Langobardia minor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dominios lombardos a la muerte de Agilulfo (616)

Langobardia Minor fue el nombre que, en la Alta Edad Media, se dio al dominio lombardo en el centro y sur de Italia, correspondiente a los ducados de Spoleto y Benevento. Después de la conquista del reino lombardo por Carlomagno en 774 permaneció bajo control lombardo.

Una vez en Italia a través del Friuli en 568, los lombardos quitaron a los bizantinos una gran parte de la tierra al sur de los Alpes, pero no constituyeron, al menos inicialmente, un dominio uniforme y contiguo. Las tierras sometidas fueron agrupadas, en la terminología de la época, en dos zonas importantes: Langobardia Maior, de los Alpes a lo que hoy es la Toscana, y Langobardia Minor que incluía las posesiones al sur de los territorios bizantinos (que en aquella parte final del siglo VI se extendía desde Roma hasta Rávena a través de lo que hoy es Umbría y Las Marcas). El Exarcado de Rávena fue conectado con Roma a través del «corredor bizantino», que cruzaba Orvieto, Chiusi y Perugia y separaba la Langobardia Minor de la Maior.

Mientras Langobardia Maior fue fragmentada y cambió en muchos ducados y gastaldos, la Minor se mantuvo durante el reino lombardo (568-774) una notable estabilidad institucional, permaneciendo dividido en dos ducados, el de Spoleto y el de Benevento. Se formaron inmediatamente después de la penetración lombarda, en la década de los setenta del siglo VI, y los primeros duques fueron Faroald en Spoleto y Zotto en Benevento. Al principio incluyeron geográficamente solo las tierras interiores, dejando a los bizantinos el control de las zonas costeras; sólo más tarde (particularmente en el reinado de Agilulfo 591-616) las posesiones lombardas fueron extendidas también hasta las costas. Así paso a estar sometida a los dos ducados toda la costa adriática entre las fortalezas bizantinas de Ancona en el norte y Otranto en el sur; las costas del mar Jónico y del Tirreno, sin embargo, sólo cayeron parcialmente bajo la autoridad del duque de Benevento, que nunca fue capaz de ocupar permanentemente Nápoles, el Salento y la punta de Calabria (al sur de Cosenza y Crotona), y por supuesto, Roma y sus suburbios.

Fuentes[editar]