidad mental positiva, mientras que dicho de mujer da cuenta preferentemente de una condición física negativa.[30]​ Un caso similar es la existencia de palabras cuya versión femenina tiene connotaciones negativas, mientras que su versión masculina es positiva: considérese el uso de master y mistress.

Reforma lingüística[editar]

Algunos grupos han pedido que se haga una reforma lingüística para eliminar estos usos de las diferentes lenguas, ya sea que provengan de las instituciones que rigen el idioma (como la Real Academia Española) o de los mismos individuos. En este sentido, al 2019, la Real Academia Española no había cambiado su recomendación sobre el uso genérico del masculino, pues lo considera un término no marcado: «"los alumnos" es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones».[31]

Existen diversas propuestas que pretenden erradicar el uso sexista y androcéntrico dentro de las lenguas naturales que históricamente han estado sujetas al cambio lingüístico en el que el papel de la cultura ha tenido tradicionalmente cierto peso:

Una lengua que no se modifica sólo está entre las lenguas muertas.[32]

Las personas interesadas en promover un «lenguaje inclusivo» consideran que la tendencia de las lenguas a cambiar en su desarrollo natural a través de la historia, permite potencialmente lograr una mayor inclusión social, cuando cierta conciencia social influye sobre los cambios de las lenguas. Como señala Francesca Graziani:

«La lengua puede ser de todas y de todos: no es un sistema rígido, cerrado a cualquier mutación, sino, al contrario, el cambio está previsto en sus mismas estructuras; es un sistema dinámico, un medio (medium) flexible, en continua transformación, potencialmente abierto a escribir en él infinitos significados, y por ello prevé también la expresión de la experiencia humana femenina».[33]

Una de las propuestas en español ha sido la sustitución de la marca gramatical de género (-o, -a) por una x o @, es decir, en lugar de todas o todos, usar 'todxs' o 'tod@s', sin embargo, este uso no se ha generalizado y ha estado sujeto a controversia.[34]​ Otra propuesta es el uso de un lenguaje neutro, especialmente en textos de gran relevancia social; como ejemplo, está la revisión de la Constitución Española en enero de 2019.[35]

Crítica al lenguaje sexista[editar]

En el debate académico se discute la posibilidad de hacer un uso del lenguaje que no produzca el efecto que se denomina androcentrismo y que se conoce como sexismo. Estos efectos no deben confundirse. El androcentrismo conlleva el silencio, la omisión o la invisibilización de las mujeres, así como la ginopia. El sexismo, por otra parte, es una forma de desprecio hacia las mujeres.[32]​ Para entender la manera en que el lenguaje masculino se ha impuesto como universal y el efecto sexista y androcéntrico del lenguaje, es preciso un abordaje interdisciplinar que incluya el estudio de la relación entre poder y lenguaje.[36]

Las investigaciones sobre las relaciones entre lenguaje, pensamiento y realidad, han puesto de manifiesto la infravaloración y degradación de la mujer en el lenguaje. En concreto, se ha constatado que el universal masculino, género «no marcado» o no excluyente, en realidad lo que expresa es la subordinación de la mujer a través del lenguaje. En consecuencia, la investigación se dirige a hacer un uso inclusivo del lenguaje, en lugar del masculino no excluyente. Estas investigaciones proponen medidas que son objeto de polémica discusión en entornos académicos, en particular en torno a las conclusiones de la RAE. Las instituciones públicas, en su caso, deciden la adopción de las medidas políticas que estiman necesarias.[36]

Mercedes Bengoechea, sociolingüista, catedrática de Filología Inglesa y referente en la defensa del uso del lenguaje no sexista desde una fundamentación académica, señala con claridad las consecuencia del uso del lenguaje sexista sobre la construcción de estereotipos y sobre la identidad de cada género, y cómo ello forma parte de la estructura patriarcal de las lenguas. Así mismo, Bengoechea llama la atención sobre el hecho de que la lengua es una institución más, como otras, y por tanto, una construcción social y, como tal, sujeta a mejoras y modificaciones. En este sentido, Mercedes Bengoechea se ha significado en la defensa de la evolución del lenguaje que visibilice a la mujer, frente a las resistencias de instituciones como la RAE.[37][38]​ Señala, así mismo, la necesidad de «reivindicar los usos que se conocen como "lenguaje no sexista". Para las mujeres son necesarios como instrumento de afirmación del Yo femenino, y, para los hombres, como fórmula de reconocimiento de la alteridad, de la diferencia; sin fórmulas anti-sexistas, las mujeres desaparecemos en la lengua y los hombres acaban olvidando nuestra existencia» (Jornadas sobre micromachismos, 2014)[39][40]

El lenguaje no sexista aborda el estudio de la perspectiva de género en el lenguaje. Surgió en los años 1960 como rama del giro lingüístico en las ciencias sociales, y nace de una exigencia del feminismo para terminar con la invisibilización de la mujer en el habla y la escritura, es decir, con el androcentrismo y la ginopia:

Ginopia es miopía o ceguera a lo femenino, el no ver a las mujeres, el no percibir su existencia ni sus obras; se entiende como una omisión, generalmente no consciente, naturalizada y casi automática por lo anterior, a la realidad de las mujeres. Se habla de ginope para calificar a los sujetos o grupos u organizaciones que mantienen una práctica o patrón inveterado de omisión y exclusión, en el discurso y en la práctica, a la realidad de lo femenino o de las propias mujeres.[41]

Ludwig Wittgenstein, principal influencia en el giro lingüístico en la filosofía, propone una relación íntima entre el pensamiento y el lenguaje en Tractatus Logico Philosophicus. La teoría del lenguaje inclusivo es una contrapostura al purismo lingüístico, que forzadamente excluye e invisibiliza al género femenino del lenguaje y, teóricamente, de la cultura y de la historia del pensamiento. Igualmente desde la lingüística antropológica se propuso en su momento la hipótesis de Sapir-Whorf por la cual las categorías lingüísticas limitaban o condicionaban el pensamiento, aunque el trabajo lingüístico posterior ha criticado muy severamente estas propuestas, que en realidad hacen afirmaciones de un tipo similar a las usadas por muchos autores dentro de la crítica feminista.[42]

Uso clásico del género gramatical[editar]

La forma tradicional en que se usa el género gramatical en español está plasmado en el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia Española:

Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos. En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañía. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muchos gatos (de la referencia no quedan excluidas ni las mujeres prehistóricas ni las gatas).[43]

Propuestas hacia un lenguaje no sexista[editar]

  1. Prescindir del uso peyorativo de palabras relacionadas con la libertad sexual, como puta; con la orientación sexual, como marica, con la identidad de género, como machona; con el cuerpo, como gorda o gordo. Véase Homofobia, Transfobia, Obesofobia.[44]
  2. Evitar la cosificación de las personas. Es mejor Los pueblos nómadas se trasladaban con sus enseres de un lugar a otro, y no Los pueblos nómadas se trasladaban con sus enseres, mujeres y niños de un lugar a otro.[45]
  3. Evitar el uso de la palabra mujer como sinónimo de esposa. Es mejor La esposa de Juan que La mujer de Juan.
  4. Evitar el uso de señora o señorita, señora de..., viuda de... y utilizar el apellido de las mujeres. Se prefiere Juan Pérez y María García, y no Señor y señora Pérez.[46]
  5. Evitar formas que suponen heterosexualidad prefiriendo formas neutras como pareja, relación, cónyuge en lugar de novio o novia; marido, esposo o esposa, El alumnado puede asistir con sus parejas en lugar de Los alumnos pueden asistir con sus novias.

Evitar el uso del masculino universal

  1. Evitar el uso de la palabra hombre sustituyéndola por persona o varón según corresponda. Persona, para referirse a la especie humana, y varón para el género o sexo masculinos.[47]​ Es preferible Historia de la humanidad y Pueblos prehistóricos y no Historia del hombre y El hombre prehistórico.
  2. Utilizar los colectivos: el alumnado, la población, el personal, el electorado... En lugar de los alumnos, los habitantes, los trabajadores, los electores.
  3. Utilizar abstractos: la redacción (por los redactores), la dirección (por los directores), la legislación (por el legislador), la infancia, la juventud, la adultez, la vejez.
  4. Evitar el uso de el, los, aquel, aquellos, seguidos del relativo que con sentido general. Es mejor Quien sepa leer entre líneas lo entenderá en lugar de El que sepa leer entre líneas lo entenderá.
  5. Cambiar el sujeto. Usar la segunda persona (tú o usted) o la primera del plural sin mencionar el sujeto, en lugar de usar la tercera persona del singular. Ejemplo: Si usted posee un abono podrá viajar gratis, en lugar de El abonado podrá viajar gratis.

Visibilización de las mujeres

Cuando se habla de grupos integrados por varones y mujeres y con el objetivo de visibilizar a las mujeres, se utilizan las siguientes estrategias:

  • El desdoblamiento: junto a la forma masculina, se agrega la femenina. Ejemplos: señoras y señores, alumnas y alumnos
  • En la escritura, es frecuente abreviar el desdoblamiento usando una barra inclinada (/) y la terminación que denota el género que falta Ejemplos: señores/as, director/a.
  • Usar las formas femeninas para referirse a un grupo de personas integrado por mujeres, varones y otras identidades de género. Ejemplo: El 15M fue un movimiento que pudo convencernos de que unidas podemos cambiar las cosas.[48][49]

Visibilización de expresiones de género neutro o no binario

Un cartel que explica el lenguaje inclusivo en español, en una protesta feminista en Madrid, España.
Grafiti con un mensaje escrito en lenguaje no sexista, escrito sobre la pared de una casa del Barrio Ciudad Universitaria en Bogotá, Colombia.

Junto con la visiblización del uso del género femenino en el discurso, también se ha propuesto el uso de términos que no denoten género, utilizando para ellos diversos mecanismos. Esto permitiría no solo incorporar a grupos de personas que no necesariamente se identifican en el espectro binario masculino-femenino, como transexuales, transgéneros, intersexuales, travestis y personas que se auto-perciben con un género no binario; también permitiría mantener la intención de no comunicar el género por diversos motivos o para traducir términos de idiomas donde el género no es obligatorio.[50]

Para ello, se ha propuesto el reemplazo de las desinencias que sirven tradicionalmente para denotar el género gramatical. (usualmente «a» u «o» en el español) por otros grafemas. Dentro de los primeros usos no binarios estuvo la adopción de la arroba (@), por su forma parecida a la superposición de las letras «a» y «o» y su amplia disponibilidad en teclados; también se ha utilizado la equis («x») para reemplazar el «a» u «o» finales. El uso del asterisco («*») con los mismos fines fue promovido por el poeta Mauro Cabral.[51][52]​ Tanto en el uso de la arroba y de la equis, se utilizan también como una deliberada “desobediencia lingüística” respecto al género,[53][54][55]​ pero tienen la dificultad de que no tienen equivalentes sonoros que permitan su pronunciación y por ende, es más común en ámbitos escritos.[56]​ También tienen el problema de no adaptarse fácilmente para el uso en personas con discapacidad visual que utilizan sistemas electrónicos de comunicación (los que no reconocían estos formatos) y personas con dificultades de aprendizaje como la dislexia.[57][58]

El uso de «e» como desinencia de género neutro, en reemplazo de los específicos «a» y «o», fue propuesto al menos desde 1976.[59]​ Esta opción comenzó a expandir su uso varias décadas más tarde como alternativa al uso de la equis y de la arroba.[56]​ El uso de la «e» permitía solucionar los problemas de pronunciación de las otras alternativas, permitiendo su uso en la expresión oral, dando origen a palabras como elle, nosotres o todes.[60][61]​ A diferencia de otras propuestas, el uso de la «e» como desinencia de género neutro cumpliría con el criterio de la economía del lenguaje, respondiendo a una de las críticas que se hace al desdoblamiento de género.

El uso de palabras con desinencia de género neutro o no binario no es reconocida por la RAE, aunque en los últimos años su uso ha ido creciendo en grupos asociados al feminismo, las diversidades sexuales y de género, y en personas más jóvenes.[62][63][64]​ Sin embargo, algunos manuales de lenguaje no sexista con perspectiva feminista y grupos de feminismo radical consideran incorrecto el uso de estos términos, ya que, al carecer de la forma femenina, invisibilizan a las mujeres.[46][65]​ Otros, la aceptan solo para textos de carácter informal y con poca repercusión institucional, como por ejemplo, anuncios, correos electrónicos personales, chats, blogs informales o privados, etc.[66]

Uso de pronombres neutros

Junto con la incorporación de variables de género neutro, en diversos idiomas que tienen marcas de género gramatical se ha promovido la utilización de géneros no binarios que permitan designar a personas no binarias u otros casos donde no fuera necesario marcar el género. El uso de un pronombre neutro ha sido reclamado por personas de género no binario u otras identidades de género que no se sienten cómodas en el uso de los pronombres tradicionales, diferenciados en género masculino y femenino. Diversos expertos han indicado la relevancia del uso de pronombres adecuados como base para el respeto de la identidad, la visibilización y la aceptación de personas no binarias o transgénero,[62][67][68]​ por lo que la creación de un pronombre específico permitiría solucionar el problema de no contar con pronombres adecuados para este grupo de personas.

En el caso del idioma español, se han propuesto diversos pronombres, muchas veces como adaptaciones de los pronombres tradicionales utilizando las variantes de género neutro con arroba, asterisco, equis u otros signos. Uno de los más utilizado es el pronombre elle (o elles en plural).[50]​ En otros idiomas se ha incorporado oficialmente un término neutro, como el caso del sueco, cuando en 2015 se sumó el término hen como pronombre no binario por la Academia Sueca.[69][70][71]​ En el inglés, el uso de they como pronombre singular es la versión más popularizada de un pronombre neutro.[62][72][73][74]

En otros idiomas romances como el español, también ha surgido el debate sobre la inclusión de pronombres y géneros neutros. En el caso del francés, se han propuesto los pronombres iel y on, aunque han sido rechazados ampliamente por la Academia Francesa, que ha calificado el uso de lenguaje no sexista como una “aberración”.[75]​ La Oficina Quebequesa de la Lengua Francesa tiene una postura más neutra, indicando que estos términos se utilizan de forma limitada en ámbitos de la diversidad sexual y de género.[76]​ En portugués, en tanto, se han propuesto algunos pronombres neutros como el, elu o ilu.[77]

Postura de la Real Academia Española[editar]

La Real Academia Española intentó poner un freno al lenguaje inclusivo, publicando un manual en el que juzga "innecesario" el uso de la "e" en vez de la "o" para incluir a hombres y mujeres en los plurales. "No hay que confundir gramática con machismo", sentenció.

experimentan cambios en su forma y hacen explícito su género indirectamente, es decir, mediante los determinantes o los adjetivos que los acompañan: el artista / la artista; el profesional / la profesional; el testigo / la testigo.

Desdoblamientos y género no marcado[editar]

En su Nueva gramática de la lengua española (2009, sec. 2.2f) establece los conceptos de «género no marcado» y «género marcado» de la siguiente manera:

«El "género no marcado" en español es el masculino, y el "género marcado" es el femenino. (...) La expresión "no marcado" alude al miembro de una oposición binaria que puede abarcarla en su conjunto, lo que hace innecesario mencionar el término marcado. Cuando se hace referencia a sustantivos que designan seres animados, el masculino no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase que corresponde a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos.»

Y más adelante añade:

«El circunloquio es innecesario cuando el empleo del género no marcado se considera suficientemente explícito para abarcar a los individuos de uno y otro sexo, lo que sucede en un gran número de casos: "Los alumnos de esta clase" (en lugar de "Los alumnos y las alumnas") se examinarán el jueves; "Es una medida que beneficiará a todos los chilenos" (en lugar de "a todos los chilenos y a todas las chilenas").»

No obstante, en el punto siguiente precisa:

Tal como se indicó en los apartados anteriores, el contexto puede no dejar suficientemente claro, en casos muy específicos, que el masculino plural comprende por igual a los individuos de ambos sexos. Una opción posible es acudir en ellos a las fórmulas desdobladas, como en «Los españoles y las españolas pueden servir en el Ejército».

La Real Academia Española rechaza la pretensión del lenguaje no sexista en lo que considera según su criterio sus vertientes más radicales, alegando que presentan un uso indiscriminado de los desdoblamientos, argumentando el principio de economía de lenguaje, además de basarse en estudios del latín, que es de donde procede nuestra lengua: existen diversas teorías lingüísticas que afirman que la forma masculina no predomina debido a la discriminación de la mujer, dado que en latín, las terminaciones de los nombres, adjetivos y pronombres en acusativo singular suelen coincidir en sus formas masculina y neutra, lo que habría hecho que los géneros masculino y neutro se amalgamasen y fusionasen en la lengua hablada evolucionando como uno en prácticamente todas las lenguas romances, salvo en excepciones puntuales como el pronombre «ello» y el artículo «lo», lo que habría favorecido que la terminación de masculino pudiese adquirir también significado de género neutro o no marcado. Es preciso, según la RAE, llevar a cabo grandes estudios sobre nuestros orígenes lingüísticos, antes de juzgar de manera errónea.[cita requerida]

Informe de Ignacio Bosque[editar]

En un informe del año 2012, la RAE rechazó el uso de las llamadas guías de lenguaje no sexista. El informe fue elaborado por Ignacio Bosque y suscrito por 26 de los 44 académicos (incluyendo 3 de las 5 académicas), y se vuelve a insistir en el argumento del principio de economía del lenguaje. El informe,[78]​ titulado Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer,[79]​ presenta duras críticas hacia el lenguaje inclusivo, no sexista, acusándolo de violar varias reglas gramaticales y señalando lo siguiente:[80][81][82][83]

... un buen paso hacia la solución del «problema de la visibilidad» sería reconocer, simple y llanamente, que, si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar.

Por su parte, Inés Fernández-Ordóñez, una de las académicas que no suscribieron el informe, señala:[84]

A dichos colectivos se les ha hecho ver que la estructura de nuestra lengua funciona así, pero proponen cambiarla y, es más, lo practican. Deben ser respetados. La lengua supone cambio permanente [... y], lo mismo que en los últimos años, en pos del panhispanismo, desde la academia se han aceptado como válidos usos de cada país de habla hispana, debemos permanecer atentos y abiertos a todo cambio.

El lenguaje lo crea y modifican las sociedades, es aprendido, es una práctica social (uso común) y suele ser modificado. Así lo declara la propia RAE pero siempre y cuando no deforme el idioma y no se vaya en contra de la estructura lingüística y gramatical de la lengua.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Fowler, H.W. (2015). Butterfield, Jeremy, ed. Fowler's Dictionary of Modern English Usage. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-966135-0. 
  2. «stewardess - Definition and pronunciation - Oxford Advanced Learner's Dictionary at OxfordLearnersDictionaries.com». Consultado el 10 de noviembre de 2014. 
  3. «steward definition, meaning - what is steward in the British English Dictionary & Thesaurus - Cambridge Dictionaries Online». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  4. «flight attendant - Definition and pronunciation - Oxford Advanced Learner's Dictionary at OxfordLearnersDictionaries.com». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  5. «flight attendant definition, meaning - what is flight attendant in the British English Dictionary & Thesaurus - Cambridge Dictionaries Online». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  6. «actor - Definition and pronunciation - Oxford Advanced Learner's Dictionary at OxfordLearnersDictionaries.com». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  7. «actress - Definition and pronunciation - Oxford Advanced Learner's Dictionary at OxfordLearnersDictionaries.com». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  8. «actor definition, meaning - what is actor in the British English Dictionary & Thesaurus - Cambridge Dictionaries Online». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  9. «chairman - Definition and pronunciation - Oxford Advanced Learner's Dictionary at OxfordLearnersDictionaries.com». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  10. «chairman definition, meaning - what is chairman in the British English Dictionary & Thesaurus - Cambridge Dictionaries Online». Consultado el 10 de octubre de 2014. 
  11. Lowry, Howard. «Tone: A Matter of Attitude». Grammar.ccc.commnet.edu. Consultado el 28 de enero de 2015. 
  12. Lowry, Howard. «Tone: A Matter of Attitude». Grammar.ccc.commnet.edu. Consultado el 28 de enero de 2015. 
  13. a b «Sexism in Language». Online.santarosa.edu. 23 de diciembre de 2014. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2015. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  14. «Sexism In Language - Reading - Postscript». Linguarama.com. Archivado desde el original el 24 de junio de 2018. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  15. a b Dale Spender. «Man Made Language by Dale Spender». Marxists.org. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  16. Mills, S. (2008) Language and sexism. Cambridge University Press. Consultado el 18 de abril de 2015 desde «Archived copy». Archivado desde el original el 7 de diciembre de 2013. Consultado el 3 de diciembre de 2013. 
  17. Mille, Katherine Wyly and Paul McIlvenny. "Gender and Spoken Interaction: A Survey of Feminist Theories and Sociolinguistic Research in the United States and Britain." «Archived copy». Archivado desde el original el 9 de marzo de 2005. Consultado el 3 de diciembre de 2013. 
  18. Ruthven, K.K. "Feminist literary studies: an introduction." http://catdir.loc.gov/catdir/samples/cam034/90034404.pdf
  19. «Against the Theory of "Sexist Language"». Friesian.com. 9 de marzo de 2012. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  20. a b Sayare, S. (2012) 'Mademoiselle' exits official France. The New York Times. Retrieved 18 April 2015 from https://www.nytimes.com/2012/02/23/world/europe/france-drops-mademoiselle-from-official-use.html?_r=0
  21. a b «Mexico advises workers on sexist language - BBC News». bbc.co.uk. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  22. Carson, Culley Jane (1 de enero de 1993). «Attacking a Legacy of Sexist Grammar in the French Class: A Modest Beginning». Feminist Teacher 7 (2): 34-36. JSTOR 40545648. 
  23. Nandi, Jacinta (5 de marzo de 2011). «Grappling with language sexism». blogs.reuters.com. Consultado el 31 de marzo de 2015. 
  24. Osel, Johann. «Gleichberechtigung im Studium: Studenten, äh, Studierende» – via Sueddeutsche.de. 
  25. Tan, Dali (1 de enero de 1990). «Sexism in the Chinese Language». NWSA Journal 2 (4): 635-639. JSTOR 4316075. 
  26. Manegotto, Andrea (2019). «Español 2G y español 3G: propiedades morfosintácticas y semánticas del lenguaje inclusivo». Revista Cuarenta Naipes. Consultado el Abril de 2021. 
  27. Guidance for schools on preventing and responding to sexist, sexual and transphobic bullying : quick guide. (pdf). Great Britain Department for Children, Schools and Families. 1 de enero de 2009. OCLC 663427461. Archivado desde el original el 16 de julio de 2014. Consultado el 24 de septiembre de 2018. 
  28. Mills College Transgender Best Practices Taskforce & Gender Identity and Expression Sub-Committee of the Diversity and Social Justice Committee. Report on Inclusion of Transgender and Gender Non-Conforming Students Best Practices, Assessment and Recommendations. Oakland, Calif.: Mills College, February 2013, p. 9.
  29. Anti-transgender Language Commentary: Trans Progressive by Autumn Sandeen Archivado el 3 de julio de 2013 en la Wayback Machine. San Diego, Calif.: San Diego LGBT Weekly, February 3, 2011.
  30. Castillo Fadić, María Natalia (2019). «¿Qué se dice de la mujer y el hombre en el español de Chile?: estudio exploratorio de las combinaciones frecuentes de los vocablos mujer y hombre en un corpus de referencia estratificado». Boletín de Filología (Universidad de Chile) LIV (1): 114. Consultado el 20 de junio de 2019. «Si observamos [...] los adjetivos calificativos que predican de hombre y de mujer, podemos apreciar que sólo dos de ellos se aplican a ambos vocablos, aunque con diferente Fi: bueno (el doble para hombre) y maduro (el doble para mujer). En este último caso, el cotexto permite observar que maduro dicho de hombre da cuenta de una condición mental positiva, ‘Que ha alcanzado la capacidad mental propia de una persona adulta’ (RAE 2014, s. v. maduro, ra, acep. 3), mientras que maduro dicho de mujer se centra en una condición física negativa: ‘Dicho de una persona: Que ha dejado de ser joven, pero no ha llegado a la vejez’.» 
  31. ««Los ciudadanos y las ciudadanas», «los niños y las niñas»». Real Academia Española. Consultado el 29 de diciembre de 2020. 
  32. a b Meana, Teresa. Introducción.Lengua,sexismo y androcentrismo. Consultado el 1 de octubre de 2012. 
  33. Carlos, Lomas (Julio, Agosto, Septiembre de 2001). «La educación lingüística. Trayectorias y mediaciones femeninas». REVISTA TEXTOS. Didáctica de la Lengua y de la Literatura. Lenguaje y diferencia sexual (.028). Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2015. Consultado el 30 de septiembre de 2012. 
  34. «Tod@s y todxs ¿Pueden las palabras cambiar la realidad?». www.lanacion.com.ar. 20 de septiembre de 2015. Consultado el 15 de marzo de 2019. 
  35. Mantilla, Jesús Ruiz (29 de enero de 2019). «“La reforma inclusiva de la Constitución debe ser política, no asunto de la RAE”». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 15 de marzo de 2019. 
  36. a b Balaguer Callejón, María Luisa Catedrática UNED. Género y lenguaje:Presupuestos para un lenguaje jurídico igualitario. Archivado desde el original el 8 de junio de 2013. Consultado el 28 de septiembre de 2012. 
  37. País, Ediciones El (7 de marzo de 2012). «La sociedad cambia, la Academia, no». Consultado el 15 de septiembre de 2016. 
  38. Montserrat Boix (4 de marzo de 2012), Mercedes Bengoechea: la RAE y el lenguaje no sexista., consultado el 15 de septiembre de 2016 .
  39. «Mercedes Bengoechea Bartolomé - Dialnet». dialnet.unirioja.es. Consultado el 15 de septiembre de 2016. 
  40. «Necesidad de poseer cuerpo y nombre para acceder plenamente a la ciudadanía». www.mujeresenred.net. Consultado el 15 de septiembre de 2016. 
  41. Evangelina García Prince. La inaceptable ginopia de la Coordinadora Democrática es crónica y grave. Archivado el 14 de febrero de 2017 en la Wayback Machine. Colegio de Abogados de Tucumán 2004 Fecha de acceso: 1 de octubre de 2012.
  42. «El lenguaje inclusivo y ciertos símbolos que se tapan». El Reporte. Consultado el 24 de septiembre de 2018. 
  43. http://lema.rae.es/dpd/?key=g%C3%A9nero
  44. Cuando los insultos dicen más del emisor que del destinatario Artículo del Blog Reciclaje neuronal del 5 de noviembre de 2012
  45. Instituto Asturiano de la Mujer Cuida tu lenguaje, lo dice todo
  46. a b Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CoNaPreD) 10 recomendaciones para el uso no sexista del lenguaje Segunda edición, México, D.F., México: Conapred, INMUJERES, STPS, 2009, Colección: Textos del Caracol 01 ISBN 978-607-7
  47. Soledad de Andrés Castellanos. Sexismo y lenguaje el estado de la cuestión: Reflejos en la prensa Espéculo: Revista de Estudios Literarios, ISSN-e 1139-3637, Nº. 16, 2000-2001. Universidad Complutense de Madrid.
  48. Del Fresno, Eva (23 de mayo de 2016). «La lengua es revolucionaria». Proyecto Lengua y Prensa. 
  49. El sexo de Ángeles. Recursos para la educación con perspectiva de género y LGTB Ed. Ayuntamiento de Barcelona. Barcelona, 2011 Pág 49 Nota 77
  50. a b Maldonado, Leonor (18 de junio de 2017). «La lengua no tiene sexo: "Elle está cansade"». El Español. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  51. CABRAL, Mauro (ed.) Interdicciones. Escrituras de la intersexualidad en castellano. Archivado el 19 de noviembre de 2015 en la Wayback Machine. Córdoba, Argentina: Anarrés, febrero 2009. ISBN 978-987-05-5898-9 Pág 14.
  52. * Por qué el asterisco Nota en suplemento Soy, diario Página 12 del 2 de octubre de 2011.
  53. Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación Argentina (17 de septiembre de 2020). «(Re) Nombrar: Guía para una comunicación con perspectiva de género» (PDF). Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  54. FABBRI, Luciano. Apuntes sobre Feminismos y construcción de Poder Popular. Primera edición. Rosario, Argentina: Puño y Letra Editorialismo de Base, junio de 2013. Colección En la Calles y en las Camas. ISBN 978-987-29593-0-2 Pág. 44. Nota al pie.
  55. PÉREZ OROZCO, Amaia. Subversión feminista de la economía. Aportes para un debate sobre el conflicto capital-vida Archivado el 10 de agosto de 2015 en la Wayback Machine.. Primera edición. Madrid: Traficantes de Sueños, mayo de 2014. Coleccion Mapas. ISBN 978-84-96453-48-7 Pág 33.
  56. a b Hacker, Daniela (15 de enero de 2018). «"Chicxs" y "maestr@s" ¿el lenguaje inclusivo de los jóvenes en las redes sociales se trasladará a las aulas?». infobae. Consultado el 22 de diciembre de 2020. 
  57. «El lenguaje inclusivo ¿es realmente inclusivo?». Ver sin límites Accesibilidad. 29 de mayo de 2020. Consultado el 9 de diciembre de 2020. 
  58. Pérez-Bryan, Ana (17 de enero de 2020). «Cómo utilizar el lenguaje inclusivo sin caer en el ridículo: despídete del «Todos y todas»». Diario Sur. Málaga. Consultado el 9 de diciembre de 2020. 
  59. García Meseguer, Álvaro (11 de noviembre de 1976). «Sexismo y lenguaje». Cambio 16 (260). Consultado el 9 de diciembre de 2020. 
  60. BERKINS, Lohana, Nosotres y el lenguaje Artículo en el diario Página/12, Suplemento Soy del día 19-04-2013.
  61. GÓMEZ, Rocío Pequeño manifiesto sobre el género neutro en castellano
  62. a b c Abraham, Amelia (6 de febrero de 2020). «¿Cómo usar los pronombres neutros correctamente y por qué son importantes?». Vogue Mexico. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  63. Venkatraman, Sakshi (14 de octubre de 2020). «A gender neutral Spanish pronoun? For some, 'elle' is the word». NBC News (en inglés estadounidense). Consultado el 22 de diciembre de 2020. 
  64. Berger, Miriam (15 de diciembre de 2019). «A guide to how gender-neutral language is developing around the world». Washington Post (en inglés estadounidense). Consultado el 22 de diciembre de 2020. 
  65. Natalia Paz Amado y Audre Rich (27 de noviembre de 2018). «El uso del “lenguaje inclusivo” es un retroceso para el feminismo». Facebook. 
  66. Guía de uso para un lenguaje igualitario (castellano) Universidad de Valencia - Tecnolingüística, S. L., 2012. Pag 105
  67. Glicksman, Eve (abril de 2012). «Transgender terminology: It's complicated». American Psychological Association (en inglés) 44 (4): 39. Consultado el 1 de noviembre de 2020. 
  68. National LGBT Health Education Center. «Atención afirmativa para personas transgénero y de género no conformista: Mejores prácticas para el personal de atención médica de primera línea» (PDF). 
  69. "Transgender FAQ". Resources. Human Rights Campaign. Colsultado el 16 de diciembre de 2015
  70. «Suecia oficializa el pronombre neutro». La Vanguardia. 28 de marzo de 2015. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  71. «El pronombre neutro con que Suecia quiere fomentar la igualdad de género». BBC News Mundo. 2 de abril de 2015. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  72. Warenda, Amy (April 1993). "They" (pdf). The WAC Journal
  73. Genderqueer. Artículo en GLBTQ. Consultado el 16 de diciembre de 2015
  74. «Singular 'they' crowned word of the decade by US linguists | DW | 04.01.2020». Deutsche Welle (en inglés británico). Consultado el 4 de diciembre de 2020. 
  75. Academia Francesa (26 de octubre de 2017). «Déclaration de l'Académie française sur l'écriture dite "inclusive"». Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  76. «Banque de dépannage linguistique - Désigner les personnes non binaires». Oficina Quebequesa de la Lengua Francesa. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  77. Guerreiro, Felicia (30 de enero de 2016). «Guia Para a Linguagem Oral Não-binária ou Neutra» (en portugués de Brasil). Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  78. «El pleno de la RAE suscribe un informe del académico Ignacio Bosque sobre Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer | Real Academia Española». www.rae.es. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  79. http://www.rae.es/sites/default/files/Bosque_sexismo_linguistico.pdf
  80. «La RAE cree que con el lenguaje no sexista 'no se podría hablar'». www.publico.es. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  81. Internet, Unidad Editorial. «La RAE critica en un informe a los 'fundamentalistas' del lenguaje no sexista». www.elmundo.es. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  82. Internet, Unidad Editorial. «Las académicas defienden el informe de la RAE: 'No puede ser más sensato y templado'». www.elmundo.es. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  83. Internet, Unidad Editorial. «Wert dice que el informe de la RAE sobre lenguaje no sexista 'está lleno de sentido común'». www.elmundo.es. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  84. Los académicos y las académicas discuten sobre sexismo lingüístico

Bibliografía[editar]

Se han publicado varios manuales que, dentro del marco teórico sostenido por el activismo feminista, proponen estrategias dirigidas a las instituciones deseando desarrollar una política de inclusión.

  • Guía sobre comunicación socioambiental con perspectiva de género. Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía, ISBN 978-84-96776-78-4, sin fecha.
  • Guía para un uso del lenguaje no sexista en las relaciones laborales y en el ámbito sindical y Guía para delegadas y delegados. Secretaría confederal de la mujer de CCOO y Ministerio de Igualdad, Madrid, 2010.
  • Guía de lenguaje no sexista. Unidad de Igualdad de la Universidad de Granada, Universidad de Granada, sin fecha.
  • Antonia M. Medina Guerra (coord.): Manual de lenguaje administrativo no sexista. Asociación de estudios históricos sobre la mujer de la Universidad de Málaga y Área de la mujer del Ayuntamiento de Málaga, 2002.
  • Guía de uso no sexista del lenguaje de la Universidad de Murcia. Unidad para la Igualdad entre mujeres y hombres, Universidad de Murcia, 2011.
  • Manual de lenguaje no sexista en la Universidad Politécnica de Madrid. Madrid, Unidad de Igualdad, Universidad Politécnica de Madrid, sin fecha.
  • Guía sindical del lenguaje no sexista. Madrid, Secretaría de Igualdad, Unión General de Trabajadores, 2008.
  • «Guía de lenguaje no sexista. Oficina de Igualdad. UNED» (pdf). (requiere identificación). Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  • Igualdad, lenguaje y Administración: propuestas para un uso no sexista del lenguaje. Conselleria de Bienestar Social, Generalitat Valenciana, 2009.

Además la RAE ha publicado:

Enlaces externos[editar]