Laguna de Villena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Coordenadas: 38°37′15.73″N 0°54′10.13″O / 38.6210361, -0.9028139

Mapa topográfico de la Laguna de Villena levantado alrededor de 1790, con vistas a su desecación.
Término de la Ciudad de Villena y curso de sus aguas, de 1750.
Salero de Penalva, a la orilla de la antigua laguna.

La laguna de Villena fue una laguna salobre que se hallaba en el término municipal de Villena (Alicante). Se desecó en 1803 por orden de Carlos IV.[1]

Historia[editar]

La laguna de Villena, junto con la de Salinas (unos kilómetros al sur) estaba originada por un fenómeno de endorreísmo. Es decir, las aguas no encontraban salida y allí se acumulaban. El ecosistema generado merced al estancamiento de las aguas permitió el desarrollo de un biotopo de gran riqueza faunística, como resaltó el infante Don Juan Manuel, señor de Villena, en su Libro de la Caça:[1]

Et Villena ay mejor lugar de todas las caças que en todo el Regno de Murçia Et aun dize don Iohan que pocos lugares yio el nunca tan bueno de todas las caças, ca de çima del alcaçar vera omne caçar garças e anades e gruas con falcones e con açores e perdices e codornices e a otras aves llaman flamenques que son fermosas aves e muy ligeras para caçar sinon porque son muy graves de sacar del agua ca nunca estan sinon en muy gran laguna de agua salada.[2]

La surgencia de manantiales salinos en distintos puntos del álveo propició el establecimiento de diversas salinas, que aparecen ya citadas en la Relación enviada a Felipe II en 1575:[1]

En el termino de Villena ay dos sitios de salinas que en ellos se fabrica sal de agua sacada a mano de pozos, que las unas se llaman las del Cabeço Polvogad, y las otras las de el Angostillo. Ay una laguna de media legua de largo en medio de las dos, rasa, que no produze yerba.[3]

Sin embargo, la laguna no solo comportaba riquezas, sino que también estaba en el origen de las fiebres tercianas (que reaparecían cada tres días), uno de los principales motivos -junto con el interés otras ciudades, sobre todo Elche en aumentar sus recursos hídricos- por los que se empezó a contemplar la desecación.

Desecación[editar]

El 23 de abril de 1803, Carlos IV ordenó a su arquitecto mayor, Juan de Villanueva, las obras de desecación. La principal obra fue la que se llamó Acequia del Rey, que servía y sirve para evacuar las aguas de la cuenca al río Vinalopó.[1]​ Además, tras la desecación quedaron al descubierto los diferentes manantiales, que se pudieron separar entre salobres y dulces. Tras la obra, se amojonó un terreno de 1704 Ha. cultivables que se llamó Demarcación de La Laguna.

Nuevas tierras[editar]

Estas tierras ganadas se entregaron a unos colonos (llamados laguneros) que pagaban un diezmo por ellas. Se regaban principalmente con las aguas de la "Fuente del Chopo", localizada en la pedanía de Las Virtudes. Por la cesión de esta agua de riego a localidades como Elda o Elche, Villena cobraba un elevado canon que recibían las arcas municipales. En 1899 la laguna se recuperó en parte, hasta alcanzar 4 metros de profundidad, tras dos días seguidos de lluvias torrenciales.[4]

Véase además[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d «VII. Humedales y áreas lacustres: Lagunas interiores». Atlas temático de la Comunidad Valenciana I. Alfredo Morales Gil (dir.). Valencia: Levante: El Mercantil Valenciano. 1991. ISBN 84-87502-10-5. 
  2. Soler García, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler, ed. «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf). Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. p. 78. Consultado el 12 de agosto de 2009. 
  3. Concejo de Villena (1575). «28. Las salinas que en tierra de dicho pueblo hay y las canteras de jaspes, mármol y otras piedras estimadas que se hallaren en ella.». Relación de Villena de 1575. 
  4. Rutas por Villena: Vía verde, Huerta y Las Virtudes Villena ¡un tesoro!

Enlaces externos[editar]