Las chicas de oro (España)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las chicas de oro fue una serie de televisión emitida por La 1 y producida por Alba Adriática. Se trataba de una adaptación para el público español de la serie norteamericana «The Golden Girls», por lo que, consecuentemente, los personajes originales fueron modificados y sus perfiles reescritos para el público español.

La serie cuenta con Concha Velasco, Alicia Hermida, Lola Herrera y Carmen Maura, que interpretan, respectivamente, a Doroti, Sofía, Blanca y Rosa.[1]

Finalmente, tras muchas dudas, TVE no ha querido renovar la serie por una segunda temporada, debido a sus bajos niveles de audiencia y también por la incoporación de Concha Velasco a Cine de barrio

Argumento[editar]

Para poder hacer frente al pago de la hipoteca, Blanca (Lola Herrera) no tiene más remedio que alquilar algunas de las habitaciones de su casa a otras mujeres. Al anuncio que pone en un supermercado responden Rosa (Carmen Maura) y Doroti (Concha Velasco), que pasan a compartir el chalé con ella. La aparición de Sofía (Alicia Hermida), madre de Doroti, se produce cuando la residencia en la que se alojaba es destruida por un incendio, y se ve obligada a recurrir a su hija porque no tiene donde ir.

La convivencia de tres mujeres maduras con los mismos problemas, especialmente la soledad por falta de un hombre a su lado, hace que acaben convirtiéndose en íntimas amigas. A partir de entonces se apoyarán en todo momento unas a otras para conllevar mejor las contrariedades y las circunstancias que van apareciendo en el día a día de su existencia. Gracias al humor con el que hacen frente al devenir de sus vidas, y las ganas de vivir y ser felices que demuestran tener en todo momento, consiguen encarar el futuro con una mejor actitud y un mayor optimismo.

Personajes[editar]

Principales[editar]

La única divorciada es la más responsable y más analítica del grupo de amigas. Sobre ella recaen fundamentalmente los problemas que plantea tener a su madre con ella, lo que le provoca más de un quebradero de cabeza por el peculiar carácter de la señora.
Es una mujer tierna, ingenua y soñadora, para quien el mundo debería ser mucho más humano y más justo de lo que es en realidad. Buena por naturaleza, sufre como propia cualquier injusticia de las que son víctimas las personas de su entorno.
Es una viuda atractiva y coqueta, a la que encanta sobre todo flirtear con los hombres. Como considera que el sexo es lo mejor que existe, trata de aprovechar al máximo sus años de madurez. En su casa ha dado acogida a las dos amigas y a la madre de una de ellas, que conviven bajo su mismo techo.
Es la madre de Doroti. Es la mayor del grupo y la más ácida. El haber llegado a una avanzada edad le permite decir siempre lo que le da la gana, sin tener en cuenta el efecto que pueden provocar sus palabras. Y sus palabras suelen ser casi siempre groseras, inconvenientes o inoportunas. Es una mujer inteligente y lúcida, que no se le escapa una.

Secundarios[editar]

Apariciones especiales[editar]

Nivel de audiencia[editar]

Críticas[editar]

Incluso antes de su primera emisión, la producción fue duramente criticada por su falta de originalidad y la aparente imposibilidad de rescatar una serie de semejante éxito como Las chicas de oro originales. [2][3][4][5][6]


Referencias[editar]