Latín contemporáneo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Deductio artistica de relativitatis generalis probatione quadam instrumento speculatorio spatiali Cassini facta. Monstrata sunt signalia radiophonica inter Tellurem et instrumentum (unda viridis), quae prope solem tardantur ob flexionem spatii temporisque (lineae caerulae) ibi.

LATIN CONTEMPORANEO: Extracto del artículo sobre Relatividad General de la Wikipedia en latín.

Con las apelaciones latín contemporáneo, latín reciente y también latín vivo, se designa la utilización actual oral y escrita del idioma latín, siguiendo el modelo gramatical y la pronunciación del latín clásico.

Si bien precursores propiciaron la reutilización del latín como lengua vehicular desde fines del siglo XIX, las primeras iniciativas concretas tendientes a reinstaurar el latín vivo de manera organizada y a través de estructuras permanentes surgieron en Francia a partir del año 1952 luego de la publicación del artículo titulado El latín o Babel por el profesor Jean Capelle, ex-rector de la Universidad de Nantes.

A partir del congreso internacional que le siguió en 1956, (Congrès International pour le Latin vivant), la utilización del latín hablado fue sostenida por organizaciones académicas y privadas, básicamente en Europa, pero también en los Estados Unidos de América. Estas iniciativas se intensificaron a partir de la década de los 80 favorecidas en parte por la generalización de Internet.

Reseña histórica[editar]

La decadencia del neolatín[editar]

El gran movimiento llamado del neolatín que tuvo su apogeo en el siglo XVI y en el siglo XVII, había quedado reducido hacia 1900 a muy pocas áreas específicas (por ejemplo la botánica), donde sólo se empleaba de manera limitada y no como lenguaje totalmente funcional. En otros dominios (tales como el jurídico o el medicinal) , en los cuales el latín había tenido un rol protagónico en el pasado, su uso sólo sobrevivía en locuciones técnicas y fraseologías que muchos resistían por considerarlas arcaizantes.

Por una parte, los últimos resabios de utilización del latín hacia fines del siglo XIX en el terreno científico hacían entrever más bien la intención de cifrar formulaciones o frases que se estimaban tabúes o inconvenientes para ciertos públicos. Como un ejemplo de ello, puede citarse el libro de Richard von Krafft-Ebing titulado Psychopathia Sexualis (1866). Por otra parte, la creación literaria directa en latín, con propósitos puramente artísticos era ya casi inexistente. Autores como Arthur Rimbaud o Max Beerbohm escribieron ciertamente poesías en latín, pero sólo de manera ocasional y con intenciones pedagógicas.

La emergencia del latín contemporáneo[editar]

Desde una perspectiva totalmente diferente, desde fines del mismo siglo XIX surgieron iniciativas que propiciaban la restitución del latín como lengua franca internacional.

Entre los precursores de esta nueva corriente puede citarse a M. George Henderson, quien fundó en 1890 el periódico Phoenix seu Nuntius latinus internationalis, (linguae latinae ad usus hodiernos ahibendae sicut documentum editus). Henderson proponía la creación de una sociedad para la promoción de una lengua universal, la Societas linguam universalem, scientiarum ac negotiarum ancillam, fundantium internationalis. [1]

A su vez, entre 1889 y 1895, Karl Heinrich Ulrichs, fundó en Italia una revista en latín, que bautizó emblemáticamente con el nombre de Alaudae en honor a la famosa legión romana Legio V Alaudae. [2] Esta publicación continuó luego apareciendo quincenalmente bajo el nombre de Vox Urbis: de literis et bonis artibus commentarius, bajo la dirección del caballero Aristide Leonori, desde 1898 hasta el año 1913.

Una iniciativa relacionada la encontramos en el llamado Latino sine flexione, una versión simplificada del latín propuesta como lengua auxiliar internacional por el matemático italiano Giuseppe Peano en 1903.

El latín vivo[editar]

Poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial, de pleno en el momento de la reconstrucción europea, el movimiento cobró un nuevo impulso alentado en parte por el ejemplo del idioma hebreo, que luego de dos milenios en letargo había sido reimplantado exitosamente como lengua oficial del Estado de Israel. La idea del "latín vivo" surgió en tanto que tal en 1952 con la iniciativa de un ex-rector de la Universidad de Nancy, Francia, el profesor Jean Capelle, quien publicó un artículo titulado "El latín o Babel", [3] propiciando la reinstauración del latín como lengua hablada. La iniciativa tuvo una inmediata repercusión [4] y condujo tiempo después a la organización del primer Congreso por el Latín Vivo (Congrès international pour le Latin vivant) que tuvo lugar en Avignon, Francia, en 1956. En el mismo se reunieron aproximadamente 200 participantes originarios de veintidós países. [5]

En Roma, Italia, se creó a su vez la Academia Latinitati Fovendae [15] que nuclea reconocidos profesores de filología clásica. Esta organizó en el año 1966 en Roma un Congreso Internacional que congregó unos quinientos participantes. A partir de esa fecha organizó varios congresos internacionales que tuvieron lugar en Bucarest (Rumania), Malta, Dakar (Senegal), Erfurt y Berlín (Alemania), Madrid (España) y en muchas otras ciudades, reuniendo especialistas provenientes de todo el mundo. El tema del XI Congreso celebrado entre el 24 y el 28 de junio de 2006 en Alcañiz, (Aragón, España) fue La enseñanza del latín como lengua viva desde el siglo XIV hasta la actualidad. La lengua oficial de la Academia es el latín. [6]

En Francia, inmediatamente luego del congreso de Avignon, el editor Théodore Aubanel inició la publicación de la revista Vita Latina [16] que prosigue hasta nuestros días asociada al CERCAM (Centre d’Étude et de Recherche sur les Civilisations Antiques de la Méditerranée) de la Universidad Paul Valéry de Montpellier. Hasta hace muy poco tiempo, se publicaba íntegramente en latín.

En Alemania, la revista Vox-Latina [17] fue fundada en 1956 por Caelestis Eichenseer (1924-2008) bajo la égida de la Universidad del Sarre en Saarbrücken y se publica trimestralmente íntegramente en latín .

También merece citarse la revista de la fundación belga Melissa [18] creada en 1984 por Guy Licoppe, que se publica bimestralmente, íntegramente en latín.

Un periódico en línea, Ephemeris, fundado en Varsovia (Polonia), se edita íntegramente en latín sobre temas de actualidad, incluyendo comentarios y ensayos. Una radio alemana (Radio Bremen) [19], y otra finlandesa (YLE Radio 1) [20] , realizan emisiones regulares en latín.

Un ejemplo sorprendente y por lo menos atípico [7] de utilización del latín vivo fue proporcionado por el gobierno de Finlandia durante sus presidencias de la Unión Europea, al decidir la traducción y publicación de sus comunicados oficiales en latín además de las otras lenguas oficiales de la Unión. [8]

Tendencias actuales[editar]

Pronunciación[editar]

La corriente del latín vivo propicia en general la pronunciación clásica, tal como fijada por especialistas tales que Edgard H. Sturtevant [9] y el profesor W.Sidney Allen ,[10] quienes se guiaron básicamente por los lineamientos fijados por Erasmo de Rotterdam en De recta Latine Graecique sermonis pronuntiatione dialogus y Alcuis en De orthographia.

Las bases esenciales de la pronunciación latina clásica habían sido definidas al comienzo del siglo XIX ,[11] pero tal tendencia normalizante fue resistida en numerosos países en esa época. En el ámbito de la docencia del latín, la pronunciación clásica fue adoptada oficialmente en los planes de enseñanza en los Estados Unidos a partir de 1907.

Motivación y orientaciones[editar]

Una orientación concibe el rol del latín "vivo" como un instrumento pedagógico, como un útil para una mayor eficacia en el aprendizaje del latín. Otros vislumbran la posibilidad de un verdadero renacimiento del latín en tanto que lengua vehicular, que podría ser de utilidad en la comunicación internacional académica, científica y diplomática, como sucedió en Europa hasta comienzos del siglo XIX. ,[12] o por lo menos como una lengua internacional auxiliar. Finalmente, algunos lo conciben como una simple amenidad de tipo cultural.

Pedagogía del latín vivo[editar]

Los promotores del latín vivo (en latín latinitas viva o latinitas recens), coinciden en la necesidad de modernizar [13] la pedagogía del latín, por medio de la aplicación de métodos análogos a los utilizados para el aprendizaje de las lenguas contemporáneas. En Europa, un precursor de esta orientación fue el llamado Método Inductivo-Contextual desarrollado a partir de 1953 por el Profesor Hans Henning Oerberg. Posteriormente surgieron revistas didácticas destinadas a niños y adolescentes con la finalidad de familiarizar a estos de manera amena y contextual con el latín vivo. [14] Con la misma finalidad se desarrolló en Alemania el método Piper Salve - Cursus Vivae Latinitatis [21] en el cual las lecciones se estructuran tal cual como podrían serlo las de un método para el aprendizaje del inglés o del francés actual. La nueva pedagogía persigue dejar atrás la aridez [15] característica de los métodos antiguos, presentando situaciones amenas y familiares en un contexto moderno, la utilización de elementos lúdicos y la incorporación de vocabulario actual. También se ofrecen actualmente, tanto en Europa como en los Estados Unidos, cursos, seminarios y/o encuentros de "inmersión total" .[16]

Entre los más prominentes miembros de esta tendencia puden citarse a los profesores Caelestis Eichenseer ya mencionado y al Prof. Terentius Tunberg, de la Universidad de Kentucky (Estados Unidos). Asimismo, favorecidos por la generalización de Internet, numerosos círculos latinos, "blogs" y páginas web de los más diversos países, promueven la práctica y la enseñanza del latín vivo.

Producción literaria original[editar]

El uso poético del latín nunca desapareció completamente. Entre los poetas contemporáneos que escriben en latín pueden citarse Arrius Nurus, Geneviève Immé, Alanus Divitius, Anna Elissa Radke, Ianus Novak, Tomas Pekkanen entre otros.

La utilización actual del latín en la Iglesia Católica[editar]

El latín sigue siendo uno de los idiomas oficiales de la Santa Sede, con lo cual es la única entidad estatal en la que el latín mantiene un carácter oficial. La pronunciación del latín eclesiástico, difiere en algunos puntos de la pronunciación clásica, que es la propiciada en general por los partidarios del latín vivo, sin que tales diferencias tengan mayor entidad .[17]

En lo que hace a su utilización oficial, el departamento de latín del Secretariado de Estado Vaticano (antiguamente la Secretaria Brevium ad principes et epistolarum latinarum) es el encargado de traducir al latín los escritos del Sumo Pontífice. En la misma se desempeña el reconocido latinista Fr. Reginald Foster. Hasta 1960, los sacerdotes católicos estudiaban teología en latín, siendo este también el lenguaje de varios seminarios. Posteriormente cayó gradualmente en desuso. El latín se utilizó en reuniones internacionales de líderes de la Iglesia hasta en el Concilio Vaticano II inclusive y se usa aún en los cónclaves para la elección papal. La X Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos de 2004 fue la última que utilizó el latín para las discusiones de grupo.

En el aspecto exclusivamente litúrgico, luego de las reformas del Concilio Vaticano II, prevaleció la utilización de lenguas vernaculares, pero Benedicto XVI a partir de su motu proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007 autorizó la celebración de misas en latín en un gesto conciliador hacia los sectores tradicionalistas.

En lo que respecta al resguardo del latín, Paulo VI creó en 1976 la Opus Fundatum Latinitas (fundación Latinitas) [18] con la finalidad de promover su estudio y utilización. La fundación efectúa una publicación cuatrimesteral en latín, la revista "Latinitas" y mantiene actualizado el vocabulario latino mediante la incorporación de neologismos para cubrir las necesidades de nuevos vocablos.[19]

Cine y televisión[editar]

Si bien el latín se utilizó ocasionalmente en numerosas películas ,[20] tal uso no pasa de ser meramente decorativo, limitándose a meras frases aisladas o con intención jocosa como por ejemplo la famosa secuencia Romani eunt domus del film de Monty Python: La vida de Brian.

Dos producciones al menos, reservaron en el siglo XX un rol protagónico al latín:

La primera de ellas, fue el controvertido y sexualmente (muy) explícito film "Sebastiane" de Derek Jarman y Paul Humfress, sobre la vida de San Sebastián. Fue rodada en 1976 y está íntegramente hablada en latín. [21]

La segunda fue "La pasión de Cristo" (Mel Gibson, 2004) en la que se utilizaron exclusivamente las lenguas originales de los protagonistas, a saber, arameo, hebreo y latín para las escenas correspondientes.[22]

Traducciones de obras modernas al latín[editar]

Numerosas obras, artículos y revistas de todo tipo se tradujeron al latín por reputados latinistas desde los años sesenta, muchas de las cuales están disponibles en línea. Entre los personajes resucitados en latín actual se encuentran Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo de Lewis Carroll, El Principito de Antoine de Saint-Exupéry y nadie menos que Sherlock Holmes [23] entre los más viejos. Entre los más recientes, figuran Winnie the Pooh y Harry Potter. [24]

Una mención aparte merece el pequeño gran combatiente galo Astérix, otrora acérrimo enemigo del imperio y de las huestes romanas, quien se transformó en nuestros tiempos en uno de los más destacados embajadores del latín vivo: la cuasi totalidad de sus aventuras están disponibles en latín, [25] acompañadas de extensas listas de palabras con explicaciones y traducción de las expresiones latinas al alemán, al inglés, al francés, al italiano y al español.

Referencias[editar]

  1. Ver artículo de Amadeu Viana Arguments against Latin en [1] que contiene una detallada exposición sobre la decadencia del uso del latín en el período analizado
  2. (en alemán) Ver artículo de Wilfried Stroh sobre Karl Heinrich Ulrichs en Karl Heinrich Ulrichs als Vorkämpfer eines lebendigen Latein
  3. Artículo publicado el 23 octobre 1952 en el "Bulletin de l'Éducation Nationale" de Francia. Una versión del mismo fue asimismo publicada en la prestigiosa revista "The Classical Journal" como "Latin or Babel" firmado por Jean Capelle y Thomas H. Quigley (The Classical Journal, Vol. 49, No. 1, Octubre de 1953, pp. 37-40.)
  4. Cnf. artículo "The Congress for Living Latin: Another View" de Goodwin B. Beach en "The Classical Journal, Vol. 53, No. 3 (Dec., 1957), pp. 119-122"
  5. Pero en una época en el idioma inglés se imponía ostensiblemente como lengua internacional, la iniciativa parecía a muchos anacrónica y al no ser apoyada por las autoridades educativas de Francia el movimiento perdió impulso en dicho país.
  6. El detalle de los congresos y actividades de la Academia puede consultarse en el sitio Academia Latinitate Fovendae
  7. Si bien es claro que el gesto no denota en absoluto la intención de oficilizar el uso del latín, el mismo no deja de tener un contenido simbólico. Ver al respecto artículo periodístico en el enlace siguiente [2]
  8. La traducción en latín de los boletines finlandeses puede consultarse en el enlace siguiente: [3]
  9. The pronunciation of Greek and Latin, Chicago Area Publishers.inc 1940
  10. Vox Latina, a guide to Pronunciation of Classical Latin, Cambridge University Press, 1965
  11. por ejemplo en el libro de K.L.Schneider Elementarlehre der Lateinischen Sprache (1819)
  12. En tal sentido ver [4]
  13. Las deficiencias y efectos negativos de los métodos antiguos habían sido puestas de manifiesto ya desde el año 1915 por W.H.S. Jones en los Estados Unidos, quien en su libro Via Nova (or Direct Method...) (ver bibliografía) realizaba un análisis pormenorizado de ls situación proponiendo una serie de pautas metodológicas para mejorar la pedagogía del latín.
  14. En esa óptica, la editorial ELI publica las revistas Iuvenis y Adulescens (Ver [5]
  15. Sobre este tópico es provechosa la lectura del excelente artículo de Luigi Miraglia Como (no) se enseña el latín cuya traducción en español está disponible en el enlace siguiente [6]
  16. Por ejemplo, en los Estados Unidos Latinitas in Lexington [7], de la Universidad de Kentucky, dirigido por Terence Turnberg. En Europa, pueden citarse las Europäische Lateinwochen [8] (Semanas latinas europeas).
  17. Las diferencias giran en torno a variantes en la pronunciación de algunos diptongos, a la pronunciación de la c y de la g.
  18. En el enlace siguiente puede consultarse el documento de creación de Latinitas [9]
  19. Página web de la fundación [10]
  20. Puede verse una lista en la wikipedia inglesa en el enlace siguiente: [11]
  21. Ver [12]
  22. Sin embargo, las variedades escogidas no parecen contemporáneas de las usadas en tiempo de Jesucristo. Debe notarse que el latín usado es latín eclesiástico, no latín del siglo I; y el arameo usado no es arameo palestino sino arameo siríaco.
  23. Pueden leerse cuatro historias de Sherlock Holmes traducidas al latín en el sitio de Ephemerides, en el enlace siguiente: [13]
  24. Una lista general de las traducciones disponibles puede consultarse en el enlace siguiente:[14]
  25. asterix en latín

Bibliografía complementaria[editar]

En español:

  • José Juan del Col, ¿Latín hoy?, publicado por el Instituto Superior Juan XXII, Bahía Blanca, Argentina, 1998. Versión en PDF descargable en Latín hoy.

En inglés:

  • W.H.S.Jones, M.A. Via Nova or The Application of the Direct Method to Latin and Greek, Cambridge University Press, 1915
  • Jozef Jzewijn, A companion to neo-latin studies, 1977

En francés:

  • Guy Licoppe, Pourquoi le latin aujourd'hui ? : (Cur adhuc discenda sit lingua Latina), s.l., 1989
  • Guy Licoppe, Le latin et le politique : les avatars du latin à travers les âges, Bruxelles, 2003.
  • Françoise Waquet, Le latin ou l'empire d'un signe, XVIe-XXe siècle, Paris, Albin Michel, 1998
  • C. Desessard, Le latin sans peine, Assimil (ISBN|2-7005-0021-0)

En alemán:

Enlaces externos[editar]