Leche maternizada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Leche maternizada
Infante alimentándose de una mamadera.

La formula para bebés, leche de fórmula o fórmula infantil es un sustituto artificial de la leche materna. Suele producirse a partir de la leche de vaca. El término 'leche maternizada' está entrando en desuso dado las guías de la Organización Mundial de la Salud. (Esto se debe a que el término erróneamente crea una similitud implícita entre la leche materna y una fórmula completamente artificial).

Antiguamente, cuando no existía la leche de fórmula y la madre no quería alimentar al bebe con leche materna, se diluía leche de vaca y se añadía azúcar debido a que la leche materna tiene más lactosa y menos proteína que la de vaca.

En la cría de ganado a veces se utilizan lactoreemplazantes, a pesar de tener disponible leche natural de animales de su propia especie.

El uso de fórmulas infantiles ha estado decreciendo en países industriales desde al menos 1970; como resultado de educación antenatal, ataque a la industria alimenticia farmacéutica que en las décadas de los 1950s y 1960s desalentaban la lactancia materna; incremento del entendimiento de los riesgos de tales fórmulas, activismo social.

Un reporte de 2001 de la Organización Mundial de la Salud fuertemente aboga sobre la lactancia materna sobre el uso de las fórmulas excepto en inusuales circunstancias.

En el año 2012 Técnicos del INTA Balcarce en Argentina, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, confirmaron la presencia de las dos proteínas de origen humano en la leche producida por la ternera clonada, que otorgan propiedades características de la leche materna.[1]

Referencias[editar]

  1. World Health Organization, Executive Board (24 de noviembre de 2001). «Infant and Young Child Nutrition». World Health Organization. Archivado desde el original el 19 de noviembre de 2015. 
  • Benn, C. S., Wohlfahrt, J., Aaby, P., Westergaard, T., Benfeldt, E., Michaelsen, K. F., Bjorksten, B., M. Melbye. 2004. "Lactancia materna y riesgo de dermatitis atópica, por historias parentales de alergia, en los primeros 18 meses de vida," American Journal of Epidemiology, 160(3): 217-223.
  • McCann, J. C., B. N. Ames. 2005. "¿Es el ácido docosahexaenoico, una n-3 larga cadena poliinsaturatada de ácidos grasos, requerido para el desarrollo de la función normal del cerebro? Evidenci de tests cognitivos y conductales en humanos y en animales," American Journal of Clinical Nutrition, 82(2): 281-295.
  • Riordan, J. M. 1997. "El costo de no amamantar: comentarios," Journal of Human Lactation, 13(2): 93-97.
  • Sadauskaite-Kuehne, V., Ludvigsson, J., Padaiga, Z., Jasinskiene, E., U. Samuelsson. 2004. Diabetes/Metabolism Research Reviews, 20(2): 150-157.
  • La Leche Liga Internacional. El arte femenino de amamantar. Eds. 1958 a 2005 (ISBN 0-452-28580-1).

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]