Fórmula para lactantes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Leche maternizada»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fórmula infantil.
Infante alimentándose.

La formula para bebés, leche de fórmula o fórmula infantil es un sustituto artificial de la leche materna. Suele producirse a partir de la leche de vaca. El término 'leche maternizada' está entrando en desuso dado las guías de la Organización Mundial de la Salud. (Esto se debe a que el término erróneamente crea una similitud implícita entre la leche materna y una fórmula completamente artificial).

Antiguamente, cuando no existía la leche de fórmula y la madre no podía, o elegía no alimentar al bebe con leche materna, se diluía leche de vaca y se añadía azúcar debido a que la leche materna tiene más lactosa y menos proteína que la de vaca. En la cría de ganado a veces se utilizan lactoreemplazantes, a pesar de tener disponible leche natural de animales de su propia especie.

El consumo de este producto en los países en vías de desarrollo, fue el causante de decenas de miles de bebés muertos, no en sí por el preparado, si no porque el agua con el que se hizo ya que puede ser una vía de transmisión de patógenos. Según un detallado estudio públicado en el 2018, por ej. solo en el año 1981, y con los productos de una reconocida marca internacional, los científicos calcularon que fallecieron 66000 bebés.[1]

Actualmente es una industria que factura 70000 millones de dólares. El uso de fórmulas infantiles ha estado decreciendo en países avanzados desde al menos 1970; como resultado de educación antenatal, ataque a la industria alimenticia farmacéutica que en las décadas de los 1950s y 1960s desalentaban la lactancia materna; incremento del entendimiento de los riesgos de tales fórmulas, activismo social. Sin embargo, las ventas están subiendo en los países pobres un 4%. Según un artículo del New York Times, recientemente se han sucedido importantes presiones de grupos industriales de preparados de lacteos que se han opuesto a que por ej. la ONU haga declaraciones a favor de la lactancia materna.[2]

Un reporte de 2001 de la Organización Mundial de la Salud fuertemente aboga sobre la lactancia materna sobre el uso de las fórmulas excepto en inusuales circunstancias. De hecho mucho países limitan de varias maneras la publicidad y promoción de estos preparados químicos para lactantes, por ej. la legislación española dictamina que la publicidad o información de estos productos "no deberá insinuar ni hacer creer que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia materna".[3]

En el año 2012 Técnicos del INTA Balcarce en Argentina, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, confirmaron la presencia de las dos proteínas de origen humano en la leche producida por la ternera clonada, que otorgan propiedades características de la leche materna.[4]

Referencias[editar]

  1. Anttila-Hughes, Fernald, Gertler, Krause & Wydick (marzo de 2018). «Mortality from Nestlé's Marketing of Infant Formula in Low and Middle-Income Countries». National Bureau of Economic Research. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  2. New York Times (8 de julio de 2018). «Opposition to Breast-Feeding Resolution by U.S. Stuns World Health Officials». Consultado el 15 de julio de 2018. 
  3. «Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, por el que se aprueba la reglamentación técnico-sanitaria específica de los preparados para lactantes y de los preparados de continuación.». Boletín Oficial del Estado. 23 de mayo de 2008. 
  4. World Health Organization, Executive Board (24 de noviembre de 2001). «Infant and Young Child Nutrition». World Health Organization. Archivado desde el original el 14 de abril de 2008. 
  • Benn, C. S., Wohlfahrt, J., Aaby, P., Westergaard, T., Benfeldt, E., Michaelsen, K. F., Bjorksten, B., M. Melbye. 2004. "Lactancia materna y riesgo de dermatitis atópica, por historias parentales de alergia, en los primeros 18 meses de vida," American Journal of Epidemiology, 160(3): 217-223.
  • McCann, J. C., B. N. Ames. 2005. "¿Es el ácido docosahexaenoico, una n-3 larga cadena poliinsaturatada de ácidos grasos, requerido para el desarrollo de la función normal del cerebro? Evidenci de tests cognitivos y conductales en humanos y en animales," American Journal of Clinical Nutrition, 82(2): 281-295.
  • Riordan, J. M. 1997. "El costo de no amamantar: comentarios," Journal of Human Lactation, 13(2): 93-97.
  • Sadauskaite-Kuehne, V., Ludvigsson, J., Padaiga, Z., Jasinskiene, E., U. Samuelsson. 2004. Diabetes/Metabolism Research Reviews, 20(2): 150-157.
  • La Leche Liga Internacional. El arte femenino de amamantar. Eds. 1958 a 2005 (ISBN 0-452-28580-1).

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]